icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 3
Volver a casa
Palabras:1053    |    Actualizado en:10/01/2023

El ambiente de la habitación estaba bastante tenso. Incluso parecía como si el aire se hubiera congelado.

Debido a la mentira de Keely, Marco estaba furioso.

El médico que había atendido a Keely estaba temblando como una gelatina.

"¿No dijo que el riñón de Keely había resultado herido y que necesitaría un trasplante urgente? ¿Cómo explica esto?", le preguntó Marco al médico con una expresión seria.

Gotas de sudor frío perlaron la frente del galeno, quien estaba demasiado asustado para hablar.

"¿Qué tipo de médico es usted? Debería trabajar en otra cosa. ¡Yo personalmente me encargaré de eso!", agregó Marco.

Al escuchar las palabras del hombre, el médico tembló de miedo, porque sabía que no estaba bromeando. Si lo denunciaba a la asociación de médicos, nunca más podría volver a ejercer su profesión.

Sin quedarle otra opción, el galeno confesó:

"Por favor no haga eso, señor Bryant. La señorita Haywood me ordenó darles ese diagnóstico. Le prometo que no volveré a hacer algo así".

"¡Fuera de aquí!".

Como el médico no se movió, Marco miró a su guardaespaldas, quien inmediatamente echó al hombre.

Entonces, se giró para mirar a Keely, cuyo rostro lucía pálido. Había una pizca de decepción en los ojos del hombre cuando preguntó: "¿Es cierto lo que el médico dijo?".

Keely se echó a llorar mientras decía: "No fue mi intención engañarte. Hice eso porque Loraine no quería que estuviera a tu lado. Me enojé mucho, así que decidí darle una lección".

"¡Suficiente!", exclamó Marco porque ya estaba harto de las excusas de la chica. A continuación preguntó: "¿Querías darle una lección a Loraine quitándole un riñón? ¿Cómo puedes ser tan cruel? ¿Sabes qué? Todo esto es culpa mía. ¡No debí haberte consentido tanto!".

Al ver que el hombre estaba enojado con ella, Keely comenzó a llorar con mayor intensidad mientras suplicaba:

"¡Marco, lo siento! No debí haber hecho eso. Es solo que estaba demasiado asustada. Desde que Jorge murió, no tengo a nadie más en quien confiar. Como mi cuerpo no se ha recuperado del todo, me da miedo que te canses de mí y me abandones. ¿Puedes perdonarme esta vez? ¡Por favor!".

Jorge Riley era un amigo de Marco, quien había muerto mientras lo salvaba. Antes de fallecer, Jorge le confió a Marco su prometida, Keely, y le pidió que la cuidara.

La actitud de Marco mejoró al acordarse de su difunto amigo y dijo:

"Le prometí a Jorge que cuidaría de ti, y tengo la intención de cumplir mi promesa".

Justo cuando Keely exhaló un suspiro de alivio, Marco dijo algo que resultó muy desagradable a sus oídos...

"Sin embargo, Loraine es mi esposa, así que no vuelvas a meterte con ella. Que este incidente sea el primero y el último. ¿Entendido?".

De inmediato, una expresión de sorpresa apareció en el rostro de Keely, y dijo:

"Marco, ¿cómo puedes decirme eso? Loraine es solo una chica de origen humilde, así que no es digna de ser tu esposa. En los últimos tres años, lo único que ha hecho es hacer pasar vergüenza a tu familia. ¿Realmente tienes la intención de vivir con ella por el resto de tu vida? Además, ya te pidió el divorcio. ¿Por qué no accedes a su petición?".

"Keely, mantente al margen de este asunto. Mi matrimonio no es de tu incumbencia", contestó Marco mientras le dirigía a la chica una mirada fría, la cual la asustó tanto que hizo que guardara silencio.

A continuación, el hombre se marchó, visiblemente furioso. En ese momento no pudo evitar pensar en lo decidida que parecía Loraine cuando le pidió el divorcio.

Fue un duro golpe para él que su esposa se atreviera a hacer tal petición, ya que divorciarse nunca había pasado por su mente.

Aunque no la amaba, la quería tener como la anfitriona de su casa; de hecho, esa fue la razón por la que accedió a casarse con ella.

Como Loraine era una huérfana que creció en el campo, no tenía a nadie en quien confiar. Por eso, era muy fácil controlarla.

En el pasado, Loraine había atendido a Marco bastante bien, y era muy obediente, sin importar cómo él la tratara.

Por esa razón, el hombre pensaba que, después de todo, estar casado con ella no era una mala idea.

Simplemente, no quería dejarla ir. Como Loraine le pidió el divorcio debido al altercado con Keely, Marco decidió hablar con ella y compensarla.

Después de hacerle un gesto a su subordinado, Marco le ordenó: "Encuentra a Loraine y transfiere cinco millones a su cuenta bancaria".

Sin embargo, este no obedeció de inmediato. En respuesta, miró a su jefe con una expresión de preocupación.

Ante eso, Marco frunció el ceño, y preguntó: "¿Por qué sigues ahí parado? Si tienes algo que decir, solo dilo".

"Después de que la señora Bryant saliera del hospital, un hombre que llegó en un automóvil de lujo la recogió".

"¿Qué?".

Marco frunció el ceño mientras apretaba los puños.

Algo no andaba bien. Al parecer, las cosas estaban a punto de salirse de su control.

"¡Investiga quién es ese hombre, y trae a mi esposa de vuelta de inmediato!", ordenó Marco con enojo.

En ese mismo momento, Loraine recuperó la conciencia gradualmente.

En esa ocasión no se encontraba sola en la habitación de un hospital. Estaba en un dormitorio cálido y lujoso.

"¿Por fin recordaste que este es tu verdadero hogar? No entiendo por qué aguantas todo esto por un hombre. ¿Acaso te acuerdas que eres parte de la familia Torres? ¡Pues no actúas como tal!".

Cuando Loraine escuchó esa voz familiar, se giró para mirar en la dirección de la que venía. Un anciano de cabello cano con un aura imponente estaba sentado en el borde de la cama.

La mujer no pudo evitar estallar en llanto cuando vio a su abuelo.

"Lo siento mucho, abuelo. No debí haberlos dejado. Lamento haberte roto el corazón por esa escoria indigna".

Aldo Torres, quien era el CEO del grupo Universe, y una figura muy influyente en la ciudad, cambió su actitud cuando vio a su nieta llorar, por lo que la tomó de la mano, y comenzó a consolarla.

"Tranquila, princesa. No llores. Ese bastardo no te merece. Como heredera de nuestra familia, siempre debes mantener la frente en alto. El grupo Universe es tuyo. ¡Ya nadie podrá intimidarte!".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 La ama de casa2 Capítulo 2 Pedirle el divorcio3 Capítulo 3 Volver a casa4 Capítulo 4 El acuerdo de divorcio5 Capítulo 5 Su mayor arrepentimiento6 Capítulo 6 Empezar de nuevo7 Capítulo 7 Cuánto tiempo sin verte8 Capítulo 8 Número bloqueado9 Capítulo 9 La propuesta de una cita a ciegas10 Capítulo 10 Una lección11 Capítulo 11 Humillación12 Capítulo 12 Una guerra de palabras13 Capítulo 13 Descubrir la verdad14 Capítulo 14 Acoso sexual15 Capítulo 15 Una aparición repentina16 Capítulo 16 La pelea de la expareja17 Capítulo 17 Confrontación inesperada18 Capítulo 18 El ayudante secreto19 Capítulo 19 La colega mandona20 Capítulo 20 La elegida21 Capítulo 21 La nueva directora22 Capítulo 22 La fiesta de empresa23 Capítulo 23 Actuación convincente24 Capítulo 24 La mayor humillación25 Capítulo 25 Otra treta26 Capítulo 26 Evidencia27 Capítulo 27 Competencia28 Capítulo 28 Motivación29 Capítulo 29 No lo creo30 Capítulo 30 Renuncia31 Capítulo 31 El ganador del proyecto32 Capítulo 32 Relajarse en el bar33 Capítulo 33 El argumento34 Capítulo 34 La apuesta35 Capítulo 35 La carrera de autos36 Capítulo 36 Ganar37 Capítulo 37 La conjetura de Laura38 Capítulo 38 La carta del abogado39 Capítulo 39 La verdad40 Capítulo 40 Declaración41 Capítulo 41 Suceso inesperado42 Capítulo 42 Firma del contrato43 Capítulo 43 Causar problemas44 Capítulo 44 Echarla45 Capítulo 45 Una disculpa46 Capítulo 46 Ponerle las cosas difíciles47 Capítulo 47 Modifica el plan48 Capítulo 48 Exponiendo la verdad en público49 Capítulo 49 Operación fallida50 Capítulo 50 ¿Por qué Marco hizo eso 51 Capítulo 51 Una llamada extraña52 Capítulo 52 Un nuevo problema53 Capítulo 53 Esto no ha terminado54 Capítulo 54 La esperanza de los Powell55 Capítulo 55 Justicia para mi hijo56 Capítulo 56 Pedir dinero prestado57 Capítulo 57 Un encuentro inesperado58 Capítulo 58 El supuesto sugar daddy59 Capítulo 59 Trucos sucios60 Capítulo 60 Celos61 Capítulo 61 Dale una lección62 Capítulo 62 Embriagarse63 Capítulo 63 Escándalos64 Capítulo 64 El contraataque65 Capítulo 65 El propagador de rumores66 Capítulo 66 No te incumbe67 Capítulo 67 El plan de Keely68 Capítulo 68 ¿Qué hice 69 Capítulo 69 La persona equivocada70 Capítulo 70 ¿Puedes concederme este baile 71 Capítulo 71 Déjame ayudarte72 Capítulo 72 Reflexión73 Capítulo 73 Esfuerzos desperdiciados74 Capítulo 74 Regalos75 Capítulo 75 Subasta de caridad76 Capítulo 76 Una ridícula oferta77 Capítulo 77 Mujer rencorosa78 Capítulo 78 La subasta79 Capítulo 79 Una pintura falsa80 Capítulo 80 La imitación era más costosa81 Capítulo 81 El donante de la pintura82 Capítulo 82 Comportamiento infantil83 Capítulo 83 El mundo es tan pequeño84 Capítulo 84 ¿Se preocupa por Loraine 85 Capítulo 85 Me desharé de él por ti86 Capítulo 86 Autolesión87 Capítulo 87 La mentira de Keely88 Capítulo 88 Su prometida89 Capítulo 89 Estafadora90 Capítulo 90 La ambición de Florence91 Capítulo 91 La visita de Liza92 Capítulo 92 Otros regalos93 Capítulo 93 Regalos de Wesley94 Capítulo 94 Chismes sobre Loraine95 Capítulo 95 Lecciones de romance96 Capítulo 96 Triángulo amoroso97 Capítulo 97 Protesta98 Capítulo 98 La caída de Eliza99 Capítulo 99 Un golpe certero100 Capítulo 100 El señor T