icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Amor Ardiente: Nunca Nos Separaremos

Amor Ardiente: Nunca Nos Separaremos

Autor: Alex
icon
Capítulo 1
Acuerdo de divorcio
Palabras:1014    |    Actualizado en:03/06/2019

"Aquí está el acuerdo de divorcio, Philip. Ya lo he firmado. Por favor, dáselo a Carlos".

Después de armarse de valor, Debbie Nelson le entregó el acuerdo firmado a Philip Brown, el mayordomo de la familia Hilton.

Este se sorprendió cuando escuchó esas palabras. Al principio, pensó que esta quería divorciarse para dividir las propiedades de Carlos Hilton, su esposo.

Pero cuando leyó el documento, descubrió que ella quería renunciar a todo, incluso a lo que le tocaba como propiedad mutua.

Philip lanzó un profundo suspiro. "¿Por qué está tomando esta decisión, señora Hilton? ¿Por qué querría divorciarse del señor Hilton e incluso renunciar a lo que le pertenece?".

Ella era solo una estudiante universitaria y no tenía padres. No era prudente que pidiera el divorcio ahora, y mucho menos que renunciara a una propiedad que valía una fortuna.

Avergonzada, ella miró hacia otro lado mientras se rascaba la nuca. "Carlos y yo llevamos tres años de casados, pero nuestro matrimonio solo existe en papel. No quiero perder más tiempo con él", admitió, ya que no pensaba ocultarle el motivo a Philip.

Tenía una vida propia, y no quería que ese matrimonio simbólico le quitara la juventud.

Él era simplemente un extraño a quien nunca había visto, por lo que no tenía nada que perder si lo dejaba. Además, ese matrimonio había sido arreglado por sus difuntos padres. No sentía absolutamente nada por ese hombre.

"Bueno, parece que ya se ha decidido. Hoy día... No. Mañana le daré esto al señor Hilton".

Debbie suspiró de alivio. "Gracias, Philip", respondió con una hermosa sonrisa.

El mayordomo se levantó para marcharse, pero antes de dar un paso, se volvió hacia ella. "Señora Debbie, el señor Hilton es un buen hombre. Creo que ustedes dos son la pareja perfecta. Espero que piense en ello".

'¿La pareja perfecta?', pensó ella. Pero ni siquiera había visto a su esposo durante los últimos tres años. ¿Y qué si lo eran?

Debbie esbozó una amarga sonrisa y respiró hondo. "Ya me he decidido, Philip", contestó firmemente.

A la tarde siguiente, el mayordomo aún no había recibido una llamada de Debbie. Esperaba que ella se arrepintiera de su precipitada decisión, o al menos que agregara algunas condiciones al acuerdo. Sin embargo, no lo hizo.

Resignado, Philip sacó su celular y marcó un número. "Señor Hilton, hay un documento que necesita su firma", anunció apenas la llamada se conectó.

"¿Qué tipo de documento?", preguntó Carlos con indiferencia.

Philip vaciló por un momento antes de responder. "Un acuerdo de divorcio".

Carlos, que estaba revisando unos papeles en su oficina, se puso rígido.

Fue entonces cuando recordó que tenía una esposa.

Como Phillip no recibió respuesta del otro lado de la línea, sugirió: "¿Por qué no habla con la señora Hilton al respecto?".

"¿Cuánto quiere ella?", preguntó Carlos fríamente.

"Nada. Incluso planea renunciar a su parte de la propiedad mutua".

"¿Quiere renunciar a todo?".

"Así es. Pero, señor Hilton, me gustaría recordarle que su padre no goza de buena salud en este momento. Si se entera de esto, volverá a perder los estribos. Es más, si se difunde la noticia de que su mujer lo ha abandonado, me temo que dejará un mal impacto en usted y en la empresa", concluyó el mayordomo con tranquilidad.

"Muy bien. Lleva el acuerdo a mi oficina. Regresaré a Alorith en dos días".

"Sí, señor Hilton", Philip no se atrevió a decir nada más.

Después de todo, una vez que Carlos tomaba una decisión, nadie podía hacerlo cambiar de parecer.

Esa noche, Debbie acudió al bar Noche Azul en Alorith.

Cada vez más jóvenes entraban a medida que anochecía.

Por lo general, Debbie siempre llevaba ropa casual, pero como ese día era su cumpleaños, decidió ponerse un vestido rosa adornado con encaje. Era inhabitual que se vistiera como una dama de alcurnia. Varios de sus compañeros sacaron sus celulares para tomarse fotos con ella.

Mientras disfrutaban de la fiesta, un hombre gordo y borracho apareció de la nada y abrazó la cintura de Debbie.

"Hola, hermosa. Tomémonos una foto".

Sin embargo, ella lo abofeteó con todas sus fuerzas.

El borracho recuperó la sobriedad en un instante. Luego, apretó los dientes con ira y se acercó más a Debbie para darle una lección.

Afortunadamente, sus compañeros de clase se pararon frente a ella para protegerla.

Debbie tenía una belleza pura, así que esa no era la primera vez que experimentaba acoso.

Uno de sus compañeros miró al borracho de arriba a abajo. "¿Puedes comportarte?", preguntó con un tono desdeñoso. "Es vergonzoso que un anciano como tú moleste a una joven".

"La próxima vez, mírate en el espejo antes de salir de casa. ¿Cómo tienes el descaro de tomarte una foto con una dama decente? Enfermo de mierda", se burló otro.

El hombre no pudo evitar enfurecerse ante los insultos de esos jóvenes. Estaba tan enojado que dejó a un lado su bebida para empezar a gritar. "¡¿Cómo se atreven?! ¡No los dejaré escapar!".

De inmediato, agitó su mano y un grupo de vándalos rodeó a Debbie y a sus compañeros de clase.

Todos ellos eran estudiantes universitarios, y como tenían miedo de meterse en problemas, no se atrevían a pelear fuera del campus.

Los ojos de Debbie se abrieron con horror al darse cuenta de que esos hombres los superaban en número. "¡Corran!", gritó sin pensarlo dos veces.

Sus compañeros también eran conscientes de que ese no era el momento adecuado para hacerse los héroes. Sin perder un segundo, agarraron sus bolsos y salieron corriendo.

Los vándalos empezaron a perseguirlos.

Desafortunadamente, Debbie no podía correr tan rápido porque llevaba un vestido y tacones altos. Ya estaba separada de sus compañeros antes de que pudiera llegar a la salida.

Por lo tanto, se quitó los zapatos para correr descalza.

De repente, cuando dobló una esquina, vislumbró una figura familiar.

Los vándalos se estaban acercando cada vez más. Debbie estaba un poco borracha, así que no tuvo tiempo de pensar en un plan y simplemente se arrojó a los brazos del hombre, abrazándolo con desesperación. "¡Cariño!", exclamó con su voz más coqueta.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Acuerdo de divorcio2 Capítulo 2 Atrapa a esa mujer3 Capítulo 3 Mostrar su amor4 Capítulo 4 No puedes permitírtelo5 Capítulo 5 No merece estar en el centro comercial6 Capítulo 6 Dame su información7 Capítulo 7 Darle una lección8 Capítulo 8 No quiero ensuciarme9 Capítulo 9 Encuentro con Carlos10 Capítulo 10 Confrontación11 Capítulo 11 Disculpa12 Capítulo 12 Hablar personalmente13 Capítulo 13 No quiere divorciarse14 Capítulo 14 Fiesta de lanzamiento15 Capítulo 15 Seducir a hombres ricos16 Capítulo 16 Cayendo juntos17 Capítulo 17 Mil millones de dólares18 Capítulo 18 Video19 Capítulo 19 A Nueva York20 Capítulo 20 Encontrar con un rival fuerte21 Capítulo 21 Carlos coqueteando con Debbie22 Capítulo 22 Carlos supo la verdad.23 Capítulo 23 La mudanza24 Capítulo 24 Conduciendo hacia la Universidad25 Capítulo 25 Parece, pero no es un chico26 Capítulo 26 Capitulo Hermano27 Capítulo 27 Sede del Grupo Hilton28 Capítulo 28 La comida de la disculpa29 Capítulo 29 Quemado30 Capítulo 30 El Presente31 Capítulo 31 Quién acosó a mi novia32 Capítulo 32 ¿Jefa ¿Qué demonios 33 Capítulo 33 Quiero disculparme contigo34 Capítulo 34 Una pelea35 Capítulo 35 Se lo merecía36 Capítulo 36 Rebelde37 Capítulo 37 Carlos, el nuevo profesor.38 Capítulo 38 Cariño39 Capítulo 39 El castigo40 Capítulo 40 Capitulo En el cementerio41 Capítulo 41 Soy un hombre casado42 Capítulo 42 Él es tan guapo43 Capítulo 43 Yo soy tu marido44 Capítulo 44 La clase de baile45 Capítulo 45 Clase de inglés46 Capítulo 46 La lección de inglés.47 Capítulo 47 Capitulo ¡Tú ganas!48 Capítulo 48 De regreso de Singapur49 Capítulo 49 Teniendo un dolor de cabeza50 Capítulo 50 Se reveló la verdad51 Capítulo 51 ¡Qué sinvergüenza!52 Capítulo 52 Un buen besador53 Capítulo 53 Ellos me engañaron54 Capítulo 54 Un conflicto55 Capítulo 55 Nadie tiene permitido irse56 Capítulo 56 Arrodíllate y discúlpate57 Capítulo 57 No tienes que hacer nada más que contar el dinero58 Capítulo 58 ¡Qué hombre tan miserable!59 Capítulo 59 ¿Vives con un hombre 60 Capítulo 60 ¡Qué sorpresa!61 Capítulo 61 Tratos y membresías62 Capítulo 62 Tú vales diez mil millones63 Capítulo 63 Quítate los zapatos64 Capítulo 64 Estoy casada65 Capítulo 65 Fracasado66 Capítulo 66 Tranquiliza a tu marido67 Capítulo 67 En el Cine68 Capítulo 68 Un corazón roto69 Capítulo 69 Viene por ella70 Capítulo 70 ¡Haz pedazos la maldita tienda!71 Capítulo 71 Un hombre autoritario72 Capítulo 72 ¿Te atreves a mencionar a Carlos Hilton 73 Capítulo 73 No vas a casarte con Olivia Murphy74 Capítulo 74 Deberías usar vestidos más a menudo75 Capítulo 75 Ella es mi esposa76 Capítulo 76 Cuidado con Megan77 Capítulo 77 La pelea78 Capítulo 78 El regalo79 Capítulo 79 Los celos alteraron su mente80 Capítulo 80 Tres condiciones81 Capítulo 81 Que pise descalzo un puercoespín82 Capítulo 82 ¡Cachetéalo!83 Capítulo 83 La Bofetada84 Capítulo 84 Lo siento85 Capítulo 85 Un hombre inocente86 Capítulo 86 Sé buena contigo misma87 Capítulo 87 Herido88 Capítulo 88 Enamorándose89 Capítulo 89 Seducción90 Capítulo 90 En el hospital91 Capítulo 91 Ten cuidado92 Capítulo 92 Carlos, me gustas93 Capítulo 93 He oído lo que dijiste94 Capítulo 94 Vamos a casa95 Capítulo 95 ¿Qué es lo que quieres comprar 96 Capítulo 96 ¿Cómo pudiste 97 Capítulo 97 No necesitas una esposa98 Capítulo 98 ¿Estás tratando de disculparte 99 Capítulo 99 Déjame darte calor100 Capítulo 100 Mi voluntariosa esposa