Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La Suave Mordida del Alfa

La Suave Mordida del Alfa

Betty Moreno

5.0
calificaciones
107.3K
Vistas
100
Capítulo

Han pasado siete años desde que me rechazó para estar con una hembra alfa. Han pasado cuatro años desde que dejé mi manada. Finalmente, después de mucha persuasión, decidí volver, bueno, solo para la gala alfa anual de verano. Y ahí es cuando todo cambia.

Capítulo 1 1

Me siento y miro las dos maletas en mi cama.

Contemplo subirme la cremallera o simplemente doblar toda la ropa en mi armario.

No puedo volver… no a sus miradas lastimeras y la posibilidad de volver a verlo. Debería estar allí ya que ahora es un alfa.

—Oh Dios, no puedo hacer esto—, murmuro.

Puede que mi familia no tenga ningún problema en venir a verme, pero yo no puedo ir allí, ha pasado demasiado tiempo, pero mi padre requiere que todos sus hijos estén a su lado y he estado evitando esto durante cuatro años; además impedí que mi familia viniera durante más de un año para evitar esta conversación, pero de alguna manera me convencí.

La semana de la gala alfa de verano comenzará esta noche y no creo que pueda poner la cara de niña grande si lo veo hoy.

Lo tengo todo empacado y solo necesito el coraje para cerrar el cierre y bajar las maletas por las escaleras. Cierro los ojos y respiro profundamente antes de exhalar la duda.

Me acerco a mi cama y me apresuro a cerrar las maletas antes de cambiar de opinión, sellando mi destino. Tomo mi bolso rojo y luego arrastro las maletas fuera de mi habitación, bajo las escaleras y fuera de mi apartamento. Entro en el ascensor con las maletas y pulso el botón de la planta baja.

—El conductor está esperando, señorita Archibald —dice el portero mientras salgo del ascensor.

Solo asiento con la cabeza hacia él, arrastrando mi maleta detrás de mí y él me detiene.

—Déjame

—Gracias —murmuro y camino adelante.

Necesitaba mantenerme ocupado, así que solo juego con mis dedos. Estaba nervioso como el infierno... joder, estaba asustado, nervioso, dudoso y simplemente inseguro. ¿Iba a pasar por esto bien?

Otro portero me abre la puerta y salgo expuesta al sol ya la suave brisa húmeda. Veo el BMW negro que está destinado a recogerme.

Bajo el corto tramo de escaleras hacia él mientras el conductor sale inmediatamente.

—Es bueno verla de nuevo, señorita Archibald —reconoce mientras me abre la puerta.

—¿Cómo estás, Derek? —Pregunto y le sonrío.

—Bien —simplemente responde mientras cierra la puerta cuando entro al auto.

El portero con mi maleta sale del edificio y Derek abre el maletero del coche y mete las maletas dentro.

Derek cierra los baúles y entra al auto y pronto nos estamos alejando.

¿Cómo van los preparativos para el SAG?

—Van muy bien. El castillo se ve hermoso

Yo sonrío.

—¿Y mis hermanas?

—Tu madre insiste en que Faye use un vestido, Quinn está cuidando el palacio y Faye y tu madre están peleando constantemente

Me río entre dientes con la última parte.

Mi corazón se aprieta ante la mención de mis hermanas y logro exprimir la última pregunta.

—¿Y Noel?

—Encontró a su compañera el año pasado. Alia. Una pelirroja muy agradable que puede controlar a tu hermano cabezón, se ríe suavemente.

Sonrío y trato de no dejar caer las lágrimas. Ni siquiera contacté a mi hermano gemelo. Qué tipo de persona era yo y todo lo que han hecho es cuidarme.

Mi familia era tan hermosa antes de que me mudara y, con suerte, todavía lo es. Noel fue el primero y fue el mejor hermano mayor que alguien podría pedir para crecer a pesar de que teníamos la misma edad; Faye, la marimacho y la niña salvaje de la familia que odiaba los vestidos y con la que amaba hacerle bromas a la gente y, finalmente, la más pequeña, la última niña dulce, Quinn, era la más respetuosa, la más dulce y la más inocente, todos la protegíamos cuando era pequeña y era la bebé de la casa.

Pero ahora serían todos mayores, los veinticuatro no me quedan bien, así que me pregunto cómo le sentará a Noel y no puedo imaginar lo enorme que se verá, estoy seguro de que Faye es un alborotadora a los diecinueve y no puedo creer que el bebé Quinn tenga dieciocho años en unos pocos meses.

—Todos te extrañan —dijo Derek de la nada.

Solo asiento con la cabeza, porque lo sé y también los he extrañado.

—Y todos estábamos muy tristes de que te hayas alejado durante cuatro años —continuó.

—Lo siento

—No hay necesidad de eso porque todos están muy felices por tu llegada —me da una sonrisa tranquilizadora desde el espejo retrovisor.

Después de un viaje de más de seis horas, finalmente cruzamos las puertas del castillo de Archibald.

El auto se detiene frente al castillo y lo miro por la ventana. Derek sale.

Tengo tanto miedo de salir. A pesar de que Derek dijo que estaban tan felices de que llegara, no pude evitar preguntarme si me odiaban o al menos estaban enojados conmigo.

Derek abre mi puerta y me tiende una mano con una sonrisa tranquilizadora. Tomo su mano vacilante.

Inmediatamente salgo, escucho mi nombre. Me doy la vuelta y solo veo algo borroso antes de que me quede sin aire mientras tropiezo un poco. Mis hermanas.

—Te echamos de menos —murmura Faye.

—Mucho —continúa Quinn.

Les devuelvo el abrazo, ignorando el hecho de que casi no puedo respirar y este movimiento los alienta porque me abrazan más fuerte.

—No puedo respirar —me las arreglo para jadear.

Se retiran y me encuentro con dos rubias que me dan sonrisas brillantes.

El cabello de Faye ahora está en un corte bob ondulado que le sentaba bien, mientras que Quinn todavía lo mantiene lacio.

—No esperaba que vinieras, Odetta —dice Quinn.

—Yo tampoco —digo y no puedo evitarlo, las lágrimas comienzan a caer.

—Te extrañé tanto —las abrazo a ambas mientras mi voz se quiebra.

Me devuelven el abrazo y cuando nos separamos, los ojos azules de Quinn se llenan de lágrimas mientras Faye me sonríe.

—Odetta, mi bebé, Dios mío —grita mi madre mientras baja corriendo las escaleras y se arroja sobre mí.

—Hola mamá —murmuro.

Me acaricia la cabeza y quiero llorar porque he extrañado el sentimiento

—Te extrañé mucho. ¿Por qué no llamaste? —dice mientras se aparta.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Betty Moreno

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro