icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 7
En el bar
Palabras:908    |    Actualizado en:17/10/2022

"¿Ella no está en casa?", preguntó Taylor con sorpresa, luego de escuchar lo que dijo Brendan. "¿Acaso tuvieron alguna discusión? Me resulta extraño, sobre todo considerando que Adeline tiene buen carácter y además es muy obediente contigo. ¿Cómo es posible que ustedes dos hayan tenido una pelea? ¿Le hiciste algo?".

Taylor continuó preguntando, mientras su rostro mostraba cada vez más preocupación. "Brendan, ten en cuenta que a pesar de todo ella es tu esposa. Deberías ser más considerado con ella. ¿No te das cuenta de lo tarde que es? Y aun así dices tan tranquilamente que Adeline no está en casa. ¿Acaso no te preocupa su seguridad? ¿Adónde podría haber ido en este momento? ¿Sabes dónde está? ¿Y si está en peligro?".

'¿En peligro?', pensó Brendan para sí. Y enseguida su rostro se ensombreció.

Fue ella quien empacó sus cosas y salió de la villa sin mirar atrás. Incluso estaba lloviendo afuera cuando se marchó y no le importó. Él rara vez le preguntaba a ella por su familia, los Dawson. Ni siquiera sabía si su esposa tenía amigos o algún conocido cercano. Lo único de lo que Brendan estaba seguro era de que Adeline no se llevaba bien con su propia familia. '¿Adónde habrá ido?', se preguntó.

Sin embargo, se detuvo de inmediato en ese pensamiento. ¿Por qué debería preocuparse tanto por ella?

Él solo se había casado con esa mujer para tener un heredero; y a cambio de eso, los Clemons, su familia, le darían el apoyo a los Dawson. Entonces, ¿cómo podría ella realmente divorciarse de él? Seguramente todo esto era solo otro pequeño truco de Adeline para llamar su atención.

Entretanto, las palabras de Taylor también molestaron a Rex. "Deja ya de decir estupideces, Taylor. Vinimos aquí esta noche solo para divertirnos y relajarnos un rato. ¿Por qué siempre sientes esa necesidad de sacar a relucir a esa mujer? ¡Deja de sabotear nuestra noche de diversión!".

Dicho esto, él hizo señas al mesero y ordenó:

"¡Tráiganos una docena de botellas de Blanc de Noirs de Champagne Armand de Brignac!".

Rex pidió una docena de uno de los mejores champanes del mundo. De hecho, cada año se producían como máximo solo tres mil botellas y cada una costaba una fortuna. El pedido del hombre fue desmedido, pero el mesero se alegró mucho de escucharlo.

"¡Vaya, Rex! ¡Por lo visto hoy estás muy generoso!".

"No es nada. Mientras Brendan sea feliz, vale la pena".

Sentado en el sofá, este último permaneció inexpresivo. Desde la penumbra, su rostro tan escultural se veía realmente muy hermoso.

Tenía la particularidad de emanar un aura indiferente que lo hacía parecer inaccesible. Él simplemente se sentó allí y bebió de su copa lentamente.

Mientras Brendan permanecía en silencio, sus amigos sostenían hermosas mujeres jóvenes a su lado y jugaban con ellas de forma divertida.

Después de unos minutos, apareció el mesero solo con cinco botellas de champán.

"Lo siento mucho, señor. La verdad es que teníamos quince botellas disponibles esta noche, pero las clientas del salón de al lado ya compraron las otras diez. Hicieron el pedido antes que usted. Lo siento mucho".

"¿Diez botellas? ¿Cómo podrían pagar por tanto champán? ¿Quiénes son esas personas? Me gustaría verlas", espetó Rex, un poco indignado. Seguidamente, se puso de pie y salió de la habitación donde ellos se encontraban.

El bar era realmente muy amplio. Tan pronto como Adeline entró y se sentó en la barra, le pidió al cantinero que le trajera algunas bebidas. "¡Por la libertad!", brindó Myah alzando su copa, muy animada. Ellas entrechocaron las copas y se rieron, divertidas.

En la penumbra del bar, la figura de Adeline se veía muy hermosa, tenía puesto un llamativo vestido color rojo y su larga cabellera suelta la hacía lucir aún más sexi y atractiva.

Mientras tanto, una banda estaba tocando en el escenario.

Ella puso el codo en la barra del bar y luego apoyó la barbilla sobre el dorso de su mano. Mientras sorbía su bebida, disfrutaba de las canciones del grupo musical.

Muchos hombres la miraban con ojos lujuriosos, ansiosos por acercarse a ella y abordarla. Sin embargo, aunque Adeline se veía tentadora con ese vestido rojo, algo en su mirada fría la hacía parecer extremadamente distante. Así que los hombres a su alrededor solo podían contemplarla boquiabiertos, con el anhelo de tener la suerte de llamar la atención de la fascinante dama de rojo.

Sin embargo, ella solo se interesó por la música y los instrumentos musicales; incluso, desde que era una niña, sentía una gran admiración por esta forma de arte. De hecho, cuando estaba en la universidad, ella tocaba en una banda, pero luego, por alguna razón, el grupo se disolvió.

Fue una pena que se separaran.

Poco a poco, el alcohol comenzó a vibrar en su cuerpo junto con la música.

Adeline dejó su copa a un lado y luego se unió a la banda en el escenario.

Después de discutir con algunos de los músicos, la mujer tomó una guitarra y se sacudió el cabello de la cara. Al escuchar el preludio de la banda, rápidamente siguió el ritmo.

La verdad es que tocaba la guitarra con mucha destreza.

De repente, el bar se llenó de una música hechizante y cautivadora.

La atmósfera, inicialmente sobria, se disipó rápidamente y la energía en el lugar se volvió electrizante. Enseguida, todos miraron a la dama del vestido rojo en el escenario y sus ojos brillaron sorprendidos.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Experiencia magnífica2 Capítulo 2 Tres años de matrimonio sin amor3 Capítulo 3 Como lo quieres4 Capítulo 4 Sin lugar a donde ir5 Capítulo 5 El amor no se puede forzar6 Capítulo 6 Vamos a emborracharnos7 Capítulo 7 En el bar8 Capítulo 8 Todo corre por mi cuenta9 Capítulo 9 Cada minuto con él fue una tortura10 Capítulo 10 Mantente alejado de ella11 Capítulo 11 Otro aspecto de ella12 Capítulo 12 Una mujer encantadora13 Capítulo 13 Hablas en serio sobre el divorcio14 Capítulo 14 Estado crítico15 Capítulo 15 No te daré un hijo16 Capítulo 16 No me divorciaré de ti17 Capítulo 17 Un lugar para buscar sensaciones18 Capítulo 18 Su beso19 Capítulo 19 No voy a volver a ese lugar20 Capítulo 20 Estás loco21 Capítulo 21 Una mujer casada es más experimentada para seducir a los hombres22 Capítulo 22 Debe haberse enredado con muchos hombres23 Capítulo 23 Su madre24 Capítulo 24 Cómo te atreves a golpear a mi esposa25 Capítulo 25 Un idiota26 Capítulo 26 No fue tan fácil27 Capítulo 27 Ya no volveré a pisar esta villa28 Capítulo 28 Pagar por lo que acabas de hacer29 Capítulo 29 No eres una puta30 Capítulo 30 Me enfermas31 Capítulo 31 La llama del amor32 Capítulo 32 Discúlpate con ella33 Capítulo 33 Sal con Brendan34 Capítulo 34 Eres demasiado orgulloso35 Capítulo 35 Ningún hombre la rechazaría36 Capítulo 36 La carrera era lo más importante para un hombre37 Capítulo 37 Soy la única señora Clemons38 Capítulo 38 Tú eres el único culpable39 Capítulo 39 Divorcio40 Capítulo 40 Quién es ese anciano41 Capítulo 41 La mujer en las noticias42 Capítulo 42 Asumir la responsabilidad43 Capítulo 43 No podrás casarte con otra mujer44 Capítulo 44 Crisis en la empresa45 Capítulo 45 Dos hombres, una mujer46 Capítulo 46 Estás embarazada47 Capítulo 47 El padre del bebé48 Capítulo 48 Tendré al bebé49 Capítulo 49 Por qué fingir que te importa50 Capítulo 50 La licitación51 Capítulo 51 Solo quiero a Rodger52 Capítulo 52 No la empujé53 Capítulo 53 Todo es por tu culpa54 Capítulo 54 No eres más que una escoria55 Capítulo 55 No estoy interesado56 Capítulo 56 Secuestro múltiple57 Capítulo 57 Bombas de tiempo58 Capítulo 58 Una difícil decisión59 Capítulo 59 Eres una cualquiera60 Capítulo 60 Ella ya no te quiere61 Capítulo 61 Comprométete con tus relaciones62 Capítulo 62 Enamorado63 Capítulo 63 Dime tu precio64 Capítulo 64 No habrá boda65 Capítulo 65 Mantener la distancia66 Capítulo 66 Abortar67 Capítulo 67 Los embarazos68 Capítulo 68 Sal de aquí69 Capítulo 69 Qué es lo que te pasa70 Capítulo 70 Brendan era un idiota71 Capítulo 71 De repente lo entendió72 Capítulo 72 Brendan era impotente73 Capítulo 73 Menos que una bestia74 Capítulo 74 Un intento desesperado75 Capítulo 75 Quería besarla y abrazarla76 Capítulo 76 Creo que es especial77 Capítulo 77 Un hombre aburrido78 Capítulo 78 Él es salvaje por dentro79 Capítulo 79 Desgraciadamente no tenía otra opción80 Capítulo 80 No te hagas la inocente81 Capítulo 81 Un mal tipo como yo82 Capítulo 82 Tener sexo de nuevo83 Capítulo 83 Un hombre diferente84 Capítulo 84 Eran la pareja perfecta85 Capítulo 85 Ella debe de guardar más secretos86 Capítulo 86 Por qué no te mueres87 Capítulo 87 Tiene tanta suerte de casarse conmigo88 Capítulo 88 Déjenla divertirse89 Capítulo 89 No te rindas conmigo90 Capítulo 90 No tienes que hacer esto por mí91 Capítulo 91 Todos mis esfuerzos son en vano92 Capítulo 92 Admitiré la derrota93 Capítulo 93 Dejarlo sin poder hacer nada94 Capítulo 94 Los hombres son astutos95 Capítulo 95 No quiero volver a verte96 Capítulo 96 Tan solo una aventura97 Capítulo 97 La inocencia de Brendan98 Capítulo 98 Ni siquiera puede pasar como su amante99 Capítulo 99 La única esposa del señor Clemons100 Capítulo 100 Celos