icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 6
Te lo prometo
Palabras:877    |    Actualizado en:17/10/2022

Caldwell apretó los dientes con una mirada furiosa.

Mientras tanto, Sabina pasó por la sala y vio a Rosina en el sofá, aún en pijama. "Buenos días, señora", saludó con una sonrisa calurosa. "¿Pudo dormir bien?".

Anoche, cuando escuchó el motor de un auto en el jardín, se levantó de la cama para revisar. No pudo evitar ponerse muy feliz cuando vio que Caldwell había regresado.

La madre de Caldwell había arreglado ese matrimonio, por lo que Sabina pensaba que Rosina era perfecta para él.

Por lo tanto, estaba bastante entusiasmada con la nueva señora Walsh.

Rosina forzó una sonrisa. "No estuvo mal", respondió tímidamente.

"Me alegro. Por favor, vaya a lavarse. El desayuno está listo", dijo Sabina dirigiéndose al comedor.

Rosina bostezó mientras se frotaba los ojos soñolientos.

Se le ocurrió que Caldwell ya debía haberse vestido.

Entonces, se dirigió de puntillas al dormitorio y tocó la puerta, pero no hubo respuesta.

Pensando que él ya debía haber salido, Rosina abrió la puerta y fue recibida por una mirada tan gélida que le provocó escalofríos.

Caldwell sostenía fuertemente un trozo de papel.

Cuando Rosina notó sus cosas esparcidas por el suelo, el corazón le dio un vuelco.

Sin embargo, respiró hondo e intentó mantener la calma. "¿Qué estás haciendo con mis cosas? ¡Estás invadiendo mi privacidad!".

"¿Privacidad?", repitió Caldwell con una mirada incrédula.

Luego, se puso de pie y arrojó el documento frente a ella. "Tuviste la audacia de casarte conmigo llevando a un bastardo en tu vientre, ¿y te atreves a hablar de privacidad?".

"Yo...". Rosina palideció de inmediato.

Caldwell se acercó a ella y le pellizcó la barbilla. "Dime, ¿cuál es la verdadera razón por la que te casaste conmigo?".

¿Quería que él se convirtiera en el padre de ese bastardo? ¿Quería que ese bastardo se convirtiera en su primer hijo? ¿El trato que le había propuesto era solo una excusa?

El rostro de Caldwell se oscureció.

Rosina sintió que su corazón estaba a punto de detenerse, pero mantuvo una expresión serena. "No fue mi intención ocultártelo. Nuestro matrimonio es solo un trato y nos divorciaremos en un mes, así que pensé que no importaba. No tengo segundas intenciones".

"¿En serio?", preguntó Caldwell agarrándola con más fuerza.

Rosina hizo una mueca de dolor. "Te estoy diciendo la verdad. Soy consciente de que si cruzo la línea contigo, tienes toda la capacidad de borrarme de esta tierra".

Los ojos de Caldwell se posaron en su vientre, y frunció el ceño. "Será mejor que me estés diciendo la verdad, o no te perdonaré".

Con un asentimiento, Rosina se tocó inconscientemente el vientre, como para proteger a su hijo.

Este niño había venido inesperadamente, pero planeaba quedarse con él. Después de todo, era su sangre.

No se lo había contado a nadie, ni siquiera a su madre. Había guardado el informe de embarazo en todo momento, para evitar que se descubriera.

Sin embargo, Caldwell se enteró al segundo día de su matrimonio.

Con una expresión malhumorada, él volvió a advertirle: "Si descubro que has estado jugando conmigo a mis espaldas...".

"Te prometo que me portaré bien. Si hago algo fuera de lugar, estaré a tu disposición", interrumpió Rosina para tranquilizarlo.

Incluso si no podía ganarse toda su confianza, no dejaría que dudara de sus intenciones.

Confiaba en ese matrimonio para recuperar las propiedades de su madre de las manos de Perry.

Caldwell la miró a los ojos, como si buscara la verdad.

De repente, alguien tocó su puerta.

"Señores Walsh, el desayuno está listo", anunció Sabina alegremente.

Caldwell retiró la mano y controló sus emociones. "Limpia este desastre".

Luego, se dio la vuelta y se marchó.

De inmediato, Rosina se reclinó contra la pared. Su corazón latía alocadamente. Le tomó mucho tiempo tranquilizarse.

Después de un rato, se agachó y recogió las cosas esparcidas por el suelo. Las lágrimas rodaron por sus mejillas cuando leyó el informe de embarazo.

Pero se las secó con el dorso de la mano y sorbió la nariz. Luego de guardar el informe, se cambió de ropa y salió.

En el comedor, vio un desayuno a medio comer y una taza de café vacía. Caldwell ya no estaba.

Rosina exhaló un pesado suspiro de alivio.

Después del desayuno, regresó a su apartamento.

Tan pronto como ingresó, Josie se levantó del sofá y se acercó a ella. "¿Cómo está el señor Walsh?".

Rosina le sonrió para tranquilizarla. "Es un buen hombre, mamá. No te preocupes por mí".

Josie empezó a llorar. "Lamento no poder protegerte".

Rosina la abrazó y le dio unas palmaditas en la espalda. "Ya te lo dije, no te preocupes por mí. Seré feliz mientras tú estés a mi lado".

Para el almuerzo, Josie preparó con amor la sopa de pescado favorita de su hija, ya que había notado que ella no se veía muy bien.

Rosina quiso tomar una cucharada de sopa, pero entonces olió el pescado.

Tuvo ganas de vomitar y se apresuró hacia el baño.

"¿Rosina?".

Josie la siguió con una expresión preocupada. Al verla vomitando junto al inodoro, su corazón se hundió.

"Rosina, ¿qué te pasa?", preguntó con una voz temblorosa.

Rosina se congeló y apretó los puños con fuerza.

Reuniendo todo su coraje, se dio la vuelta y miró a su madre.

"Mamá, estoy embarazada".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Primera vez2 Capítulo 2 Embarazada3 Capítulo 3 Actuando4 Capítulo 4 Trato5 Capítulo 5 Noche de bodas6 Capítulo 6 Te lo prometo7 Capítulo 7 Aborto8 Capítulo 8 Actitud9 Capítulo 9 Entrevista de trabajo10 Capítulo 10 No calificada para el puesto11 Capítulo 11 No te dejes engañar12 Capítulo 12 Llámame Lyndon13 Capítulo 13 Sabe asiceano14 Capítulo 14 Inexplicable15 Capítulo 15 ¿Ese niño es tuyo 16 Capítulo 16 Hospital17 Capítulo 17 Bastardo18 Capítulo 18 Beso repentino19 Capítulo 19 Aroma único y encantador20 Capítulo 20 No existe el amor verdadero21 Capítulo 21 Desmayo22 Capítulo 22 Sospecha23 Capítulo 23 Te subestimé24 Capítulo 24 Amo al padre de mi hijo25 Capítulo 25 No es un lisiado26 Capítulo 26 Mujer intrigante de aspecto inocente27 Capítulo 27 Saltando del taxi28 Capítulo 28 No seas tan bueno conmigo29 Capítulo 29 Condición30 Capítulo 30 Malentendido31 Capítulo 31 Altercado en la sala de descanso32 Capítulo 32 Por esa noche33 Capítulo 33 El plan de Aurora34 Capítulo 34 Un favor35 Capítulo 35 Una rara oportunidad36 Capítulo 36 Drogado37 Capítulo 37 No me toques38 Capítulo 38 Coincidencia39 Capítulo 39 Déjame cuidarte40 Capítulo 40 Un favor41 Capítulo 41 Es mi hermana42 Capítulo 42 No te aceptaré43 Capítulo 43 Llevándose bien44 Capítulo 44 Fuera de control45 Capítulo 45 Ayúdame a detener el dolor46 Capítulo 46 Pareja amorosa47 Capítulo 47 De rodillas48 Capítulo 48 Protesta49 Capítulo 49 Charla con Lindsey50 Capítulo 50 Somos una pareja51 Capítulo 51 Devuelve el dinero52 Capítulo 52 El padre del bebé53 Capítulo 53 Aborto espontáneo54 Capítulo 54 Divorcio55 Capítulo 55 Mellizos56 Capítulo 56 Carlos y Cathy57 Capítulo 57 Me gustas58 Capítulo 58 Aún no divorciados59 Capítulo 59 Mi esposa60 Capítulo 60 El crimen de tu hijo61 Capítulo 61 Déjà vu62 Capítulo 62 Yo no te amo63 Capítulo 63 Invitación64 Capítulo 64 Estamos a mano65 Capítulo 65 No me sirven de nada66 Capítulo 66 ¿Qué estás haciendo aquí 67 Capítulo 67 Perturbando su tranquilidad68 Capítulo 68 La ausencia profundiza el amor69 Capítulo 69 Cuidándolo70 Capítulo 70 Hombre infiel71 Capítulo 71 Podrás seguir adelante72 Capítulo 72 Amor anhelado73 Capítulo 73 Pregunta apremiante74 Capítulo 74 Regresar a Zimar75 Capítulo 75 Decisión de volver76 Capítulo 76 Culpa77 Capítulo 77 Pídemelo y te ayudaré78 Capítulo 78 Otra persona lo pagará79 Capítulo 79 El conductor muerto80 Capítulo 80 Probarse a mí mismo81 Capítulo 81 ¿Por qué le dolía el corazón 82 Capítulo 82 ¿Quién te enseñó eso 83 Capítulo 83 Parecido84 Capítulo 84 Hijos ilegítimos85 Capítulo 85 La mujer de la grabación86 Capítulo 86 Volviendo a estar juntos87 Capítulo 87 Cuidar a una mujer88 Capítulo 88 La mentira tiene patas cortas89 Capítulo 89 Él me pertenece90 Capítulo 90 Quiero que me llames cariño91 Capítulo 91 Un buen hombre para mamá92 Capítulo 92 La verdad del accidente93 Capítulo 93 Petulante94 Capítulo 94 Mantenla vigilada95 Capítulo 95 Cooperación96 Capítulo 96 Mujer casada97 Capítulo 97 Tener un hijo conmigo98 Capítulo 98 Reencuentro con Perry99 Capítulo 99 Incomodidad100 Capítulo 100 Decisión