icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 6
Vamos a emborracharnos
Palabras:1062    |    Actualizado en:17/10/2022

"¡De acuerdo!".

Finalmente, una genuina sonrisa iluminó el rostro de Adeline.

Lo único que ella había hecho durante los últimos tres años era atender a su marido, sin poder tener una vida propia, o gozar de momentos de diversión.

De ese día en adelante, viviría para sí misma.

Cuando una mujer se casaba con alguien que era parte de una familia poderosa y rica, se arriesgaba a tener una vida muy difícil. Después de que Adeline se casara, todos se dedicaron a recordarle que tenía que ser consciente de cuál era su lugar, de lo que decía y, sobre todo, que debía tener mucho cuidado con sus acciones. Por ello, siempre se comportó de una manera dócil y obediente con la familia Clemons. Su vida había estado tan controlada que ni siquiera podía elegir qué ropa se pondría o la joya que usaría. Desde que se convirtió en la esposa de Brendan, se había comprometido a cumplir con las exigencias de su familia, así que era la más correcta y remilgada, lo cual era una de las principales características de cualquier esposa perteneciente a una familia rica y poderosa. No había lugar para errores.

Al convertirse en la señora Clemons, Adeline, quien de por sí ya era hermosa, se convirtió en una mujer elegante, lo cual acentuó su belleza. Sin embargo, durante ese proceso, la chica perdió su propia alma.

Ahora todo sería diferente, por lo que abrió su armario para escoger un vestido ajustado de satén color rojo y se maquilló de una manera exquisita.

Myah se asombró desde el momento en que ella salió arreglada, al grado de que pensó que alguien le había cambiado a su mejor amiga. "¡Guau! Te ves impresionantemente bella, Addie. Apuesto a que todas las miradas de los hombres estarán puestas en ti desde el momento en que entremos al bar".

"¡No exageres!". Adeline no sentía ser una chica hermosa, pero ese día estaba feliz de poderse poner lo que se le antojara. Todavía le costaba creer que finalmente había roto esos molestos grilletes que le impedían ser ella misma.

Myah escogió el Callie's, un bar que estaba de moda en la ciudad y pisó el acelerador de su auto para dirigirse hacia allá.

Mientras tanto, un grupo de jóvenes pudientes se encontraba en ese mismo lugar, divirtiéndose un buen momento.

En una de las salas VIP de Callie's, el aire estaba lleno de humo, mientras el tintineo de las copas de cristal y el sonido de la música rave amenizaban el ambiente para la gente que departía con gusto.

Varios jóvenes vestidos con costosos atuendos a la última moda estaban sentados en los mullidos sofás rodeados de hermosas mujeres riendo y conversando entre sí, en la comodidad de su sala privada. No muy lejos de allí, algunas chicas cantaban las letras de los hits del momento.

La tenue luz de la lámpara proyectó una sombra sobre el rostro de Brendan. Tenía las mandíbulas apretadas con fuerza, al tiempo que miraba hacia un lugar indefinido con los ojos tan oscuros como un cielo sin estrellas.

"Es muy tarde, Brendan. ¿Por qué sigues aquí? ¿No deberías estar en casa? Escuché que tu esposa se queda despierta todas las noches esperándote y que, si no llegas temprano, te llama para exigirte que regreses. ¿Es cierto?". El que hablaba era Rex Murray, un joven famoso por ser un playboy consumado, que se burlaba de su amigo levantando las cejas.

Todos los que estaban allí pertenecían al mismo grupo de amigos y habían crecido juntos. Aunque Brendan y Adeline nunca celebraron una ceremonia de boda, todos sabían que se habían unido en matrimonio.

Y obviamente estaban enterados de la razón por la que Adeline se casó con un miembro de los Clemons. Como todos pertenecían a familias adineradas, naturalmente despreciaban a Adeline, ya que la consideraban una cazafortunas, lo cual ocasionaba que la voz de Rex estuviera llena de desprecio.

"La familia Dawson es muy débil y les será difícil sobrevivir sin la ayuda de la familia Clemons. Esa fue la razón por la que insistieron en casar a Adeline con Brendan. En mi opinión, esa mujer está loca si cree que podrá controlar a su marido. Debería concentrarse en quedar embarazada y dar a luz a un heredero, pues es todo para lo que sirve". Después de unas cuantas copas de vino, Nolan Douglas empezaba a hablar de una manera desenfrenada.

"Chicos, muestren un poco de respeto, ¿quieren?". Taylor Gordon, quien era el mejor amigo de Brendan, movió la cabeza con desaprobación. "Sí, es cierto que la familia Dawson no es tan rica como las nuestras, pero no creo que eso haga de Adeline una mala persona. Realmente está haciendo un gran trabajo como esposa de Brendan. Puede que ahora solo sea un ama de casa, pero tiene su propia carrera. Ella no es tan mala como lo están pensando".

Adeline trabajó como diseñadora de interiores y, en realidad, Taylor en realidad la conocía desde que estaba decorando su casa. De hecho, él la recordaba como una chica amable y con una buena educación. Después de eso, él visitó a la familia Clemons varias veces, por lo que en alguna ocasión Adeline cocinó y lo invitó a cenar con ellos. Una vez que terminó la cena, los hombres fueron al estudio para conversar y Adeline les preparó un poco de té; durante el resto de la noche no los molestó.

En esa ocasión, cuando Taylor estaba a punto de irse, estaba cayendo una fuerte lluvia y Adeline le dio un paraguas, porque estaba preocupada de que pudiera resfriarse.

Definitivamente, la pareja de su amigo había dejado una buena impresión en Taylor. En realidad, él estaría agradecido con la vida si pudiera conseguir una esposa tan buena como ella.

Por lo tanto, a menudo trataba de convencer a Brendan para que fuera más amable con su mujer.

"Ella es solamente una diseñadora de interiores. ¿Qué tiene de bueno?", preguntó Rex con desdén. "Olvídate de ella, y vamos a emborracharnos esta noche, Brendan".

El rostro del joven Clemons se puso más sombrío.

¿Había Adeline hecho un buen trabajo como esposa?

Pensando en sus palabras y en el momento en que tomó sus maletas para irse, Brendan se sintió un poco abatido.

"Bueno, como ella no está en casa esta noche, tengo la noche libre. ¡Me quedaré y beberé con ustedes!".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Experiencia magnífica2 Capítulo 2 Tres años de matrimonio sin amor3 Capítulo 3 Como lo quieres4 Capítulo 4 Sin lugar a donde ir5 Capítulo 5 El amor no se puede forzar6 Capítulo 6 Vamos a emborracharnos7 Capítulo 7 En el bar8 Capítulo 8 Todo corre por mi cuenta9 Capítulo 9 Cada minuto con él fue una tortura10 Capítulo 10 Mantente alejado de ella11 Capítulo 11 Otro aspecto de ella12 Capítulo 12 Una mujer encantadora13 Capítulo 13 Hablas en serio sobre el divorcio14 Capítulo 14 Estado crítico15 Capítulo 15 No te daré un hijo16 Capítulo 16 No me divorciaré de ti17 Capítulo 17 Un lugar para buscar sensaciones18 Capítulo 18 Su beso19 Capítulo 19 No voy a volver a ese lugar20 Capítulo 20 Estás loco21 Capítulo 21 Una mujer casada es más experimentada para seducir a los hombres22 Capítulo 22 Debe haberse enredado con muchos hombres23 Capítulo 23 Su madre24 Capítulo 24 Cómo te atreves a golpear a mi esposa25 Capítulo 25 Un idiota26 Capítulo 26 No fue tan fácil27 Capítulo 27 Ya no volveré a pisar esta villa28 Capítulo 28 Pagar por lo que acabas de hacer29 Capítulo 29 No eres una puta30 Capítulo 30 Me enfermas31 Capítulo 31 La llama del amor32 Capítulo 32 Discúlpate con ella33 Capítulo 33 Sal con Brendan34 Capítulo 34 Eres demasiado orgulloso35 Capítulo 35 Ningún hombre la rechazaría36 Capítulo 36 La carrera era lo más importante para un hombre37 Capítulo 37 Soy la única señora Clemons38 Capítulo 38 Tú eres el único culpable39 Capítulo 39 Divorcio40 Capítulo 40 Quién es ese anciano41 Capítulo 41 La mujer en las noticias42 Capítulo 42 Asumir la responsabilidad43 Capítulo 43 No podrás casarte con otra mujer44 Capítulo 44 Crisis en la empresa45 Capítulo 45 Dos hombres, una mujer46 Capítulo 46 Estás embarazada47 Capítulo 47 El padre del bebé48 Capítulo 48 Tendré al bebé49 Capítulo 49 Por qué fingir que te importa50 Capítulo 50 La licitación51 Capítulo 51 Solo quiero a Rodger52 Capítulo 52 No la empujé53 Capítulo 53 Todo es por tu culpa54 Capítulo 54 No eres más que una escoria55 Capítulo 55 No estoy interesado56 Capítulo 56 Secuestro múltiple57 Capítulo 57 Bombas de tiempo58 Capítulo 58 Una difícil decisión59 Capítulo 59 Eres una cualquiera60 Capítulo 60 Ella ya no te quiere61 Capítulo 61 Comprométete con tus relaciones62 Capítulo 62 Enamorado63 Capítulo 63 Dime tu precio64 Capítulo 64 No habrá boda65 Capítulo 65 Mantener la distancia66 Capítulo 66 Abortar67 Capítulo 67 Los embarazos68 Capítulo 68 Sal de aquí69 Capítulo 69 Qué es lo que te pasa70 Capítulo 70 Brendan era un idiota71 Capítulo 71 De repente lo entendió72 Capítulo 72 Brendan era impotente73 Capítulo 73 Menos que una bestia74 Capítulo 74 Un intento desesperado75 Capítulo 75 Quería besarla y abrazarla76 Capítulo 76 Creo que es especial77 Capítulo 77 Un hombre aburrido78 Capítulo 78 Él es salvaje por dentro79 Capítulo 79 Desgraciadamente no tenía otra opción80 Capítulo 80 No te hagas la inocente81 Capítulo 81 Un mal tipo como yo82 Capítulo 82 Tener sexo de nuevo83 Capítulo 83 Un hombre diferente84 Capítulo 84 Eran la pareja perfecta85 Capítulo 85 Ella debe de guardar más secretos86 Capítulo 86 Por qué no te mueres87 Capítulo 87 Tiene tanta suerte de casarse conmigo88 Capítulo 88 Déjenla divertirse89 Capítulo 89 No te rindas conmigo90 Capítulo 90 No tienes que hacer esto por mí91 Capítulo 91 Todos mis esfuerzos son en vano92 Capítulo 92 Admitiré la derrota93 Capítulo 93 Dejarlo sin poder hacer nada94 Capítulo 94 Los hombres son astutos95 Capítulo 95 No quiero volver a verte96 Capítulo 96 Tan solo una aventura97 Capítulo 97 La inocencia de Brendan98 Capítulo 98 Ni siquiera puede pasar como su amante99 Capítulo 99 La única esposa del señor Clemons100 Capítulo 100 Celos