Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
5.0
calificaciones
223.4K
Vistas
46
Capítulo

Mi vida cambió después de que probé el sexo anal por primera vez. Accidentalmente descubrí el mundo real del placer anal. ¡Esto me pasó con mi propio hermano! Mi medio hermano, con quien había estado desde la infancia, me abrió un verdadero mundo de placer. Con él experimenté mi primer orgasmo anal. Y justo cuando me parece que mi vida es un éxito, mi hermano de repente se va de casa con su ex. No me queda más remedio que ir en busca de aventuras. Voy a un club y cada vez busco un hombre nuevo que pueda sorprenderme y enseñarme algo más... #sexo_anal #bdsm P.D.: ¿Quieres productos nuevos y novedosos? Suscríbete al autor:* ¡Te esperan historias interesantes! Y no olvides dejar un comentario :) Traducción realizada por Masso, contacta massoilustrador@gmail.com si te interesa traducir tu libro de forma cómoda.

Capítulo 1 Un desconocido en el autobús

***

Traducción realizada por Masso, contacta massoilustrador@gmail.com si te interesa traducir tu libro de forma cómoda.

***

Me encontré con él en el autobús. Yo viajaba de estación a estación, él se subió más o menos a mitad de camino. Todavía faltaba media hora o así. Entró con un traje negro. Todo un macho. Hizo contacto visual conmigo y se sentó frente a mí.

Estaba tramando algo, pero yo no sabía lo que era. Me miró fijamente durante todo el trayecto, relamiéndose de vez en cuando los labios, que parecían ligeramente húmedos. Tenía el pecho apretado porque el autobús estaba muy lleno. Yo estaba hipnotizada mirándole, él lo sabía y lo estaba disfrutando. Parecía que no quedaba nadie más en la cabina. No se bajó y observó atentamente todos mis movimientos.

El tipo bebió un sorbo de agua fría y una gota de agua rodó por su torso. No pude evitar imaginarme lo agradable que sería verle desnudo. Su cuerpo debe de ser precioso, y él lo sabe muy bien.

Después de un par de paradas, el autobús volvió a estar abarrotado y dejé de mirar al tipo durante un rato. Y él también pareció dirigir su atención a la gente que entraba.

Dejé paso a una anciana y me arrimé a la esquina del autobús; el tipo se movió con facilidad y se acercó a mí, colocándose detrás de mí, apretándose contra mí.

Estaba lleno y casi nadie se dio cuenta de este extraño comportamiento. Cuántas cosas interesantes pueden pasar en un autobús, si prestas atención a lo que ocurre a tu alrededor.

Un tipo pelirrojo, por ejemplo, frotaba suavemente su entrepierna contra mi culo al compás del vaivén del autobús. Olía a almizcle. ¡Un olor tan masculino y chic!

Inspiré profundamente, giré ligeramente la cabeza y le rocé el cuello con los labios. Sonrió satisfecho. Podía verlo en el reflejo del cristal. Se acercaba el final de la parada y no me apetecía nada bajarme. ¿Por qué iba el autobús tan rápido ahora? Él seguía presionando su polla contra mis nalgas y yo sentía cómo el lubricante mojaba mis bragas. ¿Y si...?

Sus dedos empezaron a recorrer suavemente la parte de atrás de mi muslo. Se aseguró de que nadie a su alrededor sospechara nada. Todos estaban sentados mirando sus móviles, alguno dormido. Sus dedos me ponían la piel de gallina. Mi piel estaba ligeramente húmeda por el calor, tenía calor. Pero podía sentir que la cosa se iba a poner aún más caliente. Llevó un dedo hasta mis bragas. Me sonrojé. Mientras nadie se diera cuenta.

Las luces del autobús brillaban intermitentemente. De vez en cuando, en el reflejo, podía ver las emociones intensamente cambiantes de su rostro. Me pasó el dedo índice por el encaje, como si intentara meterlo bien entre mis labios vaginales. Mis bragas estaban mojadas. Y podía sentir el abundante lubricante que corría por mis muslos, de tan mojada que estaba.

El tipo apartó suavemente la tela de mis bragas y empezó a jugar con mi clítoris. Respiré un poco más fuerte que antes. No podía gemir, ambos lo sabíamos. No podíamos dejar que otros nos vieran o nos oyeran. No podíamos llamar la atención.

Es sólo para nuestra diversión. Lo deseaba, lo tengo. Ahora este hombre atractivo me va a ayudar a llegar hasta el final. Introdujo lentamente un dedo hasta el fondo de mi coño. Contuve la respiración. Sentía cómo mi cuerpo se tensaba y temblaba de deseo.

Introdujo lentamente el dedo y lo sacó del todo. No podía ir más rápido, estaba demasiado mojada y se oiría a mi alrededor. Me estaba impacientando con un sólo dedo, pidiendo más. Así que el tipo añadió otro dedo. Sonreí satisfecha y seguí balanceándome al ritmo del autobús, metiéndome sus dedos por mi cuenta. Fue un encuentro increíble, no se me ocurre otro mejor.

Aparentemente perdiendo el control por completo, me libré cautelosamente de sus dedos y me volví hacia él, apoyándome en su pecho como si un chico y una chica se estuvieran abrazando. Pero este tío no pensaba parar.

Sentí su polla a través de los pantalones y empecé a apretarla. El tipo exhaló con fuerza. Era demasiado para él, pero no podía parar. Dejarle ahora sería el error más estúpido que jamás hubiera cometido. Se preparó para no gemir sin querer. Mientras tanto, le bajé la cremallera y cogí su polla caliente y húmeda con la mano. Me gustaba jugar con ella y la soltaba de vez en cuando, haciendo que el tipo siguiera empujando con más fuerza. Eso parecía volverle más osado.

Levantándome un poco de puntillas, yo, como una chica modelo, besé al chico en los labios. En el autobús suele haber parejas que se besan. Una ligera sacudida, e inmediatamente se corrió en mi mano. Me limpié con el dobladillo del vestido. Se anunció otra parada. Cogí al chico con la mano en la que me acababa de eyacular y tiré de él. Nos bajamos y en la parada empezamos a besarnos.

Uní mis labios a los suyos sin mediar palabra y empecé a besarle. Perdimos la noción del tiempo mientras nos besábamos.

Me permitió saborear sus labios lo suficiente, y esto ayudó a que el tipo se excitara de nuevo. Yo, al notar el bulto en su pantalón, volví a sonreír, y le conduje hacia el parque, apenas iluminado por las farolas. No había gente alrededor; todo el mundo prefería estar en las fuentes, que estaban iluminadas, mucho mejor para que no nos molestaran.

Apoyé las manos en el árbol y levanté el borde de mi vestido. El tipo no tardó en ponerse en marcha; quería correrse cuanto antes, sentirme plenamente.

Seguramente el sexo con él sería aún más maravilloso que lo que había sucedido en el autobús. Se sacó la polla de la bragueta y me la metió en la raja. Gemí suavemente. Pero eso no fue suficiente para mí. Empecé a estirar mi otro agujero por mi cuenta. El tipo se quedó literalmente alucinado con el espectáculo.

Me golpeó contra la madera y yo moví las caderas en respuesta. Entonces, asegurándome de que mi otro agujero estaba lo suficientemente dilatado, me detuve y saqué su polla de su entrepierna y la guié hasta mi ano. ¡¡¡Hostia puta!!! Los dos gemimos.

- Se siente tan rico. - susurró el tipo. - Estrecho, caliente, y la forma en que tus músculos aprietan completamente mi polla. ¡Increíble!

Pasé una pierna por encima de su antebrazo para que pudiera penetrarme todo lo que pudiera. Usé mi mano libre para jugar con mi clítoris. Me excitó tanto que me corrí casi de inmediato. El tipo siguió aumentando el ritmo. Quería prolongar este momento todo lo posible.

Finalmente no pudo contenerse y me dio una palmada en el culo, menos mal que no había nadie, el sonido fue jugoso y fuerte. Gemí. El tipo estaba a punto de eyacular en mi culo. Pero lo detuve, saqué una servilleta de mi mochila y me senté de rodillas frente a él.

Le limpié suavemente el pene y tiré la servilleta a un lado. Me bajé los tirantes del vestido y dejé al descubierto mis pechos. Luego, moviendo lentamente la mano sobre su polla, pasé la lengua desde los testículos hasta la cabeza, siguiendo mi mano. Quería probarla toda. El tipo no se resistió. Mi pecho se balanceaba al ritmo de mi cabeza, levanté la vista hacia él y, mirándole a la cara, engullí por completo su polla, que, por cierto, era ligeramente más grande que la media.

El tipo se quedó pasmado, yo ni siquiera tosí, y mientras seguía chupándosela hasta el fondo, le cogí los testículos con la mano libre y se los apreté suavemente. El tipo no pudo contenerse y se corrió en mi boca. Me lamí los labios, me ajusté el vestido y desaparecí, dejando al tipo de pie con los pantalones bajados, desconcertado pero orgásmico.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Emilia Dark

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro