back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Se vale todo por ti.

Se vale todo por ti.

Kristal

5.0
calificaciones
40.3K
Vistas
90
Capítulo

Cuando todo lo que un hombre enamorado quiere es estar con la chica de su Vida, pero hacen que pierda la oportunidad de estar con la que cree es el amor de su vida, se volverá alguien que no entienda de razones. Al llegar una dulce e ingenua chica a su vida, él desatará toda su frustración hacia ella. Si no sabían de un sentimiento llamado odio e indiferencia hacia una mujer, este hombre te enseñará a cómo odiar. Pero como en la guerra y el amor todo se vale, se vale intentarlo, lo que no es aceptable es el no luchar por tomar un lugar en el corazón del otro. ¿Podría un hombre negar su presente y mantener vivo su pasado tormentoso? ¿Podrá una chica, enamorada de su amor platónico, hacerlo a un lado para empezar a vivir su propio romance inesperado? Descubra las infinitas posibilidades de la vida y el amor actuando en medio como un árbitro o como un juez. Siendo que el amor tiene todo para manipular el destino de estas personas simples mortales, veremos sus intenciones, sus luchas diarias y su meta por alcanzar la felicidad. ¿Se vale todo por el amor? O se vale por ti...

Capítulo 1
Prólogo

Una inesperada boda

Envolví el largo de mi vestido blanco, lo levanté hacia arriba para poder dar pasos, era un vestido fascinante, elegante hecho por uno de los mejores diseñadores.

Si nada ocurría, me estaría casando con uno de los nietos de una reconocida familia millonaria, que tenía instalada sus empresas y negocios en Estados Unidos.

Sin embargo, nada de eso importaba, ya que mi madre nisiquiera estaba aquí para sentirse orgullosa de mi, esta boda no era de ninguna manera lo mejor en mi vida, era una boda impuesta, y lo era por muchas razones.

Las lágrimas recorrieron cuesta abajo por mis mejillas impecables. Lloraba por que pensé ahora mismo en la situación que vivió mi madre, un amor no correspondido, aunque ella y mi padre tuvieron un noviazgo en la que se suponía que tuvieron su tiempo de conocerse, aún así fue defraudada de forma tan déspota, ¿Que esperaría yo de un matrimonio arreglado?

Sí estaba vestida de lo más hermosa posible, pero quien la llevara no tenía el corazón rebozante de felicidad.

Esa era yo, una Chica, en sus escasos veinte años, sin experiencia en asuntos del corazón y sin una convicción clara acerca de lo que esperaba de un matrimonio como este.

Hace una semana, mi Padre biológico me habia buscado, habló conmigo, me dijo que yo debía ser filial a él, por que él era mi progenitor, debía casarme en nombre de su otra hija, cuya salud había deteriorado al tener un accidente automovilístico. Lo acepté, no tenía nada que perder, estaba sola en el mundo, y él era mi Padre, mal que bien.

No sabía mucho de la vida de mi Padre, era poco lo que sabía de él y su nueva familia, no me había inmiscuido en su círculo.

Fue que mi Padre, al dejarnos a mi madre y a mi en abandono, ya había mantenido un desliz de años acumulados, con su entonces secretaria, Julia Peter, ellos habían procreado una hija de edad aproximada al mio, y otro chico de 15 años.

El resultado fue que mi Padre por nombre Jason Landett y su actual esposa, Julia Peter, estaban endeudados hasta más no imaginarse y era con la familia Santos, el patriarca de esa familia, en un esfuerzo por ayudar a apaciguar la deuda de mi Padre, le pidió que casara a su hija con su nieto.

Obviamente, mi padre y su actual esposa no quisieron poner en riesgo la reputación y la seguridad de su querida hija, Camilla Landett. Por lo que ellos pensaron en la fácil manera de enviarme a mi en su lugar. Decisión que después lamentarian.

Andrés Santos, este era el nombre de aquel hombre, tenía una reputación increíble, se había casado ya cinco veces, en las que las recién casadas habían abandonado al hombre, por supuestamente ser "peligroso, grosero, petulante, un narcisista en potencia, un hombre hecho de hielo, un tipo de lo más calaña" nada de eso me perturbaba a mi, yo no esperaba nada bueno de un hombre por las vivencias y traición que sufriera mi madre, así que iba a la guerra sabiendo a lo que iba, a perder la vida, o al menos, no esperaba el cielo allí.

Yo que pensaba que tener un marido de noche a la mañana era algo de telenovela, me había equivocado.

En flash back

Mi madre había estado enferma desde hace seis meses, no tenía dinero para un tratamiento adecuado, por lo cual, ella al fin me dió la dirección de mi padre biológico, para ir a hablar con él, tratar de pedir alguna ayuda económica.

Una historia de amor - odio entre mis padres, era interminable, del cual no hubo nada bueno que digamos, porque se negó a brindarme ayuda para la salud de mi madre, yo tenía 15 años para entonces.

Esto era una larga historia entre mi madre y el Padre que me tocó tener.

Siendo que en su relación, papá engañó a mi madre, y lo hizo estando en un matrimonio estable.

Al darse cuenta de su traición mi madre decidió abandonarlo, al salir de esa relación infernal, no logró mucho de su vida, enseguida se dió cuenta que estaba enferma, para entonces yo que ya había cumplido siete años, llegué a ver tan pronto qué color tenía la traición, el amor, y lo desprecié sin haber vivido mi propia historia.

Siendo tan irrazonable la actitud de mi progenitor que se lavó las manos para mi crianza. Lo cual hizo que yo tuviera tantas penurias y creciera con muchas carencias.

Pasó ocho años en la frescura, sin preocuparse por mi y mi estabilidad, él prácticamente se olvidó de su primer matrimonio y la hija que procreó de esa relación.

Mi encuentro con este señor que no merece ni que lo llame padre, me hizo romper las esperanzas en un ser querido, convirtiéndome en una persona fría y vengativa.

Cómo verán, mi Madre falleció en los siguientes años, aún recuerdo su rostro con mucho dolor, sufriendo de intensos dolores, ese semblante preocupado y miseral, lo cual me quitó toda esa infancia despreocupada, haría pagar a todos los involucrados al sufrimiento que vivió mi madre.

Como mi mamá siempre estuvo muy enferma, prácticamente yo viví mis últimos años en un hospital, tanto de estar ahí me había memorizado el nombre científico de las enfermedades, y sus respectivos tratamientos, el nombre del medicamento etc, etc.

Para resumir, no fuí a la universidad a estudiar medicina, pero entendía todo al respecto. Los conocimientos estaban allí, en mi mente y eso era del conocimiento de todos lo que trabajaban en el hospital.

El director del hospital me miró con preocupación al verme sollozar con las cenizas de mi madre cargando en mis brazos. Al parecer le di mucho pesar.

Sintiéndome totalmente desecha no había una pieza entera en mí, mi corazón estaba vacía.

Sr. Armando Shane, el director del hospital, me llamó a su despacho, en aquel entonces, me dijo esto y es algo que no olvidaré.

—Una oportunidad no toca dos veces a tu puerta, así que yo te daré una oportunidad para que la aproveches.—Parpadié dos a tres veces al estar en la espectativa de cuál sería esa oportunidad.

—Te enviaré a estudiar medicina a la universidad.—Si aceptas o no, te daré un día, no hay mucho que pensar.

—Como tú lo has dicho, no hay nada que pensar, aceptó muy agradecida esa oportunidad.—Dije mirando al doctor Armando Shane, un hombre todavía muy joven.

Fue así como cinco años después estoy aquí, convertida en una doctora.

Fin del recuerdo del pasado.

En el presente, me abruma tanta gente que no sé quiénes son en esta boda.

Entró al son de la música suave tocado por algún pianista profesional.

Al avanzar hacia adelante, pude ver a mi padre muy sonriente, al parecer no se sentía ni un poco preocupado por mí destino desastroso, por qué, por qué yo no era ella, su hija Camilla Landett.

Al continuar mi marcha hacia el altar, pude vislumbrar al hombre del cual todos temían, allí estaba él con su porte bello y atractivo.

Un hombre que lejos de aparentar estar casándose, tenía una mirada gélida y repugnante. Con decir que nisiquiera me volvió a ver, parecía estar allí por obligación.

Bueno, yo estaba aquí por obligación, y sin embargo no estaba para nada siendo tan abierta a la indiferencia para dar de qué hablar.

Suspiré con algo de bochorno y me dediqué a mirar otras cosas, como el decorado, al otro lado una fila de chicos jóvenes y muy atractivos, parecía que había un concurso de hombres guapos en este lugar, me dije a mi misma.

Sonreí con las personas al otro lado, entonces entre todo eso vi como sus ojos se posaban en mi cara. Lo ignoré a cómo él lo había hecho.

Descargar libro