icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 7
Beber hasta las tres de la mañana
Palabras:925    |    Actualizado en:17/10/2022

Diane estaba tan feliz como una niña pequeña a la que le acababan de regalar una nueva muñeca. Ella se acercó hacia Edmund.

Esa había sido una muy agradable sorpresa para la mujer. No esperaba que Chelsea montara una escena, y menos que pidiera el divorcio.

El mayor arrepentimiento había estado devorando a Diane cada vez que recordaba que había terminado con Edmund hace tres años. Había pensado que él se tomaría un tiempo para pensar las cosas, y que después iría a rogar por su amor. Pero para su descontento, el hombre se había acostado con Chelsea y se casó con ella.

En ese momento, sintió como su mundo se derrumbaba cuando escuchó la noticia. Estaba realmente furiosa, pero seguía amando a Edmund. Así que siguió instigando a Sonya Nelson, la hermana menor del hombre, a sembrar la semilla de la discordia entre Edmund y Chelsea.

La mujer era la mejor amiga de Diane, por lo que naturalmente se había puesto de su lado. Y ella tampoco le gustaba la esposa de su hermano ni un poco.

Diane y Edmund se conocían desde hacía mucho. Ya que había estado junto a él durante tantos años, sabía que era un hombre orgulloso que detestaba sentir vergüenza. Estaba segura de que se divorciarían después de lo sucedido.

Durante tres años completos, Diane había estado intentando romper ese matrimonio con diversos planes, pero todos habían fracasado. Y en ese momento, era como si Dios hubiera concedido su mayor deseo. Su amante estaba a punto de ser liberado del grillete matrimonial que compartía con Chelsea.

Zuri se encontraba de pie en el escenario cuando la mujer terminó. Ella la ayudó a pasar entre la multitud hasta el auto y se marcharon.

Chelsea se derrumbó en su asiento y respiró hondo tan pronto como se subió en el auto. Ella había sido un desastre de nervios cuando se paró en aquel escenario. Le había tomado mucha fuerza de voluntad el no retroceder y huir. Pero al final, logró avergonzar a Edmund en público.

"Querida, estuviste genial allí dentro", dijo Zuri con emoción, mientras la tomaba del brazo.

"¿De verdad?", preguntó Chelsea débilmente.

La mujer no esperaba actuar con genialidad en el escenario. Lo único que ella quería era provocar con éxito a Edmund para que pudiera darle el divorcio sin siquiera dudarlo. Subió allí para la batalla, no para mostrar su lado genial.

"Sí, lo estuviste. Mira, hasta lo grabé todo". Zuri sacó su teléfono y reprodujo el vídeo.

Chelsea se quedó sin palabras en el momento que lo vio.

La mujer a su lado dejó escapar una risa malvada. "¡Jajaja! Mira la cara de Edmund. Se veía tan avergonzado. Le queda bien. Estoy segura de que es la primera vez que se avergüenza tanto. ¡Buen trabajo, Chelsea!".

Una punzada de dolor llegó al corazón de la mujer cuando sus ojos se posaron en el rostro de Edmund en el vídeo. Por alguna razón, estaba sintiendo lástima por él.

Esa era probablemente la última vez que vería al hombre directamente a los ojos. Una vez que el divorcio finalizara, ella lo trataría como a un completo extraño.

La noticia de lo que había hecho Chelsea corrió como la pólvora. Todos los medios de comunicación estaban interesados en informar sobre el divorcio lo más rápido posible. Y como era de esperar, un grupo de reporteros se había reunido en la entrada del Grupo Nelson a la mañana siguiente. Estaban esperando para informar sobre el divorcio e incluso lograr que Chelsea y Edmund hablaran al respecto.

A las ocho y media el hombre finalmente llegó a la empresa. Llevaba unas gafas de sol grande, por lo que era difícil saber qué expresión tenía en su rostro. Los reporteros comenzaron a fotografiarlo salvajemente. Cuando se perdió de vista, los medios se pusieron ansiosos por ver a la supuesta señora Nelson.

Chelsea estaba muy bien vestida la noche anterior. A juzgar por cómo se veía en los vídeos y las fotos, los reporteros esperaban a una joven elegante.

A las nueve y media, una extraña mujer que llevaba una gorra de visera, una máscara y una camiseta suelta apareció repentinamente en las instalaciones de la empresa. Apestaba a alcohol y su manera de caminar era muy inestable. Todos los reporteros fruncieron el ceño al verla.

"¿Quién es esta borracha? ¿Qué está haciendo en este lugar? ¿No la van a expulsar los de seguridad?", murmuraron los reporteros para sí mismos.

Ninguno de ellos sabía que esa borracha en realidad era la señora Nelson, que había estado esperando toda la mañana. Chelsea había estado bebiendo con Zuri hasta las tres de la mañana. Pera Zuri, solo estaban celebrando el hecho de que su amiga estaba a punto de ser liberada de su malvado captor. Pero ella en realidad solo había bebido para ahogar sus penas.

Aunque Edmund la trató como a una basura, la mujer había pasado tres años de su vida amándolo. Le rompía el corazón saber que se iban a divorciar.

Edmund y el abogado habían estado esperando en la sala de recepción durante mucho tiempo. Lo primero que Chelsea vio al entrar fue el rostro sombrío del hombre. Ella se disculpó con velocidad: "Perdón por haberte hecho esperar. Bebí demasiado anoche, así que me levanté un poco tarde".

Edmund ya estaba más que impacientado cuando ella llegó. Pero cuando escuchó lo que decía, levantó las cejas y habló: "Te ves como un desastre. ¿Bebiste para ahogar tus penas ya que estamos a punto de divorciarnos? Si ese es el caso, yo puedo...".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Un corazón roto2 Capítulo 2 Quiero el divorcio3 Capítulo 3 Noche inolvidable4 Capítulo 4 El gran ganador5 Capítulo 5 Fiesta de aniversario del Grupo Nelson6 Capítulo 6 La señora Nelson7 Capítulo 7 Beber hasta las tres de la mañana8 Capítulo 8 Un extraño familiar9 Capítulo 9 De vuelta al trabajo10 Capítulo 10 La nueva cita de la exesposa11 Capítulo 11 Un gesto rechazado12 Capítulo 12 El nuevo Chelsea13 Capítulo 13 Percepción incorrecta14 Capítulo 14 Insulto pasado por alto15 Capítulo 15 Un encuentro arreglado16 Capítulo 16 Su primera disculpa17 Capítulo 17 Cambio de opinión repentino18 Capítulo 18 Truco fallido19 Capítulo 19 Ex cuñada20 Capítulo 20 Una fuerte pelea21 Capítulo 21 El defensor del Chelsea22 Capítulo 22 Esfuerzo frustrado23 Capítulo 23 La curiosidad de Edmund24 Capítulo 24 Puedes quedarte con el cambio25 Capítulo 25 Las sospechas de su amigo26 Capítulo 26 Debes tener mucho cuidado27 Capítulo 27 Un impactante descubrimiento28 Capítulo 28 El plan de Edmund29 Capítulo 29 Ausencia inesperada30 Capítulo 30 Supuestos rivales31 Capítulo 31 Gran sorpresa32 Capítulo 32 La discusión sobre la historia33 Capítulo 33 Un accidente automovilístico34 Capítulo 34 Otra sorpresa35 Capítulo 35 Dispuesta a disculparse36 Capítulo 36 Sentencia de muerte37 Capítulo 37 Asalta cunas38 Capítulo 38 Edmund le pidió que se reunieran en la oficina39 Capítulo 39 Presunta seducción40 Capítulo 40 Regreso asombroso41 Capítulo 41 Un extraño impulso protector42 Capítulo 42 No había nada de malo en no amar a alguien43 Capítulo 43 Una desertora44 Capítulo 44 La decisión de Chelsea45 Capítulo 45 Problema resuelto46 Capítulo 46 Regalo indirecto47 Capítulo 47 Reunión para cenar48 Capítulo 48 Un hombre pervertido49 Capítulo 49 Castigo extraño50 Capítulo 50 Accidente pasado51 Capítulo 51 Una conversación seria52 Capítulo 52 El origen del amor de Chelsea53 Capítulo 53 La venganza54 Capítulo 54 La modificación del guion55 Capítulo 55 La indecisión de Edmund56 Capítulo 56 El secretito de Fay57 Capítulo 57 Diane se enfurece58 Capítulo 58 Relájate59 Capítulo 59 Advertencia severa60 Capítulo 60 Elogiada por Edmund61 Capítulo 61 El plan de Zuri62 Capítulo 62 Un complot contra Chelsea63 Capítulo 63 Salivando con una foto64 Capítulo 64 Un fuerte rival65 Capítulo 65 Posesiones invaluables66 Capítulo 66 Escándalo de homosexualidad67 Capítulo 67 No había cambiado nada68 Capítulo 68 Te quiero de vuelta69 Capítulo 69 Jamás serás tú70 Capítulo 70 Acoso71 Capítulo 71 El plan de Diane72 Capítulo 72 Llama a la policía73 Capítulo 73 No se atrevió a enfrentar a Chelsea74 Capítulo 74 Edmund ya había tomado medidas75 Capítulo 75 Están despedidos.76 Capítulo 76 Rogando misericordia77 Capítulo 77 Tú eres su cómplice78 Capítulo 78 Una cita sorpresa79 Capítulo 79 Ardería de rabia80 Capítulo 80 No compartían los mismos valores81 Capítulo 81 Una necesidad muy necesaria82 Capítulo 82 Un nuevo comienzo83 Capítulo 83 Un repentino cambio de planes84 Capítulo 84 Purple, la guionista85 Capítulo 85 Una escena extremadamente vergonzosa86 Capítulo 86 La sensibilidad de Luka87 Capítulo 87 Celos a fuego lento88 Capítulo 88 ¡Diane sería la actriz perfecta para el papel!89 Capítulo 89 Ego magullado90 Capítulo 90 Un abuelo astuto91 Capítulo 91 El debate entre Ethan y Edmund92 Capítulo 92 Chelsea es una extraña93 Capítulo 93 Brujas perversas94 Capítulo 94 Chelsea está en peligro95 Capítulo 95 La negación de la exesposa96 Capítulo 96 Desmayo97 Capítulo 97 Él jamás la entendió98 Capítulo 98 Podía exasperar a las mujeres con una palabra99 Capítulo 99 Unos días en casa de Fay100 Capítulo 100 La historia de Fay