icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 3
Enriquecerse de la noche a la mañana
Palabras:688    |    Actualizado en:29/08/2022

Abatido, Trevor volvió a su dormitorio.

"Dinero, dinero, dinero, ¡solo les importa eso!

Sylvia, te vas a arrepentir de esto".

Los ojos de Trevor estaban rojos y llenos de lágrimas. En ese momento, no pudo evitar derramar toda la frustración que albergaba en su corazón.

De pronto su teléfono sonó, interrumpiendo aquella catarsis, era una llamada del extranjero.

Sin pensarlo, Trevor respondió.

"Hola, Trevor, quiero que me escuches atentamente.

Faltan unos días para que cumplas 19.

Te estoy llamando porque es hora de contarte la verdad.

Lo cierto es que… todo este tiempo, nuestra familia no ha sido tan pobre como parece, todo lo contrario, hemos sabido acumular una gran cantidad de dinero y poder.

Sabes, tenemos una regla en la familia: Los niños deben tener una vida modesta y humilde antes de cumplir los diecinueve, por eso nunca te dijimos nada.

Debes saber que tenemos participación en diferentes tipos de industrias en todo el mundo, de hecho, no solo poseemos minas de oro en África, sino también algunas reservas de petróleo en varios emiratos en Medio Oriente".

Al otro extremo de la línea, aquella enigmática voz le sonaba tan familiar a Trevor, que sentía como si la hubiera escuchado de toda la vida.

Trevor sonrió burlonamente, "Papá, ¿estás soñando? Deja de fantasear con ser rico, ¿quieres?

Desde que era un niño, me dices esas cosas, que compraste un helicóptero en los Estados Unidos, o un yate en Venecia.

Escucha, debo valerme por mí mismo y obtener mi graduación con mis propios medios.

¿No crees que estás haciendo el ridículo?".

El hombre al otro lado de la línea se detuvo un momento y exhaló profundamente.

"Te entiendo, Trevor, sé que no es algo que se pueda asimilar de inmediato. Cuando tu abuelo me reveló todo, también pensé que hablaba de una mala broma, pero, hijo, te estoy diciendo la verdad.

Y bueno… es hora de que recibas tu pensión, así que te transferiré cien millones de dólares".

Al principio, Trevor pensó que la voz del hombre era ciertamente demasiado similar a la de su padre, pero cuanto más lo escuchaba, más bizarro se volvía todo.

Miró la pantalla de su teléfono y descubrió que era un número extranjero.

¡Eso debía ser una estafa!

"¡Qué mentiroso! ¡Vete al diablo!".

Trevor espetó a todo pulmón, luego colgó la llamada tan pronto como terminó sus palabras.

Estaba ebrio y su mente no se encontraba en las mejores condiciones.

Necesitaba desahogar toda la amargura que sentía, y más pronto que tarde, quedó exhausto.

Trevor cerró los ojos y se durmió a los pies de la cama.

A la mañana siguiente, sintió como si lo hubiera atropellado un tren, se masajeó las sienes que le punzaban, y luego se levantó no sin dificultad.

Anoche había tenido un sueño de lo más extraño, soñó que su padre llamaba y le confesaba que su familia siempre había sido rica.

"Creo que se me fueron las copas, no soy más que un pobre estudiante. ¿Cómo podría siquiera soñar con eso?".

Trevor no pudo evitar sonreír sardónicamente, burlándose de sí mismo, en ese momento, sus ojos aún reflejaban una profunda amargura.

Poco después revisó su teléfono y vio que tenía una notificación pendiente.

"Transferencia exitosa a su cuenta bancaria de 100.000.000 dólares".

Trevor quedó petrificado al descubrir que tenía tal cantidad en su cuenta bancaria, sus ojos se abrieron por completo y quedó en un franco estado de shock.

Era real.

¡De verdad había cien millones de dólares en su cuenta!

Trevor marcó a toda velocidad un número.

"¿Papá?", le preguntó con consternación tan pronto como la llamada fue respondida.

"Hijo, ¿ya estás sobrio? Te llamé anoche y noté que estabas un poco… indispuesto. Bueno, en todo caso tengo una reunión en medio oriente para inspeccionar la extracción del nuevo pozo de petróleo. Podremos hablar de eso cuando desembarque…".

"Papá, ¿qué rayos está pasando? Dime, ¿cómo conseguiste cien millones de dólares?".

Estaba totalmente abrumado, incapaz de procesar lo que su padre acababa de decir.

¡Había crecido en un ambiente totalmente distinto, uno marcado por la pobreza!

Pero ahora... Súbitamente...

¡Se enriqueció de la noche a la mañana!

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 A través de la puerta2 Capítulo 2 Pisoteado3 Capítulo 3 Enriquecerse de la noche a la mañana4 Capítulo 4 Mundo nuevo5 Capítulo 5 Un perfume de trescientos mil dólares6 Capítulo 6 Compraré este perfume7 Capítulo 7 Me engañaste8 Capítulo 8 La insignia familiar9 Capítulo 9 La mano maloliente10 Capítulo 10 Una impresionante caja de regalo11 Capítulo 11 Este perfume debe ser una falsificación12 Capítulo 12 La mujer más rica de Jork13 Capítulo 13 Mi hermano14 Capítulo 14 Los pobres no tienen sentido de la existencia15 Capítulo 15 Bienvenido, señor Sanderson16 Capítulo 16 Restaurante francés17 Capítulo 17 Reloj Patek Philippe18 Capítulo 18 Un tipo pobre19 Capítulo 19 El caddie20 Capítulo 20 El Rolex21 Capítulo 21 Por mi padre22 Capítulo 22 Todo estará bien23 Capítulo 23 Todo estará bien24 Capítulo 24 Arrodillarse y pedir clemencia25 Capítulo 25 Quién es tu amigo26 Capítulo 26 Hola, señor27 Capítulo 27 Sin registros de membresía28 Capítulo 28 Me suicidaré29 Capítulo 29 Nosotros terminamos30 Capítulo 30 Terminamos para siempre31 Capítulo 31 Trescientos mil dólares32 Capítulo 32 La caja del perfume33 Capítulo 33 Detectar falsificaciones34 Capítulo 34 El escándalo de Trevor35 Capítulo 35 Contraatacar en una situación desesperada36 Capítulo 36 Te creo, Bernard37 Capítulo 37 Un misterioso millonario en la facultad38 Capítulo 38 Estaré esperándote39 Capítulo 39 Celos40 Capítulo 40 Fracasar en hacerse rica41 Capítulo 41 Hacer las cosas difíciles a propósito42 Capítulo 42 Un accidente43 Capítulo 43 La mancha44 Capítulo 44 Limpiar el paraninfo45 Capítulo 45 La reunión46 Capítulo 46 Se encuentra de nuevo con Zavier47 Capítulo 47 Un sinvergüenza48 Capítulo 48 Quién pagará la factura49 Capítulo 49 Esa botella de vino50 Capítulo 50 La lujosa Finca Willard51 Capítulo 51 Echarlo52 Capítulo 52 Cambio de reglas53 Capítulo 53 No se permite ingresar sin comprar boletos54 Capítulo 54 Romper la botella de whiskey costosa55 Capítulo 55 Hijo de un hombre adinerado56 Capítulo 56 Un adinerado discreto57 Capítulo 57 ¿Cómo diablos se ha hecho tan rico 58 Capítulo 58 Algo raro59 Capítulo 59 Una fiesta60 Capítulo 60 Pagar a medias61 Capítulo 61 Obtener ganancias62 Capítulo 62 Pide cinco botellas de vino más63 Capítulo 63 Pedir prestado dinero64 Capítulo 64 Sin pagar la cuenta65 Capítulo 65 La deuda66 Capítulo 66 Su forma de conseguir el dinero67 Capítulo 67 Qué hace este degenerado aquí68 Capítulo 68 La respuesta de Evie69 Capítulo 69 Dónde está Trevor70 Capítulo 70 Una bendición oculta71 Capítulo 71 Castigo72 Capítulo 72 Una chica bella y un auto de lujo73 Capítulo 73 El lápiz labial74 Capítulo 74 Cómo puede ser posible75 Capítulo 75 Invitación a una fiesta de cumpleaños76 Capítulo 76 El motivo de la invitación77 Capítulo 77 El rico misterioso78 Capítulo 78 Difícil decisión79 Capítulo 79 Identidades ocultas80 Capítulo 80 El último asiento libre81 Capítulo 81 Un trabajador ocasional82 Capítulo 82 En defensa de Trevor83 Capítulo 83 El señor Sanderson.84 Capítulo 84 Video explícito85 Capítulo 85 El sorprendente video86 Capítulo 86 Ebriedad incontrolable87 Capítulo 87 El héroe88 Capítulo 88 Sin consecuencias89 Capítulo 89 Tomar el control del nuevo restaurante90 Capítulo 90 No puedes pagar un automóvil91 Capítulo 91 Preste atención a sus modales92 Capítulo 92 Alguien conocido93 Capítulo 93 El recuerdo desolado94 Capítulo 94 Ambiente incómodo95 Capítulo 95 Una chica de buen corazón96 Capítulo 96 Una mesa pequeña para Trevor97 Capítulo 97 Platillos especiales98 Capítulo 98 Cliente cien mil99 Capítulo 99 Su número100 Capítulo 100 No lo toques si no puedes pagarlo