icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 6
Todo fue por culpa de Rory
Palabras:748    |    Actualizado en:17/11/2022

Becky estuvo en la oficina menos de diez segundos. Al verla alejarse, Rory puso una cara larga.

Entonces tomó el documento que estaba sobre el escritorio. En un lado, Becky ya había firmado, pero había un espacio en blanco para que él firmara.

El acuerdo de divorcio era simple, y solo un trozo de papel. Las condiciones eran muy claras: ella no quería ninguna propiedad a nombre de él.

Tras leer el acuerdo de divorcio, Rory no pudo evitar soltar una carcajada.

Ella no quería ni un centavo de él.

Y se preguntaba cómo podía ser tan arrogante.

"A ver si mañana sigues adelante con el divorcio", murmuró él con sorna.

Sin pensarlo mucho, rompió el documento por la mitad.

Cuando Lowell entró, lo encontró de pie frente a las ventanas francesas, apretando un cigarrillo entre los labios, y con su traje negro, se veía frío e inaccesible. Lowell perdió de repente las ganas de hablar.

Pero como este asunto era demasiado importante, tuvo que hacer de tripas corazón y se aclaró la garganta. "Señor Casper, ya ha empezado la reunión".

Este giró la cabeza lentamente, con sus ojos profundos y fríos como el hielo y penetrantes como dagas, lo que provocó un escalofrío en el otro.

"Ya veo".

Frunciendo ligeramente el ceño, Rory apagó el cigarrillo y lo tiró a la papelera. Luego, salió de la oficina, pasando por delante de Lowell como si no existiera.

Obviamente, el CEO estaba de mal humor.

Al pensar en la reunión a la que iba a asistir su jefe, Lowell sintió de repente pena por el anfitrión de la misma.

Becky solo tardó unos siete minutos en entrar y salir del edificio. Durante todo el proceso, se mostró tranquila. No sintió ni un ápice de dolor ni de lucha, a diferencia de lo que había imaginado.

Por supuesto, debido a toda la decepción acumulada en su corazón, todas sus esperanzas se desvanecieron y no quiso saber nada más de ese hombre.

Al salir del edificio de Crowbar Technologies, levantó la cabeza y miró al cielo nublado. Aunque estaba un poco triste, ya no se sentía asfixiada.

Jessie tenía razón. Debía divorciarse de Rory cuanto antes.

Becky respiró profundo, se acercó al auto de su amiga y golpeó la ventanilla.

La chica hablaba por teléfono cuando esta se acercó, y le abrió la puerta.

Becky subió al auto en silencio y no dijo nada para interrumpirla.

En cuanto se abrochó el cinturón de seguridad, levantó la cabeza y descubrió que Jessie tenía el teléfono delante de ella.

De manera que levantó las cejas con curiosidad. "¿Quién es?".

"Tu padre".

El cuerpo de esta se paralizó, y tras una pausa de dos segundos, agarró el teléfono y se lo puso en la oreja. "Papá".

"Te has estado haciendo la tonta por tres años. ¿No deberías volver a casa ya?".

La otra noche, cuando Rory la obligó a arrodillarse, Becky no lloró, y ni siquiera cuando le dio el acuerdo de divorcio. Pero ahora, cuando su padre, Stevie Ramos, le pidió que volviera a casa, no pudo contenerse más.

Hace tres años, cuando se iba a casar con Rory, todos los que la rodeaban, incluidos sus padres, se opusieron al matrimonio. Pero era tan impulsiva y testaruda que creía firmemente que él sentía algo por ella ya que estaba dispuesto a casarse.

Sin embargo, había tardado tres años en darse cuenta de lo equivocada que estaba.

Resulta que un hombre puede casarse con una mujer sin amarla. Podía casarse con una mujer que le amaba profundamente y no corresponderle solo por otra mujer. Él solo la quería involucrar en su desordenada relación.

A quien Rory quería era a Babette. Era ridículo, ¿no? Estaba enamorado de la mujer de su hermano.

Rory solo se había casado con Becky para usarla y así poder ocultar su secreta relación.

Fue tan estúpida al ir contra todo el mundo para estar con un hombre así. Incluso su padre, que siempre la había adorado, dijo que la repudiaría si insistía en casarse con ese hombre.

Incapaz de aguantar más, rompió a llorar. Pero preocupada por que su padre la oyera, se tragó los sollozos. Sin embargo, sus hombros temblaban lastimosamente y las lágrimas rodaban por sus mejillas sin parar.

"Ay, Becky...".

A Jessie le dolía el corazón. Después de todo, se conocían desde la infancia, y nunca la había visto llorar así, a la orgullosa y mimada señorita Ramos.

¡Y todo fue por culpa de ese bastardo, Rory!

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Arrodíllate2 Capítulo 2 Castigo3 Capítulo 3 Es mejor que nos divorciemos4 Capítulo 4 Chismes5 Capítulo 5 El acta de divorcio6 Capítulo 6 Todo fue por culpa de Rory7 Capítulo 7 No tan leal como un perro8 Capítulo 8 Una mujer demasiado confiada9 Capítulo 9 ¿Quién te crees que eres 10 Capítulo 10 ¿Es que Becky está loca 11 Capítulo 11 El divorcio le ha sentado bien12 Capítulo 12 Altercado en el hotel13 Capítulo 13 Nuevo novio14 Capítulo 14 La fiesta de cumpleaños15 Capítulo 15 Mi musa16 Capítulo 16 Nosotros17 Capítulo 17 Mundos aparte18 Capítulo 18 A él no le importaba un carajo19 Capítulo 19 Hermosa y misteriosa mujer20 Capítulo 20 ¿Qué hace Becky aquí 21 Capítulo 21 La sonrisa de Becky22 Capítulo 22 ¡Menuda ganga!23 Capítulo 23 Perlas y diamantes24 Capítulo 24 Esperaré25 Capítulo 25 Represalias débiles26 Capítulo 26 ¿Sincero o no 27 Capítulo 27 En medio de la nada28 Capítulo 28 No me hagan nada29 Capítulo 29 Ojo por ojo30 Capítulo 30 Ajuste de cuentas31 Capítulo 31 Secuestro32 Capítulo 32 Retribución33 Capítulo 33 La audacia34 Capítulo 34 Pídemelo con amabilidad35 Capítulo 35 Comprar un auto36 Capítulo 36 Los viejos tiempos37 Capítulo 37 Summer Band vuelve a atacar38 Capítulo 38 Un ramo de flores39 Capítulo 39 Está muerto para mí40 Capítulo 40 Los pretendientes de Becky41 Capítulo 41 Estancamiento42 Capítulo 42 No estoy interesada43 Capítulo 43 ¿No había dicho que no podía bailar 44 Capítulo 44 Un perro rabioso45 Capítulo 45 No es mi problema46 Capítulo 46 El dinero es su prioridad47 Capítulo 47 No te dejes llevar por su apariencia48 Capítulo 48 Un gran elogio49 Capítulo 49 Un imbécil50 Capítulo 50 ¿Qué tal una apuesta 51 Capítulo 51 ¿Qué tienen de bueno los Casper 52 Capítulo 52 Eres una genio53 Capítulo 53 ¿Becky se enamoró del señor Stanley 54 Capítulo 54 La subasta55 Capítulo 55 Mi futura novia56 Capítulo 56 ¿Cuánto quieres 57 Capítulo 57 Un mundo pequeño58 Capítulo 58 Salir con chicos que están buenos59 Capítulo 59 Kendal60 Capítulo 60 Es mi futura esposa61 Capítulo 61 Arruinar su buen humor62 Capítulo 62 Celoso63 Capítulo 63 ¿Me estás amenazando 64 Capítulo 64 ¿Me estabas esperando 65 Capítulo 65 Te estoy haciendo compañía66 Capítulo 66 Llora si eres infeliz67 Capítulo 67 Un rompecorazones68 Capítulo 68 ¿No podía Becky prescindir de los hombres 69 Capítulo 69 Día de mala suerte70 Capítulo 70 Estaban en igualdad de condiciones71 Capítulo 71 Papito y su mantenida72 Capítulo 72 Un Sugar Daddy73 Capítulo 73 ¿Y quién lo hizo 74 Capítulo 74 Promesas75 Capítulo 75 ¿Quién es ese hombre 76 Capítulo 76 Mil millones77 Capítulo 77 ¿Qué sueño 78 Capítulo 78 Te enseñaré a pedir disculpas79 Capítulo 79 ¿Cómo se atrevieron 80 Capítulo 80 No soy tan estúpida81 Capítulo 81 Aprende modales82 Capítulo 82 La niña de mis ojos83 Capítulo 83 Tres acusaciones84 Capítulo 84 Mentiras85 Capítulo 85 Claridad86 Capítulo 86 Una humillación como ninguna87 Capítulo 87 No debemos ofenderlos88 Capítulo 88 Disculpa pública89 Capítulo 89 No tenía idea90 Capítulo 90 Devin te ama91 Capítulo 91 El amor barato sale caro92 Capítulo 92 Algo significativo93 Capítulo 93 Principios94 Capítulo 94 Basura95 Capítulo 95 Eso es mío96 Capítulo 96 Posesivo97 Capítulo 97 ¿Estás decepcionada 98 Capítulo 98 Parece hablar muy en serio99 Capítulo 99 Es nuestro turno100 Capítulo 100 Yo me encargo