icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Te amo con todo mi corazón

Te amo con todo mi corazón

icon
Capítulo 1
Primera vez
Palabras:947    |    Actualizado en:17/10/2022

"¿Es tu primera vez?".

El aliento del hombre rozó la oreja de Rosina Bentley, enviando un escalofrío por su espalda. Sin embargo, ella no se atrevió a abrir los ojos.

"Relájate. No voy a hacerte daño", respondió el hombre con una voz ronca.

Antes de que Rosina pudiera responder, él le pellizcó la barbilla y la besó con fuerza.

Todo le dolía mucho.

Aquel dolor desgarrador hizo que su mente se quedara en blanco por un momento.

Finalmente, el hombre la soltó y se dirigió al baño. Rosina arrastró su cuerpo cansado afuera de la cama, se vistió y salió de la habitación.

De repente, el sonido de su teléfono atravesó el silencio de la noche.

Rosina revisó la pantalla y sus ojos se abrieron con pánico. Sin pensarlo dos veces, corrió hacia el hospital.

Sintiéndose impotente y desconsolada, Rosina le rogó al médico entre sollozos. "Por favor... por favor, salve a mi madre y a mi hermano...". Rosina firmó el documento con una mano temblorosa y se lo entregó al médico.

Este la miró con un suspiro. "Ya no hay nada que podamos hacer por su hermano. ¡Lamento mucho su pérdida!".

Las palabras del doctor fueron como un golpe bajo. Aturdida, Rosina sufrió un fuerte mareo y estuvo a punto de desmayarse.

Sus rodillas se doblaron y se derrumbó en el suelo.

Hacía ocho años, cuando Rosina tenía diez años, su padre las envió a ella y a su madre embarazada a un país extranjero, solo para abandonarlas. Ambas no tuvieron más remedio que valerse por sí mismas.

Más tarde, nació su hermano menor, pero a los tres años le diagnosticaron autismo. Rosina y su madre trabajaban a tiempo parcial para llegar a fin de mes, pero el repentino accidente automovilístico empeoró su situación.

Incapaz de soportar el dolor, Rosina perdió el conocimiento.

"¿Señorita? ¡Señorita! ¡Enfermera! La señorita se desmayó...".

Un mes después, Rosina estaba subiendo en el ascensor a su piso designado.

En su mano, llevaba una bolsa de comida.

La condición de su madre había mejorado después del tratamiento. Sin embargo, cuando escuchó que su hijo no había sobrevivido, se deprimió tanto que perdió mucho peso.

El ascensor se abrió con un timbre.

Rosina respiró hondo y caminó hacia la sala de su madre. Pero antes de entrar, escuchó a alguien hablando adentro.

"Josie, tú y la señora Walsh eran mejores amigas, y acordaron que sus hijos debían casarse. Tu hija debe ser parte de la familia Walsh...".

"¿A qué diablos te refieres, Perry Bentley? ¿De qué demonios estás hablando?". Josie Morris fulminó con la mirada al hombre que estaba al lado de su cama.

Era el mismo que la había abandonado con su hija en un lugar extraño, a pesar de que se encontraba embarazada. En ocho años ni siquiera se molestó en ubicarlas. ¡Y ahora tenía la audacia de aparecer de la nada y querer casar Rosina con un desconocido!

"Es el hijo mayor de tu mejor amiga. Es bastante guapo. Además, ya conoces a la familia Walsh. Rosina tendrá una vida próspera cuando sea parte de esa familia...". Sin embargo, la voz de Perry empezó a apagarse con vacilación.

El señor Walsh era ciertamente un hombre noble y apuesto, pero hacía poco tiempo había quedado discapacitado. Un mes atrás, había viajado al extranjero por negocios y una serpiente venenosa lo mordió. El veneno paralizó sus nervios, dejándolo paralítico de la cintura para abajo.

Si su hija se casaba con él, su matrimonio no tendría alegría ni sexo.

"Me casaré con él".

De repente, la puerta se abrió y Rosina entró agarrando con fuerza la bolsa de comida. "Me casaré, pero con una condición".

Perry miró hacia la puerta y se quedó atónito. No había visto a Rosina en ocho años.

Había crecido mucho. Su piel estaba hidratada, pero era demasiado delgada, como si estuviera desnutrida. No le parecía tan encantadora como su hija menor.

"¿Qué condición?", preguntó con el ceño fruncido.

"Mamá y yo regresaremos a casa, y tú tendrás que devolverle todo lo que le pertenece. Solo entonces me casaré con ese hombre", declaró Rosina apretando tan fuerte los puños que las uñas se le clavaron en las palmas.

"Rosina...". Josie intentó hacer entrar en razón a su hija.

La chica ya había sufrido mucho con ella. Simplemente no podía quedarse de brazos cruzados mientras veía cómo la obligaban a casarse.

"Está bien, está bien", aceptó Perry, ya que le preocupaba que su hija cambiara de opinión. "Te llevaré de vuelta si te casas con él".

"¿Y qué hay de las propiedades de mi madre?".

Al verlo dudar, Rosina hizo una mueca burlona.

"Estoy segura de que mi hermana es muy hermosa y merece un mejor esposo. Si se casa con un hombre discapacitado, toda su vida se arruinará. De todos modos, tú y mamá ya están divorciados. Lo justo es que le devuelvas todo el dinero que ella le dio a la familia Bentley".

Sintiéndose culpable, Perry evitó contacto visual con Rosina.

Finalmente apretó los dientes y se rindió. "Se lo devolveré una vez que te cases con él".

Su hija menor era muy hermosa. ¿Cómo podía dejar que se casara con ese hombre y desperdiciar todo su potencial?

Perry se sintió un poco más tranquilo.

No obstante, su odio hacia Rosina empeoró. Esa chica no solo tenía una lengua afilada, sino que también codiciaba su dinero.

"¡No seas grosera y cuida tus palabras!", exclamó con una mirada fría.

Rosina puso los ojos en blanco, ya que no quería discutir.

Ahora se sentía demasiado débil e impotente. No podía arriesgarse a ofenderlo.

"Empaca tus cosas. Partiremos mañana". Sin esperar una respuesta, Perry se dio la vuelta y salió corriendo.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Primera vez2 Capítulo 2 Embarazada3 Capítulo 3 Actuando4 Capítulo 4 Trato5 Capítulo 5 Noche de bodas6 Capítulo 6 Te lo prometo7 Capítulo 7 Aborto8 Capítulo 8 Actitud9 Capítulo 9 Entrevista de trabajo10 Capítulo 10 No calificada para el puesto11 Capítulo 11 No te dejes engañar12 Capítulo 12 Llámame Lyndon13 Capítulo 13 Sabe asiceano14 Capítulo 14 Inexplicable15 Capítulo 15 ¿Ese niño es tuyo 16 Capítulo 16 Hospital17 Capítulo 17 Bastardo18 Capítulo 18 Beso repentino19 Capítulo 19 Aroma único y encantador20 Capítulo 20 No existe el amor verdadero21 Capítulo 21 Desmayo22 Capítulo 22 Sospecha23 Capítulo 23 Te subestimé24 Capítulo 24 Amo al padre de mi hijo25 Capítulo 25 No es un lisiado26 Capítulo 26 Mujer intrigante de aspecto inocente27 Capítulo 27 Saltando del taxi28 Capítulo 28 No seas tan bueno conmigo29 Capítulo 29 Condición30 Capítulo 30 Malentendido31 Capítulo 31 Altercado en la sala de descanso32 Capítulo 32 Por esa noche33 Capítulo 33 El plan de Aurora34 Capítulo 34 Un favor35 Capítulo 35 Una rara oportunidad36 Capítulo 36 Drogado37 Capítulo 37 No me toques38 Capítulo 38 Coincidencia39 Capítulo 39 Déjame cuidarte40 Capítulo 40 Un favor41 Capítulo 41 Es mi hermana42 Capítulo 42 No te aceptaré43 Capítulo 43 Llevándose bien44 Capítulo 44 Fuera de control45 Capítulo 45 Ayúdame a detener el dolor46 Capítulo 46 Pareja amorosa47 Capítulo 47 De rodillas48 Capítulo 48 Protesta49 Capítulo 49 Charla con Lindsey50 Capítulo 50 Somos una pareja51 Capítulo 51 Devuelve el dinero52 Capítulo 52 El padre del bebé53 Capítulo 53 Aborto espontáneo54 Capítulo 54 Divorcio55 Capítulo 55 Mellizos56 Capítulo 56 Carlos y Cathy57 Capítulo 57 Me gustas58 Capítulo 58 Aún no divorciados59 Capítulo 59 Mi esposa60 Capítulo 60 El crimen de tu hijo61 Capítulo 61 Déjà vu62 Capítulo 62 Yo no te amo63 Capítulo 63 Invitación64 Capítulo 64 Estamos a mano65 Capítulo 65 No me sirven de nada66 Capítulo 66 ¿Qué estás haciendo aquí 67 Capítulo 67 Perturbando su tranquilidad68 Capítulo 68 La ausencia profundiza el amor69 Capítulo 69 Cuidándolo70 Capítulo 70 Hombre infiel71 Capítulo 71 Podrás seguir adelante72 Capítulo 72 Amor anhelado73 Capítulo 73 Pregunta apremiante74 Capítulo 74 Regresar a Zimar75 Capítulo 75 Decisión de volver76 Capítulo 76 Culpa77 Capítulo 77 Pídemelo y te ayudaré78 Capítulo 78 Otra persona lo pagará79 Capítulo 79 El conductor muerto80 Capítulo 80 Probarse a mí mismo81 Capítulo 81 ¿Por qué le dolía el corazón 82 Capítulo 82 ¿Quién te enseñó eso 83 Capítulo 83 Parecido84 Capítulo 84 Hijos ilegítimos85 Capítulo 85 La mujer de la grabación86 Capítulo 86 Volviendo a estar juntos87 Capítulo 87 Cuidar a una mujer88 Capítulo 88 La mentira tiene patas cortas89 Capítulo 89 Él me pertenece90 Capítulo 90 Quiero que me llames cariño91 Capítulo 91 Un buen hombre para mamá92 Capítulo 92 La verdad del accidente93 Capítulo 93 Petulante94 Capítulo 94 Mantenla vigilada95 Capítulo 95 Cooperación96 Capítulo 96 Mujer casada97 Capítulo 97 Tener un hijo conmigo98 Capítulo 98 Reencuentro con Perry99 Capítulo 99 Incomodidad100 Capítulo 100 Decisión