icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 7
Allanamiento de morada
Palabras:1356    |    Actualizado en:17/03/2022

Jack no había dicho ni una palabra desde que Rachel entró en la casa. Y cuando lo hizo, fue para hacer que se detuviera.

Al oír esto, ella lo miró, burlándose.

Hacía solo unos momentos, cuando Alice le lanzó el jarrón, Rachel notó que Jack quiso detener a su hermanastra, pero finalmente se sentó de nuevo y no hizo nada.

No obstante, cuando el jarrón golpeó a Alice, haciendo que derribara la estantería por accidente, él se levantó más rápido que los demás. En segundos, corrió al lado de ella, protegiéndola de las botellas de vidrio que seguían cayendo.

De hecho, previamente, cuando Rachel iba de camino hacia ese lugar, rememoró todos los recuerdos que tenía del pasado. Pensó que podría haber olvidado algo agradable de Jack.

Por desgracia, cuando se enfocó en recordar algo de él, no pudo traer a su mente nada bueno que su padre hubiera hecho por ella.

Ahora, tanto las palabras como las acciones de Jack confirmaban su punto.

"Papá, tengo algunas preguntas que hacer a los oficiales de policía. ¿Por qué estás tan nervioso?".

"Tú...".

Entretanto, después de haber escuchado lo que dijo Caroline, los policías sintieron que Rachel estaba buscando problemas. Entonces, uno de ellos preguntó con impaciencia: "¿Qué quiere preguntar?".

Rachel lo miró mientras sonreía.

Cuando el policía vio su sonrisa inocente y sus ojos encantadores, empezó a dudar de si realmente ella le había hecho daño a alguien.

"Señor, ¿el dueño de una casa tiene derecho a autorizar y prohibir la entrada a cualquiera en su hogar?", preguntó Rachel sin prisas. Su voz sonó como música para los oídos de los hombres.

"Por supuesto". El policía frunció el ceño porque le pareció que la pregunta no tenía sentido.

"¿Y qué pasa si alguien está viviendo en una casa, pero el propietario nunca ha aceptado que viva allí? ¿Eso se llama allanamiento de morada? Si es así, ¿debería el propietario llamar a la policía para denunciar a esa gente?". Tras sus palabras, Rachel parpadeó inocentemente.

"Efectivamente, es allanamiento de morada. Y por supuesto, el propietario debería llamar a la policía. Pero señorita, ¿por qué hace esas preguntas con respuestas tan obvias? ¡Es una completa pérdida de nuestro tiempo!". Para ese momento, la paciencia de los policías se había agotado.

De repente, Rachel chasqueó los dedos y dijo: "Gracias por su respuesta, señor. En ese caso, por favor, ayúdeme a sacar a toda esta gente de mi casa y mi problema estará resuelto".

Todos se quedaron atónitos ante su solicitud.

Caroline fue la primera en darse cuenta de lo que la chica estaba insinuando. Enseguida, con una voz poco natural, dijo: "Rachel, ¿de qué estás hablando? Sé que siempre has tenido problemas conmigo y con Alice, pero tienes que parar esto. Es más, si realmente tienes alguna queja o reclamación, házmelo saber y te prometo que cambiaremos nuestra forma de comportarnos. Y en cuanto a lo que pasó esta vez, le pediré a Alice que se disculpe contigo, ¿de acuerdo? Además, estos policías deben estar muy ocupados. No deberías...".

"Oh, no te preocupes, Caroline. No olvidaré lo que hizo Alice, pero tendrá que esperar su turno, ¿vale?", interrumpió Rachel.

Como Caroline no pudo terminar de hablar, se puso nerviosa.

En cuanto a Alice, perdió los estribos. "¡Rachel Bennet! ¡No tienes derecho a echarnos de aquí! Por el contrario, ¡si hay alguien que debería ser expulsada, eres tú!". Después de decir eso, ella se dirigió a los policías: "Esta mujer ya no es parte de nuestra familia desde hace mucho tiempo. Entonces, ¿estaban hablando de allanamiento de morada? Pues bien, ¡esa mujer está entrando en nuestra casa! ¡Deberían arrestarla!".

"¡Alice! ¡Ya basta! Tu padre es el dueño de esta casa, y Rachel es tu hermana. Como Jack todavía no ha tomado una decisión, tú no puedes...". Caroline trató de impedir que su hija hablara.

No obstante, Alice se volvió hacia su padre, con sus ojos llenos de lágrimas. "Papá, ¿de verdad vas a quedarte de brazos cruzados viendo cómo Rachel me intimida así? ¡Mírame! ¡Estoy herida! Además, desde el momento en que ella llegó, solo ha estado conspirando para echarnos de nuestra casa. ¿Quién demonios se cree que es?".

Tras escuchar a su hija, Jack se puso furioso. A decir verdad, había estado tratando de reprimir su ira desde que Rachel intervino. Pero ahora que había visto a su esposa y a su hija siendo intimidadas, el hombre ya no pudo contenerse.

"¡Rachel, lárgate de mi casa! ¡No eres bienvenida aquí!".

Esas palabras resonaron en los oídos de todos.

Al instante, Rachel sintió una punzada en su corazón y, por un segundo, casi se sintió abrumada por la tristeza.

Sin embargo, esas emociones le resultaron un poco extrañas. Para su sorpresa, antes de que pudiera siquiera empezar a analizarlas, Alice extendió la mano para agarrar su muñeca, con la intención de arrastrarla fuera de la casa.

Ante esto, los ojos de Rachel se oscurecieron. Ágilmente, giró su propia mano y agarró la muñeca de su hermanastra aún más fuerte, al punto de que se la fracturó.

"¡Ah!", gritó Alice. El crujiente sonido de sus huesos confirmó que su muñeca se había roto.

"¡Rachel Bennet!", gritó Jack.

Entretanto, los rostros de los policías se ensombrecieron. ¡Ciertamente no esperaban que Rachel atacaría a otros delante de ellos!

Lo cierto era que la débil sospecha de si realmente podía hacer daño a los demás se había disipado.

A continuación, Rachel soltó la muñeca de Alice, mirándola fijamente. Después, se dirigió a un policía y preguntó: "Señor, ha visto lo que acaba de ocurrir, ¿verdad? Ella intentó atacarme y yo me defendí. ¿No es cierto?".

"¡Le fracturó la muñeca! ¡Eso es un uso excesivo de la autodefensa!". El policía se adelantó, con la intención de arrestarla.

Después de todo, ¡pensó que si no le daba una lección, traería vergüenza a su honor como oficial de policía!

No obstante, de repente, Rachel mostró una débil sonrisa cuando Andy se paró frente a ella con los brazos abiertos. "De acuerdo con el vigésimo término del derecho penal de nuestro país, si el uso de la defensa propia de una persona causó una gran lesión, entonces se clasifica como un uso excesivo de la fuerza. En este caso, la señorita Alice Jenkins intentó herir a mi clienta, la señorita Rachel Bennet, primero. Mi clienta se aseguró de no ser lastimada, ya que no sabía lo que su agresora, Alice Jenkins, le haría a continuación. Además, ella no causó un daño excesivo a la señorita Jenkins".

Andy puso una expresión severa y continuó: "Por lo tanto, señor, lo que mi clienta ha hecho está dentro de los límites de la defensa propia".

"¿Quién es usted?". El policía se detuvo en seco, mirando a este último de arriba abajo.

De hecho, el abogado tenía razón. Alice fue la que empezó la pelea. Aunque Rachel le fracturó la muñeca, era justificable decir que solo lo hizo para evitar que Alice la lastimara más.

A continuación, Andy sacó su tarjeta de presentación y se la dio al policía. "Soy Andy Torres, el abogado de la señorita Bennet".

El oficial miró la tarjeta y preguntó: "Creo recordar que fue usted quien nos llamó, ¿verdad?".

"Sí". A pesar de estar bajo la mirada severa del policía, Andy no mostró ningún signo de timidez. En su lugar, asintió con firmeza, mirándolo fijamente a los ojos.

"¿Llamó a la policía para denunciar que su clienta había herido a alguien?", preguntó incrédulo el otro policía. '¿Con qué clase de bichos raros nos hemos encontrado hoy?

¿Acaso este abogado quiere denunciar a su propia clienta?', pensó enseguida.

"Por supuesto que no", contestó Andy.

"Entonces, ¿por qué nos pidió que viniéramos aquí?". Inevitablemente, los policías habían vuelto a perder la paciencia, y sonaban cada vez más impacientes. Sin duda, si no les preocupara que pudiera pasar algo más tarde, ¡ya se habrían ido!

"La razón por la que los llamé ya ha sido aclarada por mi clienta", respondió el abogado.

"¿Qué?", preguntaron los policías al unísono.

"Oficiales, por favor, saquen a toda esta gente", añadió Andy. Después, entregó un documento a los policías. "Expúlsenlos por allanamiento de morada".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Renacimiento y divorcio2 Capítulo 2 Alice le había hecho pasar un mal rato3 Capítulo 3 Te perseguiré para siempre4 Capítulo 4 Testamento5 Capítulo 5 De vuelta a la familia Bennet6 Capítulo 6 Llamar a la policía7 Capítulo 7 Allanamiento de morada8 Capítulo 8 Rachel es la dueña de la villa9 Capítulo 9 Secuestrada por intrusos10 Capítulo 10 Cambiar de parejas es divertido11 Capítulo 11 Te vas a arrepentir de esto12 Capítulo 12 Justicia para el señor Guzman13 Capítulo 13 Arrodíllate y pide perdón14 Capítulo 14 Casi sin servidumbre15 Capítulo 15 De rica a endeudada16 Capítulo 16 La caída del Grupo Bennet17 Capítulo 17 Una deuda de 9,99 millones de dólares18 Capítulo 18 La última salida19 Capítulo 19 La provocación de Alice20 Capítulo 20 Lo que no te pertenece jamás podrá ser tuyo21 Capítulo 21 Proteger a la familia Bennet y al Grupo Bennet22 Capítulo 22 Emboscada en el estacionamiento subterráneo23 Capítulo 23 Un trato para comprar el Grupo Bennet24 Capítulo 24 ¿Cómo podría haberme casado contigo si no hubiese sido una puta 25 Capítulo 25 La condición de Victor26 Capítulo 26 El extraño director de proyectos27 Capítulo 27 King of Hearts28 Capítulo 28 El lacayo de Shelia29 Capítulo 29 Nunca he dudado de ti30 Capítulo 30 ¿Por qué no puedes confiar en mí por una vez 31 Capítulo 31 La verdad32 Capítulo 32 Cumple lo prometido33 Capítulo 33 La entrevista34 Capítulo 34 La máxima puntuación35 Capítulo 35 Solo fue cuestión de suerte36 Capítulo 36 Pagarás el precio37 Capítulo 37 La elección es mía38 Capítulo 38 El archivo y la intimidación39 Capítulo 39 Vergüenza y preocupación40 Capítulo 40 Abby estaba siendo obligada a arrodillarse y disculparse41 Capítulo 41 Si siempre das pasos atrás, estarás al borde del abismo42 Capítulo 42 Rachel contraataca43 Capítulo 43 Una disculpa44 Capítulo 44 El pequeño secreto de Alice fue expuesto45 Capítulo 45 No eres más que una puta46 Capítulo 46 No finjas ser una mujer inocente y recatada47 Capítulo 47 ¿Estás embarazada 48 Capítulo 48 Rachel estaba enferma49 Capítulo 49 Cuatro semanas de embarazo50 Capítulo 50 La hospitalidad de Rachel51 Capítulo 51 La vi hoy52 Capítulo 52 El bebé se queda53 Capítulo 53 Quiero quedarme con el bebé54 Capítulo 54 Ivy fue despedida55 Capítulo 55 Un examen físico con dos meses de anticipación56 Capítulo 56 El viaje y la fiesta de cumpleaños57 Capítulo 57 ¿Quiénes más estarán en la fiesta 58 Capítulo 58 Quieres que lo seduzca, ¿no es así 59 Capítulo 59 Soy la exesposa de Victor60 Capítulo 60 El hombre que quería ser el nuevo acompañante de Rachel61 Capítulo 61 Bailar con él62 Capítulo 62 Pruébame y verás si me atrevo o no63 Capítulo 63 Comportamiento infantil64 Capítulo 64 El plan de Caroline65 Capítulo 65 Defender a Abby66 Capítulo 66 Mi papá quiere verme67 Capítulo 67 Traficantes en la habitación 120668 Capítulo 68 Arteria femoral69 Capítulo 69 Está embarazada70 Capítulo 70 ¿Cómo te atreves 71 Capítulo 71 Que se vaya al mismo lugar a donde se fue su bebé72 Capítulo 72 Confinamiento en el hospital73 Capítulo 73 De vuelta al Jardín Sue74 Capítulo 74 Gracias a ti, pequeño bebé75 Capítulo 75 Victor había decidido quedarse con el bebé76 Capítulo 76 No puedes irte si no comes77 Capítulo 77 El contrato78 Capítulo 78 Firma del acuerdo, pero con tres condiciones79 Capítulo 79 Solo estoy aquí para el espectáculo80 Capítulo 80 La zorra que sedujo al esposo de otra81 Capítulo 81 Cuando llegó la esposa legal82 Capítulo 82 Victor, deberías agradecerme83 Capítulo 83 La reputación de Alice se arruinó84 Capítulo 84 No somos un blanco fácil85 Capítulo 85 La visita de Jack86 Capítulo 86 La deuda87 Capítulo 87 Arrodillarse ante la tumba para disculparse88 Capítulo 88 El insulto de la criada89 Capítulo 89 La madre del sucesor del Grupo Sullivan90 Capítulo 90 Lukas dejó Jardín Sue91 Capítulo 91 Atrapada comiendo en secreto92 Capítulo 92 La amenaza de Victor93 Capítulo 93 El regreso de Roger94 Capítulo 94 El secreto de Clara95 Capítulo 95 Roger amaba a Rachel96 Capítulo 96 Una mujer embarazada no debería enfermarse97 Capítulo 97 Los hermanos Jimenez98 Capítulo 98 Un hombre impasible que busca a alguien bajo la lluvia99 Capítulo 99 La calumnia de Olivia100 Capítulo 100 Robo en Jardín Sue