back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Con hermanastros

Con hermanastros

Emilia Dark

5.0
calificaciones
443.8K
Vistas
74
Capítulo

Mis hermanastros vienen a conocerme, cuando sea mayor de edad. El destino nos separó, cuando éramos niños, pero ahora estamos juntos de nuevo y me enseñan todas las complejidades de satisfacer el arte de los hombres. Hermanos me presentan a sus amigos y hacen su propio juguete personal de mí, con ellos aprendo por primera vez lo que es el sexo en círculo. Todo esto no es fácil para mí, sin embargo, me resigno a la humillación y empiezo a divertirme. Y todo sería perfecto si no apareciera un chico nuevo en nuestra universidad. ¡Es guapo, sexy y muy atractivo! Me enamoro perdidamente, no obstante ¿qué pasa con mi reputación ganada ahora? Porque él ve en mí solo una puta sucia. Me acerco a él y trato de abrirme camino a través del sexo, y cuanto más estoy con él, más me enamoro. Y me desprecia cada vez más. Sin embargo, no quiero rendirme, Intentaré demostrarle que soy digno de amor.

Capítulo 1
Un encuentro conmovedor

Cuando era niño, a menudo jugábamos juntos, pero luego la vida nos dividió, nuestros padres se divorciaron y los hermanos se quedaron con su padre, y mi madre y yo nos vimos obligados a irnos a otra ciudad. Mamá nunca los amó, porque no eran su familia. Cuando se casaron, los gemelos ya vivían con su padre y tenían cinco años. Llamaron a su mamá, no obstante ella no pudo aceptarlos del todo.

Cuando nací, Max y Pasha se volvieron completamente extraños para ella. Comenzaron escándalos constantes, como resultado, después de unos años, la madre decidió divorciarse. Estaba muy preocupado por la separación de mi padre y mis hermanos, sin embargo, al final me resigné.

Y así, cuando ya habíamos madurado, los hermanos vinieron a visitarme a mi nuevo apartamento. ¡Estaba tan feliz de verlos, porque han pasado tantos años!

Hablamos tanto que me dolía la mandíbula por la fatiga. Además, extrañaba tanto a los chicos que apenas podía contenerme para no saltar sobre cada uno de ellos con abrazos y besos. Pero el tiempo de los saludos cordiales había terminado, y ya estaba tratando de comportarme con calma y modestia para no parecer una hermana loca a los ojos de los chicos.

No podía apartar los ojos de ellos. Ambos se convirtieron en hombres realmente guapos, y en algún lugar de mi corazón incluso envidiaba a esas chicas que tenían la suerte de estar cerca de estos hombres ideales. Max y Pasha también me miraban con curiosidad, y cada vez más a menudo se escapaban de sus labios cumplidos bastante extraños.

– ¡Te ves caliente!

– ¡Vaya, quién hubiera pensado que harías tal belleza!

– Me parece que tu novio tendrá mucha suerte contigo.

Me sonrojé al escuchar su charla. Al mismo tiempo, me emocioné con la abundancia de atención masculina. Y a pesar de que fueron hermanastros, de hecho, no había sangre u otra conexión de parentesco entre nosotros. No podía tener suficiente de los hombres guapos que estaban cerca de mí y me devoraban con sus ojos, como si fueran machos hambrientos.

Tal vez yo mismo se me ocurrió todo esto y, de hecho, no había nada como esto en sus pensamientos y deseos, pero el aire en la habitación estaba claramente tenso y saturado con partículas de algún tipo de lujuria y libertinaje.

Bebimos vino y nos reímos, recordando experiencias de nuestra infancia juntos. Escondí diligentemente mis ojos para no traicionar mis verdaderos deseos, que molestaban dando vueltas en mi cabeza, atormentándome. Dudé y ya no supe cómo protegerme de la vulgaridad que estaba pasando por mi mente.

– ¿Quizás podamos bailar? – me preguntó Max, y lo miré con sorpresa. Mi apartamento se parecía un poco a un club de baile, pero no quería rechazar a este tipo. Nos levantamos y el joven me abrazó con fuerza. Al sentir un órgano elástico en el área de la ingle, estaba aún más confundido y lleno de pintura.

Mi apartamento no parecía un club de baile, pero no quería rechazar a mi hermano. Nos pusimos de pie y mi hermano me abrazó con fuerza. La sensación de un órgano firme en el área de la ingle me hizo sentir aún más avergonzado. Me sonrojé.

De repente, Max me empujó lejos de él, haciendo algún tipo de gesto simple en el baile, y luego me atrajo hacia él. Apretó mis manos entre las suyas, y luego, sosteniéndome cerca de él, de repente exhaló en mi oído:

– ¿Quieres hacer la noche más calurosa?

Lo miré como si viera un dinosaurio en mi propio apartamento. Sacudiendo la cabeza, murmuré algo, no obstante Max ya no me escuchaba. Me acercó y me besó, y apenas pude mantenerme en pie, luchando contra un terrible deseo de follar con este joven.

Todavía me parecía anormal y antinatural. ¿Y por qué me pasó esto a mí? Quería huir, sin embargo, la lengua de Max se metió tanto en mi boca que la fuerza y ​​el deseo de interrumpirlo disminuyeron cada minuto.

Pasha se acercó detrás de mí, acariciando mis nalgas. Lo sentí presionando contra mí desde atrás, presionando la parte inferior de su cuerpo contra mi trasero.

También tuvo una erección, de eso no había duda. Mientras pensaba en lo que estaba pasando, Max ya se estaba desabrochando el cinturón de sus jeans y tiró de su bragueta. Bajé los ojos y vi un pene erecto que me miró.

– Más caliente – susurró Max y volvió a tirar de mi mano – ¿La quieres más caliente? Ponte de rodillas y calienta.

Me arrodillé obedientemente, como si fuera una serpiente que cumple obedientemente las exigencias del flautista.

Max gimió cuando yo lentamente y con cuidado comencé a chupar la cabeza de su pene que no era pequeño. Envolví mi mano alrededor de su base y mis labios alrededor de la cabeza, y luego comencé a acariciar el tronco, sin detenerme ni un segundo.

Miré hacia arriba para encontrarme con la mirada de Max y comprender que estaba haciendo todo bien. Al mismo tiempo, no quité mis labios de su órgano, que seguía creciendo en mi mano, convirtiéndose en un verdadero garrote. Sin quitar mi boca del pene de Max y sonriendo desafiante, comencé a pasar mi lengua por su pene hinchado.

Por el rabillo del ojo, vi a otro miembro de pie cerca, a poca distancia de mí. Habiendo sumergido la polla de Max en mi boca en toda su longitud, arranqué mis manos de su tronco y toqué con mis manos la polla de Pasha, cubierta de grandes venas azules. Era delicioso y tan sexy que temblaba de rodillas y al mismo tiempo tocaba las pollas de dos chicos increíbles.

Un miembro estaba en mi boca, el otro en mi mano y mi cabeza se convirtió en una bomba que bombeaba aire y les brindaba un placer increíble a los chicos. Agarré la base del pene de Pasha con mi palma, y ​​luego me acerqué a él y empujé bruscamente la cabeza de su pene en mi boca. Chupé a mi hermano, disfrutando de la sensación de su pene en mi boca, luego volví a Max y chupé de él.

Ante mis ojos brillaron dos cabezas húmedas e hinchadas que exigían caricias.

Lamí los testículos de Max. Luego cambié a Pasha y lamí su pene, y luego comencé a cambiar rápidamente las pollas en mi boca, sintiendo su tensión más fuerte.

Max no pudo resistir más y comenzó a respirar rápidamente. Apretó mi cabeza y luego hundió mi boca tan profundamente en su polla que enterré mi nariz en su vello púbico.

Pasha golpeó su órgano erecto en mi hombro. Y cuando el esperma salió volando de la cabeza del pene de Max, el segundo hermano empujó hábilmente su órgano gritando sobre el orgasmo en mi cara. Su polla estaba lista para explotar en cualquier momento. Cerré los ojos y me lo llevé a la boca, mientras untaba el semen de Max en mi mejilla.

Pasha gimió y luego sacó su pene, del cual una corriente bastante activa de esperma me salpicó la frente. No me detuve ni un segundo. Chupé por turnos miembros. Sensación en la boca a medida que se vuelven más suaves y flexibles después del orgasmo. Chupé y tragué cada gota de semen. Me sentí viciosa y sucia, además de terriblemente sexy y deseable.

Pasha se sentó tranquilamente frente a mí diciendo algo y acariciando mi cabeza. Tratando de recuperar el aliento, disfruté de su toque. Respiré hondo y sentí un cosquilleo terrible en la garganta.

Lamí sexualmente mis labios regordetes y luego sentí una gran gota de semen en mi lengua.

Descargar libro