icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Capítulo 4
Llamas ardientes y sueños despiertos
Palabras:1513    |    Actualizado en:04/01/2020

El fuego continuó. El clamor que provenía desde afuera se hizo cada vez más fuerte, pero aun así nadie vino a su rescate. Yvonne se rio entre dientes; por más que esperaba que esto sucediera, todavía se sentía algo desesperada.

El humo se filtró a través de las grietas de la puerta que estaba ubicada entre el palacio interior y el pasillo, provocando que Yvonne tosiera y llorara. De repente, escuchó un golpe en la ventana, giró su cabeza y vio a un hombre vestido como un guardaespaldas imperial que trepaba por la ventana. El humo empañó su vista y no pudo ver el rostro del guardaespaldas, pero sí pudo escuchar su voz: "Princesa, mis disculpas...".

Yvonne sintió que su cuerpo se levantaba abruptamente. El hombre la sostuvo entre sus brazos y ambos salieron de la habitación por la ventana.

Una vez estuvieron a salvo afuera, el guardaespaldas volvió a colocar a Yvonne sobre el suelo. Ni siquiera se había acomodado por completo cuando sintió que unas manos grandes y fuertes la sujetaron por el hombro, "Yvonne, ¿estás herida?".

El corazón de Yvonne se retorció y las lágrimas comenzaron a emanar de sus ojos, "Padre...".

En su vida anterior, el emperador había perdido la fe en ella debido a su orgullo y arrogancia. Además, ambos se vieron muy pocas veces después de su cumpleaños número diez. En esta ocasión, Yvonne había encendido el fuego para otro propósito y no esperaba que la primera persona que vería después de su fuga casi exitosa fuera el padre que, anteriormente, estuvo tan decepcionado de ella.

Sin embargo, a través de sus brumosos y neblinosos ojos, este hombre que gobernaba el mundo no parecía ser tan severo y frío como ella lo recordó alguna vez. ¿Quizás fue por la urgencia del momento? Su cabello estaba despeinado, su túnica de dragón estaba desordenada por haber sido vestida apresuradamente y sus ojos estaban llenos de preocupación.

Las lágrimas de Yvonne volvieron a caer

y el emperador notó la angustia en su mirada. Alcanzó a pensar que estaba herida de alguna manera y decidió sostenerla para preguntarle: "Yvonne ¿dónde te lastimaste? Deja que tu padre vea...".

Yvonne siguió sacudiendo la cabeza y respondió: "Estoy bien, estoy bien...".

El emperador no le creyó y cuando estaba a punto de llamar al médico real, escuchó la voz de una mujer: "¿Qué sucedió? ¿Cómo se incendió repentinamente el palacio de la princesa?".

Yvonne entrecerró sus ojos, giró la cabeza y vio a una mujer vestida con elegancia, caminando hacia ellos con cuatro sirvientas del palacio siguiéndola. Yvonne las miró con apatía y notó que una de las criadas tenía un rostro familiar proveniente de Nichang Palace.

"Emperatriz...". El emperador vio a la mujer que se acercaba, pero él solo le dirigió una mirada indiferente antes de soltar la mano de Yvonne, mientras ella se congelaba. Un recuerdo pasó tan rápido por su cabeza que no pudo atraparlo, por lo que, temerosa de persistir en el pensamiento, curvó sus labios y le gritó a la emperatriz: "Madre, ¿qué te tomó tanto tiempo? Si no fuera por los guardias de mi padre que me salvaron, me hubiera quemado viva. El fuego era tan feroz, madre...".

Tras escucharla, la emperatriz se detuvo, levantó su cabeza y vio al emperador detrás de Yvonne frunciendo el ceño. La emperatriz sonrió y caminó hacia ella, tomó la mano de la joven princesa y después dijo suavemente: "El otro día, Yvonne se lastimó en una caída. He estado rezando por ella en el Qiwu Palace durante los últimos dos días. Tenía miedo de que me molestaran, así que ordené que nadie me visitara y por eso me demoré. Yvonne debe estar en estado de shock, ¿verdad? Es mi culpa...".

Yvonne entrecerró sus ojos y bajó la cabeza. Ahora, al saber todo lo que ella conocía de su vida pasada, podía ver con claridad la falsa preocupación de la emperatriz. Al mismo tiempo que ella hablaba, levantó su cabeza y la interrumpió: "Estoy bien. Madre, no te preocupes por favor. Te ves tan hermosa hoy... Tus trenzas están hechas tan hermosamente. Isabella debió pasar mucho tiempo en ellas. Te sientan tan bien, madre...".

La emperatriz pudo sentir que algo no estaba del todo bien y se disgustaba cada vez más con cada comentario que escuchaba. ¿Qué le sucedía hoy a la joven princesa? ¿Cuándo Yvonne se había vuelta tan hostil hacia ella?

La emperatriz miró a la joven frente a ella, pero todo lo que vio fue una cara ingenua con lágrimas colgando de sus pestañas. Su reacción no parecía falsa, pero aun así se sintió más ansiosa. Unos días atrás, Yvonne había caído desde una gran altura. El emperador no dijo mucho, pero sí guardaba rencor contra ella y con la exhibición que había hecho hoy Yvonne, la emperatriz temía que el emperador se sintiera todavía más insatisfecho con ella.

Yvonne vio la cara de la emperatriz, sonrió para sus adentros y comenzó a llorar una vez más: "¡Madre, alguien está tratando de matarme! ¡Alguien está tratando de matarme! Previamente vi algunas sombras oscuras, pero estaba demasiado asustada como para poder gritar. En ese momento comenzó el fuego. Todas esas llamas furiosas, tengo tanto miedo...".

La emperatriz se tornó seria ante la acusación, pero antes de que pudiera hablar, escuchó el grito iracundo del emperador: "¿Cómo puede suceder algo de ese estilo? Alex, arresta a todos en el Nichang Palace. Interrógalos en el Departamento de Supervisión...".

La emperatriz quedó atónita al escuchar esta orden. A pesar de que ella hubiera criado a Yvonne, el emperador había estado algo aferrado a la joven princesa en sus primeros años. La emperatriz ya había gastado mucha energía reemplazando al personal del Nichang Palace con sus informadores. Sin embargo, Yvonne se volvió gradualmente más arrogante y autoritaria, y perdió su control sobre el corazón del emperador. Eso podía atribuirse principalmente a las personas que la emperatriz había llevado al palacio. Si todos terminaban arrestados, iba a ser mucho más difícil para ella volver a plantar informadores.

La emperatriz agregó rápidamente: "Yvonne está conmocionada en este momento. No puede quedarse sola sin que nadie la cuide. Si arrestas a todos, ¿quién serviría a Yvonne?".

Esta fue una de las consecuencias que las acciones de Yvonne no permitieron planificar, pero estos mismos resultados inesperados lograron complacerla bastante. No podía dejar que la emperatriz saboteara su trabajo con tanta facilidad y después de pensar un poco más, se le ocurrió otra idea. Deliberadamente tiró de la mano de la emperatriz con una expresión arrepentida: "Madre, no necesito del servicio de ellos. Alguien estaba tratando de lastimarme y me dejó muy asustada. No quiero su servicio...".

Una astilla de ira brilló en los ojos de la emperatriz y después desapareció en un instante, pero Yvonne alcanzó a verla con claridad. No pudo haber sido más feliz. ¿Quién hubiera pensado que ella iba a ser capaz de eliminar a los espías de la emperatriz de una vez por todas? En su vida pasada había sido demasiado joven como para saber tanto y, además de esto, la emperatriz se había aprovechado de su juventud y de su ingenuidad. Ahora, a pesar de que todavía parecía joven, nadie podía ver que su alma había experimentado toda otra vida. Yvonne pudo ver todo como era y su venganza solo acababa de comenzar. La emperatriz y su hija se iban a encontrar con su destino...

"Alex, llévatelos. Hoy Yvonne me acompañará y descansará en el Wanshou Palace. Todavía tengo algunos asuntos políticos por resolver, así que me quedaré en el Qinzheng Hall. Mañana haz que un eunuco lleve a Yvonne para escoger algunas sirvientas y eunucos para que le sirvan. El Nichang Palace se ha incendiado y ya nadie puede vivir aquí. En cuanto a la futura residencia de Yvonne, yo mismo tomaré la decisión mañana. Ya es tarde. Emperatriz, puedes retirarte a tu palacio y deja de utilizar todas esas joyas a estas altas horas de la noche. Podrías perderlos en la oscuridad". Mientras hablaba, el emperador se volteó para irse y dijo: "Yvonne, ven conmigo a mi palacio".

Yvonne no esperaba que el emperador la llevara al Wanshou Palace, por lo que no pudo evitar sentirse sorprendida y despedirse apresuradamente de la emperatriz: "Madre, me voy ahora. Te saludaré mañana". Después de esto siguió al emperador.

La emperatriz se inclinó y respondió: "Adiós, mi emperador". Se enderezó nuevamente y observó cómo el emperador e Yvonne se alejaban cada vez más. La emperatriz entrecerró sus ojos y los miró fijamente por un rato más. El odio en su mirada incrementó al comienzo, pero lentamente se desvaneció. Después de un largo rato, finalmente dijo con voz profunda: "Ahora regreso a mi palacio...".

La noche era profunda y oscura, era el tipo de noche que hacía dormir pacíficamente a muy pocas personas en el palacio.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Prólogo (El Renacimiento del Fénix)2 Capítulo 2 Renacida3 Capítulo 3 Solo en el prolongado frío4 Capítulo 4 Llamas ardientes y sueños despiertos5 Capítulo 5 Día de descanso6 Capítulo 6 Un sueño inquietante7 Capítulo 7 Llegan los problemas8 Capítulo 8 Solo un indicio en su sonrisa9 Capítulo 9 Una luz brillante en la oscuridad10 Capítulo 10 Prudencia11 Capítulo 11 Iniciación12 Capítulo 12 Perturbación13 Capítulo 13 Los hechos se entrelazan14 Capítulo 14 Lidiando con las dificultades de la vida15 Capítulo 15 La ceremonia de mayoría de edad y un regalo16 Capítulo 16 Ascenso a la fama17 Capítulo 17 Una enfermedad repentina18 Capítulo 18 El plan de la dama Helen19 Capítulo 19 La visita del maestro Wu Na20 Capítulo 20 El lado positivo21 Capítulo 21 Reunión familiar22 Capítulo 22 La princesa ha crecido23 Capítulo 23 El regreso al palacio24 Capítulo 24 Chismes25 Capítulo 25 El gato envenenado26 Capítulo 26 Mala intención27 Capítulo 27 La lucha entre dos titanes28 Capítulo 28 La horquilla con el símbolo del fénix29 Capítulo 29 Una invitación de su hermana30 Capítulo 30 Una trampa31 Capítulo 31 El banquete de la victoria32 Capítulo 32 Otro incidente33 Capítulo 33 El bordado34 Capítulo 34 Ceremonia de mayoría de edad (Primera parte)35 Capítulo 35 La ceremonia de mayoría de edad (Segunda parte)36 Capítulo 36 Príncipe Juan37 Capítulo 37 Enfermedad38 Capítulo 38 La persona detrás de la dama Alice39 Capítulo 39 El doctor recomendado por el príncipe Juan40 Capítulo 40 Alianza41 Capítulo 41 El error de Hannah42 Capítulo 42 El castigo de Hannah43 Capítulo 43 El plan de la emperatriz44 Capítulo 44 La desaparición de Julian45 Capítulo 45 La sirvienta Sophie46 Capítulo 46 Un gambito47 Capítulo 47 Hannah busca ayuda48 Capítulo 48 ¿Embarazada 49 Capítulo 49 Seducción50 Capítulo 50 El adulterio expuesto51 Capítulo 51 Hannah recibió un título52 Capítulo 52 El regreso de Joyce al palacio53 Capítulo 53 La dama Helen estaba embarazada54 Capítulo 54 Deja que la emperatriz se encargue de Lady Jin55 Capítulo 55 : Yun Shang está desaparecido56 Capítulo 56 El fracaso de la trama de Hua Jing57 Capítulo 57 Lady Zhao58 Capítulo 58 Las preocupaciones de Hua Jing59 Capítulo 59 Un regalo de Yun Shang60 Capítulo 60 Presentando el regalo en la sala de oración budista61 Capítulo 61 La solicitud de Hua Jing62 Capítulo 62 Adivinación para Lady Zhao63 Capítulo 63 La chica llamada Qian Shui64 Capítulo 64 Un asesinato65 Capítulo 65 El interrogatorio66 Capítulo 66 El secreto que Wang Jinhuan escuchó67 Capítulo 67 La tentación de Hua Jing68 Capítulo 68 Matrimonio organizado por el emperador Ning69 Capítulo 69 La fiesta70 Capítulo 70 Cayendo por la trampa71 Capítulo 71 Contraataca72 Capítulo 72 La emperatriz está embarazada73 Capítulo 73 Antes de la tormenta74 Capítulo 74 Buscando Prueba75 Capítulo 75 Las visitas de Lady Jin76 Capítulo 76 Una advertencia de Lady Ming77 Capítulo 77 El banquete en el palacio Jinxiu78 Capítulo 78 La actuación79 Capítulo 79 El secreto de la emperatriz80 Capítulo 80 Una lección para Lady Shu81 Capítulo 81 Caos en la ceremonia de sacrificio82 Capítulo 82 Resolviendo el Caos83 Capítulo 83 llegando a la frontera84 Capítulo 84 Conspira con el diablo85 Capítulo 85 Una carta secreta de Qingsu86 Capítulo 86 : Llegada repentina de Hua Jing87 Capítulo 87 El fuego en el campamento88 Capítulo 88 El amor inesperado89 Capítulo 89 Contramedidas90 Capítulo 90 El Plan de Despliegue del Ejército Robado91 Capítulo 91 El polvo se asentó92 Capítulo 92 Lady Fu93 Capítulo 93 El gato extraño94 Capítulo 94 : Dejándolo sin resolver95 Capítulo 95 La pesadilla96 Capítulo 96 Las versiones de la verdad97 Capítulo 97 La visita del Príncipe Jing98 Capítulo 98 Matrimonio concedido en la víspera de año nuevo chino99 Capítulo 99 Enmarcado100 Capítulo 100 Rompiendo