icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 2
Tres años de matrimonio sin amor
Palabras:1023    |    Actualizado en:17/10/2022

Hacía tres años, el padre de Adeline fracasó en los negocios y acabó teniendo demasiadas deudas. A raíz de ello, muchos acreedores fueron a exigir su dinero. Para poder pagar cuanto antes, la familia Dawson no tuvo más remedio que acudir a la familia Clemons en busca de ayuda, ya que habían hecho un trato años atrás para casar a sus hijos. Esperaban que Adeline se casara con Brendan y que la familia Clemons les diera una gran cantidad de dinero para ayudarlos a superar la crisis.

Los Clemons eran ricos y poderosos, pero Brendan Clemons era un notorio playboy.

Adeline no lo conocía, y había otro chico que le gustaba. Al principio, cuando su padre le pidió que se casara con Brendan, se negó. Pero entonces, este la amenazó con su madre mentalmente enferma. Al final, no tuvo más opción que aceptar.

Antes de la boda, las dos familias habían concertado un encuentro entre ambos.

La chica se mostró muy renuente a ir a la casa de los Clemons.

Ese día, el sol brillaba con intensidad. Cuando ella vio a Brendan por primera vez, los ojos del hombre se llenaron de impaciencia. Él se veía muy atractivo. Le hacía evocar a Romeo, el de aquella clásica historia de amor.

Cuando Brendan se le acercó, ella sintió que su corazón se aceleraba y las palmas de sus manos se humedecían por el sudor. No esperaba que su futuro marido fuera el mismo chico del que había estado enamorada por muchos años.

Todavía podía recordar su primera conversación aquella tranquila tarde. Con alegría, ella le dijo: "Hola. Me llamo Adeline Dawson, y soy tu futura esposa".

Como respuesta, él se burló. Sentado en el sofá con sus largas piernas cruzadas, le dijo fríamente: "¿Adeline Dawson? Como sea. La verdad es que mi abuelo está gravemente enfermo y postrado en cama. Pero quiere tener un bisnieto antes de morir. Si tuviera una salud excelente, no me casaría contigo. Mi familia le dará a la tuya una suma de dinero para que resuelva sus problemas. Pero luego de casarnos, solo seremos marido y mujer de nombre. No esperes que te quiera y te cuide. Tu tarea consistirá solo en dar un heredero a la familia Clemons. ¿Te quedó claro?".

Mirando sus ojos fríos y sin emoción, Adeline supo que no le gustó a él.

Pero seguía siendo Brendan Clemons, el hombre que ella quería.

Y esta era la única forma de acercarse a él.

Ella se casaría con él y guardaba esperanza.

Se esforzaría al máximo. Sería amable con él y lo amaría, y tal vez algún día él sintiera algo por ella.

No obstante, resultó que se había equivocado increíblemente.

En los últimos tres años, ella le había dado todo su corazón. Todas las mañanas se levantaba temprano a prepararle el desayuno, y hacía todo por él, pero a cambio, él la trataba como si fuera nada.

No recordaba su cumpleaños ni mucho menos su aniversario de bodas. Cuando los mayores celebraban sus cumpleaños y se suponía que debían aparecer juntos en las fiestas, pero él nunca iba. Hubo un momento en que tuvo un dolor de estómago tan fuerte que se estremecía y hacía gestos de dolor. Y cuando ella lo llamó, él le dijo: "Estoy muy ocupado ahora mismo. No me llames si no es urgente".

Entonces le colgó.

En ese momento, a ella le costó llegar al hospital por sí misma. Firmó sus propios papeles y contrató a una enfermera para que la cuidara. Tras recibir el alta, volvió a casa sola. Brendan nunca se molestó en preguntarle dónde había estado. Ni siquiera estaba segura de que él se hubiese dado cuenta de que no había estado en casa durante días.

Sin embargo, sí se preocupaba mucho por Tiffany Clemons.

Arreglaba cualquier asunto trivial para ella.

Cuando ella se casó con él, conoció a Tiffany, la cuñada de su esposo. Brendan, su hermano mayor, y Tiffany eran amigos de la infancia y crecieron juntos.

Tanto Brendan como su hermano se enamoraron de ella, pero esta eligió al mayor. Más tarde, su hermano tuvo un accidente y resultó gravemente herido. Desde entonces, su salud era precaria. Después de que su hermano y Tiffany se casaran, decidieron vivir en el extranjero.

Lamentablemente, el hermano de Brendan falleció, y él se fue al extranjero para traer sus cenizas. También se llevó a Tiffany con él y le dio uno de sus apartamentos para que viviera en él.

Cada vez que le pasaba algo a ella, Brendan iba a verla inmediatamente.

Siempre estaban juntos como si fueran una pareja de verdad, mientras que Adeline, la esposa legal de Brendan, era como una extraña para él.

Ella se consolaba diciéndose que Tiffany era solo la cuñada de su marido, y que él nunca tendría una aventura con ella.

Pero un día recibió una foto de Tiffany, y en ella, Brendan llevaba un delantal y estaba en la cocina preparando comida. Adeline llevaba tres años casada con él, y ni una sola vez le había preparado una comida.

La chica no quería creerlo, así que decidió hacerle una visita a Tiffany.

Y fue Brendan quien le abrió la puerta. Con una simple camisa blanca, él se quedó en la puerta, la miró y le preguntó con frialdad: "¿Y tú qué haces aquí?".

Por su tono, se notaba que estaba disgustado. Se dirigió a ella como si su mera presencia ya hubiera arruinado todo su día.

Tiffany estaba de pie detrás de él, y solo tenía una toalla de baño envuelta en su cuerpo. Y entonces le guiñó un ojo a Adeline con una sonrisa traviesa.

Esta se quedó mirando la escena que tenía delante. No lo podía creer.

Tiffany era la cuñada de Brendan. ¿Cómo podía estar en la misma habitación que él vestida de esa forma?

Adeline esperó a que salieran sus lágrimas enfurecidas, pero no sintió absolutamente nada. Pensó que se enfadaría al verlos en esa situación, pero estaba tranquila.

Tal vez porque Brendan la había decepcionado tantas veces que había perdido toda esperanza. Se había terminado. Se dio la vuelta y se marchó a casa.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Experiencia magnífica2 Capítulo 2 Tres años de matrimonio sin amor3 Capítulo 3 Como lo quieres4 Capítulo 4 Sin lugar a donde ir5 Capítulo 5 El amor no se puede forzar6 Capítulo 6 Vamos a emborracharnos7 Capítulo 7 En el bar8 Capítulo 8 Todo corre por mi cuenta9 Capítulo 9 Cada minuto con él fue una tortura10 Capítulo 10 Mantente alejado de ella11 Capítulo 11 Otro aspecto de ella12 Capítulo 12 Una mujer encantadora13 Capítulo 13 Hablas en serio sobre el divorcio14 Capítulo 14 Estado crítico15 Capítulo 15 No te daré un hijo16 Capítulo 16 No me divorciaré de ti17 Capítulo 17 Un lugar para buscar sensaciones18 Capítulo 18 Su beso19 Capítulo 19 No voy a volver a ese lugar20 Capítulo 20 Estás loco21 Capítulo 21 Una mujer casada es más experimentada para seducir a los hombres22 Capítulo 22 Debe haberse enredado con muchos hombres23 Capítulo 23 Su madre24 Capítulo 24 Cómo te atreves a golpear a mi esposa25 Capítulo 25 Un idiota26 Capítulo 26 No fue tan fácil27 Capítulo 27 Ya no volveré a pisar esta villa28 Capítulo 28 Pagar por lo que acabas de hacer29 Capítulo 29 No eres una puta30 Capítulo 30 Me enfermas31 Capítulo 31 La llama del amor32 Capítulo 32 Discúlpate con ella33 Capítulo 33 Sal con Brendan34 Capítulo 34 Eres demasiado orgulloso35 Capítulo 35 Ningún hombre la rechazaría36 Capítulo 36 La carrera era lo más importante para un hombre37 Capítulo 37 Soy la única señora Clemons38 Capítulo 38 Tú eres el único culpable39 Capítulo 39 Divorcio40 Capítulo 40 Quién es ese anciano41 Capítulo 41 La mujer en las noticias42 Capítulo 42 Asumir la responsabilidad43 Capítulo 43 No podrás casarte con otra mujer44 Capítulo 44 Crisis en la empresa45 Capítulo 45 Dos hombres, una mujer46 Capítulo 46 Estás embarazada47 Capítulo 47 El padre del bebé48 Capítulo 48 Tendré al bebé49 Capítulo 49 Por qué fingir que te importa50 Capítulo 50 La licitación51 Capítulo 51 Solo quiero a Rodger52 Capítulo 52 No la empujé53 Capítulo 53 Todo es por tu culpa54 Capítulo 54 No eres más que una escoria55 Capítulo 55 No estoy interesado56 Capítulo 56 Secuestro múltiple57 Capítulo 57 Bombas de tiempo58 Capítulo 58 Una difícil decisión59 Capítulo 59 Eres una cualquiera60 Capítulo 60 Ella ya no te quiere61 Capítulo 61 Comprométete con tus relaciones62 Capítulo 62 Enamorado63 Capítulo 63 Dime tu precio64 Capítulo 64 No habrá boda65 Capítulo 65 Mantener la distancia66 Capítulo 66 Abortar67 Capítulo 67 Los embarazos68 Capítulo 68 Sal de aquí69 Capítulo 69 Qué es lo que te pasa70 Capítulo 70 Brendan era un idiota71 Capítulo 71 De repente lo entendió72 Capítulo 72 Brendan era impotente73 Capítulo 73 Menos que una bestia74 Capítulo 74 Un intento desesperado75 Capítulo 75 Quería besarla y abrazarla76 Capítulo 76 Creo que es especial77 Capítulo 77 Un hombre aburrido78 Capítulo 78 Él es salvaje por dentro79 Capítulo 79 Desgraciadamente no tenía otra opción80 Capítulo 80 No te hagas la inocente81 Capítulo 81 Un mal tipo como yo82 Capítulo 82 Tener sexo de nuevo83 Capítulo 83 Un hombre diferente84 Capítulo 84 Eran la pareja perfecta85 Capítulo 85 Ella debe de guardar más secretos86 Capítulo 86 Por qué no te mueres87 Capítulo 87 Tiene tanta suerte de casarse conmigo88 Capítulo 88 Déjenla divertirse89 Capítulo 89 No te rindas conmigo90 Capítulo 90 No tienes que hacer esto por mí91 Capítulo 91 Todos mis esfuerzos son en vano92 Capítulo 92 Admitiré la derrota93 Capítulo 93 Dejarlo sin poder hacer nada94 Capítulo 94 Los hombres son astutos95 Capítulo 95 No quiero volver a verte96 Capítulo 96 Tan solo una aventura97 Capítulo 97 La inocencia de Brendan98 Capítulo 98 Ni siquiera puede pasar como su amante99 Capítulo 99 La única esposa del señor Clemons100 Capítulo 100 Celos