back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Elegida por el Alfa

Elegida por el Alfa

JA Martinez

5.0
calificaciones
346.3K
Vistas
232
Capítulo

Una joven de 15 años. Ella, habitante de un pueblo rodeado por un bosque que no tiene fin, donde se esconden todo tipo de bestias. Ella vive junto a su padre Alfred, quien la golpea sin piedad y la maltrata. Y junto a su hermano mayor Matthew, quien solo la ignora, como quien no existe. La pobre joven perdió a su madre cuando nació. Todo en ella es triste. Los únicos que la quieren y hacen el intento de protegerla son sus dos mejores amigos: Lucke y Lucy, quienes la aman como una hermana. Todo le da una vuelta de 180° cuando una noche se entera de que la primera luna llena de sangre, todas las mujeres tendrán que reunirse justo en medio de la plaza del pueblo ya que ÉL viene a elegir a su futura mujer, quien no es ni mas ni menos que....

Capítulo 1
1

1

Oigo la alarma sonar repetidamente cerca de mi oído. Me quejo levantando la mano y azotando la alarma, así tirándolo al suelo.

El duodécimo despertador roto...

Me levanto de la cama con el fin de meterme al baño y hacer mis necesidades.

Al quitarme totalmente mi pijama me meto a la ducha dejando caer el agua caliente sobre mi pequeño y pálido cuerpo. El agua caliente se encarga de mojar y relajas mis músculos. Masajeo mi piel con la esponja repleta de jabon, suavemente.

Soy Sophia y tengo 15 años. No soy muy alta, soy muy delgada aun siendo una persona que come mucho. Mis ojos son una rara mezcla entre azul y verde claro, los cuales mis amigos siempre halagan diciendo que son precioso, pero yo opino que son comunes, es decir, no son especiales. Mi cabello es rojo, por lo que también mis amigos me suelen llamar "Roja" o "Manzana", sí, totalmente ridículo, pero no me molesta, es más, me agrada y además, ya es costumbre que me llamen así. Mi nariz es perfilada y pequeña, y sobre esta y mis pómulos posan pecas. Mis labios son carnosos y rojizos, al igual que mi cabello y mejillas.

Debo decir también, cambiando de tema, que tengo un padre, Alfred, y un hermano mayor, Matthew, quienes me odian, me repudian, me aborrecen... Porque según ellos yo maté a mamá al nacer, eso es, mi mamá murió en el parto. Mi madre, Greta Shackson, una mujer bellísima y agradable, o bueno, así la imagino yo. Alfred no solo me recuerda que nací asesinando a mi madre, sino que me insulta y golpe como si de una muñeca de trapo me tratara.

Y bueno... Ahora me dirijo a el instituto en el que hago cuarto de la ESO.

Poniéndome el uniforme del instituto que se basa en una falda demasiado corta para mi gusto de color negro con decorados dorados, junto a a una camisa del mismo color que se acompaña con un chaleco y una corbata. Para colmo nos obligan a usar unos pequeños tacones de no más 5 centímetros creo, pero para mi que es mucho, me podían dejar usar mis vans o mis air force y asunto arreglado, pero no...

Salgo del cuarto una vez me hago una coleta alta, pero dejando dos mechones caer frente a mi rostro. Me cuelgo en el hombro mi mochila , en mi mano mi teléfono móvil junto a mis auriculares, ya que voy al instituto sola y además, si voy escuchando música me puedo desconcentrar un poco de lo que ocurre a mi alrededor.

Podría pedirle a mi hermano que me llevara, pero solo me ignoraria y se iría sín mi, además, siendo un popular y un "chico malo" ¿Que hago yo , una empolla que además no reconoce como su hermana, en su auto deportivo? Auto deportivo que le regaló mi padre.

Bajo las escaleras encontrándome a mi hermano desayunando unos croissants de chocolate junto a su taza de café.

— Buenos días — Susurré esperando una respuesta de su parte.

Nada.

No existo.

Se levanta de su asiento marchándose, dejándome en medio de la cocina sola y triste como siempre. Tan siquiera de volteó a verme.

Saco un croissant y me la como junto a un zumo de naranja con rapidez ya que la idea de llegar tarde no me agrada mucho. De tan solo pensar que el profesor o el director me echen la bronca o que el conserje se niegue a abrirme la puerta, me da jaqueca.

Descargar libro