back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La esposa comprada

La esposa comprada

analau

4.8
calificaciones
1.5M
Vistas
274
Capítulo

Debido a las altas facturas médicas de sus padres, tuvo que firmar un contrato para casarse con una familia adinerada, pero el día de la boda, no hubo banquete, no hubo invitados ni siquiera el novio se presento desde el momento en que firmo el contrato de matrimonio esta destinada a ser una pecadora" te mandare al infierno, te atreviste a destruir mi felicidad, ahora yo me atrevo a destruirte, desde ese día en adelante ella era la sirvienta con el toque más bajo en la familia , pero por qué quería morir cuando la vio llorar...

Capítulo 1
Te mandare al infierno

Melina Han estaba de pie en medio del pasillo, con un vestido de novia blanco. Sus ojos fríos recorrieron todo lo que la rodeaba cada cosa era extraña e impactante. La comisura rosada de su boca se curvó ligeramente, formando una curva autocrítica.

Una ráfaga de aire frío entró por la puerta y se llevó el único calor que tenía. Los dos mechones de cabello que colgaban también fueron arrastrados por el viento frío.

Lágrimas calientes brotaron de sus ojos. Finalmente, fluyeron de mala gana por sus suaves mejillas y entraron en su boca.

Todos decían que el momento más hermoso en la vida de una mujer era el dia de su boda. Sin embargo, hoy nadie pudo apreciar su belleza.

Lágrimas de agravio rodaron por su hermoso rostro. Miró a su alrededor con impotencia. Todo estaba tan vacío y silencioso.

No hubo boda, ni invitados, ni siquiera un novio. A su boda no fue nadie solamente ella, acompañada del aire frío.

Aunque sabía que esto sucedería, no pudo evitar sentirse triste frente a la iglesia vacía. Su pequeño orgullo estaba herido.

Ese hombre ue un no conocia realmente la trató con mucha crueldad.

Melina levantó sus ojos rojos e hinchados para mirar la estatua del Dios y gritó con voz ronca: "¿Es mi culpa? Solo quería salvar a mis padres. ¿Fue mi culpa? ¿Por qué me insultó así? “¿Por qué?”

Melina se sentó impotente en el suelo, con la cabeza hundida en el pecho.

De repente, un par de zapatos negros brillantes aparecieron frente a sus ojos.

Melina miró hacia arriba con miedo. Cuando vio al hombre indescriptiblemente guapo frente a ella, no pudo evitar temblar.

Esto se debió a que su rostro y sus ojos estaban fríos, llenos de maldad.

El hombre se puso en cuclillas con gracia y sostuvo la mandíbula de Melina con sus largos dedos mientras la miraba juguetonamente. Al mirar sus ojos llenos de pánico y lástima, el hombre de repente se enojó y aumentó el poder en sus manos.

Melina gimió de dolor. ¿Quién era este hombre? ¿Por qué apareció aquí? ¿Por qué la miraba con una mirada tan aterradora?

"Melina, ¿de verdad te atreves a quedarte aquí? Si yo fuera tú, ya habría corrido por mi vida. La fría voz del hombre sonaba como un fantasma en la sombría iglesia.

Melina se sorprendió mientras miraba al apuesto hombre con los ojos muy abiertos. ¿Esperando la muerte? ¿De verdad dijo que estaba esperando la muerte aquí? ¿Quiere matarme? ¿Por qué quería matarme?

"¿Quién es usted?" Los ojos de Melina se agrandaron mientras miraba al hombre.

El hombre de repente agarró el cabello de Melina y la atrajo a su lado. Su voz helada se llenó de una ira inconcebible cuando rechinó los dientes y dijo: "¿De verdad te atreves a preguntar quién soy? Como era de esperar, una mujer como tú es como un burla. Solo reconoces el dinero y no a las personas, pero tú en realidad ni siquiera conoces a la persona con la que te casaste. ¡Mujer odiosa! "

¿Qué? Melinda estaba completamente estupefacta. Él, él es mi esposo, Joseph Qi? Melinda abrio los ojos, mirando a Joseph en estado de shock e increduli

dad.

Joseph, que valía cientos de miles de millones, era una figura muy conocida en el mundo financiero. Era diabólicamente encantador, frío y despiadado. Todos lo llamaban el "Asura de rostro frío". Sin embargo, su apariencia era anormalmente hermosa. Incluso si él era un demonio todavía había innumerables jóvenes famosas y talentosas persiguiéndolo, todo por el simple hecho de poder verlo.

"¿Qué? ¿Es tan sorprendente?" La esquina de la boca de Joseph se elevó en estado de shock y maldad, y sus ojos se llenaron de burla. La apartó, bajó la cabeza y la besó con brusquedad en sus labios carnosos y húmedos. Melina se sorprendió una vez más. ¿El la beso? ¿la primera vez que se conocieron? ¡Que demonios! ¿No decían los rumores que nunca tocaba a las mujeres? Pero.. ¿por qué no la besó como es debido? El dolor se extendió por sus labios y el fuerte olor a sangre se extendió por sus bocas. "¿No amaba mucho a Anna Li? ¿Cómo puede simplemente besar a otra mujer?", Melina se obligó a salir de su boca con disgusto. Sin embargo, hubiera sido mejor si no hubiera dicho en voz alta lo que pensaba. Tan pronto como lo hizo, Joseph inmediatamente se enfureció. Agarró a Melina del suelo, la agarró por los hombros y los sacudió locamente, "¿De verdad te atreves a mencionarla? Ya que sabes que amo a Anna, ¿por qué accediste a casarte conmigo? Se suponía que hoy era el día de mi boda con ella pero fue arruinado por ti. ¿Lo sabias? ¿Estás contento de que ella saltó a la muerte porque no pudo aceptar mi matrimonio? "

¿Que que? ¿Se suicidó, la mujer que más amaba? Melina se sentó en la iglesia lujosa pero vacía, que estaba completamente desprovista de temperatura, con una expresión de miedo en su rostro, mientras su mente se quedaba en blanco.

Recordó haber visto la noticia en los periódicos hace unos días, y su sonrisa era tan hermosa como una flor. En ese momento, Melina le tenía envidia en secreto. Lamentó el hecho de haber tenido una buena vida, pero ¿murió? ¿yo tengo la culpa?

Si el tiempo pudiera revertirse, si supiera que Anna se suicidaría, nunca hubiera firmado ese acuerdo.

Joseph miró a Melina con sorpresa y desdén, miro que estaba llorando amargamente. Las semillas del odio en su corazón estaban creciendo locamente y quería venganza.

"Desde el momento en que firmaste el contrato de matrimonio, estabas destinado a ser un pecador. La mataste, te atreviste a arruinar mi felicidad, asi que me voy a destruirte" te mandare al infierno" una vez más, Joseph estaba amenanzola con una voz fría, salió de la iglesia. la voz sin emoción hizo a Melina sentir un poco preocupada. era como si el hombre irritable que vio anteriormente fuera sólo una ilusión.

El hombre enojado al ver que Melina no lo seguía regreso Joseph levantó a Melina del suelo y caminó fuera de la iglesia con grandes pasos. Se dirigió hacia la mansión al otro lado de la calle.

Joseph abrió la puerta de una patada, y rápidamente entró. la aventó a la cama y la apretó antes de que él se quitara la ropa ...

Descargar libro