Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Curvas para el CEO

Curvas para el CEO

Federica Navarro

5.0
calificaciones
891.6K
Vistas
92
Capítulo

¿Qué pasaría si el chico que arruinó tu vida ahora es el CEO de la empresa donde trabajas? Adelaida, una chica con curvas, tímida y solitaria, ha tenido una adolescencia difícil ya que en el colegio recibió muchas burlas y bullying por su peso. Pero por fin su vida adulta va por buen camino, tiene un buen trabajo y ya ha hecho las paces con su apariencia. Hasta que aparece el nuevo CEO: Brandon Clark. No solo es su amigo de la infancia y de su familia, su primer crush… sino el hombre que atormentó su adolescencia, y más atractivo que nunca Ella lo adoraba desde que era niña y cuando creció supo que estaba completamente enamorada de él, pero el rompió su corazón en pedazos y gracias a sus palabras por años recibió burlas, haciendo tambalear su autoestima. Sus curvas y su físico eran motivo de risas. Y su mundo se vino abajo, fue el hazmerreír de la escuela por años. Pero ahora Brandon regresa como su jefe y parece tener otras intenciones con Adelaida, quiere que trabajen juntos y usará su nuevo rol para lograrlo. ¿Cuáles son sus intenciones después de tanto tiempo? Esta obra está registrada. Reservados todos los derechos. No se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.

Capítulo 1 Encuentros inesperados

—Que bien te ves querida…¡Realmente muy bien!— dice mi mamá ojeando mi atuendo de esta mañana, viéndome de arriba a abajo. No es que yo traiga nada del otro mundo, un pantalón negro de tiro alto, con una blusa verde brillante y un blazer negro. Si no eres flaca como un espagueti como yo, ni alta, ni esbelta, ni una modelo de pasarela o de redes sociales, eres de las mías y sabes que el color negro es tu mejor amigo desde que eres una adolescente. Quizás hasta desde antes. O cualquier color oscuro básicamente. Y el verde creo que combina con mi cabello castaño, abundante y algo ondulado.

Me gusta pensar que también con mi piel morena clara.

—Ahh sii. Gracias mamá… mi jefe me llamó que tenemos, hoy finalmente es la presentación del nuevo director de la empresa, el nuevo CEO. Fue un cambio repentino, la empresa donde trabajo fue recientemente adquirida por otra más grande y más importante… así que, hice mi mayor esfuerzo… tú sabes para dar una buena impresión— contesto mientras me preparo para salir. Pasé el fin de semana en casa de mi madre y ya quiero salir. Ella me mira con una amplia sonrisa iluminada con su cabello rojizo perfectamente pintado y estilizado, además de su maquillaje matutino.

—Linda… te ves muy linda mi Ady ¡Incluso parece que tuvieras varias libras menos! ¿No es maravilloso? Sigue haciendo lo que haces, creo que incluso con un poco de esfuerzo podrías perder unos buenos kilos ¿Tienes idea de lo hermosa que te verías? ¡Con la cara hermosa que tienes! Siempre te he dicho que eres muy linda, pero serías despampanante si bajaras esos kilos que tienes de más— dice a modo de halago, para luego verme con cierta preocupación la forma en que mis pantalones se pegan a mis caderas y mi trasero.

Mi madre insiste de vez en cuando que me quede en su casa, afortunadamente mi hermana no estaba hoy, pero le doy la mejor sonrisa que puedo y ya quiero salir lo antes posible de aquí. Ese tipo de halagos no me ayudan, sino que me hacen sentir mal, y las miradas que me da ni les cuento. Ella vive en una dieta, al igual que mi hermana, y son naturalmente esbeltas, flacas como palos… no es mi caso. Para nada. Soy una mujer con piernas anchas, torso ancho, brazos anchos, pecho, cadera y trasero en abundancia. No le digo nada, pero la verdad es que no estoy haciendo ninguna dieta. Hace rato me dejé de esas cosas. No tiene sentido, por más que haga lo que haga sigo sin adelgazar. Y mi madre no parece aceptar que somos muy diferentes, de personalidad y de tipo de cuerpo.

—Ah y querida… recuerda que comienzan los preparativos para la boda de Annie. Los Clark no solo invitaron a tu hermana Fernanda, sino que amablemente nos incluyeron en su lista, ¡incluso a ti! ¿No son maravillosos? Son gente con dinero, pero muy gentiles, realmente muy gentiles. Y no solo a la boda ¿ok? Si no que cuando digo preparativos son muchas muuuuchas cosas, eventos brunchs y demás cosas de ricos. ¿Acaso no es fantástico?— dice con obvia admiración, juntando sus manos con inmenso placer. Cada vez que habla de ellos hace que mi estómago se revuelva, los tiene en un pedestal. Si solo ella supiera…

Yo doy otra sonrisa fingida y voy directo a mi auto, despidiéndome lo más rápido que puedo de ella. Sé que ella no dice las cosas con mala intención… pero aunque trato lo más posible, sin duda me afectan. No lo puedo evitar, y créanme que he intentado de todo, pero es más fuerte que yo.

Ohhh la boda de Annie, lo había olvidado completamente. Annie Clark es la mejor amiga de mi hermana Fernanda y si me preguntan francamente no sé como aún son amigas. Mi hermana mayor es un personaje bastante centrado en sí mismo, egocéntrica, superficial y tiene la cabeza en un mundo ideal donde ella es una princesa. Por el contrario, Annie es la mujer más dulce del mundo, quizás algo inocente, adorable y siempre gentil.

En cambio, mi familia no es tan adinerada, mi madre tiene una pequeña peluquería y mi padre nos dejó hace ya mucho tiempo. Honestamente, poco pienso en él, era muy pequeña.

El problema con la boda de Annie, no es ella en sí, estaría encantada de celebrar con ella. El verdadero problema es que se me reavivan unos traumas. y es que… posiblemente venga su hermano y… no no.

Por eso, odio venir a casa de mi madre, salgo con miles inseguridades y mi mundo tranquilo se descompone: tengo que hacer cosas que no quiero hacer, tengo dudas sobre mi talla y básicamente mi rol en esta familia. Prefiero quedarme en mi pequeño departamento con mi compañera de cuarto Liz; ella es tranquila y comprensiva, siempre está dispuesta a escucharme y es amable, es de mis mejores amigas.

Me dirijo a mi trabajo, Atalant es una empresa grande que ofrece muchos servicios, pero en donde mi jefe hace poco empezó a crear una pequeña área de diseño para ofrecerlo a varios clientes. Fue lo que siempre me gustó estudiar, pero lamentablemente no pude. Digamos que estoy comenzando y como ellos necesitaban ayuda me contrataron, ya que vieron mis trabajos, aprendí un poco sola a manejar programas y estoy aprovechando para aprender. Quiero creer que soy buena, tengo creatividad y tengo muchas ganas de demostrar que puedo hacer las cosas bien.

¡Quizás este nuevo CEO traiga nuevos clientes y exista la oportunidad de que me destaque! Pienso entusiasmada, hay probabilidades de que me coloquen a cargo de uno de ellos, es una probabilidad remota, pero existe. Es lo que más deseo en el mundo. ¿Me pregunto cómo será este CEO? ¿Qué cambios traerá? ¿Serán buenas oportunidades? Seguro que es un viejo ricachón, pues para estar en ese puesto no creo que sea un hombre humilde. Debe ser alguien que tuvo realmente buenas oportunidades.

En cuanto llego a la oficina hay conmoción por el nuevo CEO. Incluso una de mis compañeras comentó que es bastante atractivo y por dentro sonrío. Tengo mucho tiempo sin novio, y mis ex parejas no han sido los más cariñosos y considerados del mundo. Mejor dicho, mis dos relaciones pasadas, no es que fueron muchas. Fueron bastante normales, el breve enamoramiento se acabó a los pocos días y… eso fue todo, pasamos a la rutina rápidamente. Creo que se conformaron, y luego se aburrieron de mí, lo usual supongo.

No es que yo piense que el nuevo CEO se vaya a fijar en mí. En lo absoluto. Soy soñadora, pero no tanto, me puedo morir de la risa de solo pensarlo.. Si si siempre dicen que para gustos están los colores y que a los hombres les gustan las mujeres con más carnes… en mi experiencia no es tan así.

Mi jefe Mike, está particularmente estresado con este cambio de directiva y organizó una reunión especial para que conozca nuestro equipo. Al parecer el CEO dijo que ya venía con nuevos clientes, así que es posible que salgamos con nuevos acuerdos hoy ¡Mejores noticias! Pienso. Es obvio que Mike quiere que todo salga perfecto. No sé muy bien por qué me invitó, no soy tan relevante, pero no me quejo. Quizás sea porque una de las diseñadoras con las que trabaja muy de cerca está embarazada y en poco tiempo va a estar por retiro de maternidad ¿Será mi oportunidad? Podría aprender más y además ayudarlos. Sería fantástico. Antes de entrar a la sala, él me hace un pedido.

——Adelaida… ¿Podrías sacar una copia del estudio de caso de nuestros clientes actuales? Algunas muestras para que el nuevo CEO vea lo que somos capaces de hacer… pero solo mejor, ¿ehh?— me dice con su voz firme, sin siquiera decirme hola. Es un hombre delgado y bajo, pero intimidante. Conmigo es más o menos agradable porque siempre estoy dispuesta a ayudar y aprender y me ofrezco a hacer lo que nadie quiere. Con mis demás compañeros es bastante rígido. Estoy acostumbrada a sus pedidos, así que voy a eso.

Por supuesto voy corriendo a mi computadora y comienzo a imprimir lo que me pidió. Por varios minutos corro de aquí para allá y me arrepiento de no colocarme unos zapatos más cómodos, mientras peleo con las impresoras que en estos momentos se ponen realmente insufribles. Siento que el blazer me da calor y estoy incómoda. Pero haciendo mi mejor esfuerzo lo tengo todo preparado y trato de acomodarme mi cabello que está en una cola de caballo alta, en un intento por resaltar mi cara y verme más alta, al menos eso dicen los expertos en imagen corporal.

Cuando me acerco a la sala veo que está cerrada y que algunos de mis compañeros están en sus puestos de trabajo, aún no han entrado en la sala. ¡Uff qué alegría! Pensé que había comenzado la reunión, debe haberse demorado, me sentía mal de dar la impresión de haber llegado tarde, ¡Sería pésima impresión!. Así que entro muy contenta por la puerta, sin tocar, cuando, de repente, me fijo en quien está sentado en la sala junto a mi jefe y con una sonrisa arrebatadora y se me va el alma del cuerpo.

Tiene un traje oscuro negro y una camisa blanca a la perfección. Su cabello rubio oscuro está perfectamente peinado y luce como un modelo de un millón de dólares. Me mira con esos ojos color miel que parecen guardar mil secretos.

—Hola Ady…— se dirige a mí de forma encantadora con una media sonrisa y yo me quedo tan en shock que uno de mis papeles impresos se caen en el piso. Es él… él está aquí en la sala de reunión, en mi trabajo, en mi reunión importante para la que nos estuvimos preparando por días… el dueño y señor de mis tormentos.

Hola hola!

Bienvenidos a esta historia y espero que les guste

¡Los leo!

Bso

Kika

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Federica Navarro

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro