icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 14
Tratando de compensarlo a su manera
Palabras:975    |    Actualizado en:10/01/2021

Ayla no dijo nada más al ver que Toby insistía. Ella temía que si insistía, él sospecharía algo. Pero, ¿cuánto tiempo más podría ocultárselo?

Luego de salir del café, Toby la llevó nuevamente al colegio. "Lala, esta noche vamos a cenar juntos, ¿está bien?", dijo Toby cuando se encontraban en la puerta del colegio. Parecía renuente a irse.

Ayla lo miró, y le respondió: "Toby, tengo que trabajar medio turno esta noche. Podemos dejarlo para otra ocasión, ¿te parece?".

Toby lo analizó un momento. Al darse cuenta de que no era conveniente para ella salir esa noche, no la atosigó más, y agregó: "¡Está bien! Este es mi nuevo número telefónico. Me puedes llamar si tienes tiempo, ¿de acuerdo?".

"Bueno, está bien", afirmó Ayla, tomando la tarjeta de presentación y observando el título en el cual decía: director ejecutivo, y vicepresidente de Grupo Smith.

Tan pronto como la chica terminó sus clases, regresó a la villa. Toda esta se encontraba vacía y su esposo no había regresado aún. Debido a esto, se sintió aliviada, o por lo menos por ese momento.

Ayudó a Maria a preparar la cena, y esperó a que Brian regresara para darle una explicación.

"¡Señorita Woodsen, por favor cene usted primero! Ya que el señor Clark no ha llamado nuevamente, tal vez no vuelva esta noche", expresó Maria con preocupación, al ver que la chica no comía ni bebía nada por estar esperando que el señor Clark volviera. Ya casi era medianoche.

Ayla negó con la cabeza respondiendo: "No importa, va a regresar".

Ella sabía que si su esposo volvía, no sería algo bueno. Sin embargo, pensaba que él regresaría tarde o temprano y debería enfrentar lo que tenía que enfrentar. Ese día ella se había topado con Brian, y era algo difícil de explicar.

Finalmente, el auto de su esposo entró en la villa a la una de la madrugada.

Al escuchar el ruido, Ayla tembló de miedo.

Tan pronto como Brian entró, la chica sintió que un escalofrío recorría todo su cuerpo. En ese momento era otoño, pero sintió más frío que nunca como si estuviera en invierno.

"Está de vuelta", dijo Ayla se acercándose a él. ¿Existía alguna posibilidad de que ella pudiera negociar con él?

El hombre la miró con frialdad. ¿Esta mujer pretendía disculparse con él y halagarlo?

"Bueno, ¿ya comió? Es que yo preparé la cena". Ayla se armó de muchísimo valor para poder decirle eso.

Brian pasó directamente al comedor y observó la sopa junto a los cuatro platos en la mesa. De hecho, estos lucían bastante exquisitos. Aunque la comida estuviera fría, de igual forma los platillos harían que la gente tuviera un buen apetito. Sin embargo, esto no sobornó al hombre.

Ella lo había engañado, ya que se había encontrado con un hombre fuera de la casa. ¿Entonces cómo podía perdonarla así como así solo porque ella le había preparado unos platos?

¿Acaso Arlene lo estaba subestimando, o pensaba que él era generoso? A lo mejor la había dejado demasiada tranquila estos días para que creyera que podía hacer lo que quisiera.

"Arlene, ¿cómo te atreves? ¿Cómo puedes usar esto para compensar tu pecado? ¿Te parece que soy tan fácil de tratar? ¿Se te olvidó que estás casada conmigo? ¡Está bien! Entonces déjame recordártelo". Moviendo su gran mano, Brian, nuevamente, arrojó los platos que estaban sobre la mesa al suelo. Los platos de porcelana se rompieron en pedazos al caer en el piso.

Ayla estaba a punto de inclinarse a limpiar, pero al instante, él la apartó y la presionó sobre la mesa.

"Qué... ¿Qué piensa hacer?", exclamó ella, temblando y con la espalda apoyada en la fría mesa.

"¿Qué pienso hacer? ¿Qué crees tú que voy a hacer?", contestó Brian mirando a su esposa con frialdad.

El hombre se sentía malhumorado al pensar en lo que había hecho esta mujer en el restaurante esa tarde, y con ese hombre. Realmente esa chica era una tentadora. No era de extrañar que tantos hombres estuvieran dispuestos a acosarla, pero él solo quería humillarla en todos los sentidos.

"Arlene, tú puedes hablar y reír con otros hombres. Entonces, no deberías negarte a mí, que soy tu verdadero esposo, ¿cierto?", expresó Brian, mostrando odio y frialdad en sus palabras.

"No, realmente no hice nada malo; usted está malinterpretando todo. Él y yo somos simplemente...". Ayla estaba fuertemente agarrada por él, y no podía moverse. Su explicación iba acompañada por dos líneas de lágrimas, sin embargo, eso no haría que Brian sintiera algo de lastima por ella.

'¿Por qué me duele aún?', pensó Ayla, sujetando con fuerza el borde de la mesa. Tenía miedo, pero este hombre siempre la humillaba de esta manera, ¿no?

Ella no sabía cuánto tiempo había durado su dolor; solo sabía que se había desmayado a causa de este.

Al despertar, ella era la única que estaba en este frío comedor.

Soportando el dolor, Ayla se sentó y recogió el vestido del suelo para cubrir su cuerpo. Luego, regresó a su habitación y entró al baño.

¿Ya había terminado la negociación con él ese día?

Ella se miró en el espejo de arriba a abajo, y se dio cuenta de que su esposo le había dejado moretones en todo el cuerpo.

Le dolía, sentía dolor en todas partes, incluso cuando estaba de pie. Se puso en cuclillas debajo de la ducha, y allí lavó todo su cuerpo con agua caliente, frotándose cada parte con fuerza. Quería limpiar todos los rastros, incluyendo el aliento que le había dejado el hombre en su cuerpo.

El acto de Brian era el último dolor al que Ayla quería soportar y, quizás, era la sombra que ella no podría borrar en toda su vida.

"Toby, ¿qué se supone que debo hacer? ¿Qué es lo que tengo que hacer? Las lágrimas seguían cayendo de los ojos de Ayla.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Ella era solo una sustituta2 Capítulo 2 Él odiaba su hipocresía3 Capítulo 3 Ella no tenía elección4 Capítulo 4 Comprometida5 Capítulo 5 Prometiéndole6 Capítulo 6 Dándole una oportunidad7 Capítulo 7 Haciéndolo enojar sin intención8 Capítulo 8 Tu hermoso rostro es tu fuerte9 Capítulo 9 Solo ella tenía permiso para estar enojada10 Capítulo 10 Él tenía otra mujer11 Capítulo 11 Molestándola descaradamente12 Capítulo 12 Todavía era el mismo Toby13 Capítulo 13 Manteniendo la dignidad14 Capítulo 14 Tratando de compensarlo a su manera15 Capítulo 15 Él tiene una prometida16 Capítulo 16 Su libertad17 Capítulo 17 Ella se doblegó una vez más18 Capítulo 18 Él quería conocerla realmente19 Capítulo 19 Hizo su mejor esfuerzo por verla20 Capítulo 20 Fingiendo que no había sucedido nada21 Capítulo 21 Paga el precio22 Capítulo 22 Ellas eran personas completamente distintas23 Capítulo 23 Ella es mi esposa24 Capítulo 24 Él controlaba su vida25 Capítulo 25 No llores más26 Capítulo 26 Él era su pesadilla27 Capítulo 27 ¿Qué más podía esperar ella 28 Capítulo 28 No tenía a dónde ir29 Capítulo 29 Por favor, ayúdame30 Capítulo 30 Ella estaba dispuesta a hacerlo31 Capítulo 31 Dejar de hacerle la vida miserable32 Capítulo 32 Deber de esposa33 Capítulo 33 Solo desprecio34 Capítulo 34 No puedo negarme35 Capítulo 35 Perdió el derecho a amarlo36 Capítulo 36 Tomar esa decisión por Lala37 Capítulo 37 No hay forma de escapar38 Capítulo 38 No quiere tener un hijo39 Capítulo 39 Hacerle pasar un mal rato40 Capítulo 40 Verdadera esposa41 Capítulo 41 Sentir pena por ella42 Capítulo 42 Él hace las cosas según su estado de ánimo43 Capítulo 43 Si ella es feliz, él lo será también44 Capítulo 44 Enamorarte de mí es la destrucción45 Capítulo 45 La invitación de boda46 Capítulo 46 Asistir a la boda de Toby47 Capítulo 47 Esconderse48 Capítulo 48 En el club49 Capítulo 49 Imposible pagar las deudas50 Capítulo 50 ¿Tienes fiebre 51 Capítulo 51 Él no hará una excepción52 Capítulo 52 No odia ese cambio53 Capítulo 53 Como su verdadera esposa54 Capítulo 54 Él jamás permitiría que sus deseos se hicieran realidad55 Capítulo 55 Olvídate de él56 Capítulo 56 Embarazada57 Capítulo 57 Me mentiste58 Capítulo 58 ¿Estás embarazada 59 Capítulo 59 Deshacerse del niño60 Capítulo 60 Último recurso61 Capítulo 61 Volver con él62 Capítulo 62 Aborto63 Capítulo 63 Ella quiere morir64 Capítulo 64 ¿Sigo estando viva 65 Capítulo 65 Ya todo debería haber terminado66 Capítulo 66 No merezco ser madre67 Capítulo 67 Muerta en vida68 Capítulo 68 No quería estar a su lado69 Capítulo 69 Embriagarse para dejar de sentir dolor70 Capítulo 70 Situaciones difíciles71 Capítulo 71 No me interesa lo más mínimo72 Capítulo 72 Su corazón adormecido y frío73 Capítulo 73 Esta vez, no hizo una escena74 Capítulo 74 La actitud presumida de Anna75 Capítulo 75 Tramando algo76 Capítulo 76 Un vaso de leche con pastillas para dormir77 Capítulo 77 Encontrarse de nuevo con Lucas por casualidad78 Capítulo 78 Olvidó su promesa79 Capítulo 79 ¿Por qué eres tan testaruda 80 Capítulo 80 ¿Plan o coincidencia 81 Capítulo 81 Confesión de amor82 Capítulo 82 ¡Eres el mismísimo demonio!83 Capítulo 83 Herido por Ayla84 Capítulo 84 No será sencillo morir85 Capítulo 85 Lala ha desaparecido86 Capítulo 86 Ayla, como un peón87 Capítulo 87 Otro problema88 Capítulo 88 Te será difícil sobrevivir89 Capítulo 89 Ella no quería ser su debilidad90 Capítulo 90 ¿Acaso Dios estaba jugando con ella 91 Capítulo 91 Lo pagó con su vida92 Capítulo 92 ¡Todo es tu culpa!93 Capítulo 93 Puedes elegir la vida que quieras94 Capítulo 94 Larga separación95 Capítulo 95 ¿Por qué no puedes olvidarlo 96 Capítulo 96 Amor incondicional97 Capítulo 97 No quiero verlo en este momento98 Capítulo 98 Puedo esperar99 Capítulo 99 Es imposible que sea Ayla100 Capítulo 100 Encuentro inesperado