icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 8
El trabajo del maestro
Palabras:1095    |    Actualizado en:18/10/2022

"¿Qué hice ahora? ¿A quién llamas ladrona?".

Aunque Maria la cuestionó con sus cejas ligeramente fruncidas, en realidad no entró en pánico ante la acusación directa de Vivian.

"¡¿A quién más que a ti?!", soltó la otra, señalándola con un dedo directo a su cuello. Casi explotando, agregó ferozmente: "¡Sabes bien lo que hiciste! ¡Te robaste a Jadee!".

Un poco confundida, Maria miró en la dirección en la que ella la apuntaba, y descubrió que se estaba refiriendo a su colgante.

"¿Esta cosa?".

Como si no le importara lo que estaba pasando, Maria se quitó la pieza con indiferencia y se lo arrojó a Bill.

Dado que el hombre no esperaba que ella hiciera algo así, se sobresaltó ante su reacción.

Afortunadamente, estiró las manos a tiempo y logró atrapar la joya de inmediato. Vivian y Julie también se acercaron para mirar más de cerca y comprobar si realmente era Jadee.

De entre todos, Lily fue la más sorprendida.

Ella debía admitir que era bueno para ella que toda la familia Jenkins hubiera atrapado a Maria con las manos en la masa, pero ese no era el punto.

¿Cómo diablos esa chica tenía la misma pieza costosa de jade que Vivian?

Se suponía que esa era una obra de un maestro extremadamente famoso, y no había forma de que la pobretona de Maria pudiera poseer algo así.

Lo más importante aún era que era imposible que ella fuera quien lo hubiese robado ya que todo eso era solo una parte del plan de Lily para vengarse de esa recién llegada. Ella fue quien escondió a Jadee en un lugar seguro.

No obstante, su plan todavía iba bien. Lily quería que Vivian y los demás culparan a Maria, y eso era exactamente lo que estaba sucediendo. La pieza de jade de Maria no necesitaba ser la Jadee original ya que se veía exactamente igual.

"Maria, ¿quieres explicarte? ¿Por qué tienes esto?", preguntó Bill directamente, sosteniendo su adolorida cabeza.

Él solo había adoptado a esa chica porque planeaba hacer que se casara en lugar de Vivian con alguien de la familia Wilson, que no solo era una de las familias más poderosas de Sheffield, sino de todo el país, y ni siquiera con el estatus social de Bill podía obtener fácilmente la oportunidad de familiarizarse con ninguno de ellos.

Sin embargo, un día Michael Wilson, el cabeza de la familia, de repente se le acercó con una propuesta. Él quería que su nieto, Anthony, se comprometiera con su hija.

Obviamente Bill estaba encantado con esa buena noticia, puestos que de todas las otras familias prominentes en Sheffield, Michael había elegido a los comunes y corrientes Jenkins. ¿Cómo podría Bill rechazar una propuesta tan tentadora?

No obstante, algo inesperado sucedió justo después de que las dos familias hicieran el acuerdo oral.

Los Wilson estuvieron involucrados en un terrible incidente. Como eran poderosos e influyentes, también significaba que tenían muchos enemigos. Una noche, Anthony fue emboscado por sus enemigos, y lo dejaron incapacitado de las piernas.

Además, incluso Michael, su abuelo, sufrió daños por aquello y tuvo que ser hospitalizado.

El anciano estaba tan enojado que desheredó a Anthony por su incompetencia.

Coincidentemente, durante ese período, los altos ejecutivos de la empresa en la que trabajaba Vivian de repente consideraron que ella era apta para estar en un reality show y protagonizar un drama en streaming.

Entonces, mientras la carrera de la chica se disparaba, Anthony había quedado lisiado. Como cualquier padre, Bill naturalmente no quería que alguien así se casara con su hija si este no era lo mejor para ella.

Pero comprensiblemente él tenía miedo de ofender a los Wilson. Con eso en mente, se le ocurrió la brillante idea de buscar una novia sustituta.

Después de todo, basado en su acuerdo oral, él había prometido casar a su hija con Anthony, pero no mencionaron qué hija sería.

Por eso, adoptó a Maria. Ahora oficialmente tenía dos hijas.

Además, Maria era unos meses mayor que Vivian, y como era lo usual, la hija mayor debía casarse primero.

Técnicamente hablando, Maria terminó siendo la sustituta perfecta.

Sin embargo, Bill parecía estar bastante decepcionado ya que su nueva hija resultó ser alguien que robaba.

De todos modos, él todavía se mostraba reacio a entregarla a la policía pese a que tenían pruebas concluyentes justo frente a ellos.

En el fondo de su mente, él consideró que sería una oportunidad perfecta para darle una lección, pues deseaba purgar todas las características desagradables que ella había adquirido al crecer disciplinándola. Y es que todo su esfuerzo sería en vano si no lograba convertirla en una novia adecuada para que se casara con un Wilson.

Por su parte, Maria se había puesto un poco impaciente.

Ya que ellos todavía estaban ocupados mirando el colgante de jade, ella tomó la iniciativa y llamó su atención. "¿Cuánto tiempo van a mirar esa cosa? ¿Están seguros de que ese es el que están buscando?".

Al escuchar eso, todos giraron lentamente sus cabezas hacia ella con incredulidad. Ellos simplemente no podían comprender cómo esa descarada chica podía seguir actuando tan arrogante cuando acababan de confirmar que ella era culpable.

"Bueno, ¿no deberías saberlo bien? ¡Tú eres quien lo robó! ¿Cómo te atreves a robarme a Jadee? Ese es el trabajo del maestro Vincent Geoffrey. Puede que no lo conozcas, ¡pero permíteme decirte que esta pieza vale fácilmente más de un millón de dólares!", espetó Vivian fríamente en un tono muy condescendiente y burlón.

"Espera... ¿En serio? ¿Esto es obra de Vincent Geoffrey?", preguntó Maria tan sorprendida que soltó el nombre como si no pudiera creerlo.

"¿Qué? ¿Sabes quién es el maestro Vincent? Vaya, resulta que no eres tan ignorante como pensaba", comentó Vivian, volteando los ojos. Lo cierto era que no le creía.

¿Cómo podría una chica de campo saber un maestro de primer nivel en el talle de jade? Eso era simplemente imposible.

Vincent no era como los otros artistas o celebridades populares; él siempre había sido misterioso, y rara vez aparecía frente al público.

Sin embargo, a diferencia de Vivian, Julie sintió que, teniendo en consideración el tono de Maria, podría haber algo más sobre ese asunto.

"¿En serio conoces a Vincent Geoffrey?", consultó, y fue evidente por su tono que tenía genuina curiosidad.

Después de dudar un poco, Maria respondió: "Bueno, sí, lo conozco... Pero no muy bien".

De hecho, ellos no se conocían muy bien.

Además, ella creía que si dos personas no tenían una relación cercana ni una comunicación constante durante al menos unos años, no podían llamarse amigos en realidad.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 La adopción2 Capítulo 2 Maestra M3 Capítulo 3 Un nuevo hogar4 Capítulo 4 Los fideos5 Capítulo 5 Las mentiras de los maestros6 Capítulo 6 La criada cruel7 Capítulo 7 Incriminada8 Capítulo 8 El trabajo del maestro9 Capítulo 9 La imitación10 Capítulo 10 Vincent Geoffrey11 Capítulo 11 Anthony12 Capítulo 12 La trampa13 Capítulo 13 Una cita14 Capítulo 14 El Hotel Jade15 Capítulo 15 Viste todo16 Capítulo 16 Confirmar la relación17 Capítulo 17 Yeez Entertainment18 Capítulo 18 Es mi hermana mayor19 Capítulo 19 Mia20 Capítulo 20 La ganadora a mejor actriz era una fanática loca21 Capítulo 21 Un malentendido22 Capítulo 22 El director23 Capítulo 23 En la audición24 Capítulo 24 El director está muy disgustado25 Capítulo 25 La audición de Vivian26 Capítulo 26 Cuánto tiempo quieres que espere27 Capítulo 27 La audición de Maria28 Capítulo 28 Ella es Mia29 Capítulo 29 Ataque de narcolepsia30 Capítulo 30 Christopher Carter31 Capítulo 31 Interrogatorio32 Capítulo 32 Pedir ayuda33 Capítulo 33 Patricia Hughes34 Capítulo 34 Invitación a la fiesta35 Capítulo 35 La influencia de Patricia36 Capítulo 36 Una charla con Maria37 Capítulo 37 Cocinar para Julie38 Capítulo 38 Una libra de harina39 Capítulo 39 La verdad y el castigo40 Capítulo 40 Las dos son iguales41 Capítulo 41 Asistir a la fiesta42 Capítulo 42 Cállate43 Capítulo 43 La llegada de Anthony44 Capítulo 44 Su enojo45 Capítulo 45 En la fiesta46 Capítulo 46 Quiero ser la mejor amiga de la mejor actriz47 Capítulo 47 Una hermana despiadada48 Capítulo 48 Por qué estás aquí49 Capítulo 49 Olvidó la letra50 Capítulo 50 Patricia es la mejor51 Capítulo 51 Invitó al maestro superior52 Capítulo 52 La edad de Maestra M53 Capítulo 53 El director54 Capítulo 54 El nuevo trabajo de Maria55 Capítulo 55 Los miembros del equipo56 Capítulo 56 Pido disculpas en nombre de mi hermana mayor57 Capítulo 57 Por favor, perdonen a mi hermana mayor58 Capítulo 58 Compra tu propia bebida59 Capítulo 59 La bondadosa Vivian60 Capítulo 60 La directora jefe61 Capítulo 61 Pregúntale a la señorita Jenkins62 Capítulo 62 Tomar el timón63 Capítulo 63 Yo también lo entendí mal64 Capítulo 64 La llegada de Patricia65 Capítulo 65 Dónde están tus modales66 Capítulo 66 La portavoz67 Capítulo 67 El despido de Maria68 Capítulo 68 Dudas69 Capítulo 69 Soy su hombre70 Capítulo 70 Un fanático71 Capítulo 71 El tónico72 Capítulo 72 El tónico no es caro73 Capítulo 73 El gran director74 Capítulo 74 Darse aires de grandeza75 Capítulo 75 Los echaré personalmente76 Capítulo 76 Nadie conoce a Mia mejor que yo77 Capítulo 77 Usted no está calificado78 Capítulo 78 Día de visita79 Capítulo 79 El almuerzo80 Capítulo 80 Maria es la directora81 Capítulo 81 Ella no le debe nada a la familia Jenkins82 Capítulo 82 Una cena especial83 Capítulo 83 Mandy Hayes84 Capítulo 84 No es una persona cualquiera85 Capítulo 85 Lanzar un ataque86 Capítulo 86 Fue construido por Maestra M87 Capítulo 87 Ella es Maestra M88 Capítulo 88 Familia y extrañas89 Capítulo 89 Fanática del juego90 Capítulo 90 El Maestro Darren91 Capítulo 91 Ignorarla92 Capítulo 92 Boletos VIP93 Capítulo 93 Él era un novato en ese entonces94 Capítulo 94 No presumas de ello95 Capítulo 95 Ella tiene boletos VIP96 Capítulo 96 Entradas gratis97 Capítulo 97 Suposición falsa98 Capítulo 98 Una tía malhumorada99 Capítulo 99 Una lengua afilada y un corazón bondadoso100 Capítulo 100 La reacción de la familia Jenkins