back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
¡Yo me opongo!

¡Yo me opongo!

Kea Cami

5.0
calificaciones
2.2K
Vistas
27
Capítulo

*Saga rompecabezas de amor: Entrega 2 (Son libros individuales pero pertenecen a la misma saga)* Liza una persona desapegadas a las relaciones, una personalidad explosiva e impulsiva va de vacaciones a Argentina siguiendo a su amiga que esta e un problema amorosa y lo que nunca creyó, es que se iba a enamorar de Ezequiel, un mujeriego, que no cree en el amor. Cuando lo suyo no funciono, Liza jamás pensó que iba a estar en ese lugar de la que entra a la iglesia a gritar ¡Yo me opongo!, pero la vida nos tiene muchas sorpresas a la vuelta de la esquina. Una historia de amor no convencional, donde nuestros protagonistas no saben que quieren, y vamos a averiguarlo con ellos. ALERTA!! Esta es mi segunda historia así que contiene spoiler ya que trascurre en el mismo mundo que "Amor a segunda vista", se puede leer por si sola, pero aviso que contiene mucho spoiler de la otra historia. No es obligatorio leer las 2 pero les aviso para que sepan. Espero la disfruten!!

Capítulo 1
1- Una vida tranquila

¿Alguna vez pensaron en estar en esa situación, dónde entran a la iglesia y gritan, ¡Yo me opongo!? Bueno Liza tampoco.

Empecemos del principio, Liza Graham tiene 26 años, es hija única, vive en Australia desde los 11 años, es traductora de idiomas, buen sueldo, departamento en el centro de Melbourne, la vida ideal.

No es alguien que crea vínculos ni se aferra a nadie con una excepción, Emilia Juárez, su hermana del alma, mejor amiga y la única persona que le dolería perder además de sus padres.

Divertida, extrovertida, franca y un alma 100% libre. Quien creería que era ella sentada en su sofá cubriéndose los ojos con el brazo, suspirando desganada.

-Y ahora que voy a hacer?!! Me voy a aburrir demasiado, Emilia!!!!- mientras pensaba en la partida de su amiga a Argentina, donde se iba a establecer de manera definitiva para ejercer su profesión, Liza estaba en conflicto.

<< Igual no era tan divertida, pero es mi única amiga!>> pensó Liza.

En ese momento se levantó y empezó a empacar algunas valijas. Agarró su teléfono.

-Hola John!! - su voz era suave y coqueta - Necesitó un favor!! Por fa!! sii!?

Del otro lado se escuchó la voz de un hombre joven.

- Qué pasa? decime y te ayudo!!

- Necesito un pasaje para ir a Argentina, pero para ahora!!

- Para ahora?!!

- Siii! se puede?, por los viejos tiempos!! - Liza se mordía el labio esperando la respuesta y agitaba el pie con nerviosismo.

- Mmm, déjame ver... - después de unos minutos- Si ahí ya te conseguí uno para dentro de 30 min llegas?!

- Sii!! gracias!! Sos el mejor!!

- Podríamos comer para que me agradezcas qué te parece?!

- Cuando vuelva vemos!! Chau!!- Liza corto la llamada.

Esto era algo habitual, no solía estar más de 2/3 veces con alguien, según ella se enganchaban y después eran más pegajosos que chicle.

Así, con esa impulsividad, llamo a su jefe y decidió tomarse esas vacaciones atrasadas que no se tomaba hace 3 años!!

Llego al aeropuerto, subió al avión y se sentó en su asiento, miro a su lado.

<< Mmm, ni muy lindo, ni muy feo>>

Miró de arriba abajo al hombre que tenía en frente, él la miró y le sonrío, como para no hacerlo, Liza era una mujer atractiva, cabello rubio oscuro, ojos miel, una piel hermosa y unos labios bien proporcionados.

Físicamente, era justa en todos los aspectos, y además sabía cómo usar sus encantos a su favor sin miedo, con su seguridad podía conquistar a quien quisiera.

- Me llamo Liz!

- Soy Joel! un gusto!!

- A dónde vas?!

- Hasta Auckland!!

- Yo viajo a Argentina!!

Charlaron durante casi todo el vuelo además, tenían algunas escalas, comieron juntos y tuvieron mucho tiempo para "conocerse" un poco.

Llegando a Auckland, Liza tenía 2 hs hasta que saliera su vuelo otra vez.

- Vas a hacer algo mientras esperas tu vuelo?! - Joel se animó a preguntar.

- Mmm, no sé, tenías alguna idea de cómo entretenerme mientras tanto?!! - la voz coqueta y la forma en que hablaba Liza, no daba espacios a mal entendidos.

....

Liza terminaba de vestirse en el Hotel cuando Joel se acercó a ella.

- Te agendo!! Podríamos vernos en Australia!

- La próxima!! - Liza agarro sus cosas y salió rápido, así era, no dejaba espacios para que la otra persona pudiera pensar o responder, simplemente se iba y los dejaba con la palabra en la boca siempre.

....

Después de hacer unas escalas más, llego al fin a Buenos Aires.

Lo primero que hizo, fue ir a buscar a Emilia.

Cuando llego, no estaba en el Hotel así que fue a comprar un chip para su teléfono y la llamo.

- Buenas Buenas!!!

- Dónde estás!?- la voz de sorpresa y alegría de Emilia hizo que Liza se sintiera feliz

- Acá en tu Hotel esperando nena!! - Liza se ríe.

- No puedo creer que viniste para acá estás loca?- Emilia ya conocía a Liza, pero claramente la tomó por sorpresa.

- Tengo unas vacaciones pendientes y decidí venir a verte, aparte visito a mis tíos y abuelos de paso- al tener familia en Argentina era una buena excusa para Liza venir de vacaciones.

- Amiguis!! Te juro que te estoy necesitando mucho!! - Liza se sintió ansiosa, sabía que Emilia no era mucho de hablar de sus cosas, algo grande paso!! - En 10 min estoy en el hotel espérame.- esperó paciente a su amiga, seguro iban a tener una larga charla.

Cuando Emilia llego, se dieron un gran abrazo como si no se vieran hace mil años, y pensar que apenas había pasado unos días.

- No puedo creer que estas acá!! - dijo Emilia entre sorprendida y ansiosa.

- Me llamaste con la mente!! - dijo Liza mientras subía tras su amiga a su habitación.

Entraron, era una habitación grande, ideal para las 2.

Liza se sentó en la cama, se sacó los zapatos y miro a su amiga.

- Desembucha!! - Ante el silencio de Emilia se desesperó - Es un hombre!! Ay!! Me muero, un día y ya tenes un chico!!!! - Liza conocía demasiado a Emilia

- Es mi Jefe!! - Emilia se rascó la cabeza.

Liza se volvió loca, su amiga le conto toda la historia, de su jefe siento un poco desvergonzado con ella y Liza supo en ese momento que a su amiga le gustaba.

- Te gusta! Te gusta! - no se aguantó y empezó a molestarla.

- Sos mi amiga o mi enemiga? - Liza le hace burla, estaba clarísimo que le gustaba, aunque no lo admitiera, ella conocía demasiado a su amiga, y verla guardar silencio pensativo se lo confirmó.

- Muero muerta, te encanta Boluda!! - al ver a los ojos a Emilia, lo supo en ese momento, su amiga estaba perdida.

- Cállate! es un atrevido, viste lo que me dice y hace?- Liza le levanta las cejas para intimidarla y lo confirmó.

- Te conozco Emi, te encanta el tipo y me pone contenta en un momento creí que nunca más te ibas a fijar en hombres, que tristeza!! , pero me parece que encontramos a el ganador que va a despertar a esta puritana- lo que Liza decía no estaba para nada errado.

Se empezaron a reír a carcajadas, muy tentadas, y terminaron charlando hasta tarde, típica noche de amigas.

....

Los siguientes días estuvo muy entretenida, cada cosa que le pasaba a su amiga era motivo de charla.

Tuvo la mala suerte en convertirse en la interruptora de muchos de sus casi besos, para su pesar, porque lo que menos quería ella era impedir que su amiga al fin avance con un chico.

Para ponerlos en contexto, Emilia nunca tuvo un novio desde que Liza la conoció, había tenido un novio por 2 años, llamado Julián, pero se separaron cuando se fue a Australia, porque ella fue "infiel", beso a un tal Marcos. En fin, ahora Emilia conoció a Jeremías y se la veía muy enganchada, así que lo que menos le gustaba a ella es tener que ser la inoportuna, pero parecía que el destino quería tenerla metida ahí.

Hoy como no tenía demasiado para hacer, decidió quedarse, tenía ganas de salir con Emilia, pero pensó.

<< Hoy no quiero interrumpir, mejor me quedo acá>>

Camino a poner la pava para tomar un café y sonó la puerta, atendió, se quedó bastante sorprendida. Ella había visto a Jeremías cuando la fue a buscar a Emilia la otra vez, pero viéndolo de cerca era lo siguiente de lindo, con razón su amiga estaba tan enloquecida.

- Hola!! Soy Jeremías, buscaba a Emilia!

<< Esto es rarísimo>>

- Hola!! Emi todavía no llega, la esperas?

- Si dale!! .

Liza lo hace pasar, él se sienta y ella le sirve un vaso de agua.

-Ya debería llegar, si salieron al mismo horario.

Liza no sabía que decir, pero no necesito pensar mucho porque justo llego Emilia.

- Amiga!!! - entró gritando-Te morís muerta!!! No sabes lo exi.... - Cambio la cara en el momento que ve a Jeremías, Liza ahí haciéndole señas de, "Hay compañía"

- Hola Jeremías, que raro verte acá como me encontraste? - Liza pensó que su pregunta era obvia, él era su Jefe.

- Bueno yo tengo que hacer algunas cosas después nos vemos, un gusto Jere! - Liza lo saluda, se va, pasa por al lado de Emilia y le susurra - Aprovecha!!

Al salir, se puso contenta por su amiga.

Si bien sabía, que Emilia era bastante tranquila, esperaba que se le diera y que se empecé a divertir un poco.

Camino un rato y se frenó a comprar algo para darse cuenta que se olvidó la billetera.

- Mierda!! Voy a tener que volver- Camino de vuelta, igual estaba a 2 cuadras así que por suerte se dio cuenta rápido.

Subió a la habitación y entro hablando.

- Me olvide la billete.. ra - era su destino, interrumpir, apenas entro, Emilia y Jeremías se separaron, se hicieron los tontos, como si hace 2 segundos no se hubieran estado besando apasionadamente.

- Yo me voy Emilia, nos vemos mañana en la oficina - diciendo esto Jeremías salió a toda velocidad.

Liza solo podía mirar a uno y el otro sorprendida de la situación, realmente no pensó que iba encontrarse con eso.

- Boluda llegaba 2 minutos tarde y no ibas a tener la ropa puesta!!- Exclamó Liza mientras no dejaba de negar con la cabeza y reía.

- Cállate!! No iba a pasar nada, solo nos besamos- Liza le hace una seña de mentirosa.

- Y que beso!! Cuando llegue estaban pegados como garrapatas y vos subida arriba de la mesada ese beso no era solo un simple beso, era un beso apasionado posta- levanta las cejas mientras se sentaba en una silla.

- Bueno, es que no sé qué me pasa y él se pone así muy intenso, nos besamos hoy en el ascensor, después cuando salía casi nos besamos de nuevo, ahora vino acá y no podemos hablar 2 min tranquilos que pasan cosas -

- Estas hasta las manos amiga!! .

...

Quisiera decir que no los interrumpió mas pero sería una mentira, sus interrupciones se convirtieron en moneda corriente, porque para rematarla los interrumpió casi desnudos a punto del acto, tremendo, aunque incomodo no dejaba de ser gracioso.

A medida que la relación de Emilia avanzaba, Liza seguía su rutina, siempre alguien para divertirse encontraba, pero jamás pasaba del baño de un bar, un hotel, jamás se veía más de una vez, siempre era así y a ella le era útil.

Cuando se dio cuenta ya había pasado un mes, su amiga, tuvo su primera vez, si Emilia no se parece en nada a Liza, y bueno ella siempre aportando algo a su vida, si no era interrumpiendo, era esperándola como una madre preocupada.

Aprovecho también en visitar a su familia. Y la última lidiar con Emilia en internet, que entretenida la vida de su amiga, la verdad.

Igual Liza tenía otra visión de la diversión.

--------------

Si quieren saber de Emilia y Jeremías, pueden leer Amor a segunda vista😁

Descargar libro