icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 7
Ni siquiera le hizo el amor
Palabras:1104    |    Actualizado en: 01/01/2023

Loraine no era consciente del hecho de que Marco se sentía muy mal, pues ella estaba viviendo su mejor vida.

Los Torres estaban felices de que ella estuviera de vuelta, y la trataban como a una princesa. De hecho no tenía que mover un dedo en casa, y mucho menos hacer tareas domésticas muy profundas.

Un día, recibió una llamada de su mejor amiga, Jennie Fowler.

"¡Lorrie! ¿Por qué no me dijiste que estabas de vuelta en casa? ¡No me hubiese enterado si tu abuelo no me lo acabara de decir!".

A Loraine automáticamente se le aguaron los ojos.

Y es que a pesar de la objeción de su familia, ella se fue de casa y se casó con Marco, pensando que la vida con él sería un lecho de rosas, e incluso cortó el contacto con Jennie, por lo que la sorprendió muchísimo recibir una llamada suya. ¿No la odiaba? Lección aprendida, Loraine decidió a apreciar más y valorar a su familia y amigos.

"¡Oh, Jennie! Tenía miedo de que todavía estuvieras molesta conmigo. Entonces, no tuve las agallas de llamarte".

"Eres mi mejor amiga, Lorrie. ¿Cómo podría seguir molesta contigo después de todos estos años? Te he extrañado mucho. ¡Salgamos esta noche!", dijo la chica decidida, y colgó antes de que Loraine pudiera responder.

"¡Ella no ha cambiado ni un poquito!", dijo con una risa mientras sacudía la cabeza.

Jennie seguía siendo la misma chica de tres años atrás, y era decisiva en todo el sentido de la palabra.

Por la noche, Loraine se vistió y fue al bar que Jennie le había dicho.

Ya había un montón de personas disfrutando allí, y Loraine se puso a escanear a través de la multitud cuando vio a Jennie saludándola desde un cubículo. "¡Lorrie! ¡Aquí!".

De inmediato, Loraine se acercó y la abrazó con fuerza.

Tras darle un par de besos en las mejillas, Jennie dijo con un puchero: "¡Oh, te extrañé mucho! No había día que no pensara en ti. Todavía no puedo creer que cortaste todo contacto conmigo solo por un hombre. Me sentía muy triste y sola. ¿Sabes lo difícil que fue para mí arreglármelas sin ti?".

Abrazándola de nuevo, Loraine dijo reconfortantemente: "Lo siento, Jennie. En ese momento era estúpida y estaba cegada por amor, pero ya recapacité y me divorcié de ese tipo".

"¡Genial! Gracias a Dios que por fin despertaste, aunque te tardaste mucho. No debiste haberte quedado con esa escoria por tanto tiempo", dijo Jennie, sosteniéndole la cara a su amiga. "Eres inteligente, hermosa, rica e independiente. Te mereces lo mejor, y obviamente cualquier hombre en su sano juicio te querría. Es más, ¿sabes qué? ¡Te voy a traer varios tipos guapos ahora mismo!".

¿Varios tipos guapos? Un mal presentimiento se instaló enseguida en el corazón de Loraine, y aunque trató de detenerla, ya era demasiado tarde.

Luego de un aplauso de su amiga, un grupo de hombres salió de la nada como por arte de magia.

Unos llevaban puestos solo ajustados pantalones cortos, y un par de ellos vestían sacos sin camisa, por lo que sus duros pechos y bíceps estaban a la vista.

Los ojos de Loraine se lanzaron sobre ellos incontrolablemente mientras la rodeaban.

De todos modos, se sostuvo el pecho con una mano, y apartando a Jennie, susurró: "Pero yo no quiero esto. Solo quiero concentrarme en mi carrera. Ya envié mi currículum al grupo Universe, y pronto me van a llamar para una entrevista para un puesto de arquitecto".

Los ojos de Jennie se abrieron con sorpresa. "¿Por qué estás solicitando trabajo ahí? ¿La empresa no es tuya? Deberías ir y tomar la posición que te corresponde. ¡Ser una arquitecta está muy por debajo de su estatus!".

Con seriedad, Loraine explicó: "¿Recuerdas que me especialicé en arquitectura? Pues quiero poner mi conocimiento en práctica ahora. Además, eso me va a dar la oportunidad de saber cómo funciona la empresa y también demostrar mi capacidad. No quiero hacerme cargo de todo sin saber mucho".

Loraine exudaba una confianza inconmensurable mientras hablaba, y no fue hasta ese momento que Jennie se dio cuenta de que esta no había cambiado, y que seguía siendo tan aplicada y trabajadora como antes.

"Oh, cariño, eres muy ambiciosa. Estoy segura de que lo vas a lograr", dijo Jennie, sacudiéndola juguetonamente. Luego miró con el ceño fruncido al grupo de chicos a su alrededor. "Tenía muchas ganas de que nos divirtiéramos con estos bombones, pero como quieres concentrarte en tu carrera, tengo que hacer que se vayan", agregó casi en un tono triste. Luego se levantó y se dirigió al personal. Loraine se sentó en un sofá, esperándola, y los hombres la rodearon en lugar de irse, algunos incluso le lanzaron guiños y besos, haciéndola sonrojar de vergüenza.

Todos la deseaban, e hicieron todo lo posible por coquetear para que ella lo eligiera.

"Hola, hermosa. No sé cómo se ve un ángel, pero debe ser como tú", dijo uno de ellos, extendiendo su mano para acariciarla.

De repente, una gran mano apareció de la nada, le agarró la muñeca y la retorció hasta que gritó de dolor.

Los otros jadearon de miedo al ver al hombre alto que vestía un traje caro; de hecho era más guapo que ellos. Todos se movieron hacia un lado y bajaron las cabezas con vergüenza y temor.

Loraine frunció el ceño al verlo.

"¿Qué haces aquí, Marco?".

"¿Te interrumpí?", cuestionó él de dientes apretados y con cara seria, parándose frente a ella. "¿Entonces eres así de promiscua? Apenas nos divorciamos hace unos días, ¡pero aquí estás jugando con al menos quince tipos!".

Fue insultante para Marco que su exesposa fuese a un bar a retozar con hombres poco después de separarse de él, y varias preguntas se agolparon en su mente. ¿Eso era para decir que él no significaba nada para ella? ¿Ella había estado esperando para hacer eso todo el tiempo que estuvo casada con él?

¿Esos tipos eran mejores que él?

Poniéndose de pie, Loraine replicó: "¿Por qué te importan tanto mis asuntos? ¿Te tengo que recordar que estamos divorciados? ¡No tienes ningún derecho a cuestionar lo que hago o dejo de hacer! Ni siquiera tuviste sexo conmigo, y te aguanté por años, pero ahora que estoy soltera, ¿no puedo salir con hombres de verdad?".

El mayor insulto para un hombre era que le dijeran, directa o indirectamente, que no era capaz de complacer a una mujer en la cama, así que Marco perdió los estribos, y agarrándole fuertemente la barbilla, la obligó a mirarlo.

"¿Por eso te divorciaste de mí? ¿Te cansaste de nuestro matrimonio porque no tuve sexo contigo?".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Un matrimonio triste2 Capítulo 2 Mentirosa3 Capítulo 3 La heredera de la familia4 Capítulo 4 Decidida y segura5 Capítulo 5 Papeles de divorcio6 Capítulo 6 El mayor arrepentimiento7 Capítulo 7 Ni siquiera le hizo el amor8 Capítulo 8 Preguntas sin respuesta9 Capítulo 9 Ataque fulminante10 Capítulo 10 La rompehogares11 Capítulo 11 Entrevistadora problemática12 Capítulo 12 Nuevo comienzo13 Capítulo 13 Fuerte bofetada14 Capítulo 14 La peor vergüenza15 Capítulo 15 Una guerra de palabras16 Capítulo 16 Descubrir la verdad17 Capítulo 17 Acoso sexual18 Capítulo 18 Una aparición repentina19 Capítulo 19 La pelea de la expareja20 Capítulo 20 Confrontación inesperada21 Capítulo 21 El ayudante secreto22 Capítulo 22 La colega mandona23 Capítulo 23 La elegida24 Capítulo 24 La nueva directora25 Capítulo 25 La fiesta de empresa26 Capítulo 26 Actuación convincente27 Capítulo 27 La mayor humillación28 Capítulo 28 Otra treta29 Capítulo 29 Evidencia30 Capítulo 30 Competencia31 Capítulo 31 Motivación32 Capítulo 32 No lo creo33 Capítulo 33 Renuncia34 Capítulo 34 El ganador del proyecto35 Capítulo 35 Relajarse en el bar36 Capítulo 36 El argumento37 Capítulo 37 La apuesta38 Capítulo 38 La carrera de autos39 Capítulo 39 Ganar40 Capítulo 40 La conjetura de Laura41 Capítulo 41 La carta del abogado42 Capítulo 42 La verdad43 Capítulo 43 Declaración44 Capítulo 44 Suceso inesperado45 Capítulo 45 Firma del contrato46 Capítulo 46 Causar problemas47 Capítulo 47 Echarla48 Capítulo 48 Una disculpa49 Capítulo 49 Ponerle las cosas difíciles50 Capítulo 50 Modifica el plan51 Capítulo 51 Exponiendo la verdad en público52 Capítulo 52 Operación fallida53 Capítulo 53 ¿Por qué Marco hizo eso 54 Capítulo 54 Una llamada extraña55 Capítulo 55 Un nuevo problema56 Capítulo 56 Esto no ha terminado57 Capítulo 57 La esperanza de los Powell58 Capítulo 58 Justicia para mi hijo59 Capítulo 59 Pedir dinero prestado60 Capítulo 60 Un encuentro inesperado61 Capítulo 61 El supuesto sugar daddy62 Capítulo 62 Trucos sucios63 Capítulo 63 Celos64 Capítulo 64 Dale una lección65 Capítulo 65 Embriagarse66 Capítulo 66 Escándalos67 Capítulo 67 El contraataque68 Capítulo 68 El propagador de rumores69 Capítulo 69 No te incumbe70 Capítulo 70 El plan de Keely71 Capítulo 71 ¿Qué hice 72 Capítulo 72 La persona equivocada73 Capítulo 73 ¿Puedes concederme este baile 74 Capítulo 74 Déjame ayudarte75 Capítulo 75 Reflexión76 Capítulo 76 Esfuerzos desperdiciados77 Capítulo 77 Regalos78 Capítulo 78 Subasta de caridad79 Capítulo 79 Una ridícula oferta80 Capítulo 80 Mujer rencorosa81 Capítulo 81 La subasta82 Capítulo 82 Una pintura falsa83 Capítulo 83 La imitación era más costosa84 Capítulo 84 El donante de la pintura85 Capítulo 85 Comportamiento infantil86 Capítulo 86 El mundo es tan pequeño87 Capítulo 87 ¿Se preocupa por Loraine 88 Capítulo 88 Me desharé de él por ti89 Capítulo 89 Autolesión90 Capítulo 90 La mentira de Keely91 Capítulo 91 Su prometida92 Capítulo 92 Estafadora93 Capítulo 93 La ambición de Florence94 Capítulo 94 La visita de Liza95 Capítulo 95 Otros regalos96 Capítulo 96 Regalos de Wesley97 Capítulo 97 Chismes sobre Loraine98 Capítulo 98 Lecciones de romance99 Capítulo 99 Triángulo amoroso100 Capítulo 100 Protesta