icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 8
Solo un indicio en su sonrisa
Palabras:1425    |    Actualizado en:05/01/2020

"¿De dónde vinieron esas bestias? ¡Sáquenlos de aquí! ¡Agh!". Solo se escuchó un leve grito de Joyce antes de que los ladridos de los perros lo ahogaran. Al estirar su cuello, Yvonne vio un patio lleno de gente corriendo de pánico. Varios perros salvajes corrían y saltaban desenfrenadamente alrededor del patio y de la gente, a quienes ocasionalmente mordían.

El sacerdote taoísta había caído al suelo con su rostro cubierto de heridas. El vestido de Joyce estaba rasgado, sucio y manchado por la sangre que rezumaba de los rasguños visibles en sus brazos. La corona del fénix estaba inclinada sobre la cabeza de la emperatriz, mientras corría apresuradamente por el patio y gritaba a los sirvientes que se deshicieran de los perros.

Con una sonrisa en su rostro, Yvonne se escondió detrás de un árbol para observar cómo se desarrollaba la escena. Después de que finalmente los eunucos y las criadas expulsaron a los perros que quedaban en el patio, ella salió de su escondite y, con un tono falso de pánico, gritó: "Madre, hermana, ¿están bien? ¿De dónde vienen todos estos perros locos? ¿Por qué están mordiendo a todos? ¡Dense prisa, estúpidos sirvientes! ¡Persíganlos!".

Los eunucos y las criadas golpearon con rapidez a los perros restantes hasta dejarlos inconscientes y se los llevaron. Por fin, el patio estaba tranquilo y el suelo estaba ahora cubierto por una mezcla de sangre humana y canina.

Con la ayuda de su sirviente, la princesa Joyce pudo ponerse de pie. Todo su cuerpo estaba adolorido, especialmente, ¡su trasero! ¡Un perro la había mordido en el trasero! Avergonzada por la naturaleza sensible de la herida, Joyce no se atrevió a llamar la atención sobre su dolor, por lo que hizo una mueca mientras soportaba el sufrimiento punzante. Con un terrible humor, llamó a la emperatriz: "Madre, ¿de dónde vinieron esas bestias? ¿Cómo llegaron de repente hasta aquí?".

La emperatriz también era un desastre con su vestidura desgarrada, pero ella era mucho mejor para controlar sus emociones. Ella gritó a los asistentes que estaban a su alrededor: "¡Atrapen todas las bestias! ¡Llamen a Ming! ¡Quiero saber de dónde vienen todas estas bestias desenfrenadas!". Antes de alejarse con sus doncellas, la emperatriz lanzó una mirada fría a Yvonne, quien estaba totalmente ilesa.

Yvonne respondió con un puchero y se acercó a Joyce. "Hermana, ¿estás herida? Déjame echar un vistazo". Yvonne presionó su mano con firmeza sobre la herida de la mordedura en la parte trasera de Joyce.

"¡Ahhhh!", Joyce dejó escapar un grito y empujó a Yvonne, pero mientras lo hacía, soltó a su doncella y cayó al suelo. Yvonne también cayó y aterrizó encima de ella. Joyce gritó una vez más.

"Lo siento, hermana, no quise... solo quería ayudar". Mientras seguía murmurando disculpas a Joyce, Yvonne no se movió y todavía presionaba a la otra princesa contra el suelo.

"Tú…Ahhh…¡Quítate de encima!", gritó Joyce con un débil tono en su voz.

Con solo un indicio en su sonrisa, Yvonne gritó: "¡Hailey, Hailey! ¡Ayúdame!".

Hailey se apresuró rápidamente hasta llegar al lado de la princesa para levantarla. El resto de las criadas ayudaron a Joyce para ponerse de pie y cuando se incorporó, careció del suficiente espíritu como para reprender a Yvonne.

"¿Qué hacemos con el sacerdote, su alteza?", preguntó Hailey, al mismo tiempo que miraba al sacerdote que yacía todavía en el suelo cubierto de mordeduras de perro.

"Mándalo al Departamento de Supervisión. Le pediré a mi padre que lidie con él más tarde. Yo misma hablaré con él sobre el asunto". Yvonne sonrió y cambió su mirada a medio camino entre el tembloroso paso de Joyce y el palacio detrás de ella. "Con tanta sangre fresca, me atrevo a decir que el patio por fin está limpio. Después de todo, no hay necesidad de un exorcismo".

Tras haber entrado a su aposento, habló nuevamente con Hailey: "Julian ha orquestado todo esto tan magistralmente. Ha sido invaluable, pero no confío plenamente en él. Mantén tus ojos sobre él, Hailey. Por cierto, la emperatriz había preguntado por mis brazaletes. ¿Ya se las entregaste?".

Hailey asintió y respondió: "Ya lo hice. Le di a la emperatriz el par de pulseras, como lo deseaba. También cumplí con el otro asunto, como me lo pidió, pero me preocupa que las heridas de la princesa Joyce sean demasiado graves. Es posible que no se recupere a tiempo para su ceremonia de mayoría de edad que tendrá en una semana. Sería una verdadera lástima que algo saliera mal con la ceremonia".

Yvonne no pudo evitar soltar una leve risa. "Mírate. En verdad tienes muchos trucos bajo la manga".

Con la mención de Hailey sobre la ceremonia de Joyce, Yvonne no pudo evitar rememorar varias imágenes de su propia ceremonia en su vida pasada. En esa vida se había enamorado de un joven asistente durante el evento; le pareció gentil y caballeroso y, al mismo tiempo, guapo y masculino. Había sido la propia Joyce quien la convenció de ceder ante su sentimiento por él. Yvonne se había enamorado de él y quería casarse de inmediato. Incluso alcanzó a profesar su amor ante la corte. Cuando era una joven doncella, apenas con la mayoría de edad, se convirtió en el hazmerreír de la ciudad imperial.

Ahora, finalmente supo por qué lo había conocido en ese momento. Una sonrisa irónica apareció en el rostro de Yvonne. Al fin pudo ver lo que estaba sucediendo detrás de todos los accidentes y del drama.

Durante su vida anterior fue imprudente por su noble nacimiento, pero ahora, mirando hacia atrás, pudo ver los dedos de la emperatriz y de su hija sobre todo lo que sucedió

y no iba a permitir que eso se repitiera.

"Por cierto, Hailey, escuché acerca de una pomada que prolonga el proceso de curación. También dicen que pica terriblemente. ¿Sabes dónde puedo conseguir algo así?", preguntó Yvonne.

Hailey estaba un poco sorprendida por la petición de la princesa. "Su alteza, está bien informada. Ese ungüento existe. Yo conozco a un aprendiz en el Hospital Imperial que debe poder darnos un poco para mañana".

Yvonne asintió con la cabeza. Su sonrisa se había transformado gradualmente en una mueca. 'Mi querida hermana, Joyce', pensó, 'siempre has sido tan buena conmigo… Me sentiría terrible si no te doy algo para pagar tus años de amabilidad. ¡¿Por qué no un regalo para tu ceremonia de mayoría de edad?!'.

Yvonne inclinó su cabeza hacia un lado con picardía. "Hailey, ¿qué crees que mi madre y mi hermana están haciendo en este momento?".

Hailey trató de reprimir su risa y después de pretender pensar por un momento, dijo: "Creo que están a punto de perder los estribos".

La suposición de Hailey resultó ser correcta. Dentro del gran salón, caminaron los asistentes en silencio y hablaron en voz baja, tratando de evitar la ira de las dos nobles furiosas.

"¡Madre, esa niña debe estar detrás de esto! Teníamos a ese eunuco envenenando su comida, ¡pero no se dio ningún efecto! ¡Quizás no cumplió la orden!". La princesa Joyce yacía boca abajo en una cama, mientras una doncella trabajaba rápidamente en su herida trasera. Ante las marcas de los dientes, la mujer hizo una mueca. "¡Ay! Eso duele. ¡Ten cuidado allá atrás!".

La emperatriz ya se había cambiado de túnica y había lavado la sangre de sus manos. Sin estar incómoda, se sentó en el extremo de la cama y reflexionó sobre los acontecimientos. "Descubriré quién estaba detrás de todo esto. Mientras tanto, ¿cuántas veces te tengo que decir que actúes como una princesa? Pase lo que pase, siempre debes mostrar nobleza, cortesía y clase. ¡No dejes que la ira te arrebate eso! ¡Esa es la única forma de obtener lo que quieres en esta vida!".

Joyce hizo un puchero y justo cuando estaba a punto de hablar, la voz de un eunuco llegó desde afuera, señalando la llegada del emperador: "...Su majestad imperial y su alteza, Yvonne...".

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Prólogo (El Renacimiento del Fénix)2 Capítulo 2 Renacida3 Capítulo 3 Solo en el prolongado frío4 Capítulo 4 Llamas ardientes y sueños despiertos5 Capítulo 5 Día de descanso6 Capítulo 6 Un sueño inquietante7 Capítulo 7 Llegan los problemas8 Capítulo 8 Solo un indicio en su sonrisa9 Capítulo 9 Una luz brillante en la oscuridad10 Capítulo 10 Prudencia11 Capítulo 11 Iniciación12 Capítulo 12 Perturbación13 Capítulo 13 Los hechos se entrelazan14 Capítulo 14 Lidiando con las dificultades de la vida15 Capítulo 15 La ceremonia de mayoría de edad y un regalo16 Capítulo 16 Ascenso a la fama17 Capítulo 17 Una enfermedad repentina18 Capítulo 18 El plan de la dama Helen19 Capítulo 19 La visita del maestro Wu Na20 Capítulo 20 El lado positivo21 Capítulo 21 Reunión familiar22 Capítulo 22 La princesa ha crecido23 Capítulo 23 El regreso al palacio24 Capítulo 24 Chismes25 Capítulo 25 El gato envenenado26 Capítulo 26 Mala intención27 Capítulo 27 La lucha entre dos titanes28 Capítulo 28 La horquilla con el símbolo del fénix29 Capítulo 29 Una invitación de su hermana30 Capítulo 30 Una trampa31 Capítulo 31 El banquete de la victoria32 Capítulo 32 Otro incidente33 Capítulo 33 El bordado34 Capítulo 34 Ceremonia de mayoría de edad (Primera parte)35 Capítulo 35 La ceremonia de mayoría de edad (Segunda parte)36 Capítulo 36 Príncipe Juan37 Capítulo 37 Enfermedad38 Capítulo 38 La persona detrás de la dama Alice39 Capítulo 39 El doctor recomendado por el príncipe Juan40 Capítulo 40 Alianza41 Capítulo 41 El error de Hannah42 Capítulo 42 El castigo de Hannah43 Capítulo 43 El plan de la emperatriz44 Capítulo 44 La desaparición de Julian45 Capítulo 45 La sirvienta Sophie46 Capítulo 46 Un gambito47 Capítulo 47 Hannah busca ayuda48 Capítulo 48 ¿Embarazada 49 Capítulo 49 Seducción50 Capítulo 50 El adulterio expuesto51 Capítulo 51 Hannah recibió un título52 Capítulo 52 El regreso de Joyce al palacio53 Capítulo 53 La dama Helen estaba embarazada54 Capítulo 54 Deja que la emperatriz se encargue de Lady Jin55 Capítulo 55 : Yun Shang está desaparecido56 Capítulo 56 El fracaso de la trama de Hua Jing57 Capítulo 57 Lady Zhao58 Capítulo 58 Las preocupaciones de Hua Jing59 Capítulo 59 Un regalo de Yun Shang60 Capítulo 60 Presentando el regalo en la sala de oración budista61 Capítulo 61 La solicitud de Hua Jing62 Capítulo 62 Adivinación para Lady Zhao63 Capítulo 63 La chica llamada Qian Shui64 Capítulo 64 Un asesinato65 Capítulo 65 El interrogatorio66 Capítulo 66 El secreto que Wang Jinhuan escuchó67 Capítulo 67 La tentación de Hua Jing68 Capítulo 68 Matrimonio organizado por el emperador Ning69 Capítulo 69 La fiesta70 Capítulo 70 Cayendo por la trampa71 Capítulo 71 Contraataca72 Capítulo 72 La emperatriz está embarazada73 Capítulo 73 Antes de la tormenta74 Capítulo 74 Buscando Prueba75 Capítulo 75 Las visitas de Lady Jin76 Capítulo 76 Una advertencia de Lady Ming77 Capítulo 77 El banquete en el palacio Jinxiu78 Capítulo 78 La actuación79 Capítulo 79 El secreto de la emperatriz80 Capítulo 80 Una lección para Lady Shu81 Capítulo 81 Caos en la ceremonia de sacrificio82 Capítulo 82 Resolviendo el Caos83 Capítulo 83 llegando a la frontera84 Capítulo 84 Conspira con el diablo85 Capítulo 85 Una carta secreta de Qingsu86 Capítulo 86 : Llegada repentina de Hua Jing87 Capítulo 87 El fuego en el campamento88 Capítulo 88 El amor inesperado89 Capítulo 89 Contramedidas90 Capítulo 90 El Plan de Despliegue del Ejército Robado91 Capítulo 91 El polvo se asentó92 Capítulo 92 Lady Fu93 Capítulo 93 El gato extraño94 Capítulo 94 : Dejándolo sin resolver95 Capítulo 95 La pesadilla96 Capítulo 96 Las versiones de la verdad97 Capítulo 97 La visita del Príncipe Jing98 Capítulo 98 Matrimonio concedido en la víspera de año nuevo chino99 Capítulo 99 Enmarcado100 Capítulo 100 Rompiendo