back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Un Nuevo Comienzo

Un Nuevo Comienzo

Val Sims.

4.9
calificaciones
11.2M
Vistas
197
Capítulo

Eden McBride pasó toda su vida siguiendo las pautas de la sociedad. Pero cuando su prometido la dejó un mes antes de su boda, Eden deja de seguir las reglas. Una furia insaciable es justo lo que recomienda el médico para su corazón roto. No, en realidad no era así. Sin embargo, era lo que necesitaba Eden. Liam Anderson, el heredero de la empresa de logística más grande de Rock Union, era el tipo perfecto. Apodado el Príncipe de los Tres Meses porque nunca estaba con la misma chica por más de tres meses, Liam había tenido una buena cantidad de aventuras de una noche y no espera que Eden sea nada más que eso. Cuando se despertó y la encontró con su camisa de mezclilla favorita, Liam comenzó a estar irritado, pero extrañamente intrigado. Ninguna mujer había abandonado su cama voluntariamente ni le había robado. Eden había hecho ambas cosas. Necesitaba encontrarla y arreglar las cuentas. Pero en una ciudad de más de cinco millones de habitantes, encontrar a una persona era como buscar una aguja en un paja. No se vieron hasta que el destino los volvió a reunir dos años después. Eden ya no era la chica ingenua que era cuando saltó a la cama de Liam; en ese momento tenía un secreto que proteger a toda costa. Liam estaba decidido a conseguir todo lo que Eden le robó, y no fue solo su camisa.

Capítulo 1
Crush

"¿Podría alguien decirme por qué abandoné nuestro sofá perfectamente cómodo para venir a congelarme el trasero aquí?", preguntó Eden McBride al tiempo que volteaba a ver a sus tres amigas, quienes esperaban pacientemente con ella en la fila.

Ya había pasado más de una hora, pero la larga fila que serpenteaba alrededor de la manzana apenas se había movido.

De todos los lugares de reunión en Rock Castle tuvieron que elegir el Crush, uno de los clubes a los que resultaba más difícil acceder, especialmente durante los fines de semana, pues era cuando el DJ más popular de la ciudad se presentaba.

"¡Es para ayudarte a olvidar al tipo cuyo nombre no mencionaremos!", le respondió en voz baja Sienna, quien había sido su mejor amiga desde la escuela primaria. Las cuentas de plástico transparente que colgaban de los extremos de sus largas trenzas degradadas tintinearon cuando volvió la cabeza para ver la mirada mortal de Eden.

En sus días 'malos', Sienna solía ser muy tierna, pero en un día bueno, como esta noche, lucía muy candente. Los chicos que se arremolinaban desesperados por entrar al club evidentemente pensaban eso de la chica, pues apenas podían apartar los ojos de ella.

"Así es, Eden. Ya te hemos dado suficiente tiempo para que estés deprimida", dijo Lydia mientras se tomaba una selfie y la publicaba en su Instagram. En cuestión de segundos, su celular comenzó a sonar incesantemente con notificaciones de millones de admiradores. Lydia era una YouTuber muy popular, cuyos videos de maquillaje la convirtieron en una auténtica celebridad en Internet.

"Entre más rápido regreses a la normalidad, mejor", agregó Cassandra al tiempo que pasaba su largo cabello rubio por encima del hombro y se levantaba el cuello de su característica chaqueta de cuero. En los cinco o seis años que Eden llevaba de conocerla, nunca la había visto con un vestido. Ni una sola vez. Para ser una marimacho autoproclamada, Cassandra era muy elegante de por sí. Tenía una figura alta y esbelta, así como rasgos delicados, lo que la hacía lucir bien con cualquier look.

De entre el grupo de amigas, Eden era la más sencilla, sin embargo, eso no era algo que a ella le disgustara. Su piel era tan pálida que nunca podía broncearse sin importar cuánto tiempo permaneciera bajo el sol. Un par de veces intentó teñir su largo cabello castaño ratón, pero los retoques constantes se lo maltrataron muy rápidamente. Su rasgo más llamativo sin duda eran sus ojos castaños rasgados. Lástima que tuviera que ocultarlos detrás de unos anteojos gruesos, ya que sin ellos estaba casi tan ciega como un murciélago.

"Él ya siguió con su vida, ¡así que tú deberías hacer lo mismo!", dijo Lydia con una franqueza brutal, ya que la sutileza no era su fuerte.

Eden suspiró al tiempo que ponía los ojos en blanco. Sabía que sus amigas tenían buenas intenciones, sin embargo, a ella no le molestaba en lo más mínimo pasar sus días y sus noches frente al televisor viendo reality shows espantosos y consumiendo carbohidratos. Ni siquiera le incomodaba no cepillarse el cabello ni usar la misma ropa durante varios días. Estaba feliz de llorar hasta quedarse dormida y despertarse con la cara y los ojos hinchados. Sin embargo, no quería dejarse llevar por el dolor.

Pero, ¿cómo podían bastar seis semanas para superar cuatro años de momentos felices y sueños esperanzadores que se acabaron en un abrir y cerrar de ojos?

"Si esta estúpida fila no avanza en los próximos dos minutos, me iré", dijo Eden al tiempo que se ajustaba la gabardina, feliz de haber tenido la previsión de habérsela puesto a pesar de que sus amigas querían que la dejara en casa porque arruinaba su look.

De pronto, un Lamborghini seguido de un Ferrari y un Porsche se detuvieron frente a la entrada del club con un rechinar de llantas. Un grupo de hombres casi tan altos como las torres de oficinas circundantes y lo suficientemente apuestos para haber salido de una revista de moda saltaron de los tres autos, les arrojaron las llaves a los valets y se dirigieron a la entrada del club.

Quizás fue la larga fila que parecía no moverse ni un centímetro o el estrés de las últimas semanas, pero cuando Eden vio a los seis hombres tratando de eludir la fila, perdió la paciencia y, sin pensárselo dos veces, abandonó su lugar y se dirigió a la entrada, seguida de sus amigas.

La chica le dio unos golpecitos en el hombro a un tipo pelirrojo y muy alto, quien estaba tratando de persuadir al cadenero para que los dejara entrar al club. Al sentir los golpecitos de Eden, el chico se volvió para mirarla al tiempo que sus pobladas cejas se fusionaban en un ceño interrogante.

La chica hizo una pausa para tomar respiraciones simples con el propósito de que sus pulmones alcanzaran el ritmo de sus pensamientos. Como el cabello del chico era rojo brillante como el fuego, Eden esperaba que sus ojos fueran verdes, no de ese azul intenso. Mientras tanto, la chica podía sentir cómo sus amigas tiraban de ella tratando de disuadirla.

"No armes un escándalo", le dijo Sienna con los dientes apretados al tiempo que tiraba de su brazo.

Sin embargo, ahora que Eden estaba casi congelada y apenas podía sentir su trasero, no vio ninguna razón para ser amable.

Inesperadamente se estiró lo más que pudo para tratar de igualar la altura del chico. Pero incluso con sus tacones de aguja Jimmy Choo, tenía que mirarlo hacia arriba.

"¿Puedo ayudarte?", preguntó el chico con una voz que podía hacer chorrear las bragas de cualquier mujer en un radio de un kilómetro.

Como si no fuera lo suficientemente atractivo, también tenía hoyuelos en las mejillas. El hecho de que no fueran tan prominentes y solo se apreciaran cuando hablaba o sonreía, lo cual fue lo único que hizo en los últimos cincuenta segundos, lo hacía lucir aún más apuesto.

"No necesito tu ayuda", respondió Eden fríamente, pues sentía que lo odiaba un poco porque no tenía derecho a ser tan atractivo.

"¡Okey!", dijo el chico al tiempo que se encogía de hombros y mostraba sus dientes perfectamente alineados mientras sonreía. Eran tan blancos que Eden consideró que podrían ser carillas. Tenían que serlo, pues no había forma de que alguien tuviera unos dientes tan blancos y derechitos a menos que tuviera un dentista extraordinario.

"Si ya terminaste de mirarme, ya puedes cerrar la boca", dijo el chico.

Eden levantó la mano sintiéndose molesta consigo misma por haberse percatado de todas estas cosas sobre el chico y, odiándolo un poco más por su evidente arrogancia.

"¿Ves a toda esta gente?", preguntó la chica fulminándolo con la mirada y señalando la fila interminable. "Llevan esperando más de una hora, así que no puedes simplemente llegar y saltártelos", agregó.

"¿Vas a impedírmelo, princesa?", preguntó el chico arqueando las cejas color rojo óxido al tiempo que sus ojos mostraban un brillo de diversión y sus amigos modelos de ropa interior de Calvin Klein se reían. Eden deseaba con todas sus fuerzas borrar la sonrisa del rostro del chico con sus diminutos puños. Pero como era una chica muy educada, sabía que no era necesario ser violenta para probar que tenía razón. Después de todo, las palabras eran igual de poderosas que los golpes.

"Si tienes algo de decencia, harás lo correcto y te formarás como todos los demás", respondió la chica parpadeando furiosamente detrás de sus anteojos de montura negra.

Un silencio incomodo cayó sobre la pequeña multitud que se había reunido a su alrededor. Mientras tanto, los amigas de Eden seguían tirando de ella para que volvieran a su lugar. Pero como la chica estaba tan por encima de todo, incluida esta noche, se negó a dejarse intimidar por el pelirrojo cuando este se inclinó para mirarla a los ojos con condescendencia.

"Supongo que no soy una persona decente, ¿verdad?", le dijo el chico a Eden, soplándole en la cara un frío aliento mentolado al tiempo que se encogía de hombros.

Luego volvió la atención al cadenero robusto, a quien discretamente le dio unos cuantos billetes. Inmediatamente después reunió a sus amigos y agitó una mano hacia las acompañantes de Eden al tiempo que le decía al cadenero: "¡Ellas también vienen con nosotros!".

Antes de que Eden pudiera siquiera procesar las palabras del chico, ya estaban dentro del club, abriéndose paso entre un enjambre de cuerpos sudorosos y agitados que se balanceaban al ritmo de la música.

Sus ojos tardaron algunos segundos en poder adaptarse a la tenue iluminación. Unos pasos delante de ella vio al chico con el que acababa de discutir, dirigiéndose a una sala VIP.

¿Acaso se suponía que debía agradecerle por haberlas ayudado a entrar? '¡De ninguna manera!', pensó la chica al tiempo que sacudía la cabeza. Ahora que estaban adentro del club, se alegró de que los dedos de sus pies y su trasero ya no estuvieran tan entumecidos, sin embargo, no habría tenido ningún problema en esperar su turno formada en la fila como todos los demás.

"¡Oh, Santa Eden, estaremos en deuda contigo para siempre! ¡Esta noche las bebidas corren por nuestra cuenta!", dijo Cassandra al tiempo que hacía una reverencia y juntaba las palmas de las manos como si estuviera orando.

Al escuchar las palabras de su amiga, Lydia soltó una carcajada y dijo: "¡Sí, te arriesgaste por el equipo! Quiero decir, nunca me habría atrevido a acercarme a Liam de la forma en que tú lo hiciste".

"¿Así se llama?", preguntó Eden sin apenas prestar atención a la charla de sus amigas. En su opinión, 'el pelirrojo' le sentaba mejor al chico.

De pronto, Eden estiró el cuello escudriñando el lugar en busca de asientos disponibles. Aparte de unos cuantos taburetes disponibles en el bar, no había asientos vacíos en ningún lado y realmente quería sentarse. A pesar de lo lindos que eran sus zapatos, especialmente cuando los combinaba con su vestido midi negro, el dolor de pies estaba matándola.

"Liam es como un miembro de la realeza por estos rumbos, así que seguramente has oído hablar de él", dijo Sienna. "Es un piloto de autos que organiza las fiestas más locas y nunca sale con una chica durante más de tres meses", agregó.

"¡Qué chico tan atractivo!", respondió Eden asintiendo distraídamente, sin embargo, nunca había escuchado hablar de él, lo cual no era de extrañar, ya que no prestaba atención al escenario social de Rock Union.

Sus ojos se iluminaron cuando vio unos taburetes vacíos en la barra. No era un lugar privilegiado, especialmente porque todos los idiotas que ya estaban ebrios parecían gravitar ahí, sin embargo, tenía que descansar los pies.

"¡Vengan!", exclamó al tiempo que agarraba a Sienna de la mano y se abrían paso entre la multitud, seguidas de Cassandra y Lydia.

"¡Yo invito la primera ronda!", gritó Lydia por encima de la música, tratando de llamar la atención del camarero.

Las chicas comenzaron la velada con una ronda de shots y algunos chismes, y la siguieron con algunos cócteles y más historias escandalosas. Lydia, quien se acostaba con un chico de iluminación de su equipo de filmación, no tenía ningún problema en describir todas las partes palpitantes y abultadas del tipo a cualquiera que quisiera escucharla.

A la mitad del primer cóctel, el estado de ánimo de Eden mejoró un poco y comenzó a pensar que quizás venir aquí no había sido tan mala idea.

De pronto el DJ cambió la melodía a una de ritmo rápido. Al percatarse de eso, Lydia y Cassandra gritaron de emoción, ya que esa era su mezcla favorita y, gritando como locas, corrieron a la pista de baile. Mientras tanto, Eden las vio saltar y balancearse al ritmo de la música, esbozando una sonrisa ebria

"¡Dios mío!", exclamó Sienna con la mirada llena de horror. "¡Esto no puede ser!".

El corazón de Eden se hizo añicos nuevamente cuando vio a Simon, quien estaba al otro lado del club. Olive, su examiga, quien iba enfundada un ceñido vestido metálico, colgaba del brazo del chico como si fuera su bolso.

"No sabía que estarían aquí", dijo Sienna.

Eden asintió y respondió:

"Estoy bien"

Pero la verdad era que no se encontraba nada bien, pues su corazón todavía estaba herido y en carne viva por su compromiso roto. Sin embargo, no era tanto la ruptura lo que estaba tratando de procesar, sino la forma tan cobarde que eligió Simon para terminar su compromiso de un año, a través de un mensaje de texto. Desgraciadamente no solo la dejó con el corazón roto, sino también con los trámites de la cancelación de la boda y el tratar de conseguir los reembolsos.

Eden no podía creer que en estos momentos estaba viendo a la pareja abrirse paso por el club, despreocupados y enamorados como si nunca la hubieran dejado herida y magullada.

En las primeras dos semanas posteriores a su ruptura, la chica estaba aturdida por la incredulidad y demasiado ocupada tratando de explicarles a sus padres y a todos los que la rodeaban por qué su intuición se había equivocado con respecto a Simon. Sin embargo, lo peor fue tener que llamar a los cientos de invitados para hacerles saber que podían usar las invitaciones como papel higiénico porque la boda se había cancelado.

Las cuatro semanas siguientes, la chica las pasó flotando entre la incredulidad, la tristeza aplastante y la rabia. Aparentemente durante este tiempo atravesó todas las etapas del dolor.

Pero ahora, mientras observaba a las dos personas en las que más había confiado en la vida, riendo y divirtiéndose, se dio cuenta de que aún estaba en alguna etapa entre la ira y la aceptación.

"¿Crees que deberíamos ir a otro lugar?", preguntó Sienna.

Eden negó con la cabeza, pues ella no había hecho nada malo, excepto confiarles a esos dos su corazón. Si alguien debía irse del club, era Simon y su corazón tramposo.

"¡Vamos! ¡Demuéstrale que no lo necesitas!", dijo Sienna para consolar a su amiga mientras bebían los tragos que estaban alineados sobre la barra de mármol. "¡Ya has sufrido suficiente tiempo por él!", agregó.

'Sienna tiene razón, seis semanas es demasiado tiempo para pasarlo llorando por un hombre que no tiene la intención de volver', pensó Eden mientras rápidamente engullía uno tras otro trago.

Su corazón, el cual unos momentos antes estaba terriblemente entumecido, comenzó a sentirse agradecido. Sin embargo, en cuanto el vodka la golpeó con fuerza, su hígado le gritó que se detuviera.

Sienna trató de advertirle a Eden que se calmara, pero esta última se encontraba más allá de toda posibilidad de razonar, así que realmente quería embriagarse.

"Iré a bailar", dijo Eden entre hipo e hipo mientras caminaba hacia la pista de baile, decidida a elegir al azar a un extraño para bailar. Como no era quisquillosa, cualquier chico le vendría bien…

Descargar libro