Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La venganza del angel

La venganza del angel

analau

5.0
calificaciones
69.8K
Vistas
229
Capítulo

Ya no soy feliz”. Su esposo dijo con una cara seria. "Vamos a divorciarnos". En ese momento, Greta Lombardi pensó que su mundo se había derrumbado. "A tu lado, siento que me sofoco. Fuiste ajena a mi tristeza durante todos estos años. Sonríes y actúas como si no hubiera ningún problema entre nosotros a pesar de que sabes que nuestro matrimonio se está muriendo.” "¿Pero por qué?” “Ya no te amo.” Greta Lombardi perdió todo incluso la vida.... Pero alguien regresará para vengarla.

Capítulo 1 Vamos a divorciarnos

Ya eran más de las nueve y Javier sabía que su esposa debía estar esperándolo en este momento. Con un suspiro, salió del auto que acababa de estacionar en su garaje.

Esa tarde, llamó a su esposa, Greta para decirle que llegaría tarde a casa debido a una reunión de negocios a la que tenía que asistir. Pero la verdad era que no había ninguna y él le había estado mintiendo durante meses.

Todas esas veces, fingió que estaba trabajando horas extras y las pasó con su amante.

Durante los últimos meses, se sintió completo y vivo de nuevo. Conoció a otra mujer que puede hacerlo sentir bien y puede hacerlo feliz.

A diferencia de Greta, su esposa, en la que había perdido interés.

Hoy, finalmente tomó la decisión de divorciarse de ella. No tenia sentido quedarse con ella en un matrimonio sin amor. Una vez que se divorcien, será libre para amar y casarse con Meredith.

Meredith le había estado rogando que dejara a su esposa. Diciéndole que no necesitaría separarse de ella una vez que se divorciara de Greta.

A decir verdad, sintió pena por la mujer que ha sido su esposa durante cinco largos años. Sintió pena por Greta, que todavía pensaba que estaban felizmente casados.

De pie frente a la puerta, Javier dudó por un momento, preguntándose una vez más si esto es lo mejor que debería hacer. Sacudiendo la cabeza para sacar las dudas de su mente, abrió la puerta.

Él estaba en lo correcto, Greta lo estaba esperando como de costumbre. Estaba sentada en la sala de estar, viendo un programa de comedia, todavía con su ropa de trabajo que apestaba a pintura.

Greta era una artista muy conocida, y la mayor parte de sus ganancias terminaban en organizaciones benéficas y orfanatos.

Su cabello era un desastre. El olor a pintura persiste en su ropa. Se veía tan simple a diferencia de Meredith. Ella siempre olía bien y era hermosa a sus ojos.

"¡Bienvenido a casa, cariño!" Greta lo saludó felizmente cuando lo vio en la puerta.

Ella se acercó a él y lo ayudó a quitarse el abrigo. "¿Cómo estuvo tu reunión?" ella preguntó.

"Estuvo bien. No pasó nada especial". Mentiras.

"¿Tienes hambre? Puedo recalentar la cena si quieres. ¿Por qué no te duchas primero mientras lo hago?" ella dijo con una sonrisa.

Javier no le dijo nada. No tenía hambre, ya habia cenado con Meredith antes y no podía decirle a su esposa que estaba harto de fingir que todo estaba bien cada vez que la veía sonreír.

Pero aun así, él no dijo nada e hizo lo que ella le dijo que hiciera.

Por última vez, acompañó a su esposa a cenar. Comieron en silencio, algo a lo que ambos ya se han acostumbrado. Tan pronto como terminó su comida, la dejó en la mesa del comedor y se fue a su dormitorio.

Volvió con una carpeta en la mano.

"Greta, tengo algo que discutir contigo".

Javier la encontró limpiando la mesa y había puesto los platos sucios en el fregadero.

Levantó la mirada hacia él cuando regresó, al darse cuenta de la seriedad escrita en todo su rostro, Greta se recostó en su silla.

"¿Qué pasa, cariño? ¿Está todo bien?"

Al ver su preocupación, Javier vaciló un poco. ¿Cómo podía pedirle un divorcio así? Ella estaba allí, esperando que él dijera algo y, sin embargo, él sabía que una vez dichas esas palabras, ella se quedaría destrozada.

Sentía como si tuviera un nudo en la garganta y no podía pronunciar una sola palabra.

"¿Querías mostrarme esto?"

Se olvidó de que todavía tenía los papeles del divorcio en la mano. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Greta le quitó los papeles sin su permiso.

Javier vio que la expresión de su esposa cambiaba de felicidad a sorpresa. La sonrisa que había tenido antes se desvaneció instantáneamente cuando leyó el contenido del papel.

"Estos son..." Greta hizo una pausa. "¿Quieres que nos divorciemos?"

"Ya no soy feliz" Su esposo dijo con una cara seria.

"Divorciémonos".

En ese momento, Greta pensó que su mundo se había derrumbado. Sintió como si alguien la hubiera apuñalado directamente en el corazón.

Ya no puede echarse atrás. Su esposa ya sabía su intención de divorciarse de ella.

"Seguir aqui, e ve sentir que me sofoco. No te diste cuenta de mi tristeza durante todos estos años. Sonríes y actúas como si no hubiera ningún problema entre nosotros a pesar de que sabes que nuestro matrimonio se está muriendo".

"¿Pero por qué?"

"Ya no te amo" Javier dijo sin dudarlo.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de analau

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro