Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
ENTRE EL AMOR Y EL ODIO..

ENTRE EL AMOR Y EL ODIO..

Tamires Coelho

5.0
calificaciones
79.1K
Vistas
230
Capítulo

Esta historia es un romance/drama, la trama tiene varias escenas sensibles que pueden desencadenar reacciones. • Lenguaje inapropiado • Violencia La vida está llena de encuentros y desencuentros, y esto nunca ha sido diferente para Rebecca Jenkins Halgrave y Alex Shaw Baker, dos jóvenes que se conocen en Seattle en una noche frustrante para ambos, lo que les proporciona un fin de semana atípico. ¿Permitirá la vida que esta joven pareja unida por el azar tenga un final feliz juntos? Sólo el tiempo lo dirá.

Capítulo 1 Deja de vivir para las apariencias

El día amaneció soleado en Boston, señal del verano. Mientras algunos disfrutaban de sus esperadas vacaciones, Alex Shaw Baker continuaba con su rutina laboral, ocupándose del negocio familiar. Llevaba cinco años en este puesto. Inmerso en sus contratos, su atención se vio interrumpida por unos golpes en la puerta.

- Adelante. - ordenó Alex.

- Hola, mi amor, ¿estás a punto de terminar el trabajo? - pregunta Sophia al entrar en la habitación.

- Sophia, ¿qué haces aquí?

- Vaya, ¿qué es esta recepción? Pensé que te alegrarías de verme. - Murmura con voz socarrona.

- ¿A qué has venido?

- Alex, esta noche es la fiesta de tu familia. Vendrás conmigo, ¿verdad?

- De ninguna manera iré a esa fiesta. ¿Por qué estamos discutiendo esto otra vez? ¿No he dejado claro que ya he tomado mi decisión?

- Todavía puedes cambiar de opinión, Alex. Creo que es importante que vayamos a honrar a la familia Ramsey, y realmente quiero que vengas conmigo. Sería muy grosero de tu parte no ir.

- ¿Cuál es tu problema? Ya he dicho que no asistiré a ningún evento con la familia Ramsey. No significan nada para mí, ni los considero mi familia. Así que deja de vivir para las apariencias. No me importa si sueno grosera, pero no iré a la fiesta, y creo que tú tampoco deberías.

- No puedo no ir. También son mi familia, mi tía nunca me lo perdonaría.

- Bien, decide por ti misma. Pero no vuelvas a sacar el tema de la familia Ramsey conmigo. ¡No me interesa! Ahora, por favor, vete. Tengo mucho trabajo que hacer. - Dilo con dureza.

- Alex, no me trates así. Me haces daño. No te perdonaré si sigues así. - Camina hacia la puerta.

- ¿Sophia? - llama. Ella se da la vuelta y le mira. - Una cosa más, no bebas en la fiesta y compórtate, porque no quiero problemas. Llámame cuando estés en casa. - Ella no contesta y se va dando un portazo.

Alex se levanta y se acerca a la ventana. Siempre que quiere distraerse de las cosas que le molestan, tiene la costumbre de mirar el paisaje. Piensa en la relación con su familia paterna y en lo mal que se lleva con su padre y su hermano mayor, lo que le hace evitar cualquier evento organizado por ellos.

- A la mierda, ¡no tengo nada en qué pensar! - murmura. Coge el móvil y hace una llamada. - Sr. Henrique, ¡buenas tardes! Por favor, lleve a la señorita Spencer esta noche a la fiesta de la familia Ramsey y esté disponible para llevársela cuando termine el evento.

- Sr. Baker, ¡buenas tardes! Bien, me pondré en contacto con ella.

- Gracias. - Cuelga sin esperar respuesta. Vuelve a concentrarse en su trabajo y sigue así toda la tarde. A primera hora de la noche, se dispone a terminar la jornada laboral cuando suena su teléfono móvil. - Abuelo, ¡buenas noches! ¿Qué desea?

- Alex, buenas noches. ¿Está todo bien para el viaje de más tarde?

- Sí, me voy de la oficina. ¡Pasaré por casa y nos vemos en el hangar más tarde! Abuelo, ¿estás seguro de que quieres esto? Estas empresas no tienen un historial muy atractivo, y francamente no me daban ninguna confianza.

- Hijo mío, me gustó lo que analicé. Escuchemos su propuesta. Si es demasiado mala, la rechazaremos. ¿De acuerdo?

- Bien, no creo que valga la pena el viaje. Hasta luego. - Cuelga, sale del despacho y conduce hasta el garaje del edificio. Mientras conduce, llama a Sophia.

- Alex, ¿me llamas para disculparte? - le pregunta mientras contesta.

- ¿Disculparme? ¿Por qué exactamente?

- Por haberme tratado mal antes. Fuiste grosero conmigo.

- Sophia, deja de ser malcriada. Provocas mi disgusto. ¿Cómo esperas que te trate?

- Soy tu novia, no una empleada. Quiero que me trates muy bien. - Lo dices en tono de queja.

- ¡No te comportas como tal! No quiero discutir ahora. Sólo llamaba para decirte que el Sr. Henrique te llevará a la fiesta de la familia Ramsey y luego a casa, ¿vale?

- No te entiendo, Alex. Pareces cada vez más distante de mí. ¿Qué nos está pasando?

- ¿Distantes? ¿Qué quieres decir?

- ¿Me estás tomando el pelo, Alex? Pasas semanas sin tocarme, no me acompañas a ninguna parte. Todo el mundo sabe que soy la novia de Alex Shaw, pero tú eres como un fantasma. ¿Por qué me haces esto? ¿Ya no me quieres? - pregunta, sin saber si está preparada para la respuesta, porque ella misma siente que no le quiere. Él permanece en silencio unos minutos. - ¿Alex?

- Sophia, ¿de verdad quieres tener esta conversación ahora? Siempre has sabido que no quiero estar siempre en fiestas, y mucho menos en las fiestas de la familia de mi padre. ¿Por qué demonios sacas el tema ahora?

- ¿Por qué las odias tanto, Alex? ¿Estás celoso de la familia de tu padre? ¿Es porque él los eligió a ellos y no a ti? Te ha pedido perdón, una y otra vez, y tú sigues con este comportamiento hacia ellos. - Alex se ríe. - Hablo en serio, ¿es eso?

- Sophia, eres tan estúpida. No tengo celos de nadie, ni me importa a quién elijan. No siento la necesidad de formar parte de este ciclo social, y no tengo ningún interés en pretender complacerte. Te he dicho mil veces que me dejes en paz con esto. Si te atreves a sacar el tema otra vez, puedes estar segura de que conocerás todos mis sentimientos hacia ti. - Cuelga sin dejarla contestar. Ella intenta llamarle varias veces, y cada vez, él la ignora.

- Cretino, ¿cómo se atreve a hablarme así? - murmura molesta, dejando correr las lágrimas de rabia. Llama a su padre.

- Hija, ¿por qué lloras? ¿Qué te ha pasado? - le pregunta Carlos cuando responde y la oye llorar al otro lado de la línea.

- Papá, no puedo más. No puedo seguir con esta relación con él. Alex siempre ha sido indiferente, pero últimamente ha sido grosero, siempre se le acaba la paciencia y ni siquiera sé si aún me quiere o si yo lo quiero a él. No puedo seguir con esto, no quiero. - Dice entre lágrimas.

- Hija, ¿de qué estás hablando? Sois perfectos juntos. Este chico siempre ha sido así, no debe tener amor ni siquiera por sí mismo. Piensa en todo lo que has conseguido y en todo lo que conseguirás después de casarte con él.

- Papá, ¿debería fingir y conformarme? No quiero estar sin amor, quiero sentirme viva, papá. Hace mucho tiempo que Alex no me hace sentir así. Cada vez está más distante, no significo nada para él.

- Hija, ¿por qué ahora? Has vuelto a hablar de su familia, ¿verdad? Sabes que a Alex no le gustan, aunque su propia familia coopere con los Ramsey, no los acepta.

- Pero papá, si su madre y todos los demás pueden socializar con los Ramsey, ¿por qué él no? Y todavía quiere que no socialice, ¿cómo puedo hacer eso? La tía nunca me lo perdonaría.

- Hija, déjale esa pregunta a él. Alex entiende que tú también eres parte de la familia. Nunca podrá prohibirte nada. Concéntrate en tu objetivo, que siempre ha sido estar a su lado. Has invertido demasiado tiempo en esto como para rendirte ahora. Recuerda que al final, serás bien recompensada. Te quiero, hija. Nos vemos en la fiesta.

- Vale, papá, yo también te quiero. - Cuelga y se tira en la cama, reviviendo todos sus momentos con Alex.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro