Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
El hombre perfecto llama a la puerta

El hombre perfecto llama a la puerta

Mathe Hackett

5.0
calificaciones
1.8M
Vistas
313
Capítulo

El prometido de Lindsey era el diablo encarnado. Él la engañó con su madrastra, y no solo eso, era tan desvergonzado que quería quitarle los bienes de su familia. Incluso la drogó, con la intención de entregársela a otro hombre. Incapaz de soportarlo más, Lindsey decidió buscar un hombre para colarse en su fiesta de compromiso y humillar a este tramposo. Sin embargo, nunca imaginó que pronto conocería a un extraño increíblemente atractivo que cumplía con sus requisitos. En la fiesta de compromiso, declaró audazmente que ella era su chica. Al principio, Lindsey pensó que él era simplemente un tipo pobre que quería aprovecharse de ella. Pero desde que conoció a este hombre, se dio cuenta de que la suerte siempre estuvo de su lado. Ella pensó que terminarían después de la fiesta de compromiso, pero el hombre le dijo con seriedad. "Tenemos que estar juntos, Lindsey. Recuerda, ahora soy tu prometido". "Domenic, ¿estás conmigo por mi dinero?", preguntó Lindsey, entrecerrando los ojos. Domenic se sorprendió por lo que escuchó. Como heredero de la familia Walsh y CEO de Grupo Vigor, ¿por qué codiciaba su dinero? ¡Lo que menos necesitaba era dinero, ya que controlaba la economía de la ciudad! Con el paso del tiempo, la relación entre ambos se hizo cada vez más estrecha. Un día, Lindsey finalmente descubrió que Domenic era en realidad el extraño con el que tuvo una aventura hace unos meses. ¿Este descubrimiento cambiaría su relación? ¿Sería mejor o peor?

Capítulo 1 Guapo

"Ten más cuidado, podrías despertarla...".

En una habitación del hotel Harmony, Lindsey Stewart yacía en la cama con un terrible dolor de cabeza y el cuerpo prendido en llamas. Luchó durante mucho tiempo antes de poder abrir los ojos finalmente, pero casi colapsa de nuevo al ver la escena que se desarrollaba frente a ella.

Su novio, Chayce Burton, sostenía a una mujer contra el ventanal que resultó ser nada más y nada menos que su madrastra, Kendra Stewart.

"No te preocupes, ella está completamente inconsciente. La droga que usé es tan fuerte que incluso un animal salvaje caería en un coma profundo", le dijo Chayce a Kendra sin siquiera voltear a mirar a Lindsey.

Acto seguido, él la levantó por su delgada cintura y la penetró en repetidas oportunidades, provocando en ella sonoros gemidos de placer.

Lindsey apretó los puños con ira, intentando con todas sus fuerzas aclarar su mente. Kendra fue quien le presentó a Chayce, por lo que nunca se imaginó, ni siquiera en sus sueños más locos, que su madrastra y su novio mantuvieran un romance secreto.

Chayce la invitó a cenar esa noche, ella bebió de una copa de vino que él le entregó y luego quedó inconsciente.

¡La cita resultó ser un plan macabro orquestado por estos desvergonzados!

"¿Cómo crees que reaccionará Lindsey si descubre que esa noche se acostó con un vagabundo y no contigo?", preguntó Kendra entre gemidos.

"¡Ella nunca lo sabrá! Mientras piense que sí tuvo intimidad conmigo, seguirá enamorada de mí y se casará obedientemente sin refutar. ¡Dentro de poco seremos dueños no sólo de las propiedades de la familia Stewart, sino también las de su madre!".

Un escalofrío recorrió todo el cuerpo de Lindsey al escuchar las crueles palabras de su novio.

"¿Cómo planeas lidiar con su hermano?", preguntó Kendra en ese momento.

"¡Fácil!", respondió Chayce sonriendo con malicia. "Una vez que tome el control total de la familia Stewart, buscaré una excusa para encarcelarlo".

Kendra sonrió en respuesta y arqueó la espalda para acompasarse a los sexuales movimientos de Chayce, con los ojos brillando de emoción como si ya estuviera celebrando la inminente victoria.

De repente, su expresión se oscureció. "¡Me rehúso a permitir que esta pequeña perra tenga una vida placentera! ¡Si ustedes dos se casan, no quiero que la toques aunque compartan la misma habitación!".

Chayce plantó sus manos firmemente en la cintura de Kendra y comenzó a penetrarla con más violencia que antes. "¿Qué crees que debería hacer con ella entonces?", preguntó casi sin aliento.

"Bueno... Se me ocurre que un choque de autos sería lo más conveniente, así podrías hacerlo pasar como un accidente automovilístico. ¡Tú decides si muere o la dejas discapacidad de por vida!". Por lo visto, Kendra se tomó el tiempo de planificar cómo lidiaría con su hijastra en el futuro. Su hermoso rostro mostró una expresión de ferocidad ante la idea de eliminar a la mujer que tanto odiaba.

Sudando profusamente, Chayce sonrió y dijo: "Está bien, tus palabras son órdenes".

Al ver que ambos estaban a punto de alcanzar el clímax, Lindsey cerró los ojos queriendo desaparecer por completo de ese lugar.

La pareja se vistió con rapidez y observaron por un momento a la mujer que yacía supuestamente dormida en la cama. Sintiendo una gran satisfacción por la hazaña cometida, ambos abandonaron la habitación entre risas.

Lindsey abrió de nuevo los ojos en cuanto la puerta se cerró y comenzó a llorar desconsoladamente manchando las sábanas con sus pesadas lágrimas.

"¡Estaba tan ciega, Chayce Burton! ¡Confiaba en ti, pero resulta que no eres más que un hombre despiadado cuyo único objetivo ha sido conspirar contra mi familia!".

Lindsey no pudo evitar temblar de ira por lo que había descubierto.

Intentó levantarse de la cama, ansiosa por salir corriendo, pero sus pies estaban tan pesados como el plomo.

¡Los efectos de las drogas eran tan fuertes que ni siquiera podía ponerse de pie!

Apretando la mandíbula con fuerza, luchó por alcanzar el cuchillo de fruta que estaba en la mesita de noche y luego se hizo un corte en el brazo. Si bien la sangre comenzó a fluir con rapidez de la herida, el dolor la tranquilizó un poco.

Tan pronto como se puso de pie, escuchó una conmoción afuera de la puerta. Sin pensarlo dos veces, caminó torpemente hasta la ventana y salió sin mirar atrás.

Al segundo siguiente, escuchó las voces de Kendra y Chayce provenientes de la habitación que acababa de abandonar.

"¡Qué carajo pasó aquí! ¿A dónde se fue Lindsey? ¿Se ha escapado?".

"¡No debe haber ido muy lejos! ¡La droga la matará si no logra dormir con alguien esta noche!".

Lindsey se obligó a no mirar hacia abajo, mientras caminaba con mucha cautela de un alféizar a otro. Justo cuando aseguraba un punto de apoyo sólido, una mano se extendió abruptamente desde la ventana de la habitación vecina, le tapó la boca y la tiró hacia adentro.

Ella se agarró inconscientemente del cuello del hombre al perder el equilibrio, por lo que ambos cayeron juntos al suelo.

Él terminó acostado encima de ella.

Sus seductoras feromonas llegaron a las fosas nasales de Lindsey, provocando que el fino vello de sus brazos se erizara de inmediato.

Su lado racional le indicaba que se alejara de él, pero el sonido que escapó de sus labios fue más bien un gemido erótico.

"¿Te ha enviado Emilio?".

En la oscuridad, el hombre habló con una voz suave y pausada que sonó extremadamente placentera en los oídos de Lindsey.

Sus manos inquietas se apoyaron en el pecho de aquel individuo, lo que le permitió percibir los fuertes músculos que estaban escondidos debajo de la fina tela de su camisa. La sangre que comenzó a circular con más rapidez por su cuerpo debido a los latidos desbocados de su corazón provocó que la sensación de ardor en su herida se volviera insoportable.

No tenía idea de quién era Emilio ni tampoco le importaba, su único objetivo era sobrevivir.

"Tú...

¿Eres un hombre apuesto?", preguntó Lindsey con un tono de voz bajo.

Domenic Walsh frunció el ceño con disgusto al escucharla, sin embargo, decidió responder su pregunta. "Se podría decir que no me veo tan mal".

"Eso quiere decir que al menos no eres feo".

¡Era mejor acostarse con un apuesto extraño que tener sexo con un espantoso vagabundo!

Lindsey acarició sus mejillas con delicadeza, al tiempo que susurraba: "Gracias por aclararlo".

Luego, levantó la cabeza y presionó sus cálidos labios contra los de él.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro