icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 20
El Rolex
Palabras:663    |    Actualizado en:29/08/2022

"Está bien, señorita Taylor, lo haré", dijo Trevor, poniéndose de pie para ir a buscar la pelota.

Sintiéndose aburrido, así que para él no estaría mal ganarse esos quinientos dólares. Además, Bessie no solo era hermosa, sino que también era muy amable con él. Le daba ganas de servirle.

Entonces, Trevor no lo rechazó.

A su vez, Bernard y Grant intercambiaban miradas, resoplando. Para ellos, Trevor era más obediente que un perro. Les había hecho caso sin pensarlo dos veces.

Pasada media hora ya todos estaban un poco cansados, menos Bessie, que como entrenadora del equipo de baloncesto, todavía tenía energía para seguir jugando.

Entonces, en vista de que Corrie, Bernard y Grant se habían ido a descansar en las gradas, Trevor pensó que finalmente era su turno de jugar.

No obstante, Bernard lo paró en seco.

"¡Oye! No tan rápido, muchacho. ¡Les toca a mis amigos!".

"¡Gracias, Bernard!".

Con una mirada de suficiencia, un secuaz de Bernard saltó a la cancha con una raqueta profesional. Era como si le estuviera echando en cara a Trevor, quien parecía estar por debajo de un tonto que era un simple seguidor de Bernard.

El chico se regodeaba porque su raqueta de tenis era de las más costosas.

Allí, con una sonrisa astuta, Bernard se acercó y le susurró a su amigo: "Dale una lección a este idiota".

Cuando Trevor se dio cuenta de que esos dos parecían estar conspirando contra él, se puso más alerta de lo que ya estaba.

En ese momento, el secuaz de Bernard caminó hacia el otro lado de la cancha, e inmediatamente hizo su primer saque.

La pelota salió recta como una bala, al tiempo que los ojos de Bessie se abrían con sorpresa al notar que no iba hacia ella, ¡sino directo hacia Trevor!

"¡Trevor, cuidado!", gritó ella.

Al escucharla, este último se hizo a un lado y la pelota pasó zumbando junto a su oído.

De pronto, para el asombro del grupo, la voz de un hombre retumbó en el lugar.

"¡Hijo de puta! ¿Quién diablos tiró esta pelota para acá?".

Las cosas habían sucedido tan rápido que todos quedaron atónitos.

Bernard había planeado que su lamebotas golpeara a Trevor, y ninguno de los dos esperaba que él reaccionara tan rápido.

En consecuencia, cuando esquivó la pelota, esta golpeó a la persona que estaba detrás de él, que resultó ser un tipo gigante y musculoso.

Si bien había usado su mano derecha para bloquear el impacto, la correa de su reloj se rompió a raíz de ello, haciendo que el accesorio cayera al suelo y se hiciera añicos.

Para colmo, dos de los diamantes que tenía incrustados el reloj se

perdieron.

Viendo el desarrollo de los acontecimientos, Grant se puso blanco como una sábana.

"Señor Ellis... ¡Es usted...!".

Furioso, Maison Ellis recogió su reloj del suelo, rugiendo: "¿Quién carajo rompió mi maldito reloj? ¿Tienen idea de cuánto cuesta este Rolex? ¡Está valorado en dos millones de dólares!".

"Señor Ellis, cálmese, por favor. Fue un accidente", dijo Grant con cortesía, sin atreverse a ofender al hombre.

Mientras tanto, Bernard, que estaba detrás de Grant: preguntó en voz baja, "¿Quién es él?".

"Un sujeto muy peligroso... Escuché que está trabajando para Evie, la mujer más rica de Jork", respondió Grant.

Al oír eso, las caras de Bernard y sus amigotes cambiaron dramáticamente.

Con razón Grant estaba siendo tan cortés con Maison.

¡No podían permitirse ser altaneros con él!

Trevor también había estado muy asustado hasta que escuchó lo dicho por Grant.

El sujeto trabaja para su hermana. No tenía que preocuparse.

"Grant, no me interesa si lo hiciste a propósito o no. Tienes que pagar por ello o no te permitiré salir de aquí. Te lo voy a preguntar solo una vez más. ¿Quién me rompió el reloj? ¡Respóndeme!", espetó Maison, mirando a Bernard y a los demás.

De repente, con una sonrisa astuta, su mirada se posó en Bessie y Corrie, mientras una idea maliciosa surgía en su mente.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 A través de la puerta2 Capítulo 2 Pisoteado3 Capítulo 3 Enriquecerse de la noche a la mañana4 Capítulo 4 Mundo nuevo5 Capítulo 5 Un perfume de trescientos mil dólares6 Capítulo 6 Compraré este perfume7 Capítulo 7 Me engañaste8 Capítulo 8 La insignia familiar9 Capítulo 9 La mano maloliente10 Capítulo 10 Una impresionante caja de regalo11 Capítulo 11 Este perfume debe ser una falsificación12 Capítulo 12 La mujer más rica de Jork13 Capítulo 13 Mi hermano14 Capítulo 14 Los pobres no tienen sentido de la existencia15 Capítulo 15 Bienvenido, señor Sanderson16 Capítulo 16 Restaurante francés17 Capítulo 17 Reloj Patek Philippe18 Capítulo 18 Un tipo pobre19 Capítulo 19 El caddie20 Capítulo 20 El Rolex21 Capítulo 21 Por mi padre22 Capítulo 22 Todo estará bien23 Capítulo 23 Todo estará bien24 Capítulo 24 Arrodillarse y pedir clemencia25 Capítulo 25 Quién es tu amigo26 Capítulo 26 Hola, señor27 Capítulo 27 Sin registros de membresía28 Capítulo 28 Me suicidaré29 Capítulo 29 Nosotros terminamos30 Capítulo 30 Terminamos para siempre31 Capítulo 31 Trescientos mil dólares32 Capítulo 32 La caja del perfume33 Capítulo 33 Detectar falsificaciones34 Capítulo 34 El escándalo de Trevor35 Capítulo 35 Contraatacar en una situación desesperada36 Capítulo 36 Te creo, Bernard37 Capítulo 37 Un misterioso millonario en la facultad38 Capítulo 38 Estaré esperándote39 Capítulo 39 Celos40 Capítulo 40 Fracasar en hacerse rica41 Capítulo 41 Hacer las cosas difíciles a propósito42 Capítulo 42 Un accidente43 Capítulo 43 La mancha44 Capítulo 44 Limpiar el paraninfo45 Capítulo 45 La reunión46 Capítulo 46 Se encuentra de nuevo con Zavier47 Capítulo 47 Un sinvergüenza48 Capítulo 48 Quién pagará la factura49 Capítulo 49 Esa botella de vino50 Capítulo 50 La lujosa Finca Willard51 Capítulo 51 Echarlo52 Capítulo 52 Cambio de reglas53 Capítulo 53 No se permite ingresar sin comprar boletos54 Capítulo 54 Romper la botella de whiskey costosa55 Capítulo 55 Hijo de un hombre adinerado56 Capítulo 56 Un adinerado discreto57 Capítulo 57 ¿Cómo diablos se ha hecho tan rico 58 Capítulo 58 Algo raro59 Capítulo 59 Una fiesta60 Capítulo 60 Pagar a medias61 Capítulo 61 Obtener ganancias62 Capítulo 62 Pide cinco botellas de vino más63 Capítulo 63 Pedir prestado dinero64 Capítulo 64 Sin pagar la cuenta65 Capítulo 65 La deuda66 Capítulo 66 Su forma de conseguir el dinero67 Capítulo 67 Qué hace este degenerado aquí68 Capítulo 68 La respuesta de Evie69 Capítulo 69 Dónde está Trevor70 Capítulo 70 Una bendición oculta71 Capítulo 71 Castigo72 Capítulo 72 Una chica bella y un auto de lujo73 Capítulo 73 El lápiz labial74 Capítulo 74 Cómo puede ser posible75 Capítulo 75 Invitación a una fiesta de cumpleaños76 Capítulo 76 El motivo de la invitación77 Capítulo 77 El rico misterioso78 Capítulo 78 Difícil decisión79 Capítulo 79 Identidades ocultas80 Capítulo 80 El último asiento libre81 Capítulo 81 Un trabajador ocasional82 Capítulo 82 En defensa de Trevor83 Capítulo 83 El señor Sanderson.84 Capítulo 84 Video explícito85 Capítulo 85 El sorprendente video86 Capítulo 86 Ebriedad incontrolable87 Capítulo 87 El héroe88 Capítulo 88 Sin consecuencias89 Capítulo 89 Tomar el control del nuevo restaurante90 Capítulo 90 No puedes pagar un automóvil91 Capítulo 91 Preste atención a sus modales92 Capítulo 92 Alguien conocido93 Capítulo 93 El recuerdo desolado94 Capítulo 94 Ambiente incómodo95 Capítulo 95 Una chica de buen corazón96 Capítulo 96 Una mesa pequeña para Trevor97 Capítulo 97 Platillos especiales98 Capítulo 98 Cliente cien mil99 Capítulo 99 Su número100 Capítulo 100 No lo toques si no puedes pagarlo