Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Rechazando al Alfa

Rechazando al Alfa

3PSuspensivos3

4.5
calificaciones
74.4K
Vistas
103
Capítulo

Alba es una huérfana sin memoria y es rescatada por el Alfa y la luna de la manada Eclipse. Llegando a la manada conoce a Julián, el futuro alfa, que se convertirá en su más grande enemigo. Julián y sus amigos hacen todo lo posible para controlar a Alba y hacer su vida un infierno. Pasados los años, todo esto cambia cuando Julián regresa a casa de su internado de entrenamiento de Alfa, y se da cuenta que la química que tiene con Alba es imposible de controlar. ¿Qué pasara cuando el pasado de Alba finalmente la alcanza? ¿Podrá Lucia resistir la atracción que siente por Julián, su más grande enemigo? ¿O aceptará lo que siente por él?

Capítulo 1 01 Prologo

Prólogo

Alba

*Pasado*

Las brillantes luces fluorescentes me sacan lentamente del oscuro abismo del que llevo atrapada Dios sabe cuánto tiempo. Abro los ojos lentamente para que puedan adaptarse a las luces de la habitación blanca. Un espacio pequeño que huele como si lo rociaran a diario con lejía. Cinco máquinas diferentes están colocadas alrededor de la habitación.

Al mirar a mi alrededor, veo tres figuras de pie en el borde de la habitación, susurrando entre ellas, sin darse cuenta de que aún no me he despertado. Intento concentrarme en lo que dicen, pero no consigo descifrar sus palabras. Sin embargo, puedo sentir el poder que desprenden el gran hombre y la hermosa mujer rubia que está a su lado.

"Mira, Bernal, se ha levantado", le dice la mujer de mediana edad al hombre que está a su derecha. Su voz es melódica, como el canto de un ángel, y es reconfortante. Ya la había oído antes (creo), pero no recuerdo dónde. Sin pensarlo dos veces, sé que puedo confiar en la mujer y en el hombre que está a su lado.

Cuando se acercan a mí, por fin capto su olor, y con el suyo llega el más leve aroma a sándalo y eucalipto. Se me hace la boca agua, pero sé que ese aroma no procede de ninguno de los que están en la habitación conmigo. ¿A quién pertenece?

"Hola, Alba", me dice el hombre de más edad de la sala. Supongo que es un médico por su uniforme. "Me llamo Dr. Rodríguez; ¿cómo te encuentras hoy?", pregunta, mostrando su amabilidad con un tono suave.

"Con mucha sed", balbuceo, con la garganta irritada y dolorida. Me pregunto cuánto tiempo llevo inconsciente en este hospital. ¿Qué me ha pasado? ¿Dónde estoy? ¿Cuántos años tengo? ¿Y por qué no recuerdo más que mi nombre, que sólo sé porque me lo ha dicho el hombre que tengo delante?

La mujer de pelo rubio, cuyo nombre aún no he aprendido, se apresura a traerme un vaso de agua y vuelve corriendo a entregármelo. La mirada de Bernal no se había apartado de mi desde que se acercó observándome con interés poniéndome nerviosa por su intensidad.

"Basta, Bernal", dice la mujer, dándole un golpecito juguetón en el brazo, "vas a asustar a la pobre chica", le dice, luego me mira con una sonrisa, y de repente vuelvo a sentirme tranquila.

"¿Son mis padres?" les pregunto, pero por las miradas entristecidas de sus rostros me doy cuenta de que no. Demonios, ni siquiera nos parecemos. Los dos son dos bombas rubias de ojos azules. No recuerdo de qué color tengo los ojos, pero sé que soy pelirroja porque mi cabello me cae por los hombros y el pecho.

"No, cariño", dice la mujer rubia, de nuevo hablando en nombre de la pareja. O supongo que son una pareja por la forma en que él le pasa el brazo por los hombros posesivamente. "Somos Alfa Bernal y Luna Julia de la manada Eclipse. Recuerdas que eres un hombre lobo, ¿verdad?" Pregunta tímidamente, preocupada por haber revelado demasiado antes de tiempo.

"Sí", respondo después de pensar un momento, intentando recordar las cosas que sé sobre mí. "Sé que soy un hombre lobo. Sé que mi color favorito es el verde y que mi serie favorita es Gilmore Girls. Sé que me gusta la pizza de pepperoni".

"Eso está bien", dice el doctor con una sonrisa, "¿qué es lo que no sabes?". Pregunta mientras coge el portapapeles bolígrafo en mano para tomar más notas sobre mi estado.

"Quiénes son mis padres, de qué manada soy, qué edad cumplo en mi cumpleaños o cualquier otra cosa importante que me diga quién soy". Suspiro, empezando a sentirme derrotada al no poder recordar estos detalles. Mi memoria está borrosa. "¿Cómo saben mi nombre? les pregunto, escéptica ante sus intenciones.

"Te hemos encontrado esto", dice por primera vez el hombre ronco mientras me entrega una pequeña cartera azul con velcro. Al abrirla, encuentro un carné de biblioteca con la foto de una niña preadolescente en el anverso. La niña es pelirroja, del mismo tono que yo, tiene los ojos verdes brillantes, los labios carnosos y rosados y una nariz de botón con pecas salpicadas por la nariz y los pómulos. Debajo lleva impreso el nombre "Alba Díaz".

"¿Qué le ha pasado a mi manada?" pregunto con los ojos fijos en los tres adultos que tengo delante, observando sus expresiones en busca de pistas. La mujer llamada Luna Julia me coge de la mano y me da un apretón tranquilizador.

"Lo siento, querida", suspira, con la tristeza que la embarga. "Pero Alfa Bernal y yo llegamos demasiado tarde, y tú fuiste la única superviviente a la que pudimos salvar antes de que los lobos rebelde destruyeran el lugar".

"Oh", digo, con el cuerpo embargado por el dolor por una comunidad de personas que no recuerdo, pero quienes quiera que fuesen, yo formaba parte de ellos, y ahora todos se han ido. Respirando hondo y calmando los nervios, miro a los adultos que están frente a mí, sin querer que me vean débil o asustada, aunque es exactamente lo que siento. "¿Qué me pasará ahora?"

"Bueno", dice Luna Julia, mirando a Alfa Bernal con una sonrisa, "esperábamos que vinieras a casa con nosotros. Esperamos que estés de acuerdo. Tenemos un hijo de tu edad que podrá enseñarte la manada y presentarte a la gente. Hemos intentado contactar con algún miembro superviviente de tu antigua manada, pero no hemos podido contactar con nadie en las dos semanas que llevas aquí."

Insegura de si es o no la decisión más sabia ir con el Alfa y Luna, no sé; de vuelta a su manada. Miro al doctor en busca de algo que me tranquilice y, por suerte, me da su opinión sobre la pareja. "Entiendo que puedas estar nerviosa por ir con el Alfa y Luna a su manada, pero puedo prometerte que son líderes amables y justos que te proporcionarán un hogar cariñoso y estable".

Miro al alfa y a Luna mientras sopeso las palabras del doctor y finalmente decido que no tengo otra opción que seguirlos a su manada. Sin padres que me reclamen, con amnesia y siendo una adolescente, no aceptar su oferta sería una idea estúpida.

"De acuerdo, iré con ustedes", acepto, y Luna Julia chilla de alegría mientras me abraza para tranquilizarme. "Te encantará la manada Eclipse", me dice. Pero lo único que puedo preguntarme es si el mismo aroma a eucalipto y sándalo que aún se adhiere a su ropa estará también en su mochila.

***********************

Tras recibir el alta en el hospital humano, Alfa Bernal y Luna Julia me acompañaron hasta el todoterreno negro. Se detuvieron en el desvío para que pudiera subirme al coche de forma más eficiente y no tuviera que preocuparme de devolver la silla de ruedas cuando hubiéramos terminado de usarla.

Me subo al asiento trasero y apoyo la cabeza en el frío cristal, dejando que la radio me adormezca mientras el todoterreno avanza hacia mi nueva manada y mi nuevo hogar. "Alba, querida, despierta", llega el suave arrullo de la voz de Luna Julia mientras intenta sacarme de mi letargo.

El alfa Bernal aparcó delante de una gran mansión de cuatro plantas y dos alas que salían de la casa principal, y supe por el gran tamaño del edificio que tenía delante que estábamos delante de la casa de la manada. Me pregunto cuántos miembros caben en este gigantesco edificio y dónde estará mi habitación en el gran esquema de las cosas.

Abro la puerta trasera y bajo, de pie en el camino de entrada pavimentado, tenuemente iluminado en el cielo nocturno por las lámparas solares que bordean el camino de entrada. La casa es de ladrillo, con hermosos setos y flores bordeando la fachada. Puedo ver que a Luna le gustan las flores por tantas que hay plantadas delante de la casa.

"Ven, cariño", me dice Luna Julia, deseosa de que suba los escalones para unirme a Alfa y Luna en el interior de su casa. Tomo aire por última vez y las sigo mientras suben las escaleras de la mansión. En cuanto mis pies cruzan el umbral, me invade el aroma más delicioso que jamás he encontrado. El olor es tan potente que me debilita las rodillas y me marea.

El mismo aroma reconfortante que olí en Luna Julia y Alfa Bernal se filtra en cada espacio libre del aire. Todo el control que tengo en mi cuerpo preadolescente lucha contra mis bajos instintos de ir en busca del olor. ¿Pertenece este olor al hijo que me han dicho que tienen? Si es así, ¿cómo se supone que voy a vivir aquí con ese delicioso olor llamándome constantemente?

"Nuestro hijo Julián nos espera en el despacho del Alfa", dice Luna Julia, cogiéndome de la mano, devolviéndome a la realidad e impidiéndome seguir oliendo cada rincón de la casa hasta encontrar el origen de la fragancia que me enciende los sentidos.

En cuanto entramos en el despacho de tamaño medio, me abofetea en la cara el irresistible perfume que ha invadido mis pensamientos desde que lo olí por primera vez en el Alfa y Luna horas atrás. Si pensaba que el olor era delicioso, nada podía prepararme para la belleza del adolescente que estaba dentro de la habitación.

De pie en el otro lado de la habitación hay es un adolescente como un dios, tal vez un año mayor que yo, quizás 13. Era alto, con el pelo rubio, la mezcla perfecta del pelo rubio de sus padres. Sus ojos azules eran tan penetrantes que juraría que me miraba directamente al alma. Noto cómo se le dilatan las pupilas, se le tensa la mandíbula y aprieta el puño mientras me mira fijamente. Por su comportamiento, es evidente que ya no le caigo bien, lo cual no tiene sentido cuando no nos hemos dicho nada.

"Hijo", dice Alfa Bernal con ese tono áspero y dominante que tiene, "esta es Alba; se quedará con nosotros indefinidamente".

"¿Por qué?" pregunta el adolescente mientras sus ojos recorren mi cuerpo con la misma intensidad que antes lo hizo su padre, haciendo que mi cuerpo se sonroje ante su escrutinio.

"Su manada sufrió un horrible ataque de lobos rebeldes", le explica Luna Julia a su hijo, con una expresión triste en el rostro. "Alba es una de las supervivientes de su manada, y no recuerda mucho de ella. Tu padre y yo estábamos cerca cuando ocurrió. Como tu padre y yo la rescatamos, nos sentimos responsables de ella hasta que recupere la memoria y se pueda encontrar a un familiar vivo."

"¿Cuál es su rango?" Julián sigue preguntando, sus ojos oscuros y tormentosos de fastidio mientras me mira desde el otro lado de la habitación, provocándome escalofríos de miedo y excitación.

"Omega", añade su padre con calma, claramente no preocupado por tener un lobo de rango inferior en su casa. No puede decirse lo mismo de su hijo, que se pone rojo como un tomate de rabia. "¿Hablas en serio? ¿Acaso puedes confiar en ella?" Julián exige saber, y su pregunta me hace resoplar mientras pongo los ojos en blanco. Es imposible que hable en serio, ¿verdad?

"¿De qué te ríes?" gruñe Julián mientras se desliza hacia mí como un depredador lo hace con su presa.

"Oh, nada", digo, encogiéndome de hombros, con cara de aburrimiento mientras me miro la suciedad bajo las uñas. "Es sólo que nunca esperé que un Alfa grande y malo se asustara de una débil Omega adolescente", digo la última parte mientras lo miro directamente a los ojos.

"PEQUEÑA...", empieza a gritar Julián, con los ojos ennegrecidos y las fosas nasales encendidas mientras la rabia se apodera de su cuerpo y el aura se desprende de él a montones.

"¡Basta!" grita Alfa Bernal, haciéndonos dar un respingo, aparentemente perdidos en nuestro mundo durante unos minutos. "Julián, te disculparás con Alba mientras le enseñas la habitación de la segunda planta. El antiguo piso del Gamma. Ahora vete". Dice, sonando exasperado mientras se tapa el puente de la nariz, tratando de calmar su paciencia.

"Vale", es lo único que refunfuña Julián como respuesta, antes de girar sobre sus talones y salir de la habitación, esperando que le siga. Le sigo en silencio mientras nos adentramos en la mansión, pasando por numerosas habitaciones que Julián no explica en absoluto. Veo que aprieta los puños y respira con dificultad, pero no le digo nada.

Tras subir unos cuantos tramos de escaleras y caminar por un pasillo, Julián se detiene ante una puerta y gruñe: "Esta es tu habitación". Se hace a un lado para que pueda abrir la puerta, y justo cuando estoy a punto de traspasar el umbral, Julián me agarra de los brazos, haciendo que un hormigueo me recorra el brazo de arriba abajo.

Julián debe de haberlo sentido también, por lo rápido que me suelta el brazo y se aleja de mí. Pero eso no impidió que gruñera mientras se inclinaba hacia mi cara, con su aliento caliente abanicándome el rostro.

"Escucha, pequeña huérfana. Esta es mi manada; harás lo que yo diga. Sólo te dirigirás a mí como Alfa Julián; NO somos amigos. Harás lo que yo diga cuando yo lo diga. No intentarás ser amiga de mis amigos. Y NUNCA volverás a vestir así. Ni en el colegio ni en casa", gruñe mientras sus ojos recorren mi cuerpo, señalando la falda, la camiseta de tirantes y las convers que llevo encima. "No necesitamos otra zorra en la manada, ¿entendido?".

"Sí", suspiro, sabiendo ya que hará de mi vida un infierno personal dentro de esta manada, y empiezo a arrepentirme de haber aceptado venir aquí con el Alfa y Luna. ¿Cómo pueden ser gente tan encantadora y tener semejante pesadilla por heredero? Tiene cero sentido.

"Sí, ¿qué?" Julián gruñe, agachándose más cerca de mi cara, y sé que debería tener miedo, pero algo muy dentro de mí me dice que no tema al Alfa furioso que tengo delante.

"Sí, Alfa", murmuro, intentando por todos los medios no poner los ojos en blanco ante su estúpida petición, pero me lo pienso mejor. Ya he hecho algo para cabrear a este Alfa adolescente y hormonado, y no tengo ni idea de por qué, pero no me apetece echar más leña al fuego.

"Bien", dice, asintiendo con la cabeza en señal de aprobación antes de alejarse dando pisotones por el pasillo y subir las escaleras hasta lo que supongo que es su habitación. Me niego a entrar en mi habitación hasta que ya no puedo verle desde la puerta antes de entrar en un espacio que será mi hogar indefinidamente.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro