icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 10
Confrontación
Palabras:1023    |    Actualizado en:12/06/2019

"¡¿De qué tonterías estás hablando?! Yo no...", exclamó Brandon con furia.

"¡Es cierto! Si no me cree, pregúntele a Terence. Realmente me llamó", explicó Paul a toda prisa.

No parecía estar mintiendo. Brandon estaba empezando a sentirse nervioso.

¿De verdad su hijo había hecho algo semejante?

"¡Ay, Dios mío! ¡Entonces resulta que el hijo del decano puede dar deméritos cuando le plazca!", comentó Karen, arrugando la nariz desdeñosamente.

Los estudiantes que habían escuchado la conversación empezaron a abuchear.

Algunos incluso sacaron sus celulares para hacer una publicación en sus foros.

Carlos estaba parado a un lado, observando la escena con disgusto.

Mortalmente pálido, Brandon se volvió hacia la multitud mientras todo su cuerpo temblaba.

'El problema con Debbie no es para tanto, pero sigue siendo un escándalo después de todo. Y ahora Carlos se ha enterado. ¡Si no puedo resolverlo correctamente, es probable que retire su inversión!', pensó.

Inmediatamente se volvió hacia Paul con una mirada firme. "¡Trae a Terence ahora mismo!", rugió.

"¡Sí señor!". Paul sacó torpemente su celular a toda prisa y llamó a Terence para que viniera.

Este se encontraba con Olivia cuando recibió la llamada del asistente. Sin embargo, no se le pasó por la cabeza que algo no andaba bien al enterarse de que su padre lo estaba buscando. Además, ya se le había acabado el dinero de la mesada, por lo que fue rápidamente a verlo trayendo a Olivia a la zaga.

No obstante, se llevó una sorpresa cuando Brandon tiró de su oreja apenas llegaron. "¿Qué diablos has hecho, mocoso?", espetó.

"¡Ay! Papá, ¿de qué estás hablando?", replicó Terence, gritando de dolor. Antes de que entendiera lo que estaba pasando, Brandon lo arrastró para que quedara frente a Debbie.

"¡Discúlpate con ella ahora mismo!".

Terence vio a Debbie, y finalmente entendió todo. "¿Me delataste con mi padre?", espetó desdeñosamente mientras fruncía el ceño. "¡Perra! ¡Estás muerta!".

Debbie no reaccionó a sus insultos, y simplemente hizo una mueca de indiferencia.

"¡Jesucristo!", Brandon estaba tan enfurecido que le dio una bofetada a su hijo. ¿Qué tan descarado podía ser ese muchacho? ¿Cómo se atrevía a insultar a Debbie frente a toda esa gente?

"Papá, ¿qué...? ¡¿Por qué me pegaste?! ¡Ella me sedujo! ¡Es una perra descarada! Incluso ocasionó problemas en el bar. ¡Una mujer como ella merece un demérito!", exclamó Terence con los brazos cruzados sobre su pecho. Estaba haciendo contraataques infundados sin pensarlo dos veces.

Karen ensanchó las fosas nasales debido al enojo. "Debbie es una joven excelente", declaró señalándolo. "¿Qué diablos te hace pensar que alguna vez se encaprichará contigo? La perseguiste durante más de medio año, pero al final ella te rechazó. Toda la universidad lo sabe. ¿Cómo te atreves a inventar cosas ahora? ¡Estás loco! ¡Es obvio que le guardas rencor porque no lograste conquistarla!".

"¿Por qué tú...?", murmuró Terence. Parecía que aquellas palabras le habían tocado una fibra sensible. Estaba tan enojado que su rostro se puso morado.

De repente, Olivia salió en su defensa. "¿Cómo puedes decir algo así?", preguntó haciendo un puchero con una mirada inocente. "Es cierto que antes le gustaba Debbie, pero todo está en el pasado. Ahora me ama a mí. Además, es cierto que Debbie provocó un escándalo en el bar. Si no es castigada, ¿no sería un mal ejemplo para los demás estudiantes?".

Luego, dejó caer un par de lágrimas para lucir como un cachorro herido.

Aunque no era tan hermosa como Debbie, seguía siendo una de las chicas más bonitas de la universidad. Por lo tanto, a algunos estudiantes se les ablandaron sus corazones y empezaron a respaldarla.

"¡Sí! Debbie se ha metido en muchas peleas. ¿Acaso olvidaron lo que le pasó a Harold?".

"Olivia tiene razón. ¿Qué pasa si otros siguen sus pasos? ¡La reputación de nuestra universidad se verá arruinada!".

Terence, que había estado nervioso hacía unos segundos, volvió a mostrarse arrogante. "¿Ya ven? Debbie merece ese demérito. Es cierto que ella me sedujo".

Debbie puso los ojos en blanco ante la desfachatez de ese chico. Entonces, sacó su celular del bolsillo, lo desbloqueó y presionó un botón.

De repente, se escuchó una voz arrogante y obscena por el altavoz.

"Dime, Debbie, ¿cómo se siente recibir un demérito? ¿Estás molesta?".

Todos lanzaron un jadeo colectivo.

¡Era la voz de Terence!

El silencio inundó el ambiente.

Debbie dejó que la grabación continuara.

"Pero no puedes culparme. Golpeaste a mi novia, ¿verdad? Pero tengo una oferta para ti. Si aceptas acostarte conmigo, puedo ayudarte a lidiar con ese asunto".

Todos los estudiantes fulminaron a Terence con la mirada.

"¿Qué demonios? ¡¿Cómo se atreve a decir tal cosa?! ¡Es su culpa!".

"¡Es un asqueroso! ¿Acaso cree que puede obligar a Debbie a acostarse con él solo porque su padre es el decano de la universidad?".

"¡También mencionó que lo hizo por Olivia! ¡Quizás ella está detrás de esto!".

Ahora todos apoyaban a Debbie.

Terence nunca imaginó que ella podría haber grabado su conversación. Antes de que la grabación terminara de reproducirse, se abalanzó hacia Debbie para arrebatarle el celular. "¡Eres una maldita perra!".

"¡Bastardo!".

Brandon estaba tan furioso que le temblaban las manos, así que se acercó a su hijo y le dio una patada en la espinilla. De inmediato, Terence gritó de dolor y se derrumbó en el suelo mientras suplicaba clemencia.

"No es verdad, papá. Esa grabación es falsa. Yo soy la víctima. Olivia puede testificar por mí. ¡Debbie intentó seducirme!".

Era evidente que estaba desesperado por salvar su reputación.

Mientras no admitiera su error, y con la ayuda de su padre, tal vez la situación podía verse menos seria, incluso como si nunca hubiera sucedido.

Olivia no pudo evitar enfurecerse ante el hecho de que Terence la había engañado intentando ligar con Debbie. Sin embargo, era su patrocinador, por lo que no tenía más remedio que defenderlo.

"¡Señor Perez, le juro que Terence es inocente!", anunció a toda prisa mientras juntaba las manos frente a su pecho.

Debbie observó fríamente lo desesperados que estaban por salvar las apariencias.

Estaba a punto de decir algo cuando Carlos, quien había permanecido callado todo este tiempo, habló de repente:

"¿Y por qué no revisamos el audio?".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Acuerdo de divorcio2 Capítulo 2 Atrapa a esa mujer3 Capítulo 3 Mostrar su amor4 Capítulo 4 No puedes permitírtelo5 Capítulo 5 No merece estar en el centro comercial6 Capítulo 6 Dame su información7 Capítulo 7 Darle una lección8 Capítulo 8 No quiero ensuciarme9 Capítulo 9 Encuentro con Carlos10 Capítulo 10 Confrontación11 Capítulo 11 Disculpa12 Capítulo 12 Hablar personalmente13 Capítulo 13 No quiere divorciarse14 Capítulo 14 Fiesta de lanzamiento15 Capítulo 15 Seducir a hombres ricos16 Capítulo 16 Cayendo juntos17 Capítulo 17 Mil millones de dólares18 Capítulo 18 Video19 Capítulo 19 A Nueva York20 Capítulo 20 Encontrar con un rival fuerte21 Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie22 Capítulo 22 Carlos supo la verdad.23 Capítulo 23 La mudanza24 Capítulo 24 Conduciendo hacia la Universidad25 Capítulo 25 Parece, pero no es un chico26 Capítulo 26 Capitulo Hermano27 Capítulo 27 Sede del Grupo Hilton28 Capítulo 28 La comida de la disculpa29 Capítulo 29 Quemado30 Capítulo 30 El Presente31 Capítulo 31 Quién acosó a mi novia32 Capítulo 32 ¿Jefa ¿Qué demonios 33 Capítulo 33 Quiero disculparme contigo34 Capítulo 34 Una pelea35 Capítulo 35 Se lo merecía36 Capítulo 36 Rebelde37 Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.38 Capítulo 38 Cariño39 Capítulo 39 El castigo40 Capítulo 40 Capitulo En el cementerio41 Capítulo 41 Soy un hombre casado42 Capítulo 42 Él es tan guapo43 Capítulo 43 Yo soy tu marido44 Capítulo 44 La clase de baile45 Capítulo 45 Clase de inglés46 Capítulo 46 La lección de inglés.47 Capítulo 47 Capitulo ¡Tú ganas!48 Capítulo 48 De regreso de Singapur49 Capítulo 49 Teniendo un dolor de cabeza50 Capítulo 50 Se reveló la verdad51 Capítulo 51 ¡Qué sinvergüenza!52 Capítulo 52 Un buen besador53 Capítulo 53 Ellos me engañaron54 Capítulo 54 Un conflicto55 Capítulo 55 Nadie tiene permitido irse56 Capítulo 56 Arrodíllate y discúlpate57 Capítulo 57 No tienes que hacer nada más que contar el dinero58 Capítulo 58 ¡Qué hombre tan miserable!59 Capítulo 59 ¿Vives con un hombre 60 Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!61 Capítulo 61 Tratos y membresías62 Capítulo 62 Tú vales diez mil millones63 Capítulo 63 Quítate los zapatos64 Capítulo 64 Estoy casada65 Capítulo 65 Fracasado66 Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido67 Capítulo 67 En el Cine68 Capítulo 68 Un corazón roto69 Capítulo 69 Viene por ella70 Capítulo 70 ¡Haz pedazos la maldita tienda!71 Capítulo 71 Un hombre autoritario72 Capítulo 72 ¿Te atreves a mencionar a Carlos Hilton 73 Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Murphy74 Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo75 Capítulo 75 Ella es mi esposa76 Capítulo 76 Cuidado con Megan77 Capítulo 77 La pelea78 Capítulo 78 El regalo79 Capítulo 79 Los celos alteraron su mente80 Capítulo 80 Tres condiciones81 Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín82 Capítulo 82 ¡Cachetéalo!83 Capítulo 83 La Bofetada84 Capítulo 84 Lo siento85 Capítulo 85 Un hombre inocente86 Capítulo 86 Sé buena contigo misma87 Capítulo 87 Herido88 Capítulo 88 Enamorándose89 Capítulo 89 Seducción90 Capítulo 90 En el hospital91 Capítulo 91 Ten cuidado92 Capítulo 92 Carlos, me gustas93 Capítulo 93 He oído lo que dijiste94 Capítulo 94 Vamos a casa95 Capítulo 95 ¿Qué es lo que quieres comprar 96 Capítulo 96 ¿Cómo pudiste 97 Capítulo 97 No necesitas una esposa98 Capítulo 98 ¿Estás tratando de disculparte 99 Capítulo 99 Déjame darte calor100 Capítulo 100 Mi voluntariosa esposa