icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 4
Chismes
Palabras:773    |    Actualizado en:17/11/2022

Ya eran las siete de la mañana del día siguiente cuando Becky se despertó, y como había dormido demasiado, todo su cuerpo se sentía bastante débil.

En ese momento Jessie regresó con el desayuno, y al ver que su amiga estaba despierta, corrió hacia su cama para preguntar con preocupación: "¿Cómo te sientes? ¿Estás mejor?".

"Oh, sí... Mucho mejor".

"Te traje tu comida favorita, querida. Ve a lavarte la cara, saldremos después de comer. Mi amigo quiere llevarnos a las islas Mauricio para aprovechar que el clima está perfecto. Iremos juntos".

"¿Dónde está mi teléfono?", preguntó Becky, quien había buscado su celular a tientas alrededor de la cama, pero no pudo encontrarlo. Siendo ese el caso, Jessie debía haberlo agarrado.

"¿Por qué?", replicó esta última haciendo una mueca.

"Las noticias deben estar por todo internet, ¿cierto?". Becky conocía muy bien a su amiga, así que al darse cuenta de que no le preguntó nada ni mencionó a la familia Casper después de que ella huyera de ellos, supo que lo ocurrido debió haberse vuelto viral en las redes sociales.

"No hay necesidad de angustiarse por lo que diga la gente. ¡Solo se quedaron con una parte de la historia y sacaron conclusiones apresuradas antes de saber la verdad!", soltó Jessie, desviando la mirada con un aire de culpabilidad.

Sonriendo con ironía, Becky respondió: "En ese caso, ¿qué te preocupa?

Vamos, con el pasar de los años ya me he acostumbrado a eso".

Allí, pensando en cómo su amiga había pasado tres largos años con los Casper, Jessie estaba tan enojada que su rostro se puso rojo. "¡Son unos malditos idiotas! ¡Si no me hubieras detenido, habría cometido un crimen!".

Tras haber recuperado su teléfono, Becky se concentró en leer las tendencias, y en efecto, la noticia de que había empujado a Babette a la piscina en la fiesta de cumpleaños era la más vista.

Por supuesto, la opinión pública apoyaba a Babette. Todos creían que Becky era una sinvergüenza que se había casado con un Casper utilizando algún truco sucio. En definitiva, internet la había pintado como una mujer malvada y resentida.

Parecía que Becky no había recibido más que reproches y abusos después de que se casó con Rory.

Con esto, la chica se excusó para ir al baño: "Iré a ducharme...".

"Amiga, ¿te encuentras bien?", insistió Jessie, preocupada.

"Sí...".

"Bueno, anda. Tienes que comer, solo tendrás energía cuando tengas el tanque lleno".

Al escucharla, Becky sonrió con impotencia.

Era cierto que se sentía mal, aunque esa no era la primera vez que la maltrataban. En ese sentido, sin importar lo mal que se sintiera tenía la capacidad de controlarse.

Al contrario de la ella del pasado, que era como una niña que esperaba ansiosamente un dulce, y cada vez que no lo conseguía socavaba sus esperanzas hasta que no le quedara nada.

Allí, bajo el agua fría de la ducha que la ayudaba a despejar su mente, Becky recordó la forma en la que Rory la había obligado a arrodillarse.

Habían pasado tres años de matrimonio de los que no salió nada positivo, de modo que ya era hora de terminar esa relación.

Jessie tenía razón, solo después de alimentarse podría tener la fuerza para lidiar con ese asunto.

Pronto, las chicas estaban desayunando cuando dos enfermeras pasaron por la puerta de su habitación. Y dado que el pasillo estaba muy silencioso, ambas lograron escuchar su conversación con claridad.

"Pobre Babette. ¡Esa Becky es una perra! ¡El marido de Babette falleció en un accidente y ahora su único bebé se ha ido!".

"Así es, es por eso que los hombres deben casarse con mujeres de su mismo estatus social. ¡Becky es una cualquiera a la que se le subieron los humos, pero no le llega ni a los talones a Babette! No sé cuál es su problema para ni siquiera perdonarle la vida a un bebé. ¡Esa mujer es pura maldad!".

"Querida, voy a ponerle fin a esto. ¡Esas perras no tienen idea de lo que pasó y se atreven a chismear sobre ti!", exclamó Jessie, indignada.

Mirando hacia la puerta, Becky declaró con indiferencia: "Déjalas decir lo que quieran".

"¿Por qué? ¿Desde cuándo te volviste tan pusilánime?".

"Tengo una mejor manera de limpiar mi nombre", contestó, guiñándole un ojo a su amiga.

"¿Qué? ¿Cuál?".

Acto seguido, Becky se inclinó para susurrarle algo al oído que dejó a Jessie atónita por un par de minutos. Luego, chasqueó la lengua y dijo con aprobación: "¡Esta es la Becky que conozco!".

"Bien, ¿puedes ayudarme con el trámite para que me den el alta médica? Me tengo que divorciar", añadió Becky con una sonrisa.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Arrodíllate2 Capítulo 2 Castigo3 Capítulo 3 Es mejor que nos divorciemos4 Capítulo 4 Chismes5 Capítulo 5 El acta de divorcio6 Capítulo 6 Todo fue por culpa de Rory7 Capítulo 7 No tan leal como un perro8 Capítulo 8 Una mujer demasiado confiada9 Capítulo 9 ¿Quién te crees que eres 10 Capítulo 10 ¿Es que Becky está loca 11 Capítulo 11 El divorcio le ha sentado bien12 Capítulo 12 Altercado en el hotel13 Capítulo 13 Nuevo novio14 Capítulo 14 La fiesta de cumpleaños15 Capítulo 15 Mi musa16 Capítulo 16 Nosotros17 Capítulo 17 Mundos aparte18 Capítulo 18 A él no le importaba un carajo19 Capítulo 19 Hermosa y misteriosa mujer20 Capítulo 20 ¿Qué hace Becky aquí 21 Capítulo 21 La sonrisa de Becky22 Capítulo 22 ¡Menuda ganga!23 Capítulo 23 Perlas y diamantes24 Capítulo 24 Esperaré25 Capítulo 25 Represalias débiles26 Capítulo 26 ¿Sincero o no 27 Capítulo 27 En medio de la nada28 Capítulo 28 No me hagan nada29 Capítulo 29 Ojo por ojo30 Capítulo 30 Ajuste de cuentas31 Capítulo 31 Secuestro32 Capítulo 32 Retribución33 Capítulo 33 La audacia34 Capítulo 34 Pídemelo con amabilidad35 Capítulo 35 Comprar un auto36 Capítulo 36 Los viejos tiempos37 Capítulo 37 Summer Band vuelve a atacar38 Capítulo 38 Un ramo de flores39 Capítulo 39 Está muerto para mí40 Capítulo 40 Los pretendientes de Becky41 Capítulo 41 Estancamiento42 Capítulo 42 No estoy interesada43 Capítulo 43 ¿No había dicho que no podía bailar 44 Capítulo 44 Un perro rabioso45 Capítulo 45 No es mi problema46 Capítulo 46 El dinero es su prioridad47 Capítulo 47 No te dejes llevar por su apariencia48 Capítulo 48 Un gran elogio49 Capítulo 49 Un imbécil50 Capítulo 50 ¿Qué tal una apuesta 51 Capítulo 51 ¿Qué tienen de bueno los Casper 52 Capítulo 52 Eres una genio53 Capítulo 53 ¿Becky se enamoró del señor Stanley 54 Capítulo 54 La subasta55 Capítulo 55 Mi futura novia56 Capítulo 56 ¿Cuánto quieres 57 Capítulo 57 Un mundo pequeño58 Capítulo 58 Salir con chicos que están buenos59 Capítulo 59 Kendal60 Capítulo 60 Es mi futura esposa61 Capítulo 61 Arruinar su buen humor62 Capítulo 62 Celoso63 Capítulo 63 ¿Me estás amenazando 64 Capítulo 64 ¿Me estabas esperando 65 Capítulo 65 Te estoy haciendo compañía66 Capítulo 66 Llora si eres infeliz67 Capítulo 67 Un rompecorazones68 Capítulo 68 ¿No podía Becky prescindir de los hombres 69 Capítulo 69 Día de mala suerte70 Capítulo 70 Estaban en igualdad de condiciones71 Capítulo 71 Papito y su mantenida72 Capítulo 72 Un Sugar Daddy73 Capítulo 73 ¿Y quién lo hizo 74 Capítulo 74 Promesas75 Capítulo 75 ¿Quién es ese hombre 76 Capítulo 76 Mil millones77 Capítulo 77 ¿Qué sueño 78 Capítulo 78 Te enseñaré a pedir disculpas79 Capítulo 79 ¿Cómo se atrevieron 80 Capítulo 80 No soy tan estúpida81 Capítulo 81 Aprende modales82 Capítulo 82 La niña de mis ojos83 Capítulo 83 Tres acusaciones84 Capítulo 84 Mentiras85 Capítulo 85 Claridad86 Capítulo 86 Una humillación como ninguna87 Capítulo 87 No debemos ofenderlos88 Capítulo 88 Disculpa pública89 Capítulo 89 No tenía idea90 Capítulo 90 Devin te ama91 Capítulo 91 El amor barato sale caro92 Capítulo 92 Algo significativo93 Capítulo 93 Principios94 Capítulo 94 Basura95 Capítulo 95 Eso es mío96 Capítulo 96 Posesivo97 Capítulo 97 ¿Estás decepcionada 98 Capítulo 98 Parece hablar muy en serio99 Capítulo 99 Es nuestro turno100 Capítulo 100 Yo me encargo