icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 18
Un tipo pobre
Palabras:821    |    Actualizado en:29/08/2022

Entonces, Bernard le dijo a Trevor: "Este es Grant, hijo del dueño del hotel Ensfield de esta ciudad.

Si no fuera por él, no te permitirían entrar al club".

Grant miró a Trevor de arriba abajo y preguntó: "¿Y este quién es?".

"Trevor Sanderson, el pobre tipo que encontró a su novia besándose con Dennis".

"Ah, ¿eras tú? He oído hablar mucho de ti, hombre", se burló Grant y luego se echó a reír.

"¿Qué significa eso?", preguntó Trevor, con los puños apretados. Estaba un poco cansado de tolerar los insultos disimulados del grupo.

Grant estaba a punto de burlarse un poco más, pero Bessie lo detuvo.

"Ya es suficiente. ¿Van a seguir atacándose con indirectas en mi cumpleaños?".

"Tiene razón, señorita Taylor. Hoy es su día, me disculpo. Entremos de una vez y juguemos al tenis".

Grant le lanzó una mirada condescendiente a Trevor y luego condujo a todos al exclusivo club de tenis.

Trevor también decidió contener su enojo. No quería avergonzar a Bessie en su día, pero no se olvidaría de cómo lo había tratado Grant.

Por fin entraron al club de tenis. La decoración del lugar era muy lujosa y todas las personas allí estaban bien vestidas. Era un lugar donde los ricos iban a hacer ejercicio y a pasar el rato con gente de su mismo nivel.

Corrie parecía muy impresionada por el ambiente y comentó: "Escuché que el Kisas Tennis Club es un club privado para los más ricos. Todo aquí es muy costoso y solo se permite el ingreso a quienes tienen una tarjeta de membresía".

"No es tan caro. Alquilé para hoy dos canchas de tenis al aire libre de primer nivel y solo me costó veinte mil dólares".

"¡Guau, Grant! ¡Eres muy generoso!", exclamó uno de los amigos de Bernard.

Corrie se asombró al escuchar las palabras de Grant y su entusiasmo hacia él aumentó.

Era un joven rico, generoso y guapo. ¿A qué chica no le gustaría alguien así?

Por su parte, Trevor se quedó callado mientras escuchaba todos los elogios hacia Grant. Todas las tiendas alrededor de la finca son propiedad de su familia. Podría entrar en este club con solo decirlo a su hermana.

Pero Trevor no planeaba hacer algo así. Simplemente siguió caminando con el grupo.

Se acercaron a la recepción del club y Bernard dijo a la empleada en el mostrador: "Hola. ¿Puedes darnos seis raquetas? Queremos las más famosas, las últimas de Wilson. Ah, y también una raqueta barata, para un muchacho pobre".

Wilson era una de las marcas de raquetas de tenis más famosa en el mundo, usada y promocionada por muchos campeones olímpicos. Cada raqueta requería un proceso delicado de fabricación y salía al mercado con una calidad excelente, después de pasar por intrincados controles de calidad. Tenían diseños grandiosos de alta gama y su precio era muy elevado.

Por otro lado, las raquetas baratas eran bastante simples y se encontraban con facilidad en el mercado.

"Por supuesto, señor. Por favor, espere un momento".

Antes de marcharse a atender la solicitud de Bernard, la chica miró a Trevor de manera despectiva.

Enseguida volvió con las raquetas Wilson y una barata.

"No te importa usar una raqueta barata, ¿verdad, Trevor? Quiero decir, solo podemos darte algo que sea adecuado para ti. Después de todo, ya demostramos la bondad de nuestros corazones al permitirte ingresar a este lugar exclusivo con nosotros".

Bernard sonrió y le entregó a la recepcionista su tarjeta de crédito.

Cada raqueta de marca costó dos mil dólares, un total de 12.000 dólares. En cambio la barata solo valía veinte dólares.

Las seis raquetas de marca fueron entregadas a todos menos a Trevor. Incluso los dos lacayos de Bernard tenían las marcadas.

Sin decir nada, Trevor apretó los dientes y agarró la raqueta que le dieron. No quería perder la compostura frente a Bessie.

Bernard le guiñó un ojo a Grant y este entendió de inmediato el gesto.

El joven se volvió hacia Trevor y dijo: "Mira, Bernard y yo ya pagamos las raquetas y la entrada. Ahora sé un hombre y paga algo para todos. ¿Qué tal si compras la bebida?".

"Seis botellas de agua, por favor", pidió a la empleada.

Trevor conocía bien la intención de Bernard y Grant. Querían hacerlo gastar más de lo que podía. Pensó que solo eran seis botellas de agua.

Seguro que podía permitírselas. ¿Cuán caro podía salir?

"Señor, las seis botellas son mil doscientos dólares. ¿Prefiere pagar con tarjeta o en efectivo?".

La chica sacó seis botellas de agua y las colocó sobre el mostrador.

Trevor estaba atónito.

¿Cómo podía costar doscientos dólares una botella de agua? ¡Era más caro que el petróleo!

Con razón Grant le pidió que comprara la bebida para todos.

Bessie sintió pena al ver la humillación en el rostro de su amigo. Dio un paso adelante y decidió hacerse cargo de la situación.

"No te preocupes, Trevor. Yo lo pagaré".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 A través de la puerta2 Capítulo 2 Pisoteado3 Capítulo 3 Enriquecerse de la noche a la mañana4 Capítulo 4 Mundo nuevo5 Capítulo 5 Un perfume de trescientos mil dólares6 Capítulo 6 Compraré este perfume7 Capítulo 7 Me engañaste8 Capítulo 8 La insignia familiar9 Capítulo 9 La mano maloliente10 Capítulo 10 Una impresionante caja de regalo11 Capítulo 11 Este perfume debe ser una falsificación12 Capítulo 12 La mujer más rica de Jork13 Capítulo 13 Mi hermano14 Capítulo 14 Los pobres no tienen sentido de la existencia15 Capítulo 15 Bienvenido, señor Sanderson16 Capítulo 16 Restaurante francés17 Capítulo 17 Reloj Patek Philippe18 Capítulo 18 Un tipo pobre19 Capítulo 19 El caddie20 Capítulo 20 El Rolex21 Capítulo 21 Por mi padre22 Capítulo 22 Todo estará bien23 Capítulo 23 Todo estará bien24 Capítulo 24 Arrodillarse y pedir clemencia25 Capítulo 25 Quién es tu amigo26 Capítulo 26 Hola, señor27 Capítulo 27 Sin registros de membresía28 Capítulo 28 Me suicidaré29 Capítulo 29 Nosotros terminamos30 Capítulo 30 Terminamos para siempre31 Capítulo 31 Trescientos mil dólares32 Capítulo 32 La caja del perfume33 Capítulo 33 Detectar falsificaciones34 Capítulo 34 El escándalo de Trevor35 Capítulo 35 Contraatacar en una situación desesperada36 Capítulo 36 Te creo, Bernard37 Capítulo 37 Un misterioso millonario en la facultad38 Capítulo 38 Estaré esperándote39 Capítulo 39 Celos40 Capítulo 40 Fracasar en hacerse rica41 Capítulo 41 Hacer las cosas difíciles a propósito42 Capítulo 42 Un accidente43 Capítulo 43 La mancha44 Capítulo 44 Limpiar el paraninfo45 Capítulo 45 La reunión46 Capítulo 46 Se encuentra de nuevo con Zavier47 Capítulo 47 Un sinvergüenza48 Capítulo 48 Quién pagará la factura49 Capítulo 49 Esa botella de vino50 Capítulo 50 La lujosa Finca Willard51 Capítulo 51 Echarlo52 Capítulo 52 Cambio de reglas53 Capítulo 53 No se permite ingresar sin comprar boletos54 Capítulo 54 Romper la botella de whiskey costosa55 Capítulo 55 Hijo de un hombre adinerado56 Capítulo 56 Un adinerado discreto57 Capítulo 57 ¿Cómo diablos se ha hecho tan rico 58 Capítulo 58 Algo raro59 Capítulo 59 Una fiesta60 Capítulo 60 Pagar a medias61 Capítulo 61 Obtener ganancias62 Capítulo 62 Pide cinco botellas de vino más63 Capítulo 63 Pedir prestado dinero64 Capítulo 64 Sin pagar la cuenta65 Capítulo 65 La deuda66 Capítulo 66 Su forma de conseguir el dinero67 Capítulo 67 Qué hace este degenerado aquí68 Capítulo 68 La respuesta de Evie69 Capítulo 69 Dónde está Trevor70 Capítulo 70 Una bendición oculta71 Capítulo 71 Castigo72 Capítulo 72 Una chica bella y un auto de lujo73 Capítulo 73 El lápiz labial74 Capítulo 74 Cómo puede ser posible75 Capítulo 75 Invitación a una fiesta de cumpleaños76 Capítulo 76 El motivo de la invitación77 Capítulo 77 El rico misterioso78 Capítulo 78 Difícil decisión79 Capítulo 79 Identidades ocultas80 Capítulo 80 El último asiento libre81 Capítulo 81 Un trabajador ocasional82 Capítulo 82 En defensa de Trevor83 Capítulo 83 El señor Sanderson.84 Capítulo 84 Video explícito85 Capítulo 85 El sorprendente video86 Capítulo 86 Ebriedad incontrolable87 Capítulo 87 El héroe88 Capítulo 88 Sin consecuencias89 Capítulo 89 Tomar el control del nuevo restaurante90 Capítulo 90 No puedes pagar un automóvil91 Capítulo 91 Preste atención a sus modales92 Capítulo 92 Alguien conocido93 Capítulo 93 El recuerdo desolado94 Capítulo 94 Ambiente incómodo95 Capítulo 95 Una chica de buen corazón96 Capítulo 96 Una mesa pequeña para Trevor97 Capítulo 97 Platillos especiales98 Capítulo 98 Cliente cien mil99 Capítulo 99 Su número100 Capítulo 100 No lo toques si no puedes pagarlo