icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
VENGANZA TERMINADA

VENGANZA TERMINADA

Rdan

4.9
calificaciones
64.1K
Vistas
49
Capítulo

Todo parece ir bien, el amor se respira en el aire, pero hay una persona que ha perdido su sonrisa, la luz de sus ojos, Elionor ha esperado por meses el regreso de Daniel, pero él se encuentra en un silencio sepulcral y cuando ella empieza a hacerse a la idea que todo está perdido la vida decide darle una sorpresa bonita, pero la felicidad es momentánea, toda su alegría se esfuma cuando Daniel desaparece dejando una carta de despedida. ⚠️Advertencia ⚠️ ⚠️Sexo explicito ⚠️Lenguaje inapropiado ⚠️ Violencia ⚠️+21 Si es sensible a estos temas absténgase de leer.

Capítulo 1 En la carretera

Estoy tirada en la carretera con Levi y Oddet, cómo se le ocurre a Adrián y a Darinka, dejarnos aquí tirados.

Apenas nos dieron tiempo de ir a desponchar la llanta, a ese par de idiotas no les importo si vivíamos o moríamos Levi no tiene idea de como poner la llanta, Oddet a empezado a sentirse mal y para acabarla ni siquiera podemos subirnos al auto porque a Darinka y Adrian les dio por recrear la escena del Titanic, ahora el auto está lleno de fluidos y olor a sexo.

—Aaah — grita Oddet — sus contracciones cada vez son más regulares y los nervios de Levi están de punta, ha pasado una hora desde que Darinka nos dejó aquí abandonada por ir a buscar su felicidad y en este tiempo Levi no ha conseguido poner la llanta.

—Aaaaaah ya Levi, ya, no lo soporto — grito Oddet con sudor en la frente haciendo que saliera de mis pensamientos.

Inmediatamente me acerque a ella, no se mucho de partos pero en las películas siempre dicen que deben respirar así que eso le dije yo.

—Tranquila Oddet, respira profundo. — me acerque a ella abrazándola para que su respiración se regule.

Estoy intentando tranquilizarla cuando escuchamos cómo empieza a chorrear agua —¿Te hiciste pipí? —le pregunto en un susurro evitando que Levi escuché y que ella se sienta avergonzada.

Por alguna extraña razón ella también me responde susurrando —acabo de romper fuente.

—¿Que fuente? — le pregunté restando la importancia a sus palabras al parecer no me di cuenta de la importancia de sus palabras.

Oddet con los dientes apretados y aguantando el dolor logra responderme —fuente tonta, osea que los dolores se van a intensificar, osea que ya voy a parir.

—aah a parir... — seguí restando la importancia hasta que por fin me di cuenta lo que había dicho —¿ A PARIR? Ya, ya en este momento?

—si... — respondió Odette tomándome fuertemente mi brazo.

Mis nervios estallaron ¿qué hago, qué hago, qué hago, pensaba para dentro a mí ah claro debo decirle a Levi que está poniendo la llanta.

Invité a Oddet a que se sentara en el asiento trasero con la puerta abierta para poder ir a avisarle a Levi lo que estaba sucediendo.

Ella muy obediente se sentó en el auto sin respingar, Entonces yo me dirigí hacia adelante a la llanta del lado del copiloto donde estaba Levi.

—oye Levi, te falta mucho porque tu mujer está pariendo ahí atrás.

—no unos minutos más y termino de poner la llanta.

Parecía que estábamos hablando acerca del clima y no acerca de su mujer que estaba pariendo.

Hasta que escuchamos un gran grito de la parte de atrás del auto lo cual no sacó de nuestra ensoñación.

—Elionor, ¿Qué dijiste?

—que está a punto de parir.

—y lo dices así como si no pasara nada. — mi hermano se levantó inmediatamente del suelo y me entregó su celular ordenándome —márcale a Daniel mi teléfono no tiene clave y dile lo que está pasando y dónde estamos.

No sé si mis manos temblaban por la situación en la que estábamos con Oddet, por estar en la carretera o porque le estaba llamando a Daniel.

Pero mis manos estaban temblando de manera excesiva.

A los dos tonos Daniel contestó era más que obvio mis llamadas las ha ignorado pero obviamente a Levi jamás lo ignoraría.

—Bueno —respondió con su sexi y varonil voz.

Todos mis sentidos explotaron al escuchar su voz, han sido meses los que me ha castigado sin siquiera poder escucharlo.

—Daniel.... — ni siquiera me dejó terminar de hablar cuando me interrumpió de manera abrupta.

—¿Elionor? ¿A que estás jugando ahora, porque tienes el teléfono de tu hermano?

—Daniel...

—Ya deja de jugar por favor.

—escúchame muy bien Daniel lo que te voy a decir en ningún momento he jugado no sé por qué ahora vienes y me dices que deje de jugar Ahora escúchame otra cosa estamos en la carretera que lleva hacia el pueblo mágico de Aculco, el auto se averió en la carretera y Odette está por parir necesitamos que vengas a ayudarnos.

—¿Estás bromeando?

—Si quieres te pasó dead quien en este momento está pujando para que así puedas creerme.

—No, no soy muy joven para escuchar ese tipo de cosas ahora mismo iré por ustedes.

—muy joven has de ser te estás acercando a los 30.

—estoy lejos de los 30 Elionor apenas tengo solo 27 añitos.

—suficiente edad para ser padre.

—edad suficiente para pasarla padre.

—hablar contigo es una pérdida de tiempo es mejor que te apures a llegar.

Elionor colgó el teléfono la emoción que había sentido antes se convirtió en una de furia.

¿Cómo podía Daniel pensar que había jugado con él? Esa pregunta me carcomía la cabeza, yo me guardé por 24 años para él, y me entregué solamente a él en todos los sentidos ahora con una mano en la cintura viene y me dice que he estado jugando ¿quién se cree?

—Elionor — grito Levi.

—mande.

—llámale a Daniel y dile que ya no hay tiempo para que venga y nos recoja mejor que traiga un médico porque aquí va a parir.

Si las palabras de Daniel me habían dejado en estado de shock las palabras de Leví terminaron por dejarme loca y sin ideas.

Ni modo por la vida de mis sobrinos tenía que volverle a hablar a ese ser despreciable que me trataba con la punta del zapato.

Como ahora sabía la gravedad de la situación que estábamos viviendo acá respondió al primer tono, pero para evitar tener algún tipo de discusión con él inmediatamente le pase el recado y sin esperar una respuesta colgué el teléfono.

Ni hablar en esta ocasión tendré que volver a poner mis sentimientos a un lado porque hay cosas más importantes, anteriormente decidí darle la felicidad a mi hermana sobre la mía, y ahora la persona que más importa es Oddet y mis sobrinos nuevamente tengo que pasar a segundo plano.

Sacudí mis manos y mi cabeza y caminé hacia la puerta trasera del auto.

Joder, maldita la hora en la que se me ocurrió venir aquí, me hubiera quedado en la parte delantera.

Odette tiene las piernas completamente mojadas entre agua e hilos de sangre

Retiré mi vista y la puse en Levi.

Quién inmediatamente me dio órdenes.

—asómate entre las piernas de Odette y dime qué tan abierta se encuentra.

—no haré eso, es asqueroso.

—tienes que hacerlo, Elionor necesito que me ayudes.

—yo la detengo y tú asómate.

—Elionor en este momento me encuentro desquiciada, así que haz el favor y mete tu inteligente cabeza entre mis piernas y mide cuánto es que tengo de dilatación. — Dijo Odette en un suspiro y con los dientes apretados.

—bueno, pues cuando toca, toca, a darle sin miedo al éxito. Levi con tu permiso.

Le dije las últimas palabras a mi hermano de manera pícara lo cual hizo que su rostro se distorsionara al momento.

—Eres una...

—tch, tch sin ofensas hermanito que ahorita soy tu única ayuda.

—no me había dado cuenta que fueras tan ocurrente, querida hermanita. —Dijo Levi aún con el rostro distorsionado.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Rdan

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro