icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 2
Castigo
Palabras:915    |    Actualizado en:17/11/2022

"¿Rory?", murmuró Becky en voz baja. Ella estaba segura de que no contaba con el apoyo de su supuesto esposo y de que él no la protegería. Sin embargo, cuando él presionó su mano sobre el hombro obligándola a arrodillarse, no pudo evitar sentir que era una puñalada en su espalda como traición.

Becky se había casado con ese hombre a pesar de la objeción de su familia. En su ingenuidad del pasado, pensó que a pesar de la frialdad que él le demostraba, ella sería capaz de conmoverlo poco a poco y lograr que su corazón se ablandara con el pasar del tiempo.

Pero tres años transcurrieron y no hubo ningún cambio en Rory. Ahora, bajo la presión del poderoso brazo de su esposo, Becky se vio obligada a arrodillarse y soportarlo. No obstante, el malestar físico que ella sentía no se comparaba con el profundo dolor que inundaba su corazón.

Lentamente, la mujer levantó la cabeza para mirar a Rory, que permanecía de pie junto a ella. Los ojos del hombre eran como dos dagas ardientes y despiadadas que la atravesaban. No había en su mirada ni una pizca de simpatía o afecto, y esto la humillaba todavía más.

Sin duda, Becky había sido demasiado ingenua al creer que podía generar en él un sentimiento distinto al desprecio.

"¿Estás consciente de lo que hiciste?", dijo de repente la voz del anciano.

Al escuchar la voz de Elmore, Becky regresó a la realidad, levantó la cabeza y lo miró enderezando la espalda con dignidad. "Yo no la empujé. ¡No hice nada malo!".

Antes de que ella pudiera continuar explicando, el abuelo agarró un jarrón y se lo arrojó directamente, fallando solo por pocos centímetros de su cabeza.

Con gran estruendo, el jarrón se rompió en miles de pedazos sobre el suelo al lado de la mujer. Uno de los fragmentos esparcidos por el aire voló hacia Becky, hiriéndole el dorso de la mano.

"¡Eres una mujer impertinente! No mereces ni siquiera arrodillarte sobre el suelo de nuestra sala. Tu mera presencia ensucia nuestro hogar y lo único que has hecho ha sido avergonzar a nuestra familia. ¡Sáquenla ahora mismo y déjenla arrodillada afuera hasta que aprenda la lección por sus actos!".

Dicho eso, Elmore se dirigió a Rory específicamente: "Ordénale a alguien que la vigile. Si ella no admite su error, ¡no dejes que se levante!".

Una vez que terminó de hablar, Elmore se fue de la sala hecho una furia. Jenifer Casper, la madre de Rory, miró a su hijo con cautela antes de acercarse a su nuera: "Becky, levántate. Elmore solo está demasiado enojado para ser racional en estos momentos. No te lo tomes a pecho".

De todos los miembros de la familia Casper, la única persona que había tratado con amabilidad a Becky era Jenifer.

Esta última era una mujer de buen corazón y pensaba que, sin importar lo que hiciera su nuera, seguía siendo parte de su familia.

Lo anterior no ocurría con Denise Casper, la hermana de Rory, quien se burló con desdén: "Mamá, ¿no escuchaste al abuelo? Él dijo que si no admite su culpa, no puede levantarse. ¡Por favor, no te involucres en este asunto!".

A diferencia de su madre, a Denise no le caía nada bien su cuñada. De hecho, la despreciaba. Pero como sabía que Jenifer no soportaría ver a Becky en esa situación tan humillante, la agarró de un brazo para alejarla de allí.

La mujer suspiró con impotencia y miró a su hijo, quien había estado en silencio todo ese tiempo. "Rory, ¿qué tienes en mente? ¡Becky es tu esposa! Han estado casado durante tres años. Incluso si ella...". La madre no pudo terminar su frase.

Los ojos de Rory se volvieron de hielo cuando exclamó totalmente indignado: "¡Una mujer tan malévola como ella no puede ser mi esposa!".

Esas palabras le provocaron a Becky un escalofrío que recorrió toda su espalda. En ese momento, ella supo que no tenía sentido explicar lo que pasó porque su esposo ya había tomado una decisión sobre ella.

Tratando de mantener la compostura, Rory se enderezó y agregó con frialdad: "Compórtate, Becky".

Cada palabra impregnada de la más dolorosa indiferencia que salía de su boca era como un golpe mortal en el corazón de la mujer arrodillada.

Sin decir nada más, Rory se alejó a toda prisa. A medida que el sonido de sus pasos disminuía mientras la abandonaba, Becky sintió dentro de ella que estaba a punto de derrumbarse.

Dos sirvientes aparecieron de repente. "Señora Casper, tiene que arrodillarse afuera de la casa como se le ordenó".

Los dos sirvientes intercambiaron miradas y luego la agarraron por ambos lados. Arrastrándola todo el camino desde la sala, la obligaron a permanecer de rodillas en el exterior.

Becky nunca había sido humillada de manera tan profunda. Ella levantó la cabeza con ira y miró desafiante a los dos sirvientes: "¿Cómo se atreven a tratarme así?".

Sin embargo, sus palabras no causaron el efecto que quería. "¡Solo quédese ahí, señora Casper! A menos que admita su error, tiene que arrodillarse aquí toda la noche. Debe ahorrarnos un problema y comportarse con obediencia".

En ese instante, un trueno ensordecedor rugió en el cielo y, segundos después, comenzó a caer sin descanso una densa lluvia.

Los dos sirvientes quedaron atónitos por un momento antes de reaccionar. Al segundo siguiente, ambos entraron corriendo con rapidez hacia el interior de la casa, dejando a Becky arrodillada afuera totalmente sola bajo la tormenta.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Arrodíllate2 Capítulo 2 Castigo3 Capítulo 3 Es mejor que nos divorciemos4 Capítulo 4 Chismes5 Capítulo 5 El acta de divorcio6 Capítulo 6 Todo fue por culpa de Rory7 Capítulo 7 No tan leal como un perro8 Capítulo 8 Una mujer demasiado confiada9 Capítulo 9 ¿Quién te crees que eres 10 Capítulo 10 ¿Es que Becky está loca 11 Capítulo 11 El divorcio le ha sentado bien12 Capítulo 12 Altercado en el hotel13 Capítulo 13 Nuevo novio14 Capítulo 14 La fiesta de cumpleaños15 Capítulo 15 Mi musa16 Capítulo 16 Nosotros17 Capítulo 17 Mundos aparte18 Capítulo 18 A él no le importaba un carajo19 Capítulo 19 Hermosa y misteriosa mujer20 Capítulo 20 ¿Qué hace Becky aquí 21 Capítulo 21 La sonrisa de Becky22 Capítulo 22 ¡Menuda ganga!23 Capítulo 23 Perlas y diamantes24 Capítulo 24 Esperaré25 Capítulo 25 Represalias débiles26 Capítulo 26 ¿Sincero o no 27 Capítulo 27 En medio de la nada28 Capítulo 28 No me hagan nada29 Capítulo 29 Ojo por ojo30 Capítulo 30 Ajuste de cuentas31 Capítulo 31 Secuestro32 Capítulo 32 Retribución33 Capítulo 33 La audacia34 Capítulo 34 Pídemelo con amabilidad35 Capítulo 35 Comprar un auto36 Capítulo 36 Los viejos tiempos37 Capítulo 37 Summer Band vuelve a atacar38 Capítulo 38 Un ramo de flores39 Capítulo 39 Está muerto para mí40 Capítulo 40 Los pretendientes de Becky41 Capítulo 41 Estancamiento42 Capítulo 42 No estoy interesada43 Capítulo 43 ¿No había dicho que no podía bailar 44 Capítulo 44 Un perro rabioso45 Capítulo 45 No es mi problema46 Capítulo 46 El dinero es su prioridad47 Capítulo 47 No te dejes llevar por su apariencia48 Capítulo 48 Un gran elogio49 Capítulo 49 Un imbécil50 Capítulo 50 ¿Qué tal una apuesta 51 Capítulo 51 ¿Qué tienen de bueno los Casper 52 Capítulo 52 Eres una genio53 Capítulo 53 ¿Becky se enamoró del señor Stanley 54 Capítulo 54 La subasta55 Capítulo 55 Mi futura novia56 Capítulo 56 ¿Cuánto quieres 57 Capítulo 57 Un mundo pequeño58 Capítulo 58 Salir con chicos que están buenos59 Capítulo 59 Kendal60 Capítulo 60 Es mi futura esposa61 Capítulo 61 Arruinar su buen humor62 Capítulo 62 Celoso63 Capítulo 63 ¿Me estás amenazando 64 Capítulo 64 ¿Me estabas esperando 65 Capítulo 65 Te estoy haciendo compañía66 Capítulo 66 Llora si eres infeliz67 Capítulo 67 Un rompecorazones68 Capítulo 68 ¿No podía Becky prescindir de los hombres 69 Capítulo 69 Día de mala suerte70 Capítulo 70 Estaban en igualdad de condiciones71 Capítulo 71 Papito y su mantenida72 Capítulo 72 Un Sugar Daddy73 Capítulo 73 ¿Y quién lo hizo 74 Capítulo 74 Promesas75 Capítulo 75 ¿Quién es ese hombre 76 Capítulo 76 Mil millones77 Capítulo 77 ¿Qué sueño 78 Capítulo 78 Te enseñaré a pedir disculpas79 Capítulo 79 ¿Cómo se atrevieron 80 Capítulo 80 No soy tan estúpida81 Capítulo 81 Aprende modales82 Capítulo 82 La niña de mis ojos83 Capítulo 83 Tres acusaciones84 Capítulo 84 Mentiras85 Capítulo 85 Claridad86 Capítulo 86 Una humillación como ninguna87 Capítulo 87 No debemos ofenderlos88 Capítulo 88 Disculpa pública89 Capítulo 89 No tenía idea90 Capítulo 90 Devin te ama91 Capítulo 91 El amor barato sale caro92 Capítulo 92 Algo significativo93 Capítulo 93 Principios94 Capítulo 94 Basura95 Capítulo 95 Eso es mío96 Capítulo 96 Posesivo97 Capítulo 97 ¿Estás decepcionada 98 Capítulo 98 Parece hablar muy en serio99 Capítulo 99 Es nuestro turno100 Capítulo 100 Yo me encargo