Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La droga del amor

La droga del amor

Rascal

4.8
calificaciones
905.5K
Vistas
505
Capítulo

La vida de Leanna estuvo llena de dificultades hasta que su tío Nate, que no estaba relacionado con ella por sangre, le ofreció un hogar. Se enamoró profundamente de Nate, pero este la envió al extranjero porque se iba a casar con otra mujer. Entonces decidió dedicarse a la andrología. A su regreso, se dio a conocer por solucionar problemas de impotencia, eyaculación precoz e infertilidad. Un día, Nate la arrinconó. "Ves a muchos hombres todos los días, ¿verdad? ¿Por qué no me revisas para ver si hay algún problema conmigo?". Ella se rio con picardía y rápidamente le desabrochó el cinturón. "¿Es por eso que estás comprometido pero no casado? ¿Eres impotente?". "¿Quieres probarme?". "No, no me interesas".

Capítulo 1 Ya no me quiere

Con una carpeta en la mano, Leanna Powell irrumpió por la puerta.

Justo cuando estaba por gritar, unos sonidos del dormitorio la detuvieron y alteraron su expresión facial al instante.

"Ten cuidado, Nate... Es demasiado para mí...".

Los gemidos de una mujer se intensificaron.

A sus veinte años, Leanna no era ajena a lo que significaban esos sonidos.

Sin embargo, en esa villa, solo estaban ella y su tío Nate Holland. No podía creer que fuera él quien hacía gemir a esa mujer en el dormitorio.

La carpeta se cayó de sus manos, por lo que los papeles se esparcieron por todas partes. Leanna fue corriendo a la puerta del dormitorio y la abrió de golpe.

Adentro la luz era tenue y se veía la espalda de un hombre moviéndose a un ritmo constante, con la mitad inferior oculta por una fina colcha. Su rostro estaba fuera de vista.

Pero con solo ver su espalda, supo que era su tío.

Debajo de él, había una mujer sumida en un inmenso placer.

Abrumada por la emoción, Leanna agarró un zapato junto a la puerta y se lo arrojó. "¡Nate, te odio!", gritó.

Luego, salió a toda prisa de la habitación.

En cuanto cerró de golpe la puerta de la villa, el hombre se sentó y arrojó la colcha a un lado.

Su torso estaba desnudo, pero llevaba pantalones.

A continuación, encendió un cigarrillo, inhaló profundamente y exhaló el humo, desdibujando sus atractivos rasgos. Sus ojos eran fríos y amenazadores, sin un ápice de lujuria.

La mujer también se sentó en la cama, vestida con solo su sujetador. Luego, abrazó la cintura de Nate sonriendo seductoramente. "No nos molestemos por eso. ¿Seguimos?".

Él le dio una mirada impasible. "Vete ahora", ordenó con brusquedad.

La otra vaciló, ya que anhelaba convertir ese acto en realidad, ahora que estaba en la cama del hombre.

"Nate", susurró acariciando su cintura.

En la ciudad de Elesmond, la autoridad de Nate Holland era inigualable. Sus órdenes rara vez eran desafiadas, y quienes lo hacían a menudo enfrentaban severas consecuencias. Sin pensarlo dos veces, la empujó fuera de la cama.

"Darren, sácala de aquí".

"Entendido, jefe".

La mujer se resistió, pero finalmente Darren Willis, su asistente, la sacó de la casa. Luego volvió y, de pie junto a la cama, le informó a su jefe: "Señor, la señorita Leanna se fue a la casa de su amiga Maisie. Todavía no ha firmado los papeles para viajar al extranjero".

"Tráelos y asegúrate de que los firme, estoy seguro de que lo hará".

"Entendido, señor".

Después de salir de la villa, Leanna se dirigió a la casa de su mejor amiga, Maisie Fowler.

Ahora estaba sollozando sobre su hombro. "Maisie, ¿cómo pudo hacerme esto?".

"Leanna, recuerda que es tu tío", la consoló ella. "No es posible que tengan una relación romántica. Además, tiene treinta años. Es normal que quiera una pareja o incluso formar una familia. Debes olvidar tus sentimientos".

Leanna se sintió agraviada. "Pero no es mi tío biológico".

"Aun así, fue él quien te crio. Para todo el mundo, es tu tío y ustedes dos son familia", le recordó Maisie.

La otra se quedó en silencio mientras reflexionaba.

Su amiga tenía mucha razón. Negar su vínculo familiar era inútil cuando todos los veían como familia.

Sus vidas estaban entrelazadas, por lo que era imposible que tuvieran otra relación.

Leanna recordaba haber huido de sus abusivos tíos a los dieciséis años y buscar refugio en la familia Holland.

Su abuelo le había dicho en una ocasión que Colten Holland, el antiguo líder de la respetada familia Holland, le debía un favor, así que podía pedirle ayuda en tiempos difíciles.

Sin embargo, cuando llegó al enorme salón de la familia Holland, descubrió que Colten ya se había retirado y aislado, por lo que no residía ahí.

En ese lugar, captó la mirada crítica de Kristy Holland, la nueva esposa del actual líder de la familia Holland.

En la gran recepción, la joven Leanna se sentía fuera de lugar, por lo que jugueteó con sus pulgares mientras Kristy, con una mirada de desprecio, le ordenaba a la criada que le diera cien dólares para que se fuera.

Justo cuando las mejillas de Leanna enrojecieron de humillación y estaba a punto de rechazar el dinero y marcharse furiosa, se escuchó una voz desdeñosa y burlona: "Señora Holland, ¿acaso solo finges generosidad cuando mi padre está cerca? ¿Por qué no podemos hacernos cargo de una niña? ¿A qué se debe todo este alboroto? Me parece innecesario montar una escena por esto".

Leanna alzó la mirada con sorpresa y vio a un hombre parado en las escaleras.

Tenía un traje gris y los brazos cruzados, mirándolas desde arriba como si la escena le divirtiera.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro