Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Mi esposo multimillonario

Mi esposo multimillonario

Lulita Kangaloo

5.0
calificaciones
788.9K
Vistas
294
Capítulo

Imagínese casarse con un hombre pobre y descubrir que en realidad es multimillonario. Katherine no sabía qué esperar después de que su novio la abandonó, pero se casó con otro hombre al día siguiente. Su marido, Esteban, era guapo, pero ella pensó que su vida matrimonial no sería nada especial. Fue una sorpresa para ella descubrir que Esteban era en realidad muy pegajoso. Curiosamente, todos los problemas que enfrentó después del matrimonio se resolvieron con facilidad. Muchas coincidencias ocurrieron a su alrededor. Sospechosa, ella le preguntó: "Esteban, ¿qué está pasando aquí?". Encogiéndose de hombros, este respondió: "Tal vez la suerte esté de tu lado". Katherine lo creyó. Después de todo, se había casado con Esteban cuando él estaba al borde de la quiebra. Ella era el sostén de la familia. Continuaron viviendo una vida sencilla como pareja. Entonces, nada había preparado a Katherine para el shock que recibió un día. ¡Su marido tenía otra identidad! No podía creer que en realidad estuviera casada con el hombre más rico del mundo. Mientras ella todavía procesaba el shock, Esteban la abrazó y sonrió. "La suerte está siempre de tu lado". Katherine tenía un millón de preguntas para él.

Capítulo 1 La mañana siguiente

A primera hora de la mañana, Katherine Morgan abrió los ojos y se sobresaltó al ver un apuesto rostro a escasos centímetros del suyo.

Presa del pánico, su primer instinto fue mirar bajo el edredón, y se alivió al ver que seguía vestida.

Entonces, contempló con cuidado al sujeto que dormía a su lado, sintiendo una mezcla de confusión, vergüenza y arrepentimiento y, con la cabeza agitada, se esforzó por recordar lo sucedido la noche anterior.

Ayer, sus padres le pidieron que hablara con su novio, Darrell Clark, sobre los preparativos de la boda, pero se lo encontró tonteando con su prima, lo que la llenó a la vez de rabia y asco. Rompió con él en el acto y huyó a un bar, decidida a ahogar sus penas en alcohol, pero terminó borracha y yéndose a una habitación de hotel con un desconocido.

El lado bueno de todo esto fue que al menos no cometió ningún error irreparable, a juzgar por su cuerpo completamente vestido.

Sin embargo, para evitar enfrentarse al desconocido en su cama, levantó en silencio el edredón, dispuesta a escabullirse antes de que el otro pudiera despertarse.

De forma inesperada, antes de que pudiera levantarse de la cama, la puerta de la habitación del hotel se abrió desde fuera.

Una elegante anciana entró con expresión fría.

Katherine se asustó, pero solo pudo agachar la cabeza e intentar huir.

No obstante, la anciana bloqueó la única salida, y la miró con el ceño fruncido.

Fue entonces cuando Katherine vio claramente el rostro de la anciana y, al reconocerla, soltó sin pensar: "¿Señora James?".

Lainey James se quedó atónita al principio, pero cuando miró más de cerca a Katherine, sonrió. Sí, era la chica de antes.

A los cinco años, Katherine fue separada por accidente de su familia y acabó en un orfanato. Lainey trabajaba como voluntaria en ese mismo orfanato y fue allí donde se conocieron. Ya entonces se había encariñado con la niña, sensible y amable.

Más tarde, Katherine se reunió con su familia y la llevaron a casa, y eso fue lo último que supo de ella. No esperaba que volvieran a cruzarse después de tantos años, y mucho menos aquí, en esta habitación de hotel.

"Katherine, ¿eres tú? ¡Vaya que has crecido!". La expresión fría de Lainey se suavizó. Pero entonces su voz adquirió un tono preocupado. "¿Estás bien? ¿Este mocoso...?".

Mientras hablaba, dirigió la vista al hombre tumbado en la cama.

Katherine también miró y vio que el varón se había despertado, y que la miraba atentamente, como una bestia que observa a su presa con ojos hambrientos y codiciosos.

A la muchacha se le aceleró el corazón, tiró la vista a otro lado y trató de explicarse. "Señora James, no se preocupe… Nada...".

Antes de que pudiera terminar, Lainey le tomó la mano y se la acarició, como si quisiera consolarla. "No te preocupes, cariño. Me aseguraré de que nadie te lastime". Lainey estaba preocupada por el hecho de que su nieto, Esteban James, siguiera soltero. Por eso, cuando pilló a Esteban con una chica que casualmente era una vieja conocida suya, decidió hacer de celestina.

Lainey lucía una sonrisa amable cuando hablaba con Katherine, pero al dirigirse a Esteban, cualquier rastro de calidez se desvaneció en el aire. "Esteban James, ¡mira lo que hiciste! Eres tan desvergonzado como para hacer que tu abuela se preocupe por ti todos los días, y ahora, hasta te atreviste a lastimar a una buena chica como Katherine. ¡A ti te educaron mejor!".

Tras regañar a su nieto, Lainey adoptó un tono más formal al exponer su verdadero propósito.

"Ahora que las cosas llegaron a este punto, debes asumir tu responsabilidad. Los dos deben casarse tan pronto como sea posible, para que su reputación no se vea empañada".

Ante la mención del matrimonio, tanto Katherine como Esteban se pusieron pálidos.

"¡Abuela!", protestó Esteban. Pero antes de que pudiera decir nada más, Lainey lo cortó de golpe.

"No tienes derecho a oponerte, ¿me oyes? Eres un hombre y debes asumir la responsabilidad de tus actos. Mientras Katherine esté dispuesta, deberían casarse".

Lainey siempre fue una mujer dominante, y Esteban no podía hacer nada para rechazarla. Además, no era capaz de explicar la situación con claridad, por lo que solo pudo girar un poco la cabeza y lanzarle una mirada de advertencia a Katherine.

Al sentir la opresiva expresión del hombre, esta se sintió entre la espada y la pared.

Resultó que aquel desconocido era el nieto de Lainey. ¡Qué casualidad!

Pensando en cómo sus padres no dejaban de acosarla para que sentara la cabeza y se casara, Katherine echó otro vistazo al hombre de la cama. El nieto de Lainey no era feo y parecía más confiable que la mayoría de los hombres. Además, si se casaba con él, sin duda la señora la protegería.

Reflexionando sobre esto, Katherine apretó los dientes y se decidió. "Estoy de acuerdo, señora James".

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro