icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 5
Noche de bodas
Palabras:871    |    Actualizado en:17/10/2022

"Ya veo", respondió Rosina con una sonrisa irónica.

Su matrimonio con Caldwell era solo una parte del trato, así que no tenía derecho a interferir en su vida privada.

Además, se sentía más tranquila cuando él no estaba presente.

Solo entonces ella echó un vistazo más a su entorno. El dormitorio era espacioso y su decoración era minimalista pero hogareña, con una combinación de blanco y negro y muebles lujosos, aunque no llamativos. Evidentemente era el dormitorio de un hombre soltero.

"Esta es la habitación del señor Walsh", explicó Sabina sonriendo cuando la vio maravillada por la decoración.

Rosina abrió la boca para pedirle que le diera otra habitación, pero al final simplemente asintió.

Más tarde esa noche, Rosina empezó a dar vueltas en la cama. Le resultaba difícil conciliar el sueño en un lugar extraño, así que se dio por vencida y empezó a buscar trabajos en su teléfono.

Solo con un trabajo podría tener una vida estable, cuidar bien a su madre y darle un buen futuro a su bebé.

De repente, encontró una oferta laboral como traductora. Estaba sorprendida de que la empresa buscara un traductor competente en asiceano.

Asicea era el país al que Perry las había exiliado a ella y a su madre.

Además, para su mayor sorpresa, el sueldo era bastante bueno.

Por lo tanto, Rosina decidió solicitar el puesto inmediatamente.

Después de enviar su currículum, guardó su teléfono y poco a poco se quedó dormida.

Afuera, una luz blanca iluminó el patio cuando un Maybach se detuvo frente a la villa.

Caldwell entró tambaleándose a la habitación.

Luego de aflojarse su incómoda corbata, se sirvió un vaso de agua y bebió todo de un trago para aliviar el ardor en su garganta.

Había bebido mucho en la fiesta de cumpleaños de Sonya.

Por lo general, aguantaba muy bien el alcohol, pero ahora estaba borracho.

Caldwell se frotó la frente y se dirigió a su cama. Sin pensarlo mucho, se tumbó en la cama y se quedó dormido.

Entre sueños, Rosina sintió que algo se movía, pero no le dio mucha importancia y siguió durmiendo.

A la mañana siguiente, los rayos de sol iluminaron la habitación como hilos dorados.

En la cama, había una mujer acurrucada en los brazos de un hombre.

Ambos estaban profundamente dormidos.

Cualquiera que los viera pensaría que eran una hermosa pareja.

Caldwell abrió lentamente los ojos. Tenía un fuerte dolor de cabeza. Justo cuando estaba a punto de sentarse, notó un peso en su brazo.

Giró la cabeza y encontró a una mujer acurrucada en sus brazos.

Tenía la piel impecable y sus pestañas eran curvadas como las alas de una mariposa. Además, tenía los labios rosados ligeramente separados mientras respiraba de manera constante.

Estaba acostada de lado; viéndola de cerca, Cadwell podía decir que era una chica muy hermosa.

Su manzana de Adán empezó a subir y bajar. Estaba sintiendo un impulso que jamás había experimentado, ni siquiera con Sonya. No podía creer que una mujer a la que solo había visto dos veces lo excitara de esa forma.

Mientras tanto, Rosina estaba teniendo una pesadilla en la que un feroz león la miraba fijamente, como si fuera su presa.

Finalmente, se despertó sintiéndose inquieta.

Sin embargo, en el momento en que abrió los ojos, vio a un hombre observándola.

Su mente somnolienta se quedó completamente en blanco por un momento.

De repente, sus ojos se abrieron como platos. "¡¿Por qué estás en mi cama?!", preguntó.

Caldwell apartó la mirada y levantó la colcha. "Esta es mi cama".

Rosina quiso replicar, pero cuando vio dónde estaba, se tragó sus propias palabras.

"Pensé que estabas celebrando el cumpleaños de tu novia. ¿Por qué regresaste?". Rosina saltó de la cama y retrocedió unos pasos.

Sabina le había dicho que Caldwell no estaría en casa, por eso había bajado la guardia.

Al pensar en que había dormido con él anoche, sus mejillas empezaron a ruborizarse.

Avergonzada, bajó la cabeza.

Caldwell se desabotonó la camisa mientras contemplaba a la nerviosa mujer que estaba parada en una esquina. "¿Es el cumpleaños de mi novia más importante que mi noche de bodas?", preguntó con una sonrisa juguetona.

Rosina se quedó sin palabras.

Su matrimonio había sido solo un trato. No eran una verdadera pareja. ¿De qué noche de bodas estaba hablando?

Sin embargo, antes de que pudiera responder, Caldwell se quitó la camisa.

Rosina se dio la vuelta a toda prisa. No esperaba que él se desvistiera frente a ella.

Desde aquella fatídica noche, se había mostrado particularmente distante hacia los hombres.

"Tengo que irme", murmuró de inmediato.

Luego, sin esperar respuesta, salió corriendo del dormitorio.

Caldwell se encogió de hombros y se dirigió al baño para darse una ducha.

Estaba a punto de sacar ropa del armario cuando tiró accidentalmente una bolsa de lona.

Todas las cosas que estaban adentro se cayeron.

Cadwell hizo una pausa y se preguntó si era de Rosina.

Le molestaba que ella no hubiera dudado en poner sus cosas en su armario.

Con una mueca burlona, Cadwell se arrodilló para recogerlas del suelo. De repente, vislumbró un documento del hospital.

Frunció el ceño y lo recogió.

"Rosina Bentley. Mujer. 18 años. Seis semanas de embarazo".

¿Esa mujer estaba embarazada?

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Primera vez2 Capítulo 2 Embarazada3 Capítulo 3 Actuando4 Capítulo 4 Trato5 Capítulo 5 Noche de bodas6 Capítulo 6 Te lo prometo7 Capítulo 7 Aborto8 Capítulo 8 Actitud9 Capítulo 9 Entrevista de trabajo10 Capítulo 10 No calificada para el puesto11 Capítulo 11 No te dejes engañar12 Capítulo 12 Llámame Lyndon13 Capítulo 13 Sabe asiceano14 Capítulo 14 Inexplicable15 Capítulo 15 ¿Ese niño es tuyo 16 Capítulo 16 Hospital17 Capítulo 17 Bastardo18 Capítulo 18 Beso repentino19 Capítulo 19 Aroma único y encantador20 Capítulo 20 No existe el amor verdadero21 Capítulo 21 Desmayo22 Capítulo 22 Sospecha23 Capítulo 23 Te subestimé24 Capítulo 24 Amo al padre de mi hijo25 Capítulo 25 No es un lisiado26 Capítulo 26 Mujer intrigante de aspecto inocente27 Capítulo 27 Saltando del taxi28 Capítulo 28 No seas tan bueno conmigo29 Capítulo 29 Condición30 Capítulo 30 Malentendido31 Capítulo 31 Altercado en la sala de descanso32 Capítulo 32 Por esa noche33 Capítulo 33 El plan de Aurora34 Capítulo 34 Un favor35 Capítulo 35 Una rara oportunidad36 Capítulo 36 Drogado37 Capítulo 37 No me toques38 Capítulo 38 Coincidencia39 Capítulo 39 Déjame cuidarte40 Capítulo 40 Un favor41 Capítulo 41 Es mi hermana42 Capítulo 42 No te aceptaré43 Capítulo 43 Llevándose bien44 Capítulo 44 Fuera de control45 Capítulo 45 Ayúdame a detener el dolor46 Capítulo 46 Pareja amorosa47 Capítulo 47 De rodillas48 Capítulo 48 Protesta49 Capítulo 49 Charla con Lindsey50 Capítulo 50 Somos una pareja51 Capítulo 51 Devuelve el dinero52 Capítulo 52 El padre del bebé53 Capítulo 53 Aborto espontáneo54 Capítulo 54 Divorcio55 Capítulo 55 Mellizos56 Capítulo 56 Carlos y Cathy57 Capítulo 57 Me gustas58 Capítulo 58 Aún no divorciados59 Capítulo 59 Mi esposa60 Capítulo 60 El crimen de tu hijo61 Capítulo 61 Déjà vu62 Capítulo 62 Yo no te amo63 Capítulo 63 Invitación64 Capítulo 64 Estamos a mano65 Capítulo 65 No me sirven de nada66 Capítulo 66 ¿Qué estás haciendo aquí 67 Capítulo 67 Perturbando su tranquilidad68 Capítulo 68 La ausencia profundiza el amor69 Capítulo 69 Cuidándolo70 Capítulo 70 Hombre infiel71 Capítulo 71 Podrás seguir adelante72 Capítulo 72 Amor anhelado73 Capítulo 73 Pregunta apremiante74 Capítulo 74 Regresar a Zimar75 Capítulo 75 Decisión de volver76 Capítulo 76 Culpa77 Capítulo 77 Pídemelo y te ayudaré78 Capítulo 78 Otra persona lo pagará79 Capítulo 79 El conductor muerto80 Capítulo 80 Probarse a mí mismo81 Capítulo 81 ¿Por qué le dolía el corazón 82 Capítulo 82 ¿Quién te enseñó eso 83 Capítulo 83 Parecido84 Capítulo 84 Hijos ilegítimos85 Capítulo 85 La mujer de la grabación86 Capítulo 86 Volviendo a estar juntos87 Capítulo 87 Cuidar a una mujer88 Capítulo 88 La mentira tiene patas cortas89 Capítulo 89 Él me pertenece90 Capítulo 90 Quiero que me llames cariño91 Capítulo 91 Un buen hombre para mamá92 Capítulo 92 La verdad del accidente93 Capítulo 93 Petulante94 Capítulo 94 Mantenla vigilada95 Capítulo 95 Cooperación96 Capítulo 96 Mujer casada97 Capítulo 97 Tener un hijo conmigo98 Capítulo 98 Reencuentro con Perry99 Capítulo 99 Incomodidad100 Capítulo 100 Decisión