Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Tú amor Duele

Tú amor Duele

Monik.A.B

5.0
calificaciones
304.3K
Vistas
87
Capítulo

Lucia Meller es mi vida, me enseño amar, me enseñó a adorarla, me mostró el mundo de forma diferente, le di todo lo que la vida me ofrecía, y se ha ido; se llevó mi vida, mi amor, dejándome el corazón y el alma hecha pedazos. Ahora me duele respirar, me duele amar, me duele la vida. La quiero, jamás podré volver amar a alguien como la ame a ella; la quiero de vuelta, la quiero conmigo, a mi lado donde pertenece; pero por más que la busco no la encuentro, es como si la vida me la hubiera arrebatado y eso me duele, ella me enseñó que se puede matar a un hombre, aunque se conserve la vida, sin embargo, me canse, no puedo llorar por alguien que no me quiere amar y aunque duele, hoy después de casi dos años le digo adiós a mi sirena; después de todo soy Gabriel Ziegermman. Un año desde que me aparte de Gabriel y mi vida dio un giro de ciento ochenta grados, amar a ese hombre es lo mejor que me ha pasado en la vida, a él le debo el hecho que hoy esté viva y tener a mi lado a mi mayor tesoro, él me enseñó que lo que se desea con el alma se obtiene, pero también me enseñó que amar duele, que su amor duele, a él le debo el dolor más grande, porque dejo de amarme, no fui suficiente para él, me enseñó que su madre, su exnovia y su destino no están conmigo, y aun así lo quiero de vuelta, sé que sus prioridades cambiaron; yo solo pedía una verdad sin embargo él prefirió engañarme y dejarme.Lo quiero olvidar y lo quiero conmigo, aunque no se lo merezca, pero como hago si amar ese hombre es mi arte. Ahora estoy de vuelta y lo único que quiero es tenerlo a kilómetros de distancia, porque me enseñó que yo también tengo derecho a cambiar mis prioridades. Novela registrada N ISBN 978-958-49-7259-0 Está prohibida su adaptación o distribución sin autorización de su autor. Todos los derechos reservados all rights reserved

Capítulo 1 Gabriel

Mi vida no es la misma desde hace un año, yo era el hombre soltero más mujeriego y cotizado que tenía este país, acostumbrado a tener a todas las mujeres que yo quisiera, no importaba raza, color, religión, estrato social, nada. Era el hombre más poderoso del mundo y lo sigo siendo, en los negocios porque en el amor soy un muerto en vida, para mí no existe ninguna otra mujer que no sea mi sirena.

Mi sirena, mi doctora, mi morena, mi lienzo, mi vida, la mujer que hizo que conociera el verdadero amor, que me demostró que no todas las mujeres eran interesadas, ambiciosas y mentirosas cómo Melina o tan frívolas, caprichosas y traicionera como Lucrecia; ella fue lo mejor que me ha pasado en la vida, una loca sin sentido que no mide peligro, terca, voluntariosa, perfeccionista, sarcástica, pero a la vez, tierna, detallista, sensible, confiada, una niña en cuerpo de mujer. Me costó mucho que me aceptará, que creyera en mis buenas intenciones, se supone que ella sería la saciedad de un capricho que nació en mí la primera vez que la vi hace cinco años, y se convirtió en mucho más que eso, ella logró ser la señora Ziegermman, mi esposa, mi mundo.

Éramos felices o eso creía yo, hasta que un día me fui de viaje y al regresar encontré una casa vacía y una simple nota que decía " Me voy, olvídame". ¿Qué clase de nota es esa?, ¿Quién se va después de dos años de matrimonio sin dar una explicación? Es absurdo, llevo un año y medio tratando de entender qué sucedió, qué hizo que ella se fuera, la he buscado por todos lados, he contratado a los mejores investigadores, he ofrecido una fortuna por ella y nada.

Se que cometí un error en no decirle la verdad, pero era una noticia muy difícil que yo apenas estaba asimilando y decírselo a ella podía afectar su corazón, no puede recibir impresiones tan fuertes, podría perderla y eso no era una opción; lo irónico es que la perdí de todas formas.

Lucia Meller, la mujer que me enseñó amar la vida es la misma que ahora me la ha quitado, y por más que me digo a mí mismo que ya la voy a olvidar, que voy a rehacer mi vida, siempre me encuentro justo en este momento; pensando en ella y preguntándome ¿Dónde rayos está? ¿Me seguirá amando? ¿Se acordará de mí? ¿Pensará en mí cómo yo en ella? ¿Estará con alguien más?

Esa idea es la peor de todas, es la que me carcome el alma, imaginar a mi mujer en manos de otro hombre, me enferma, soy posesivo con ella; lo admito; pero ella es la clase de mujer que no se consigue a la vuelta de la esquina.

- Gabriel, necesito que firmes estos papeles. - escucho entrar a Emilia, ella es la abogada de la empresa y una vieja amiga.

Lucia la conoció, debo decir que no le cayó mucho en gracia, no solo porque es una mujer hermosa que estaba cerca de mí todo el tiempo sino porque en la universidad éramos amigos con ciertos beneficios, algo que quedó en el pasado.

- ¿Me escuchaste?

- Sí Emilia, te escuché - guardo la nota de Lucia en el cajón y me concentro en los papeles que me dio. - ¿Otra vez pensando en Lucía? - me pregunta con ese tono de reproche.

- ¿Quién dice que pensaba en ella?

- Porque te conozco y no hay otra cosa que no pienses, ya ha pasado más de un año Gabriel, si ella quisiera regresar ya lo hubiera hecho.

- Emilia, no quiero hablar de Lucia.

- No quieres hablar, pero piensas en ella. Eres un hombre guapo, exitoso, inteligente, con muchas mujeres a tu alcance no puedes seguir sufriendo por alguien que no te quiere. - la miró molesto y se da cuenta. - No te enojes conmigo, soy tu amiga y es hora de que alguien te lo diga.

- Muchas personas me lo dicen, no necesito a otra más; te aprecio, lo sabes; pero Lucia es un tema que no pienso hablar contigo ni con nadie.

- ¿No has pensado que Lucia pudo rehacer su vida?, capaz está con alguien más siendo feliz y tú aún estás estancado en ese episodio de tu vida. - claro que lo hecho, y me enfurece de solo pensar que alguien más pueda estar disfrutando de mi mujer.

- ¿Necesitas algo más? - le entregó la carpeta con los papeles que quería que firmara.

- Que salgas del hueco donde estas, que seas el mismo de antes, feliz, sonriente que le muestras a la sociedad y no esté amargado, solitario y triste hombre que cada noche se encierra en su casa.

- Emilia lo que yo haga con mi vida privada es mía, y si no le permito a mis padres inmiscuirse en ella mucho menos a los demás; pero gracias por tu consejo.

Sale de mi oficina molesta, odio que se metan en mi vida mucho más si el tema es Lucia, lo intento. Intento olvidarla, salgo a fiestas con mis amigos, a reuniones, eventos, muestro que soy feliz incluso he ido con Emilia, pero no me pidan más.

Decido relajarme por otro lado, en vez de estar escuchando estupideces, le digo a mi secretaria que ya se puede retirar y que llame a Nicandro para que me espere en la puerta.

- Claro señor, por cierto, su abogado le dejó estos papeles hace días, se le ha olvidado leerlos; quería entregarlos personalmente, pero como ha estado todos los días en juntas no se lo he podido entregar, aquí se los dejó.

- Está bien...- se me queda observando y no entiendo porque - ¿Algo más?

- No señor.

- ¿Entonces qué haces ahí parada? - se sobresalta y sale a tropezones de la oficina. No entiendo en qué momento se volvió tan extraña.

Veo el sobre que me dejó Salvador, ¿De qué se tratará? No recuerdo haberle pedido nada, lo veré en la casa. Ordenó mis cosas y me voy, como era de esperarse Nicandro me espera en la puerta.

- Buenas tardes, señor ¿Dónde vamos?

- Llévame al gimnasio, a ver si despejó mi mente.

- Sí señor.

Media hora después estamos en el Body-FitnessP, este lugar se ha vuelto mi refugio, aquí entreno boxeo además de hacer ejercicios, paso horas drenando todo lo que llevo por dentro.

Después de que Lucía y yo nos casamos, decidí que era hora de poner orden, y empecé con lo que mi mejor amigo me había pedido, ayudarlo a que el banco le diera un préstamo para montar su negocio. Y aquí está, un gimnasio que ahora es mi refugio, y se ha expandido en dos años que está funcionando.

- ¿Un mal día? - esa voz que interrumpe mis pensamientos.

- Más o menos, estoy tratando de entrenar, no molestes.

- Que humor, pero no puedes entrenar agotando los músculos Gabriel. Así no vas a resolver nada.

- Petter si quisiera un consejo te lo pediría, pero no es el caso.

- ¿Crees que el saco de boxeo es ella? - ¿Qué?, Dejó de golpear y lo observó.

- ¿En serio tú también me la mencionas? Todo el mundo me dice: "olvida a Lucía", pero viven recordándola constantemente.

- ¿Quién dijo que yo hablaba de Lucia? - lo miro molesto, asoma esa sonrisa de burla - yo hablaba de Lucrecia.

- ¿Qué pasa con Lucrecia?

- Eso te pregunto yo, ¿qué ha pasado con Lucrecia y Melina? Tus ex amores.

- No son mis ex- amores; Melina fue una desgracia en mi vida y Lucrecia un grave error. Y no pasa nada con ellas, Melina pudriéndose en la cárcel por todo lo que ha hecho, y Lucrecia dándose la buena vida que siempre ha querido.

- Sabes a lo que me refiero Gabriel.

- ¿Te he dicho que eres molesto? Juro que haría que el dueño del gimnasio te despidiera y te prohibiera la entrada, excepto que eres el dueño y no puedo hacerlo.

- Gracias a Dios. - Petter, es uno de mis mejores amigos y mi antiguo chófer y confidente, aún sigue siendo mi confidente.

- ¿A ver qué te tiene hoy de tan mal humor? Estás que revientas el saco.

- Problemas en la empresa, un cliente que no se decide de una vez a firmar un contrato.

- Mm, y yo como soy uno de esos amiguitos tuyos que te creen el cuento, te dejo de molestar. - lo odio porque me conoce bien.

- Estaba pensando en algo que me ha dicho mi mamá, Sabrina, Sebastián e incluso Emilia y la insoportable de Lucrecia.

- ¿Qué será?

- Es hora de dejar el pasado, no puedo estar estancado en algo que no va para ningún lado y soy Gabriel Ziegermman, no puedo darme el lujo de seguir siendo un zombi.

- Me parece bien, ¿qué decisión tomaste?

- Lucía...- me mira sin entender - ella se quiso ir de mi vida, está bien, le daré el gusto. A partir de hoy, no existe para mí.

- Ya te he escuchado decir eso varias veces.

- Está vez es definitivo.

- ¿Hablas en serio?

- Totalmente en serio, Lucia Meller ya no forma parte de mi vida. Ella escogió un camino donde no estaba yo, así que yo tampoco la quiero en el mío.

- ¿Por eso hiciste lo de los papeles? - lo miró sin entender. - Gabriel, se sinceró conmigo. ¿La has buscado?

- Claro que la he buscado, me extraña que me preguntes eso, tú mejor que nadie sabes cómo fui y he sido con ella; pero si ella no quiere aparecer es porque no quiere regresar y yo me cansé.

- Me sorprende que Gabriel Ziegermman, el que encuentra todo, no la haya podido localizar.

- Lo mismo digo, lo que me lleva a una conclusión.

- Me preocupa cuando dices esas cosas, tu juicio no es muy bueno cuando se trata de Lucia.

- No discutiré eso, pero la conclusión es que, ella no quiere ser encontrada, por lo tanto, ella me pidió olvidarla; eso haré. Así que no quiero escuchar más el nombre de Lucia Meller ¿Entendido? - afirma.

- Antes de no volver a tocar más el tema, ¿No has pensado que tal vez alguien de tu familia o quien te rodea sepa dónde está?

- No, ¿Quién podría saberlo? ¿por qué me lo ocultarían? Todos saben lo destrozado que me dejó y eso es algo que jamás se lo perdonaré. ¡Ya! Fin del tema.

- Bien, fin del tema. - así decido seguir entrenando y Petter me acompaña sin mencionar más a Lucia.

Al rato llega Sebastián - Sabía que aquí te iba encontrar. Hola Petter.

- Hola, Sebastián. ¿entrenas?

- Mis dosis de ejercicios las hice esta mañana en casa con mi mujer, gracias.

- Lo que menos quiero es escuchar tu vida sexual con mi hermana. - Le digo asqueado, es una imagen muy bizarra en mi cabeza.

- Yo no mencione el sexo, fueron ustedes en su cochina cabeza.

- Ya estás aquí y arruinaste mi entrenamiento ¿Qué quieres?

- El proyecto de los árabes, hay que entregarlo la semana que viene y aun no hacemos el boceto; has dicho que tú lo vas a hacer, así que dime si vas a poder o no.

- ¿Cuándo he fallado en un proyecto? Puedo tener miles de problemas, pero siempre cumplo con mi trabajo, así que relájate.

- Relájate, es lo único que sabes decir. En vez de estar en reuniones y paseando con Emilia por las calles de esta ciudad deberías terminar ese proyecto.

- ¿Quién los entiende? Primero quieren que me distraiga y cuando lo hago me quieren trabajando.

- Quiero que termines ese proyecto, por lo menos presentar un boceto a esos hombres para que nos dejen tranquilos.

- Eso es para la semana que viene así que, te lo vuelvo a decir. Relájate.

Después de un entrenamiento exhaustivo fui a casa, esa casa que ahora la siento grande y sola, no puedo evitar entrar en la habitación que era de Lucia, dónde tenía sus cosas que aún están, tal como las dejó; después de dos meses mande a cerrarlo con llave y solo yo puedo entrar, aquí vengo a torturarme la existencia. Aquí puedo sentirla un poco cerca de mí, aún se conserva su olor o tal vez son imaginaciones mías, pero hoy será la última vez que entro a esta habitación, no puedo seguir así, no puedo estar muerto en vida. Es cierto que le falle, pero debió hablar conmigo para no irse, quizás si yo no me hubiera montado en ese avión nada de esto estuviera pasando.

- ¡Lucia, ¿Por qué me tienes que doler tanto?!, ¿Por qué dejaste de amarme mi sirena? ¿Dime qué no te di para que fueras feliz? ¿Por qué tu amor duele? - respiró y me hago esas mil preguntas que nunca tienen respuesta.

- Hasta aquí llegamos amor mío, te amé, te amo; pero te olvidaré, si algo sé hacer es cumplir lo que digo. Y hoy será el último día que piense en ti, te guarde fidelidad y respeto, hoy será el último día que te ame.

Me quito mi anillo y lo guardó en su cofre, el mismo donde me dejó su anillo de boda, no me atreví a quitármelo hasta hoy; así me despido y cierro el cuarto para no volver, el día que regrese será para sacar sus cosas. Me di un buen baño, después cene lo que me dejó mi nana y fui al despacho a terminar un proyecto que deje a media cuando la innombrable se fue, pero como es de costumbre no me vienen las ideas.

- Odio esta situación.

Decidí pasar a los proyectos pendientes, gracias a Dios son suficientes para mantener mi mente ocupada y no pensar en el pasado. Así pasan las horas hasta que ya es pasada la madrugada y terminó uno de los proyectos a entregar la semana que viene.

De repente veo el sobre que dejó Salvador, no recuerdo haberle pedido nada; decido abrirlo y me llevo una gran sorpresa cuando veo el título "Convenio de Divorcio".

- ¿Qué diablos? - empiezo a leer, el documento, luego cláusulas, declaraciones y términos. - Yo no he solicitado el divorcio, ¿por qué rayos se le ocurrió hacerlo? A menos que haya sido Lucia quien lo solicito.

- ¿Sería capaz? Solicitar el divorcio sin hablarlo conmigo además este acuerdo no es algo que se parece a ella; pero si no es así ¿entonces?...

Subí a mi habitación dejando los papeles en el despacho. Divorcio; divorciarme de Lucia, no se me ha pasado por la mente en ningún momento, me case para toda la vida y Lucia es mía.

-*-

Al día siguiente apenas sale el sol voy a la casa de Salvador, se sorprende verme tan temprano.

- Aun no sale el sol ¿qué haces aquí tan temprano? – le muestro los papeles.

- ¿Quién te solicitó que hicieras este documento? Y se breve que no estoy de humor.

- Tú me lo pediste- ¿qué dice? – Gabriel hace una semana llegaste tocando mi puerta en altas horas de la noche, muy tomado y me pediste que redactara este documento.

- ¿Y le hiciste caso a un borracho?, además no suelo beber tanto como para no recordar lo que hago.

- Gabriel, Lucia se fue hace un año, no creo que vaya a volver, así que es mejor que ya termines esa relación legalmente y sigas tu vida.

Ese es el discurso de todo el mundo últimamente, ¿no habrá otro tema que no sea mi estado civil?

- Y si lo que te preocupa es que ella no está para firmarlo, no hay problema, con una demanda de abandono pierde todos los derechos y te dan la separación.

- Lucia no aceptaría nada, aunque se lo diera, no es una interesada.

- El punto es que ya esté hecho y el de ella también.

- ¿El de ella? A ver explícate.

- No hay mucho que explicar se hace una copia tanto para ti como para ella.

A Lucia le va a llegar una copia del divorcio – espera, pero no sabemos dónde está.

- Eres Gabriel Ziegermman, ¿cuánto tiempo crees que la prensa lo sabrá?

- No hay manera que lo sepa porque ni yo lo sabía hasta anoche que lo leí. ¡Demonios! Hecha esto para atrás, yo no me quiero divorciar.

- Ya eso está en tribunales, y su abogada debe tener una copia.

- ¡Abogada! ¡¿Qué abogada? ¿Perdiste la razón? ¿Quién diablos te pidió hacer esto?!

- ¡Tú!, que no te acuerdes no es mi culpa.

- ¡Ahora te pido que lo olvides, así que haz algo y rápido antes que esto se salga de control y yo te mate!

Salgo furioso de la casa y me voy a la oficina, este día no pudo empezar peor, ahora resulta que hago cosas que ni me acuerdo. Una vez llego empiezo a trabajar y ocupar mi mente y olvidar el desastre que hizo Salvador.

- Señor tiene una llamada, es la señora Lucrecia. - me interrumpe mi secretaria.

- Gracias – le respondo, porque sabe que la única manera de que llame es que sea urgente. – Dime.

- ¿Esa es la manera de decir buenos días? – paciencia Gabriel.

- Estoy ocupado, dime que quieres, ¿sucedió algo con Lewin?

- Además, que pregunta por ti, no. Gabriel solo puedes pasarte un rato para que lo saludes.

- Voy a ver si en la tarde pasó, ¿algo más?

- No, nada más. – cuelgo y sigo trabajando.

A mediados de la tarde entra Sebastián a mi oficina sin tocar como de costumbre con esta gente.

- Antes de que empieces a fastidiar aquí tienes el proyecto.

Le entro los bocetos de los árabes y queda impresionado, no sé si por el diseño o por mi rapidez en realizarlo.

- Esto es muy bueno, ¿en qué momento lo hiciste?

- Anoche, te dije que confiaras en mí que no iba dejar esté proyecto a la mitad.

- Me alegra que este hecho, un peso menos. ¿ahora me dices que te pasa? Hoy has estado con un humor peor que el de ayer.

- Desperté con la noticia de que hago cosas sin saberlo.

- ¿Cómo es eso?

- Resulta que me llegó un documento de Salvador, solicitando el divorcio.

- ¡¿Qué?! Decidiste divorciarte de Lucia, vas en serio cuando dice que la vas a sacar de tu vida – respiro profundo.

- No recuerdo ni cuando se lo pedí, pero según él ¿quién más pudo solicitarlo? Además, esas cláusulas y los términos que según yo pedí son un absurdo, incluso es una ofensa para Lucia.

- ¿Qué dice?

- Para hacer el cuento corto, que le ofrezco una manutención que es una miseria y que solo va hacer hasta que ella se vuelva a casar, segundo que por abandono no tiene derecho a mis propiedades sin embargo le doy uno de los departamentos que ella escoja al igual que uno de los coches, también dice que la deuda del hospital por su operación, tratamiento y todo lo demás lo puede ir pagando en cuotas, y como esas muchas estupideces más.

Me miró sorprendido, no es para menos si yo leyéndolo estaba enfurecido.

- ¿De verdad dice eso? Si Lucia lee eso si va a sentirse ofendida y no digo por la manutención si no por la deuda del hospital.

- Lo sé, por eso ¿crees que yo le pude pedir algo así a Salvador? ¿En qué cabeza? El día que pague esa cuenta no me dolió ni una moneda, y no acepté en casi tres años que me pagara, es más ni tocábamos el tema.

- ¿Qué dijo Salvador?

- Estaba nervioso, titubeaba; pero insistía que se lo pedí en una borrachera, solo espero que resuelva este asunto lo antes posible.

- ¿Crees que ese documento llegue a manos de Lucia?

- No, si nadie sabe dónde está, ¿te imaginas si llega a sus manos?. Soy un hombre muerto con el carácter que se gasta…

Después me pongo a pensar, si lo lee se sentiría tan ofendida que vendría a reclamar en persona.

- ¿Por qué esa sonrisa?

- Pensaba que si llegaba a sus manos entraría por esa puerta furiosa diciéndome del mal que me voy a morir.

- Tiene su lado bueno y su lado malo, la tendrás aquí, pero te odiaría por esto.

- Yo ni hice eso, sabrá Dios cómo pasó.

- Es raro, ayer dices que quieres sacarla de tu vida y ahora te llegan unos papeles.

- El mundo está raro últimamente, te juro que a veces siento que alguien conspira contra mí… El único lugar ahora donde me siento en paz es en el gimnasio…- de repente recuerdo lo que me dijo Petter de unos papeles. ¿cómo sabía él de eso antes que yo?

- ¿Estás bien? te quedaste pensativo.

- Si estoy bien, voy a casa de Lucrecia- me mira de mala manera – no me mires así, Lewin no tiene la culpa de nada y es mi responsabilidad. Hablamos luego.

En qué momento la vida se me enredo tanto, llamó a Salvador a ver cómo va los papeles y me dice que está en eso, llego a casa de Lucrecia y me abre muy seductora ella.

- No te esperaba tan temprano.

- Claro, ¿dónde está?

- ¡Papá!, - escuchó la voz de un pequeño niño, rubio con una hermosa sonrisa. Un niño que no tiene la culpa de haber nacido, un niño que sé que es la razón de porque mi sirena se fue.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Monik.A.B

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro