icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 9
La mano maloliente
Palabras:545    |    Actualizado en:29/08/2022

Un taxi se detuvo frente al Hotel Marston, y Trevor se bajó de él.

En el momento en que entró en el vestíbulo, vio a una chica delgada y hermosa que lo estaba saludando.

Era Bessie.

Llevaba un vestido corto blanco, que acentuaba su dulzura.

Se veía como una princesa noble y elegante.

Por eso no era raro que muchos hombres se sintieran atraídos por ella.

A Trevor se le iluminaron los ojos.

Se acercó rápidamente a ella y le entregó el regalo.

"Siento llegar tarde, señorita Taylor. Por cierto, este es mi regalo de cumpleaños para usted".

Ella sonrió y lo guardó en el bolso sin abrirlo.

El chico se quedó un poco decepcionado.

"¿No lo va a abrir primero?".

"Quiero mantener la sorpresa hasta que vuelva a casa por la noche. Vamos. Te voy a llevar a la habitación privada que he reservado".

Bessie le sonrió y lo tomó de la mano.

Cuando el chico entró en el lugar, se dio cuenta de que todos los miembros del equipo de baloncesto estaban presentes, menos Dennis.

"Oh, Trevor, ya has llegado. ¿Has terminado de lavar nuestra ropa?", le dijo Bernard con sorna.

Varios miembros del equipo se rieron.

Bessie frunció el ceño y les dijo: "¡Dejen de pedirle a Trevor que haga eso!".

El equipo guardó silencio e intercambió miradas entre sí.

"Trevor, ven a sentarte aquí".

Él miró en su dirección y se quedó atónito.

En el otro extremo del asiento había una chica, cuya belleza no era en absoluto inferior a la de Bessie.

Balanceaba tranquilamente sus largas piernas en su asiento y las miraba.

Ella solo llevaba una camisa blanca, que resaltaba su regordete pecho, y unos pantalones cortos.

El sueño de todo hombre es estar entre dos mujeres hermosas.

"Bessie, ¿es este el chico que quieres presentarme?", preguntó la chica sexi que estaba a su lado mientras observaba a Trevor de arriba abajo.

"Así es. Ustedes deberían conocerse.

Trevor, ella es mi prima, Corrie Taylor.

Es estudiante de primer año en la universidad, al igual que tú".

Bessie se la presentó con una sonrisa.

La razón por la que hizo eso fue porque él le había dejado una gran impresión.

Asistió a la escuela mientras realizaba con diligencia trabajos a tiempo parcial en el equipo de baloncesto.

Ella lo apreciaba porque no solo era guapo, sino que también era fiable y ambicioso a pesar de ser pobre.

Corrie acababa de pasar por una ruptura. Y Bessie pensó que era una gran oportunidad para que su prima conociera a un hombre de confianza como Trevor.

"Hola, encantado de conocerte, Corrie. Yo soy Trevor".

Él le extendió la mano amablemente y esperó a que ella se la estrechara.

Pero Bernard se burló: "Corrie, este chico solo hace recados para nosotros en el equipo de baloncesto. Lava nuestros apestosos calcetines y zapatos todo el día para ganar algo de dinero".

"Oh". Los ojos de Corrie brillaron con desprecio. Entonces, apartó la mirada de Trevor y se alejó todo lo que pudo de él.

"Soy una maniática del orden. ¿Quién sabe si tu mano huele mal?".

Avergonzado, la mano de Trevor se paralizó en el aire.

Era evidente que lo que había dicho era solo una excusa y que no quería hablar con él.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 A través de la puerta2 Capítulo 2 Pisoteado3 Capítulo 3 Enriquecerse de la noche a la mañana4 Capítulo 4 Mundo nuevo5 Capítulo 5 Un perfume de trescientos mil dólares6 Capítulo 6 Compraré este perfume7 Capítulo 7 Me engañaste8 Capítulo 8 La insignia familiar9 Capítulo 9 La mano maloliente10 Capítulo 10 Una impresionante caja de regalo11 Capítulo 11 Este perfume debe ser una falsificación12 Capítulo 12 La mujer más rica de Jork13 Capítulo 13 Mi hermano14 Capítulo 14 Los pobres no tienen sentido de la existencia15 Capítulo 15 Bienvenido, señor Sanderson16 Capítulo 16 Restaurante francés17 Capítulo 17 Reloj Patek Philippe18 Capítulo 18 Un tipo pobre19 Capítulo 19 El caddie20 Capítulo 20 El Rolex21 Capítulo 21 Por mi padre22 Capítulo 22 Todo estará bien23 Capítulo 23 Todo estará bien24 Capítulo 24 Arrodillarse y pedir clemencia25 Capítulo 25 Quién es tu amigo26 Capítulo 26 Hola, señor27 Capítulo 27 Sin registros de membresía28 Capítulo 28 Me suicidaré29 Capítulo 29 Nosotros terminamos30 Capítulo 30 Terminamos para siempre31 Capítulo 31 Trescientos mil dólares32 Capítulo 32 La caja del perfume33 Capítulo 33 Detectar falsificaciones34 Capítulo 34 El escándalo de Trevor35 Capítulo 35 Contraatacar en una situación desesperada36 Capítulo 36 Te creo, Bernard37 Capítulo 37 Un misterioso millonario en la facultad38 Capítulo 38 Estaré esperándote39 Capítulo 39 Celos40 Capítulo 40 Fracasar en hacerse rica41 Capítulo 41 Hacer las cosas difíciles a propósito42 Capítulo 42 Un accidente43 Capítulo 43 La mancha44 Capítulo 44 Limpiar el paraninfo45 Capítulo 45 La reunión46 Capítulo 46 Se encuentra de nuevo con Zavier47 Capítulo 47 Un sinvergüenza48 Capítulo 48 Quién pagará la factura49 Capítulo 49 Esa botella de vino50 Capítulo 50 La lujosa Finca Willard51 Capítulo 51 Echarlo52 Capítulo 52 Cambio de reglas53 Capítulo 53 No se permite ingresar sin comprar boletos54 Capítulo 54 Romper la botella de whiskey costosa55 Capítulo 55 Hijo de un hombre adinerado56 Capítulo 56 Un adinerado discreto57 Capítulo 57 ¿Cómo diablos se ha hecho tan rico 58 Capítulo 58 Algo raro59 Capítulo 59 Una fiesta60 Capítulo 60 Pagar a medias61 Capítulo 61 Obtener ganancias62 Capítulo 62 Pide cinco botellas de vino más63 Capítulo 63 Pedir prestado dinero64 Capítulo 64 Sin pagar la cuenta65 Capítulo 65 La deuda66 Capítulo 66 Su forma de conseguir el dinero67 Capítulo 67 Qué hace este degenerado aquí68 Capítulo 68 La respuesta de Evie69 Capítulo 69 Dónde está Trevor70 Capítulo 70 Una bendición oculta71 Capítulo 71 Castigo72 Capítulo 72 Una chica bella y un auto de lujo73 Capítulo 73 El lápiz labial74 Capítulo 74 Cómo puede ser posible75 Capítulo 75 Invitación a una fiesta de cumpleaños76 Capítulo 76 El motivo de la invitación77 Capítulo 77 El rico misterioso78 Capítulo 78 Difícil decisión79 Capítulo 79 Identidades ocultas80 Capítulo 80 El último asiento libre81 Capítulo 81 Un trabajador ocasional82 Capítulo 82 En defensa de Trevor83 Capítulo 83 El señor Sanderson.84 Capítulo 84 Video explícito85 Capítulo 85 El sorprendente video86 Capítulo 86 Ebriedad incontrolable87 Capítulo 87 El héroe88 Capítulo 88 Sin consecuencias89 Capítulo 89 Tomar el control del nuevo restaurante90 Capítulo 90 No puedes pagar un automóvil91 Capítulo 91 Preste atención a sus modales92 Capítulo 92 Alguien conocido93 Capítulo 93 El recuerdo desolado94 Capítulo 94 Ambiente incómodo95 Capítulo 95 Una chica de buen corazón96 Capítulo 96 Una mesa pequeña para Trevor97 Capítulo 97 Platillos especiales98 Capítulo 98 Cliente cien mil99 Capítulo 99 Su número100 Capítulo 100 No lo toques si no puedes pagarlo