icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Llegas A Mí

Llegas A Mí

icon
Capítulo 1
Aceptó el divorcio
Palabras:1639    |    Actualizado en:08/06/2020

La lluvia caía sin cesar contra la ventana. Cerrando sus ojos, Sara Huo escuchó el golpeteo de las gotas de lluvia y, de repente, sintió un escalofrío dentro de su corazón. Su piel pálida se veía casi fantasmal en contraste con el vestido de túnica blanca que llevaba puesto.

Alzando su delicada barbilla, miró indiferentemente al hombre que tenía en frente. Al hacerlo, sus ojos color ámbar brillaron de remordimiento porque todo el amor que le tenía había sido en vano.

Sara apretó los puños en un intento por calmarse. Lo que sentía era tan profundo que sus uñas arañaron la palma de su mano, haciéndola sangrar un poco.

Después de aliviar levemente sus emociones, forzó una tenue sonrisa.

"¿Qué sucede, Jacob? ¿Por qué quieres el divorcio?", preguntó ella con una voz tan clara y fría como la lluvia que caía afuera.

El hombre la miró con una fría indiferencia, como si ella fuera una completa extraña en lugar de su esposa.

"La compañía de tu padre ya se ha beneficiado bastante de mí, ¿no lo crees? Pienso que ambos objetivos ya han sido logrados. Por todo esto, considero que ya no es necesario que continuemos con nuestra relación, ¿no estás de acuerdo?".

Un destello de amargura brilló en los ojos de Sara, y enseguida bajó la mirada, tratando de ocultar su tristeza. "¿De verdad eso es lo que piensas? ¿Crees que solo me casé contigo por el bien de la compañía de mi padre?".

Jacob Shi volteó los ojos y resopló. "¿No era ese el objetivo?", replicó. "Vamos, Sara. No olvides la verdadera razón por la que nos casamos. Recuerda que fue buscando un beneficio mutuo para nosotros. Por un lado, tú necesitabas el dinero para la empresa de tu padre y, a su vez, mi padre quería desesperadamente que yo me casara. Eso es todo lo que fue y todo lo que será para siempre".

Sara no pudo evitar mirarlo con lágrimas brotando de sus ojos mientras su corazón agonizaba.

Verla así hizo que el corazón de Jacob también se resintiera, pero justo en ese momento, el rostro de otra mujer apareció en su mente. De esta manera, dejó de sentir culpa por la mujer que estaba llorando frente a él.

"Sara, desde el principio, supe que eras una mujer diferente. Esa fue la razón por la que decidí casarme contigo. Tenía la impresión de que no te apegarías emocionalmente como otras mujeres cuando este momento llegara. También sé que no quieres que todo esto sea más difícil de lo que ya es. ¿Estoy en lo cierto?".

Sara tragó saliva con dificultad porque no sabía que él tenía esos pensamientos tan despectivos hacia ella.

"Está bien. Lo firmaré", dijo finalmente, haciendo todo lo posible por mantener una sonrisa en su rostro. Necesitó una enorme voluntad y mucha fuerza para decirle esas palabras. Después de hacerlo, respiró hondo, se sentó derecha y acomodó su postura.

Justo como dijo Jacob, ella era diferente a las demás mujeres. Además, durante los últimos cuatro años que habían estado casados, él nunca le había mostrado ni una pizca de amor y afecto. Así que, lo más sensato era no forzar algo que no existía.

Y si eso fuera poco, Sara era una mujer orgullosa. Por lo tanto, ahora que habían llegado al final de su acuerdo, tenía que mantener la cabeza en alto. Lo que menos quería era rogarle a Jacob que se quedara, ya que se vería muy mal por parte de ella si se mostraba molesta o intentaba hacer que su relación funcionara. Aunque su corazón estaba herido, tuvo que irse con la barbilla levantada.

La forma en la que accedió tan fácilmente al divorcio dejó a Jacob sin palabras. De hecho, había liberado toda su agenda del día solo para lidiar con este asunto. Jamás hubiese pensado que le tomaría menos de una hora.

Debido a esto, una extraña emoción surgió de repente en su corazón y ya no estaba tan dispuesto como antes a firmar los papeles de divorcio.

Por otro lado, Sara recogió rápidamente los papeles y los hojeó un poco. Luego, sin un segundo que perder, tomó un bolígrafo y los firmó, como si tuviera miedo de cambiar de opinión en el instante siguiente.

Las yemas de sus dedos se pusieron de un color blanco fantasmal por la fuerza con que sujetaba el bolígrafo.

Tan pronto como terminó de firmar, sintió como si le hubieran quitado un gran peso de las manos.

Esto se debía a que ella sabía que, a partir de ahora, no tenía nada que ver con este hombre.

Si iban a separarse, ella quería poder hacerlo bajo sus propios términos.

Con un pequeño suspiro, se reclinó contra el sofá y su piel pálida y translúcida hizo que sus ojos ambarinos brillaran aún más, aunque había algo de desesperación en ellos. "Todavía es temprano", le dijo a Jacob. "Quizás deberíamos ir a la Oficina de Asuntos Civiles y terminar todo el proceso hoy. ¿No lo crees?".

Esto era algo que de igual forma tendrían que hacer tarde o temprano. Sin embargo, si tuvieran que verse de nuevo para hacerlo en otro momento, sería mucho más difícil para ella pasar la página y olvidarse de él. Cuando eso sucediera, ella podría volverse como las 'otras mujeres' de las que estaba hablando Jacob, y no habría forma de que ella se largara con su orgullo intacto.

Jacob frunció el ceño levemente, sintiendo una extraña pesadez en su corazón. Inmediatamente negó con la cabeza antes de que pudiera pensar en ello. "No puedo. Estoy ocupado hoy, así que no tengo tiempo. Me pondré en contacto contigo cuando se deban tratar las demás formalidades".

"Está bien".

Sara se puso de pie, se acomodó un poco el vestido y le dirigió una rápida e indiferente sonrisa. "Me iré ahora entonces", le dijo.

Después de esto, se dio la vuelta y se fue sin mirar atrás mientras el sonido de sus tacones, chocando contra el suelo de mármol, tensaba sus frágiles nervios.

Jacob se limitó a mirar las curvas de su vestido y su figura que se alejaba. Había una sensación agobiante que provenía de su corazón y sintió que su pecho se prensaba dolorosamente.

Por un momento, había esperado que ella se diera la vuelta, pero no lo hizo. Le causaba bastante dolor verla desaparecer con tanta determinación.

Sara agarró su paraguas, salió y comenzó a caminar bajo la lluvia mientras pequeñas salpicaduras golpeaban sus tobillos. En sus ojos había una tristeza muy evidente que no la ayudaba a ocultar su dolor.

Jacob pensó en llamarla y pedirle que se quedara hasta que dejara de llover. Sin embargo, ella ya estaba entrando en un auto y, una vez dentro, cerró la puerta sin piedad.

Quizás ella también quería liberarse de todo esto. Después de todo, el matrimonio entre ellos no era por amor sino que simplemente, resultaban ser los más adecuados el uno para el otro dadas sus circunstancias. Así que, sin duda, nunca hubo amor de verdad.

Hace cuatro años, él apareció en su vida en el momento adecuado, y la salvó cuando la compañía del padre de Sara entró en crisis. Jacob no le pidió nada ya que, para él, solo le bastaba estar casado con ella para hacer feliz a su propio padre.

Por supuesto, Sara sabía desde el principio que su relación era solo algo arreglado puramente por conveniencia. Aunque, en ese momento, se dio cuenta de que estaba equivocada porque había sido horrible el tener que separarse.

Sara no esperaba volver a ver a Jacob hasta que finalmente llegara el momento de formalizar su divorcio pero, unos días después de haber firmado los papeles e irse bajo la lluvia, dio la casualidad de que ambos se encontraban en el mismo centro comercial.

"Oye, ¿ese no es Jacob? ¿Quién es la mujer que está a su lado?", preguntó Ethan Lu en un tono disgustado y frunciendo el ceño.

Al verlos, Sara se dio cuenta de que conocía a la mujer y al fin comprendió por qué él había decidido darle fin a su matrimonio. "Esa es su ex novia", dijo con total naturalidad, mientras una amarga sonrisa aparecía en sus labios.

"Su primer amor".

"¿De verdad él te está engañando tan abiertamente?". Ethan miró a Jacob con deprecio. "¿Qué está pasando entre ustedes dos? ¿Por qué está con otra mujer?".

A Ethan se le detuvo el corazón cuando vio la melancólica sonrisa de Sara. A decir verdad, era muy raro que ella les mostrara a los demás su tristeza y decepción.

Al escuchar las preguntas de Ethan, Sara inmediatamente contuvo sus emociones y se encogió de hombros con indiferencia para decir: "Nos divorciamos. No es gran cosa".

"¿Cómo? ¿Pero por qué?". Ethan no podía creerlo ya que todos habían visto lo mucho que había hecho ese hombre para poder casarse con ella. Además, la había escondido muy bien durante estos últimos años por temor a que otros hombres intentaran quitársela. ¿Cómo podría permitir que ella se divorciara de él?

Mientras ambos seguían hablando, no se percataron que ahora Jacob estaba caminando cerca de ellos con la mujer.

Solo entonces se dio cuenta de que Sara estaba ahí. Como de costumbre, ella llevaba un vestido de túnica sencillo de color amarillo claro, el cual hacía resaltar su piel clara. Quizás estaba un poco cansada después de haber ido de compras, pero sus mejillas estaban sonrojadas y sus labios se veían un poco más rojos de lo habitual, lo que la hacía lucir resplandeciente y hermosa.

Desde antes, a Jacob le gustaba mucho cómo le quedaban los vestidos de túnica ya que ver sus curvas contra la tela le resultaba muy atractivo. Ahora que la veía con esa ropa junto a otro hombre, no pudo evitar sentirse un poco incómodo.

'¿Ni siquiera hemos formalizado nuestro divorcio y ella ya está con otro hombre?'.

Pensando en esto, Jacob la miró con desdén.

Después de explicarle su situación a Ethan, Sara se dio la vuelta y vio la sonrisa sarcástica de Jacob junto con el desprecio en sus ojos que casi la ahoga.

Sara se sintió destrozada.

Obtenga su bonus en la App

Abrir
1 Capítulo 1 Aceptó el divorcio2 Capítulo 2 La embriagadora curva3 Capítulo 3 ¿Qué quieres ocultar 4 Capítulo 4 Una fiesta5 Capítulo 5 No me beses6 Capítulo 6 ¿Acaso eres una señorita de compañía 7 Capítulo 7 Cayendo en la trampa8 Capítulo 8 Planeando su escape9 Capítulo 9 Eclipsada10 Capítulo 10 No pudo contener las lágrimas11 Capítulo 11 ¿Por qué sigo aquí 12 Capítulo 12 Estigma13 Capítulo 13 El anillo de diamantes14 Capítulo 14 Despertó15 Capítulo 15 Júbilo sublime16 Capítulo 16 Coincidencia17 Capítulo 17 Belleza y vino18 Capítulo 18 Deprimido19 Capítulo 19 Prometo que se arrepentirá20 Capítulo 20 No la culpes21 Capítulo 21 En el fondo se sabe22 Capítulo 22 Fuera del cuadro23 Capítulo 23 Despiadada24 Capítulo 24 ¿Desde cuándo tienes tanta labia 25 Capítulo 25 No sé nada26 Capítulo 26 Vidas separadas27 Capítulo 27 Aturdido por la emoción28 Capítulo 28 Sin amor29 Capítulo 29 Eres una buena chica30 Capítulo 30 Amenaza31 Capítulo 31 Separando a la pareja32 Capítulo 32 Como un rayo en un cielo despejado33 Capítulo 33 Evidencia34 Capítulo 34 Volverse a casar35 Capítulo 35 Si fueras un hombre, definitivamente me casaría contigo36 Capítulo 36 Actuación37 Capítulo 37 Déjalo38 Capítulo 38 Una decisión inteligente39 Capítulo 39 Extremadamente importante40 Capítulo 40 Estar solo41 Capítulo 41 ¿Acaso tienes una idea del valor de esta joya 42 Capítulo 42 Adiós43 Capítulo 43 Nunca te asustes ante nada44 Capítulo 44 ¿Te encuentras bien 45 Capítulo 45 Perderlo todo46 Capítulo 46 La desgracia nunca viene sola47 Capítulo 47 Disfrutar de ello48 Capítulo 48 Increíble49 Capítulo 49 ¿Cuál es el problema, Sara 50 Capítulo 50 Las cosas siempre vuelven a su origen51 Capítulo 51 Perdón por todos los problemas52 Capítulo 52 Agotado53 Capítulo 53 Un futuro desconocido54 Capítulo 54 Casarse55 Capítulo 55 Un viejo amigo56 Capítulo 56 Un vívido recuerdo57 Capítulo 57 Ya lo entenderás58 Capítulo 58 ¿Quién es usted 59 Capítulo 59 El tiempo transcurre para todos60 Capítulo 60 Es bueno ser joven61 Capítulo 61 Unos años después de la graduación62 Capítulo 62 Historias63 Capítulo 63 La verdad64 Capítulo 64 Otra reunión en Starry Hotel65 Capítulo 65 Un viaje fructífero66 Capítulo 66 Dignidad67 Capítulo 67 Accesible68 Capítulo 68 Volveremos más adelante69 Capítulo 69 El amor actúa de formas misteriosas70 Capítulo 70 Perdiendo a su bebé71 Capítulo 71 Estar sola72 Capítulo 72 Aún podría hacer algo al respecto73 Capítulo 73 Culpa74 Capítulo 74 Vas a estar bien75 Capítulo 75 Indiferencia76 Capítulo 76 Cometer suicidio77 Capítulo 77 Una noche de sueño profundo78 Capítulo 78 Desconocido79 Capítulo 79 Rejuvenecida80 Capítulo 80 El cambio es inevitable con el tiempo81 Capítulo 81 Momento de tomar una decisión.82 Capítulo 82 Emociones intensas83 Capítulo 83 El amor hizo a la gente sabia84 Capítulo 84 En medio de la pista de baile85 Capítulo 85 Pesadilla86 Capítulo 86 Inapropiado87 Capítulo 87 Inefable88 Capítulo 88 Las secuelas89 Capítulo 89 La tristeza que abre paso a la felicidad90 Capítulo 90 La vida no trataba del destino91 Capítulo 91 Él te quiere ver92 Capítulo 92 Voluble93 Capítulo 93 Más avergonzada que nunca94 Capítulo 94 Ya es suficiente95 Capítulo 95 Irrevocable96 Capítulo 96 ¿Quién ganaría al final 97 Capítulo 97 Sin corazón98 Capítulo 98 Las heridas99 Capítulo 99 Soledad100 Capítulo 100 Difamación