icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 15
Seducir a hombres ricos
Palabras:658    |    Actualizado en:17/06/2019

Carlos se veía alto y fuerte con ese traje delicadamente confeccionado, exudando un aura dominante frente a Louis.

Debbie seguía teniendo una mirada irritada, ya que ese maldito mujeriego era la última persona que quería ver en ese momento.

Carlos le dirigió a Louis una mirada fría. "¡Vete!", espetó con una voz escalofriante.

Louis entendió la situación en cuanto se dio cuenta de que él estaba protegiendo a Debbie. "Lo siento, señor Hilton", dijo a toda prisa. "No sabía que ella era su mujer. ¡No volveré a hacerlo!".

Luego, se escapó como un cachorro con el rabo entre las patas.

Los espectadores cercanos no se atrevieron a seguir presenciando la escena, así que inmediatamente desviaron la mirada y empezaron a charlar entre ellos.

"Gracias, supongo", dijo Debbie dándole a Carlos una mirada desdeñosa, y se dio la vuelta para marcharse.

Sin embargo, antes de que pudiera dar un paso, él la agarró de la muñeca y la jaló para que estuvieran frente a frente.

Carlos la observó con los ojos llenos de desprecio. "Bueno, lamento mucho si arruiné tus planes de ligar con un hombre. ¿Estás enojada conmigo?".

Debbie frunció el ceño sarcásticamente. "¿Ligar con un hombre? ¿De qué diablos estás hablando?".

"Tienes un vestido sensual, pero ni siquiera hablas con los demás. ¿Es así como seduces a los hombres ricos? Eres más astuta que las mujeres ordinarias. Es una pena que no seas tan atractiva".

Carlos estaba siendo bastante cruel.

Pero Debbie no estaba dispuesta a tragarse sus insultos.

¿Vestido sensual?

Aparte de sus brazos y de sus hombros, no tenía expuesta ninguna otra parte de su cuerpo.

¿Seducir a hombres ricos?

¿Cómo?

Todos habían sido testigos de que Louis se había acercado a ella. ¿Acaso eso también formaba parte de su plan de seducción?

"¿Estás loco?", preguntó Debbie con los dientes apretados.

"¿Qué? ¿Toqué una fibra sensible?", murmuró Carlos burlona y agresivamente.

Debbie estaba a punto de responder cuando, de repente, una voz sonó a sus espaldas. "¿Debbie?".

Para su sorpresa, era Curtis Loftus, el presidente de su universidad. "Ay, señor Loftus... Buenas noches".

"Me enteré de lo sucedido ayer en la escuela. Todo es mi culpa. Lo siento mucho".

"¡Oh, no importa! Fue solo un malentendido, pero ya se resolvió". Debbie estaba tan avergonzada que no pudo evitar arrepentirse de haber venido a esa maldita fiesta.

"Gracias por ser tan comprensiva. Déjame presentarte a mi novia. Su nombre es Karina Smith. Esta es Debbie Nelson, Karina, una estudiante de mi universidad".

Debbie le dirigió una sonrisa educada. "Encantada de conocerla, señorita Smith".

Durante esa conversación, su mente se llenó de innumerables preguntas. Ella no era cercana a Curtis, y nunca antes habían hablado en privado. ¿Por qué de repente se había acercado para saludarla?

Karina estrechó su mano. "¡Debbie, he oído hablar mucho de ti!", murmuró. "Ya veo que los rumores son ciertos. ¡Eres muy hermosa!".

Debbie se sonrojó un poco, halagada por el cumplido. Pero, ¿qué quiso decir con que había oído hablar mucho de ella?

"Me gustaría darle las gracias a Carlos por pedirle al departamento técnico que solucionara el problema de ayer. Ustedes dos realmente estaban destinados a conocerse", comentó Curtis con una sonrisa traviesa.

"¡No lo creo!".

"¡No lo creo!".

Debbie y Carlos habían hablado simultáneamente.

Luego, intercambiaron miradas de molestia mientras Karina se echaba a reír. "Tengo la sensación de que se llevarán muy bien. Bueno, Curtis, vámonos. No deberíamos quitarles más tiempo".

Después de dar un asentimiento, él se marchó llevando a Karina de la mano.

Debbie se mordió el labio inferior, intentando reprimir su ira. Una vez que Curtis y Karina se encontraron lo suficientemente lejos, ella se volvió hacia Carlos. "Sigues apareciendo de la nada. ¿Acaso estás intentando llamar mi atención?".

"Depende. ¿La tengo ahora?".

"Sí, supongo que tu plan ha funcionado a la perfección".

De repente, Debbie agarró la corbata de Carlos y le sonrió seductoramente. Luego, se puso de puntillas para acercarse a su rostro.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Acuerdo de divorcio2 Capítulo 2 Atrapa a esa mujer3 Capítulo 3 Mostrar su amor4 Capítulo 4 No puedes permitírtelo5 Capítulo 5 No merece estar en el centro comercial6 Capítulo 6 Dame su información7 Capítulo 7 Darle una lección8 Capítulo 8 No quiero ensuciarme9 Capítulo 9 Encuentro con Carlos10 Capítulo 10 Confrontación11 Capítulo 11 Disculpa12 Capítulo 12 Hablar personalmente13 Capítulo 13 No quiere divorciarse14 Capítulo 14 Fiesta de lanzamiento15 Capítulo 15 Seducir a hombres ricos16 Capítulo 16 Cayendo juntos17 Capítulo 17 Mil millones de dólares18 Capítulo 18 Video19 Capítulo 19 A Nueva York20 Capítulo 20 Encontrar con un rival fuerte21 Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie22 Capítulo 22 Carlos supo la verdad.23 Capítulo 23 La mudanza24 Capítulo 24 Conduciendo hacia la Universidad25 Capítulo 25 Parece, pero no es un chico26 Capítulo 26 Capitulo Hermano27 Capítulo 27 Sede del Grupo Hilton28 Capítulo 28 La comida de la disculpa29 Capítulo 29 Quemado30 Capítulo 30 El Presente31 Capítulo 31 Quién acosó a mi novia32 Capítulo 32 ¿Jefa ¿Qué demonios 33 Capítulo 33 Quiero disculparme contigo34 Capítulo 34 Una pelea35 Capítulo 35 Se lo merecía36 Capítulo 36 Rebelde37 Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.38 Capítulo 38 Cariño39 Capítulo 39 El castigo40 Capítulo 40 Capitulo En el cementerio41 Capítulo 41 Soy un hombre casado42 Capítulo 42 Él es tan guapo43 Capítulo 43 Yo soy tu marido44 Capítulo 44 La clase de baile45 Capítulo 45 Clase de inglés46 Capítulo 46 La lección de inglés.47 Capítulo 47 Capitulo ¡Tú ganas!48 Capítulo 48 De regreso de Singapur49 Capítulo 49 Teniendo un dolor de cabeza50 Capítulo 50 Se reveló la verdad51 Capítulo 51 ¡Qué sinvergüenza!52 Capítulo 52 Un buen besador53 Capítulo 53 Ellos me engañaron54 Capítulo 54 Un conflicto55 Capítulo 55 Nadie tiene permitido irse56 Capítulo 56 Arrodíllate y discúlpate57 Capítulo 57 No tienes que hacer nada más que contar el dinero58 Capítulo 58 ¡Qué hombre tan miserable!59 Capítulo 59 ¿Vives con un hombre 60 Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!61 Capítulo 61 Tratos y membresías62 Capítulo 62 Tú vales diez mil millones63 Capítulo 63 Quítate los zapatos64 Capítulo 64 Estoy casada65 Capítulo 65 Fracasado66 Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido67 Capítulo 67 En el Cine68 Capítulo 68 Un corazón roto69 Capítulo 69 Viene por ella70 Capítulo 70 ¡Haz pedazos la maldita tienda!71 Capítulo 71 Un hombre autoritario72 Capítulo 72 ¿Te atreves a mencionar a Carlos Hilton 73 Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Murphy74 Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo75 Capítulo 75 Ella es mi esposa76 Capítulo 76 Cuidado con Megan77 Capítulo 77 La pelea78 Capítulo 78 El regalo79 Capítulo 79 Los celos alteraron su mente80 Capítulo 80 Tres condiciones81 Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín82 Capítulo 82 ¡Cachetéalo!83 Capítulo 83 La Bofetada84 Capítulo 84 Lo siento85 Capítulo 85 Un hombre inocente86 Capítulo 86 Sé buena contigo misma87 Capítulo 87 Herido88 Capítulo 88 Enamorándose89 Capítulo 89 Seducción90 Capítulo 90 En el hospital91 Capítulo 91 Ten cuidado92 Capítulo 92 Carlos, me gustas93 Capítulo 93 He oído lo que dijiste94 Capítulo 94 Vamos a casa95 Capítulo 95 ¿Qué es lo que quieres comprar 96 Capítulo 96 ¿Cómo pudiste 97 Capítulo 97 No necesitas una esposa98 Capítulo 98 ¿Estás tratando de disculparte 99 Capítulo 99 Déjame darte calor100 Capítulo 100 Mi voluntariosa esposa