icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 11
Disculpa
Palabras:750    |    Actualizado en:13/06/2019

Debbie estaba sorprendida, ya que no esperaba que Carlos la ayudara. Sin embargo, cuando lo miró, se encontró con sus ojos fríos e indiferentes.

Su corazón dio un vuelco y rápidamente apartó la mirada para evadirlo, pero luego se dio cuenta de que no había necesidad de hacer eso.

Después de todo, no había hecho nada malo. ¿Por qué debería sentirse culpable?

Carlos no pudo evitar burlarse internamente cuando notó su reacción tímida. '¿Ahora se siente culpable?'.

"Emmett, ¿a qué estás esperando? Toma la grabación y revísala", ordenó con una mirada fría y el ceño fruncido.

Emmett, que había sido un espectador hasta ese momento, recuperó el sentido y se acercó a Debbie. "Señorita Nelson...".

Antes de que pudiera terminar de hablar, ella le entregó su celular.

Terence palideció de miedo y empezó a sudar frío, pero no se atrevió a decir nada.

El informe de Emmett llegó en menos de cinco minutos.

"Señor Hilton, no hay ningún problema con la grabación. No existe ningún rastro de manipulación", anunció respetuosamente.

Sin embargo, para su sorpresa, Carlos lo miró como si hubiera dicho algo malo.

Emmett había estado trabajando para él durante muchos años. ¿Cómo era posible que no supiera las intenciones de su jefe? "Señor Hilton, el director del departamento de tecnología revisó la grabación en persona", agregó tragando saliva nerviosamente. "Le preguntaré...".

"No importa", lo interrumpió Carlos con firmeza.

A pesar de que Emmett podía ser perezoso en algunas ocasiones, estaba seguro de que no se atrevería a mentirle en un asunto tan importante.

Carlos observó brevemente a Debbie mientras le hacía un gesto a su asistente con la mano para que le devolviera su celular.

Por su parte, Brandon había pensado que podría cambiar las cosas a su favor cuando escuchó los solemnes juramentos de Terence y de Olivia, pero nunca imaginó que la situación empeoraría. Apretando los dientes con ira, volvió a patear a su hijo y se disculpó con Carlos.

"Lo siento mucho, señor Hilton. Parece que mi hijo ha olvidado cómo comportarse. Todo es mi culpa. Me encargaré de que no se repita. ¡Le pediré a alguien en administración que cancele el demérito en este instante!".

Terence gritó de dolor internamente, pero no intentó defenderse. Estaba sumamente avergonzado.

"No es usted quien debe disculparse", respondió Carlos con una mirada gélida.

Luego, se volvió hacia Terence, quien estaba sentado en el suelo haciendo una mueca de dolor.

"¡Sí, sí!", exclamó Brandon y le dio otra patada a su hijo. "¡Pídele disculpas a Debbie!".

Aunque ignoraba quién era Carlos, Terence se dio cuenta de que Carlos debía ser un hombre muy importante por la mirada sumisa de su padre. Por lo tanto, no tenía más remedio que ponerse de pie y disculparse. "Lo siento, Debbie".

Ella notó la falta de sinceridad en la expresión de Terence, así que respondió con una mirada indiferente.

"¿Crees que una simple disculpa puede solucionar este asunto?", murmuró Karen con los ojos en blanco. Sin embargo, su voz fue lo suficientemente alta como para que todos la escucharan.

Los demás estudiantes jadearon fuertemente debido al asombro.

"El castigo debe ser proporcional al delito. Si tenemos en cuenta sus acciones, una disculpa parece ser demasiado indulgente".

"¡Por supuesto! Si hubiera sido otro estudiante, ya lo habrían expulsado de la universidad".

"Pero Terence viene de una familia poderosa. ¿Cómo podemos compararnos con él?".

El rostro de Brandon se puso tan pálido como la muerte cuando escuchó las palabras de los estudiantes. "Por supuesto, una simple disculpa no es suficiente", anunció con los dientes apretados, en un esfuerzo por apaciguar la furia de la multitud. "Terence Perez será expulsado de esta universidad y Olivia Murphy recibirá una advertencia".

Olivia se derrumbó en el suelo, estupefacta.

¿Una advertencia?

¡Ese castigo quedaría en su expediente académico, manchando permanentemente su futuro!

Terence sacudió la cabeza con incredulidad. "¡Papá!", gritó. "¿Por qué? Lo que le dije a Debbie no era en serio. Solo estaba enojado. No puedes expulsarme de la escuela por algo tan insignificante".

Los puños de Brandon temblaban de ira mientras miraba a su hijo. "Desafortunadamente, las acciones tienen consecuencias, y debes pagar por lo que has hecho. ¡Esa regla se aplica a todos en esta universidad!".

Luego, le indicó a Paul que se los llevara.

Terence no se atrevía a armar un escándalo frente a Carlos, pero antes de marcharse, miró a Debbie con los ojos llenos de malicia y de resentimiento.

Olivia lo siguió con los dientes apretados y fulminó a Debbie con la mirada.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Acuerdo de divorcio2 Capítulo 2 Atrapa a esa mujer3 Capítulo 3 Mostrar su amor4 Capítulo 4 No puedes permitírtelo5 Capítulo 5 No merece estar en el centro comercial6 Capítulo 6 Dame su información7 Capítulo 7 Darle una lección8 Capítulo 8 No quiero ensuciarme9 Capítulo 9 Encuentro con Carlos10 Capítulo 10 Confrontación11 Capítulo 11 Disculpa12 Capítulo 12 Hablar personalmente13 Capítulo 13 No quiere divorciarse14 Capítulo 14 Fiesta de lanzamiento15 Capítulo 15 Seducir a hombres ricos16 Capítulo 16 Cayendo juntos17 Capítulo 17 Mil millones de dólares18 Capítulo 18 Video19 Capítulo 19 A Nueva York20 Capítulo 20 Encontrar con un rival fuerte21 Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie22 Capítulo 22 Carlos supo la verdad.23 Capítulo 23 La mudanza24 Capítulo 24 Conduciendo hacia la Universidad25 Capítulo 25 Parece, pero no es un chico26 Capítulo 26 Capitulo Hermano27 Capítulo 27 Sede del Grupo Hilton28 Capítulo 28 La comida de la disculpa29 Capítulo 29 Quemado30 Capítulo 30 El Presente31 Capítulo 31 Quién acosó a mi novia32 Capítulo 32 ¿Jefa ¿Qué demonios 33 Capítulo 33 Quiero disculparme contigo34 Capítulo 34 Una pelea35 Capítulo 35 Se lo merecía36 Capítulo 36 Rebelde37 Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.38 Capítulo 38 Cariño39 Capítulo 39 El castigo40 Capítulo 40 Capitulo En el cementerio41 Capítulo 41 Soy un hombre casado42 Capítulo 42 Él es tan guapo43 Capítulo 43 Yo soy tu marido44 Capítulo 44 La clase de baile45 Capítulo 45 Clase de inglés46 Capítulo 46 La lección de inglés.47 Capítulo 47 Capitulo ¡Tú ganas!48 Capítulo 48 De regreso de Singapur49 Capítulo 49 Teniendo un dolor de cabeza50 Capítulo 50 Se reveló la verdad51 Capítulo 51 ¡Qué sinvergüenza!52 Capítulo 52 Un buen besador53 Capítulo 53 Ellos me engañaron54 Capítulo 54 Un conflicto55 Capítulo 55 Nadie tiene permitido irse56 Capítulo 56 Arrodíllate y discúlpate57 Capítulo 57 No tienes que hacer nada más que contar el dinero58 Capítulo 58 ¡Qué hombre tan miserable!59 Capítulo 59 ¿Vives con un hombre 60 Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!61 Capítulo 61 Tratos y membresías62 Capítulo 62 Tú vales diez mil millones63 Capítulo 63 Quítate los zapatos64 Capítulo 64 Estoy casada65 Capítulo 65 Fracasado66 Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido67 Capítulo 67 En el Cine68 Capítulo 68 Un corazón roto69 Capítulo 69 Viene por ella70 Capítulo 70 ¡Haz pedazos la maldita tienda!71 Capítulo 71 Un hombre autoritario72 Capítulo 72 ¿Te atreves a mencionar a Carlos Hilton 73 Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Murphy74 Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo75 Capítulo 75 Ella es mi esposa76 Capítulo 76 Cuidado con Megan77 Capítulo 77 La pelea78 Capítulo 78 El regalo79 Capítulo 79 Los celos alteraron su mente80 Capítulo 80 Tres condiciones81 Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín82 Capítulo 82 ¡Cachetéalo!83 Capítulo 83 La Bofetada84 Capítulo 84 Lo siento85 Capítulo 85 Un hombre inocente86 Capítulo 86 Sé buena contigo misma87 Capítulo 87 Herido88 Capítulo 88 Enamorándose89 Capítulo 89 Seducción90 Capítulo 90 En el hospital91 Capítulo 91 Ten cuidado92 Capítulo 92 Carlos, me gustas93 Capítulo 93 He oído lo que dijiste94 Capítulo 94 Vamos a casa95 Capítulo 95 ¿Qué es lo que quieres comprar 96 Capítulo 96 ¿Cómo pudiste 97 Capítulo 97 No necesitas una esposa98 Capítulo 98 ¿Estás tratando de disculparte 99 Capítulo 99 Déjame darte calor100 Capítulo 100 Mi voluntariosa esposa