back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Volviendo en el tiempo

Volviendo en el tiempo

S. Grant

5.0
calificaciones
1.5K
Vistas
33
Capítulo

Tras una ardua batalla, Tony tiene una fuerte discusión contra el Capitán América, ocasionándole una gran tristeza. Para distraerlo, Wanda le pide que practiquen haciendo que el hechizo salga mal y gracias a Loki, empeore, convirtiendo al Capitán y su Sargento... ¿en niños? ¿Que hará Tony ahora para arreglar las cosas? ¿Que pasara cuando Steve vuelva a ser un adulto? Y al final... ¿Tony será capaz de aceptar los sentimientos que están naciendo en él por el rubio?

Capítulo 1
Tuvimos un mal inicio...

En la torre de los Advengers, todo era un caos.

Acababan de llegar de una misión casi que suicida contra los agentes de

HYDRA y los vengadores que no estaban mal heridos estaban trasladando a

los que sí, a la enfermería del edificio.

En una de las habitaciones del lugar, se encontraba el gran Capitán América.

El hombre mostraba cansancio, varios cortes en sus mejillas y su traje rasgado,

pero eso no era lo que veían mal en el hombre, sino, la cara de preocupación de

este mientras que miraba sin parpadear a un joven castaño que se encontraba inconsciente

y con un respirador sobre su rostro;

-se pondrá bien- le dijo Natasha poniéndole una mano sobre su hombro,

haciendo que el hombre suspirara

-estoy muy preocupado Nath, no quería que corriera peligro- susurró el

hombre en voz baja sosteniendo una de las manos del menor

-ninguno de nosotros lo quería. Además, que no fue tu culpa… fue un

accidente

-lo sé, pero yo…

- ¡¿Dónde está mi hijo?! - se escuchó gritar una voz que entró

rápidamente por la puerta. Un castaño entró velozmente y al divisar a quien

buscaba, se acercó corriendo, haciendo a un lado a su compañero rubio - ¡Peter!

¡hey, chico!

-está durmiendo, Tony- dijo la rusa mirándole con desaprobación

-pero ¿está bien?

-sí, está estable. – respondió uno de los doctores acercándose al

castaño -Por ahora está durmiendo y les pido un poco de silencio, por favor

-lo siento

-Tony, - interrumpió en ese momento Steve viendo al castaño con un rostro

neutral - ¿podemos hablar un momento?

-en este momento no, Rogers. Necesito estar con mi hijo cuando

despierte- gruñó el otro

-tiene que ser en este momento, Stark- exclamó el otro poniéndole una

mano en el hombro. Si algo sabia Tony Stark de su compañero, es que cuando este

se refería a él como “Stark” era algo serio. El hombre soltó un profundo

suspiro y poniéndose en pie, se puso a seguir a su compañero.

Ambos caminaron en silencio, hasta que llegaron a la sala común que

compartían todos.

El Capitán se sentó en uno de los sillones de terciopelo del lugar, mientras

que el otro hacia lo mismo;

-bien, - comenzó a decir el hombre castaño mirando fijamente al rubio -

¿de qué quieres hablar Capipaleta? - el soldado suspiró

-quiero que hablemos de lo que paso el día de ayer en la misión-

contestó el rubio juntando sus manos y poniéndolas sobre sus rodillas

-no sé de qué hablas, si fue todo un éxito. Destruimos la base de HYDRA

y también salvamos a esas personas, ¿o me equivoco? - contestó Tony poniéndose

en pie y acercándose al minibar que había en el lugar para servirse un enorme

vaso de whisky

-eso lo sé, Tony. Pero quiero hablarte de Peter

- ¿el niño? ¿Qué tiene que ver con esto?

-quiero hablarte de como Peter estuvo en grave peligro y del como por

tu descuido el niño salió herido y no solo él, también Clint y Bucky. - el

hombre tomó el licor de un solo trago y luego se sirvió otro -Mira, sé que tal

vez no fue tu intención, pero… sabíamos el plan y habíamos concordado que, si

se ponía muy peligroso, dejaríamos al niño en el helicarrier y no fue

así, permitiste que fuera y salió herido…. Yo me preocupe mucho, pero…

- ¿terminaste? - preguntó el otro

- ¿disculpa?

- ¿terminaste de echarme en cara todo lo mal que hice en la misión?

-no te hecho nada en cara, Tony. Es solo que quiero que entiendas mi preocupación…

-mira, anciano. - exclamó el castaño molesto y mirando al otro -Primero…

sí sé que cometí un pequeño error en la misión, mi culpa, pero al menos la

cumplimos

-lo sé, pero…

-segundo… nadie murió así que estamos bien y tercero y más importante….

NO me digas como criar a mi hijo- Steve guardó silencio por un momento y se

pellizcó el puente de la nariz mientras que Tony se tomaba otro vaso más de

whisky. El capitán suspiró derrotado;

-mira, - comenzó a decir suavemente -me alegra que reconozcas que

cometiste un error Tony y a pesar de que ese error no tuvo pérdidas fatales,

tuvimos muchos heridos y uno de ellos fue tu hijo.

>> Por otra parte, no te estoy diciendo como criar al niño,

aunque en ocasiones no pases tiempo con él y sea yo quien lo acompañe, solo te

estoy comentando que por tu error el niño salió lastimado… ¿Qué tal que no

despierte? … - el hombre suspiró -Tony, yo también le tengo un enorme aprecio

al niño y me encanta pasar tiempo con Peter, compartir con él como todos los

demás…

- ¡claro que lo aprecias! - bufó el otro - ¿Ahora me dirás que lo vez

como a tu propio hijo?

-te mentiría si te dijera que no, pero no es eso lo que te quiero

decir… es…

- ¡me lo suponía! - gritó Tony molesto y se puso frente al otro - ¡Ahora

piensas que no soy apto para cuidar de Peter y me dirás que te pase su custodia!

¡¿no?!

- ¿Qué? - susurró el otro cuando Clint y Natasha se estaban acercando a

la puerta, pero se quedaron sin entrar al oír al otro alzar la voz

- ¡¿acaso no piensas eso?!

- ¡claro que no, Tony! Pienso que eres un gran padre, solo quería

hablarte sobre tu error en la misión y buscar una solución a esto para poder

ponerlo en los informes que hay que enviarle a Fury y explicárselo… Lo tengo

encima, Tony y quiere respuestas del porque tuvimos tantas fallas… esto nunca

había pasado

- ¡claro! ¡los malditos informes!... ¡solo eso te interesa! ¡ni

siquiera es el equipo! - comenzó a alzar la voz el genio, atrayendo también a

Bruce y Thor quienes iban pasando hacia la enfermería

- ¡es porque me intereso en el equipo que te digo necesitamos una

explicación válida para Fury! ¡y como líderes encontrar el error y buscar

soluciones a ellos! ¡tenemos que ser un equipo, Anthony!

- ¡en este momento lo importante es la salud de mi hijo y no un estúpido

informe para el pirata! ¡él no sabe cómo estuvo la batalla! ¡¿oh sí?! ¡haz tú

el papeleo solo!

- ¡no, él no estuvo en la batalla, pero como jefe quiere respuestas!

¡además, gracias a quien es que Peter está en la enfermería ¿ah?! ¡si hubieras

hecho lo que te ordené, Peter no estaría en este momento en la enfermería!

¡¿Por qué nunca me escuchas?!

- ¡ja! ¡esto es hilarante!

- ¡¿disculpa?!

- ¡¿te crees que solo porque tienes 100 años y eres un maldito anciano

puedes venir y darnos ordenes?!

- ¡Ustedes me pusieron a cargo! ¡Fury me puso a cargo porque pensó que

era el más apto para este trabajo junto a ti!

- ¡Ja! ¡yo era mejor para este trabajo solo, pero como siempre vienes y

me quitas todo!

- ¿Qué? - susurraron los demás acercándose un poco más a los dos que ya

estaban dentro de una pelea acalorada

- ¡yo no te he quitado nada, Tony! ¡no entiendo nada de lo que me dices!

- el castaño se hecho a reír a fuertes carcajadas y se tomó de un trago el vaso

que tenía en la mano, que era para ese momento, el quinto. Steve lo vio sin

comprender y poniéndose de pie, hizo a quitarle el vaso antes de que se

sirviera otro trago. Cuando Tony lo vio acercarse, tiró con fuerza el vaso al

suelo y se acercó al mayor comenzando a pincharle el pecho con el dedo

fuertemente

- ¡¿no me has quitado nada dices?! ¡tu simple existencia me quita todo!

- ¿Qué?

- ¡primero por convertirte en una paleta de hielo perdí valioso tiempo

con mi padre, que solo se dedicaba a buscar a su tan maravilloso Capitán América!

¡Howard nunca fue un buen padre, pero al menos ese tiempo que perdió buscando a

un perdedor pudo usarlo conmigo!

- ¡Howard te amaba! ¡no hables así de él!

- ¡tú que vas a saber si estabas congelado en el océano! - escupió el

castaño acercándose de nuevo - ¡luego apareces y me quitas el mando del equipo!

¡¿Por qué el pirata le daría el mando a un vejestorio como tú y no a mí que soy

un gran genio?! ¡obvio! ¡porque eres el maldito Capitán América! ¡siempre tengo

que estar como tu maldita y jodida sombra!

-Tony, yo… no sabía que… - dijo el rubio intentando calmar al otro que

no dejaba su perorata

- ¡luego viene y día tras día me da un sermón y orden tras orden! ¡siendo

la maldita “mamá gallina” del equipo! ¡¿a ti que te importa si no como bien?!

¡¿o si no tengo buen horario de sueño?! ¡y todo esto para terminar diciéndome

como criar a mi hijo y meterse en mi familia! ¡¿acaso quieres quedarte con el

niño?!... - el Capitán negó con la cabeza - ¡quiero que entiendas algo y que te

lo grabes muy bien! - el hombre lo miró con completo odio mientras que Steve

solo lo veía algo sorprendido y asustado - ¡Sin mi padre tú no serias nada!

¡solo eres un pobretón de Brooklyn que lo perdió todo! ¡sin mi padre, solo

serias el debilucho perdedor que creía que podía entrar en el ejercito! ¡solo

eres un maldito anciano que llegó a una época que no es la suya, que no

entiende nada de tecnología o de cualquier cosa que esté en esta torre! ¡entiéndelo,

Rogers no tienes nada! ¡no eres nada! ¡y por supuesto… no serias el grandioso y

amadísimo Capitán América si no fuera por el suero de súper soldado que dicho

sea de paso hizo mi padre!... ¡entiéndelo por favor! ¡estas solo! ¡no tienes

una familia! ¡tus amigos y seres queridos murieron hace mucho exceptuando al

fósil de brazo metálico que habita MI torre! ¡ni siquiera pudiste mantener tu

disque romance con tía Peggy por tu maldito deber civil! ¡INCLUSO, TU MISMO NO

DEBERIAS ESTAR SIQUIERA AQUÍ, SINO MIL METROS BAJO TIERRA! – terminó de gritar

el castaño cuando los demás lo vieron sorprendidos mientras que Steve veía al

otro un poco pálido.

Tony respiró con fuerza sin bajarle la mirada al más grande, quien,

tras un momento, bajó la cabeza con una sonrisa triste. El rubio levantó la

cabeza de nuevo y le mantuvo la mirada al castaño quien lo veía enojado;

-tienes razón, - dijo en un susurro casi con su voz quebrada -no tengo

nada… y en efecto… yo debería estar muerto, pero – tomó una bocanada de aire

-estoy aquí. - Tony lo miró por un momento sin cambiar su expresión -Con

permiso- dijo el Capitán volteándose hacia la salida viendo a sus amigos ahí

mientras que una traicionera lagrima cayó por su mejilla. El hombre, los miró y

sin decir más salió en carrera del lugar chocando con Bucky en el camino, quien

traía parte de su dorso vendado y una bolsa de hielo sobre la cabeza.

Descargar libro