Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Cásate conmigo de nuevo

Cásate conmigo de nuevo

NEWMOON

5.0
calificaciones
2.7M
Vistas
1843
Capítulo

Jenna Murphy se había casado con Hansen Richards, el hombre al que amaba desde la infancia pero el que más la odiaba. Ella creía que él finalmente la amaría. Pero antes de que su sueño se hiciera realidad... Un accidente automovilístico terminó con la vida de su padre y llevó a su madre que estaba entre la vida y la muerte en la unidad de cuidados intensivos del hospital. Su descarado y codicioso tío aprovechó la ocasión y les robó todas las propiedades. Para conseguir los honorarios del cirujano que atendía a su madre, Jenna solo podía estar de acuerdo de divorciarse de Hansen. Pero Hansen la invitó a la fiesta de cumpleaños de su abuela tratando de salvar su relación. Sin embargo, Jenna encontró algunas pistas que mostraban que el accidente automovilístico que arruinó a su familia tenía alguna relación con Hansen..."" "

Capítulo 1 Adiós, Mi Ex Marido

"Dime, ¿qué quieres de mí?". Preguntó Hansen Richards. En la lujosa suite presidencial de un hotel de cinco estrellas, Hansen se sentó con desgano e indiferencia en el sofá de piel y cruzó sus largas piernas. Sus cejas se arqueaban ligeramente. Su apariencia era como de alguien que pertenece a la realeza.

Jenna Murphy tenía roto el corazón. Hacía tiempo que se había acostumbrado a su indiferencia y distanciamiento, ¡pero su corazón todavía le dolía como si lo hubieran cortado con un cuchillo!

Sus ojos se ensombrecieron mientras las comisuras de sus labios se curvaron en una sonrisa forzada y le dijo sin rodeos: "Estoy de acuerdo con el divorcio".

Hansen estaba muy sorprendido por su respuesta, entrecerrando ligeramente sus ojos oscuros y la miró.

Jenna estaba frente a él con un vestido de gasa blanca y con hombros descubiertos. El vestido le quedaba muy bien. Su largo cabello caía en rizos sueltos sobre sus hombros, lo que le daba un aspecto informal pero elegante, además tenía una sonrisa tranquila en su rostro.

¿Cómo podía una mujer que pedía el divorcio estar tan tranquila y sonreír tan alegremente? Era justo lo que ella quería.

Los ojos de Hansen estaban llenos de rabia y él sonrió fríamente.

"Sin embargo, tengo una condición". Jenna se humedeció los labios rojos, como si hubiera tomado una decisión: "Quiero 50 millones de compensación".

Desde luego, ¡estaba bien preparada y era ambiciosa!

Hansen esbozó una sonrisa fría y su hermoso rostro reflejaba desprecio y disgusto. Era solo por el dinero, por lo que estaba con él, ya se lo esperaba.

Encendió lentamente un cigarrillo y respiró hondo. Como el humo lo tapaba, Jenna no podía ver su expresión con claridad.

‘¿Desde cuándo había empezado a fumar?’, Jenna estaba sorprendida, pero no lo demostraba. Nunca antes había fumado, aun así, había en él un aroma ligero y fragante de menta que le fascinó.

Mientras tanto, el dolor en su corazón se extendía gradualmente, era como si una aguja estuviera clavada en su corazón y el dolor la invadiera sin piedad!

Para tener el valor de pedirle el divorcio y el dinero, se había estado persuadiendo así misma repetidas veces desde que salió del hospital.

Tres años atrás, Hansen le pidió el divorcio, ¡pero ella no estuvo de acuerdo!

Puesto que aún era muy joven, Jenna todavía se estaba enamorada de este hombre apuesto e indiferente. Durante muchos años, amarle a él parecía haberse convertido en parte de su vida, no importando que él fuera tan frío como la escarcha y la odiara. Por su cabeza nunca pasó la idea de divorciarse. Así que para evitar el divorcio, se fue sola a Marcoland.

Pero, en días pasados, recibió una llamada del hospital. Su padre había muerto en un accidente automovilístico y su madre estaba grave en el hospital.

El desprecio en los ojos de Hansen hizo que su corazón se lastimara. Pero al pensar en la enorme cantidad de gastos médicos, ¡no tenía otra opción!

Los envolvió en una atmósfera incómoda e imprevisible.

Hansen apagó silenciosamente la colilla del cigarrillo y su mirada intensa se dirigió hacia su escote desnudo.

Jenna se había ido por tres años. ¿Con cuántos hombres había estado desde entonces? ¿Qué tan ardiente estaba? ¿Se vistió así para seducirlo? ¿Sería capaz de todo por dinero?

La rabia en su corazón era como lava hirviendo.

Sus ojos estaban fríos, pero su deseo se había despertado, lo que le hacía sentir calor.

Al parecer desde que Hansen vio a Jenna, su deseo había comenzado a desatarse.

"Te daré lo que quieras, con la condición que pases la noche conmigo". Apoyó su largo brazo en el respaldo del sofá, inclinó levemente la cabeza y le dirigió una mirada fría. Había una sonrisa de desprecio en sus labios perfectos. Hansen tenía un temperamento dominante.

¿Por quien la tomaba? ¡Jenna gimió y se estremeció!

Habían pasado tres años y él la odiaba aún más.

Jenna sintió una frialdad que brotaba de su corazón. Todas las expectativas se habían desvanecido de su mente. Su hermoso rostro se puso pálido y sintió que todos sus esfuerzos fueron en vano.

Sí, nunca se enamoraría de ella. ¡Era solo una ilusión y ella estaba pidiendo a gritos que la humillara!

Después de tres años de arduo trabajo en Marcoland, había aprendido a ser capaz de soportar cualquier contratiempo.

"¡Trato hecho!". Jenna levantó la cabeza, sacó el acuerdo de divorcio que estaba firmado del bolso fino y se lo entregó a Hansen, "Sr. Richards, sin pago no hay mercancía. Después de esta noche, ya no habrá nada entre nosotros".

"¡Muy bien!". Las venas de la frente de Hansen se alteraron. Él sonrió con frialdad y le hizo un gesto con el dedo.

Jenna trataba de soportar la humillación y dio un pequeño paso adelante, con una sonrisa en su rostro como siempre, ¡encantadora y preciosa!

Hansen la miró fijamente. En ese momento, pareció ver su triste e impotente. No sabía por qué sentía un dolor extraño en el corazón.

Debió de ser una ilusión. Porque en un segundo, la cara de Jenna tenía una sonrisa encantadora, ¡lo que le hizo sentir asco!

¿Cómo podía interesarse por una mujer así?

Jenna podía ver su miedo reflejado en los ojos oscuros y fríos de Hansen. En ese momento, su corazón estaba latiendo muy rápido. Lo que realmente quería era darse la vuelta y huir, pero rechazó esa idea de inmediato.

"Complaceme". La voz de Hansen era fría y autoritaria. Se apoyó en el sofá, levantó ligeramente la cabeza y se aflojó la corbata. Era tan insensible que nadie quería acercarse a él.

¿Complacerlo? Jenna estaba confundida.

Después de estar casados durante tantos años, él seguía siendo frío con ella y estaba de mal humor. ¡El matrimonio entre ellos era sólo de nombre! Si no fuera por el hecho de que estaba completamente ebrio esa noche después de casarse.

"¿Qué? ¿No quieres hacer esto? Si no estás de acuerdo, sal de aquí. No tengo mucho tiempo". Al ver que Jenna se quedaba quieta, Hansen le dijo fríamente.

¡Bien! Jenna apretó los dientes y su rostro se puso rojo. De pronto se inclinó y levantó su rostro para morder sus labios.

Sus labios rojos presionaron los labios fríos de él. Hansen estaba distraído por un momento.

Esta era la primera vez que tomaba la iniciativa de besarlo desde que se casaron. Pero esto no fue un beso. Era como si estuviera mordiendo un hueso. Cuando pensó que ella estaba fingiendo ser inocente, sintió una rabia inesperada. De repente volteó la cabeza y el beso de Jenna no alcanzó sus labios. Ella resbaló y cayó en sus brazos.

"¿No puedes esperar para lanzarte sobre mí?". La voz de Hansen era fría. Su caliente aliento estaba en el rostro de Jenna. Antes de que pudiera escapar, la levantó con el brazo y la arrojó sobre la cama blanda.

"Esto es lo que estás dispuesta a hacer". Hansen se burló y de repente inclinó la cabeza y la besó.

Para él, pensó que cuanto más hermosa era una mujer, más era buena con los disfraces. ¡La odiaba mucho!

Ella todavía estaba enamorada de él, pero él solo la trataba con frialdad y rudeza.

Dado que había algunas cosas que debían ser pagadas, entonces ella debería estar feliz, así que aunque le dolía su corazon, lo disfrutaba, porque siempre le había amado al hombre que estaba enfrente de ella.

Cuando Jenna recuperó la conciencia, ya era temprano por la mañana y sentía un dolor desgarrador en todo el cuerpo.

Tembló y se levantó para vestirse. Frunció el ceño de dolor, pero disimuló con una sonrisa falsa.

Jenna tenía los ojos brillantes que se entrecerraban cuando sonreía, lo que hacía que todo el mundo la quisiera.

Aunque su familia estaba deshecha e incluso ella y Hansen, a quien había amado antes, no eran más que ex esposos, todavía sonreía con calma.

Hansen estaba de pie frente a una gran ventana, con la tenue luz amarilla brillando sobre él. Su espalda alta y recta le daba un aspecto interesante y su mirada era profunda e indiferente.

¿Había terminado todo por fin? Jenna se sentía relajada, ¡pero su corazón estaba tan oprimido que no podía respirar! El futuro sería muy difícil y todo esto era solo el principio. Todavía le quedaban muchas cosas por hacer...

"¿Puedo irme ya?", Jenna le dijo a Hansen mientras le dirigía una mirada fría.

Después de dar algunos pasos, volteó y levantó el cheque que tenía en la mano. Le sonrió a Hansen Richards, quien la miraba sin ninguna expresión en su rostro, "¡Adiós, ex marido!".

Jenna se despidió de él con un gesto elegante y se fue.

¡El cuerpo de Hansen estaba tenso y sus ojos estaban muy tristes!

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de NEWMOON

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro