icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 5
No merece estar en el centro comercial
Palabras:1288    |    Actualizado en:07/06/2019

Antes de que Emmett pudiera explicar que ella era su esposa, una fuerte voz lo interrumpió. "¡Hola! Eres tú".

Debbie se acercó a él y lo apartó a un lado antes de que este pudiera reaccionar.

Emmett se quedó inmóvil y la miró con confusión. "¿Qué pasa, señora Hilton? El señor Hilton aún no la conoce, así que me gustaría presentárselo".

Debbie tuvo ganas de reírse en ese momento. Había estado casada con Carlos durante tres años, pero aun así necesitaba que alguien más se lo presentara.

"Gracias, Emmett", susurró mientras se inclinaba hacia él. "Pero no será necesario. Ya le pedí a Philip que le diera el acuerdo de divorcio, así que no es necesario conocernos personalmente".

"¿Qué acuerdo de divorcio? ¿Piensa divorciarse del señor Hilton?", murmuró Emmett, tan sorprendido que retrocedió un paso mientras la miraba con asombro.

No pudo evitar preguntarse si esa mujer se encontraba mal de la cabeza. Carlos era un hombre adinerado. ¿Por qué querría pedirle el divorcio?

Debbie agarró el dobladillo de su vestido con una expresión tímida. "Sí, pero para evitar malentendidos innecesarios, me gustaría que lo mantuvieras en secreto".

Cuando Emmett regresó, Carlos acababa de terminar de pagar las cosas que Olga había comprado.

De repente, sus fríos ojos se posaron en el rostro del asistente. Cuando recordó que Debbie lo había besado el día anterior, su expresión se volvió sombría. "Emmett, no me interesa cuál sea tu relación con ella", anunció indiferentemente. "Pero quiero que la eches de inmediato de la Plaza Internacional Shining. Esa mujer no merece entrar aquí".

"Pero señor Hilton...", murmuró él.

"Emmett, el señor Hilton te ha dado una orden. ¿Por qué no haces lo que acaba de decirte?", interrumpió Olga con complacencia antes de que este pudiera continuar. Era evidente que estaba complacida con lo que Carlos acababa de decir.

Pensaba que estaba echando a Debbie por ella.

"Pero, señor Hilton, ella es...", insistió Emmett.

Estaba en un dilema. La mujer a la que Carlos quería que echara era su esposa. ¿Cómo podía hacer eso? Por lo tanto, se armó de valor para disuadir a su jefe, con la esperanza de que cambiara de opinión.

Sin embargo, no se atrevió a decir nada más cuando notó su mirada fría. Emmett se volvió hacia los guardaespaldas que estaban detrás de él. "Pídeles que salgan lo más antes posible".

Estaba haciendo todo lo posible por seguir mostrándose cortés con Debbie. No pudo evitar sentirse desafortunado al verse atrapado entre su jefe y la esposa de este.

Como había estado escuchando su conversación, Debbie no tardó en enterarse de que querían sacarla a ella y a sus amigos.

"No necesitas hacer nada. Nos vamos ahora", respondió ella. De inmediato, agarró la bolsa de compras que le estaba dando la vendedora y salió de la tienda.

Carlos la vio marcharse con un rastro de confusión en sus ojos oscuros.

Olga observó furiosamente la espalda de Debbie, y luego ajustó su expresión. "Tengo hambre, señor Hilton", dijo suavemente mientras lo tomaba del brazo. "Vayamos al quinto piso de Alioth, ¿de acuerdo?".

Él se volvió hacia Emmett. "Muéstrame el camino", ordenó.

Despejando todas sus dudas, el asistente se apresuró a guiarlos.

Mientras tanto, Debbie y sus amigos ya se encontraban en la entrada de la Plaza Internacional Shining.

De repente, Debbie se detuvo y giró la cabeza para mirar a Jeremías y a Dixon. "Muchas gracias por llevar nuestras bolsas de compras, chicos. Ahora vayamos a comer al quinto piso de Alioth. Yo invito".

Jeremías se quedó perplejo y se dejó caer dramáticamente en los brazos de Dixon, quien estaba detrás de él. "Dixon... ¿Acaso Debbie se volvió loca?".

En realidad, este también estaba confundido. Era un hecho que su amiga estaba teniendo un comportamiento bastante inusual.

La comida en Alioth costaba un ojo de la cara. Eran pocas las personas que podían permitirse cenar en ese lugar.

Karen le dio un codazo a Jeremías, tranquilizándolo. "El auto de Debbie vale más de diez millones de dólares. Por supuesto que puede darse el lujo de comer en Alioth. ¿Acaso la estás subestimando?".

Jeremías pensó que ella tenía razón, así que se enderezó y arregló su ropa. Sin embargo, tal vez Debbie podía invitarlos a Alioth, pero no era sencillo conseguir una mesa. Las personas tenían que hacer una reserva con antelación. "Es la hora del almuerzo, así que tal vez no haya una mesa disponible para nosotros", refutó Jeremías.

Recordaba que cada vez que su padre invitaba a algunos clientes importantes a comer en Alioth, tenía que hacer una reserva con una semana, medio mes o incluso tres meses de antemano.

Sin embargo, Debbie no lo escuchó en absoluto. Estaba demasiado sumida en sus pensamientos. Su esposo Carlos estaba llevando públicamente a otra mujer de compras, y si no se equivocaba, cada una de las bolsas en las manos de Emmett debían costar más de diez mil o incluso cientos de miles de dólares.

Carlos le daba a Debbie una enorme cantidad de dinero mensualmente, pero como seguía siendo una estudiante y no necesitaba tanto, solo tomaba una pequeña cantidad. Philip guardaba el resto para ella, y Debbie no preguntaba más al respecto.

Jamás había comprado cosas muy caras porque no quería despilfarrar el dinero de Carlos. Pero esa mujer que lo acompañaba logró que él pagara todo lo que quisiera sin hacer nada. Si Debbie era la esposa de Carlos, ¿por qué debía conformarse con tan poco? ¿Por qué debía ser tan condescendiente con él? No tenía que vivir austeramente, ¿verdad?

De todos modos, pronto se divorciarían. ¿Por qué no aprovechar esta oportunidad para disfrutar de una vida llena de lujos?

Debbie se volvió para mirar a sus amigas, quienes seguían hablando sobre Alioth. Pensaba que valía la pena invitarlos a un banquete.

Entonces, sacó su celular y llamó a Philip.

La llamada duró un minuto, y después de colgar, se volvió hacia ellos. Sus amigos interrumpieron su intensa discusión y la miraron atónitos.

"Vamos", dijo Debbie tranquilamente.

"¿A dónde?", preguntó Kristina con cautela.

Debbie esbozó una sonrisa. "Los invitaré a comer, ¿no?".

Luego, empezó a caminar y los demás la siguieron.

Unos minutos más tarde, llegaron a Alioth.

Debbie estaba esperando que el mesero confirmara la sala privada que había reservado a su nombre cuando, de repente, el ascensor del quinto piso volvió a abrirse.

El hombre que salió exudaba un aura tan poderosa que resultaba imposible ignorarlo.

Debbie se agarró el pecho con sorpresa. Cuando aún no consideraba divorciarse de Carlos, sentía que ver a su esposo era más difícil que ir al cielo, pero desde que tomó esa decisión, ya se habían encontrado tres veces.

No podía evitar preguntarse si él estaba apareciendo a propósito para llamar su atención y salvar su matrimonio.

"¡Échenla!".

La voz helada del hombre fue suficiente para Debbie recuperara el sentido.

El gerente del lugar se secó el sudor frío de la frente. "Señor Hilton, estos son los invitados de Philip", explicó nerviosamente.

Carlos observó a los estudiantes, y luego señaló a Debbie. "Emmett, sácala a ella de aquí y deja que los demás se queden", ordenó.

Olga, que había estado en silencio todo este tiempo, estuvo a punto de echarse a reír. Aún pensaba que Carlos estaba haciendo todo eso por ella.

Por otro lado, Emmett estaba muy confundido. Carlos jamás había visto a Debbie. ¿Por qué siempre estaba en contra de ella? Parecía odiarla demasiado.

Ya había pasado medio minuto, pero Emmett seguía sin reaccionar. Carlos perdió la paciencia y le dirigió a su asistente una mirada fulminante. "¿Acaso no puedes manejar un asunto tan trivial como este?", preguntó.

Emmett estaba aterrorizado. "No, señor Hilton", respondió. "No es eso. Es solo que ella es... En realidad, ella es...".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Acuerdo de divorcio2 Capítulo 2 Atrapa a esa mujer3 Capítulo 3 Mostrar su amor4 Capítulo 4 No puedes permitírtelo5 Capítulo 5 No merece estar en el centro comercial6 Capítulo 6 Dame su información7 Capítulo 7 Darle una lección8 Capítulo 8 No quiero ensuciarme9 Capítulo 9 Encuentro con Carlos10 Capítulo 10 Confrontación11 Capítulo 11 Disculpa12 Capítulo 12 Hablar personalmente13 Capítulo 13 No quiere divorciarse14 Capítulo 14 Fiesta de lanzamiento15 Capítulo 15 Seducir a hombres ricos16 Capítulo 16 Cayendo juntos17 Capítulo 17 Mil millones de dólares18 Capítulo 18 Video19 Capítulo 19 A Nueva York20 Capítulo 20 Encontrar con un rival fuerte21 Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie22 Capítulo 22 Carlos supo la verdad.23 Capítulo 23 La mudanza24 Capítulo 24 Conduciendo hacia la Universidad25 Capítulo 25 Parece, pero no es un chico26 Capítulo 26 Capitulo Hermano27 Capítulo 27 Sede del Grupo Hilton28 Capítulo 28 La comida de la disculpa29 Capítulo 29 Quemado30 Capítulo 30 El Presente31 Capítulo 31 Quién acosó a mi novia32 Capítulo 32 ¿Jefa ¿Qué demonios 33 Capítulo 33 Quiero disculparme contigo34 Capítulo 34 Una pelea35 Capítulo 35 Se lo merecía36 Capítulo 36 Rebelde37 Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.38 Capítulo 38 Cariño39 Capítulo 39 El castigo40 Capítulo 40 Capitulo En el cementerio41 Capítulo 41 Soy un hombre casado42 Capítulo 42 Él es tan guapo43 Capítulo 43 Yo soy tu marido44 Capítulo 44 La clase de baile45 Capítulo 45 Clase de inglés46 Capítulo 46 La lección de inglés.47 Capítulo 47 Capitulo ¡Tú ganas!48 Capítulo 48 De regreso de Singapur49 Capítulo 49 Teniendo un dolor de cabeza50 Capítulo 50 Se reveló la verdad51 Capítulo 51 ¡Qué sinvergüenza!52 Capítulo 52 Un buen besador53 Capítulo 53 Ellos me engañaron54 Capítulo 54 Un conflicto55 Capítulo 55 Nadie tiene permitido irse56 Capítulo 56 Arrodíllate y discúlpate57 Capítulo 57 No tienes que hacer nada más que contar el dinero58 Capítulo 58 ¡Qué hombre tan miserable!59 Capítulo 59 ¿Vives con un hombre 60 Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!61 Capítulo 61 Tratos y membresías62 Capítulo 62 Tú vales diez mil millones63 Capítulo 63 Quítate los zapatos64 Capítulo 64 Estoy casada65 Capítulo 65 Fracasado66 Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido67 Capítulo 67 En el Cine68 Capítulo 68 Un corazón roto69 Capítulo 69 Viene por ella70 Capítulo 70 ¡Haz pedazos la maldita tienda!71 Capítulo 71 Un hombre autoritario72 Capítulo 72 ¿Te atreves a mencionar a Carlos Hilton 73 Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Murphy74 Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo75 Capítulo 75 Ella es mi esposa76 Capítulo 76 Cuidado con Megan77 Capítulo 77 La pelea78 Capítulo 78 El regalo79 Capítulo 79 Los celos alteraron su mente80 Capítulo 80 Tres condiciones81 Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín82 Capítulo 82 ¡Cachetéalo!83 Capítulo 83 La Bofetada84 Capítulo 84 Lo siento85 Capítulo 85 Un hombre inocente86 Capítulo 86 Sé buena contigo misma87 Capítulo 87 Herido88 Capítulo 88 Enamorándose89 Capítulo 89 Seducción90 Capítulo 90 En el hospital91 Capítulo 91 Ten cuidado92 Capítulo 92 Carlos, me gustas93 Capítulo 93 He oído lo que dijiste94 Capítulo 94 Vamos a casa95 Capítulo 95 ¿Qué es lo que quieres comprar 96 Capítulo 96 ¿Cómo pudiste 97 Capítulo 97 No necesitas una esposa98 Capítulo 98 ¿Estás tratando de disculparte 99 Capítulo 99 Déjame darte calor100 Capítulo 100 Mi voluntariosa esposa