Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
De vuelta a la locura del amor

De vuelta a la locura del amor

Star Attraction

5.0
calificaciones
785.9K
Vistas
342
Capítulo

Cuando volvieron a encontrarse, Jason dejó a un lado su paranoia y su orgullo y abrazó cálidamente a Chelsey. "Por favor, ¿vuelves conmigo?". Durante tres años, ella había sido su secretaria de día y su amante de noche. Chelsey siempre había cumplido sus deseos, como una obediente mascota. Sin embargo, cuando Jason declaró sus planes de casarse con otra, ella optó por dejar de amarlo y dejarlo ir. Pero la vida dio giros inesperados. El inflexible cortejo del hombre, el bebé que ella estaba esperando y la avaricia de su madre la llevaron poco a poco al borde del abismo. Al final, sufrió mucho. Cinco años después, cuando regresó ella, ya no era la mujer que había sido. Sin embargo, el hombre había hundido en una espiral de caos de cinco años.

Capítulo 1 Cita a ciegas

Las lujosas cortinas de lino se balancearon cuando una mano delgada se estiró para sostenerse, solo para que otra más grande y fuerte la sujetara contra la ventana de vidrio.

Ya estaban en su cuarta ronda.

Evidentemente, el hombre estaba desahogando toda su pasión reprimida en la semana pasada que estuvo en un viaje de negocios.

En poco tiempo, Chelsey Morgan estaba suplicándole mientras sentía sus piernas temblar debajo de ella.

El hombre finalmente se detuvo con una última embestida, pero incluso entonces se sentía la tensión sexual, en especial mientras su pecho subía y bajaba contra la espalda de la mujer, dejando besos en el arco de su cuello hasta la oreja.

"¿No puedes aguantar más?", se burló con voz áspera.

Chelsey se dio la vuelta y le abrazó el cuello.

Las tenues luces de la calle se filtraban en la habitación y suavizaban los rasgos severos del hombre. Pero se evidenciaba el deseo en sus ojos. Era una bestia descarriada, así que no pararía hasta saciar completamente su hambre.

Pero Chelsey no se dejaba engañar por su apasionada fachada. Sabía que el corazón de ese hombre, si es que tenía uno, era tan frío como el hielo.

"Mañana tendré una cita a ciegas", murmuró.

"Ajá", respondió él a la ligera.

De pronto, él capturó sus labios con otro beso ardiente. Sus manos viajaron hacia su cintura y caderas, ansioso por repetir lo que habían hecho antes.

Chelsey sintió una brizna de tristeza. Tal y como había pensado, a él no le importaba en absoluto.

Contrario a su mejor juicio, Chelsey se estremeció bajo sus caricias y su cuerpo se arqueó hacia él.

Luego, jadeó un poco cuando él terminó el beso.

"Si todo marcha bien, estaré de acuerdo", afirmó.

Eso hizo que él detuviera su exploración en su cuerpo. Luego, la miró a los ojos, como si estuviera observando su alma: "¿Vas a casarte?".

"Voy a cumplir veintisiete", murmuró Chelsey, bajando la mirada para ocultar sus emociones. "No puedo darme el lujo de esperar mucho más".

No pudo ver la sonrisa sardónica del hombre.

De repente, él se alejó de su cuerpo por completo. Tras unos segundos, la habitación se inundó de una luz brillante.

Chelsey se apresuró a agarrar su vestido roto y lo apretó contra su pecho.

Al otro lado de la habitación, el hombre se desplomó en el borde de la cama y encendió un cigarrillo. Sus pantalones negros seguían impecables, mientras que su camisa negra tenía los tres botones superiores desabrochados.

Se veía tan sensual y tentador como el pecado.

Los ojos de Chelsey se sintieron atraídos hacia el cigarrillo y, sin darse cuenta, se posaron en el lujoso anillo de compromiso que decoraba su dedo. Sintiendo que todo lo que estaba sucediendo era ridícula, tuvo que apartar la mirada.

Hacía tres años, Chelsey solo era una empleada que acababa de ser ascendida a secretaria. En un viaje de negocios, le asignaron la tarea de acompañar al distinguido Jason Martin. Pero, en una habitación de hotel en una ciudad extranjera, él la presionó contra la cama.

Y ella no se resistió.

Tras compartir una noche de pasión, su jefe la agarró de la mandíbula y le dijo que era genial en la cama. Una cosa llevó a la otra, y habían pasado tres años después de su enredo clandestino.

Durante el día, Chelsey era la secretaria de Jason; pero por la noche, se convertía en su ansiosa amante.

Si tuviera que culpar a alguien por esa tonta decisión, sería a su ingenuo amor platónico de cuando era estudiante.

Ahora que Jason se casaría, quería adelantarse y terminar su aventura antes de que estallara. No deseaba que el público se burlara de ella por ser la otra mujer en un matrimonio que parecía ser una combinación perfecta entre dos élites sociales.

Como ya todo estaba dicho y hecho, Chelsey decidió que sería ella quien se iría. Era mejor marcharse en sus propios términos que ser botada.

Evitando cuidadosamente el contacto visual, se acercó a la puerta para buscar su bolso de viaje. Siempre que tenían citas, ella traía un conjunto de ropa de repuesto.

Chelsey conocía muy bien su posición, no tenía el privilegio de pasar la noche con él, mucho menos estar a su lado.

Antes de que pudiera siquiera tocar su bolso, su otra muñeca fue agarrada con fuerza. Su corazón no tardó en dar un vuelco.

"Una vez más", gruñó Jason. No era una petición, era una orden.

Esta vez, él la llevó hasta el límite. Al terminar, tomó su mandíbula y la obligó a mirarlo directamente a los ojos.

"Cancela tu cita a ciegas de mañana", exigió.

Chelsey ya no tenía energías, pero aun así intentó rascarle los dedos. Reuniendo la poca dignidad que le quedaba, pronunció las palabras más valientes que jamás había dicho en los últimos tres años.

"¿Y tú cancelarás tu compromiso también?".

Si Jason le permitiera, Chelsey estaría más que feliz de pasar el resto de su vida a su lado, siempre que él se mantuviera soltero.

El rostro de Jason se congeló durante unos segundos y luego lanzó una risita.

Era como el ronroneo de un gato, pero con un tono escalofriante que la hizo estremecerse de miedo.

"Acabas de cruzar la línea", susurró el hombre, y fue así cómo todas sus esperanzas fueron destrozadas.

Por supuesto, Chelsey siempre había sabido que él nunca la había amado ni lo haría.

Rápidamente, ella apartó la mirada e imitó su risa, aunque la suya sonó burlona. "Puedes rechazar mi solicitud de licencia, señor Martin. Mañana me tomaré mis vacaciones anuales. Es razonable, ¿no? Y perfectamente legal".

Los dedos de Jason apretaron su mandíbula, por lo que ella se estremeció. Chelsey lo miró con ojos desafiantes, negándose a ceder más de lo que ya había hecho.

A juzgar por sus cejas, Jason estaba disgustado por su comportamiento, pero no estalló de ira.

En su mundo, abundaban las conejitas dóciles y obedientes que estaban más que dispuestas a calentar su cama. No le interesaba aferrarse a alguien que le había mordido la mano.

"Toma tus pastillas y limpia todo", espetó soltándola y desapareció en el baño sin mirar atrás.

Unos minutos después, Jason salió y encontró la habitación estaba en perfecto orden.

En medio de la cama, estaba la tarjeta bancaria que le había dado a Chelsey cuando comenzaron su amorío. Su propósito era financiar sus caprichos lujosos y otras necesidades a cambio de sus "servicios", pero pronto descubrió que ella no había gastado ni un solo centavo.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro