icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Enamorado de ti

Enamorado de ti

Seraphim M

4.9
calificaciones
82.6K
Vistas
65
Capítulo

Sara tenía una vida perfecta al lado de su amado, pero una sucia jugada del destino se lo arrebató todo. Tiempo después de aquel trágico accidente Sara conoce a Evans un clásico fuckboy que intentará intimidarla, pero, descubrirá que Sara no es la "Chica tímida" que el imaginó. Al conocerse uno al otro cambiaran por completo sumergiéndose en una historia llena de amor.

Capítulo 1 Nunca podré olvidarte

Sara

Abrí mis ojos al sentir un suave toque en mis mejillas, unos hermosos ojos de color verde me observaban, en mis labios se formó una sonrisa al ver de quién se trataba.

—Buenos días, hermosa.

—Buenos días, cariño.- dije pasando mis manos por su rubio cabello, el cual parecen hilos de oro.

Sus fuertes brazos me rodearon por mi cintura acercándome hacia su pecho. Me miró fijamente para luego besar mis labios con un suave y delicado beso.

—Estaba esperando por ti, te he preparado el desayuno.-dijo sonriendo.

Me senté en la cama en compañía de Chris.

—Es muy lindo de tu parte.-dije rodeandolo con mis brazos.

El sonrió en mi dirección tomando mis manos obligandome a levantarme.

—Vamos, tenemos que irnos pronto.

Caminé en compañía de Chris el cual me guió hacia el comedor en el cual se encontraba un perfecto desayuno y unas hermosas rosas rojas.

Chris tomó las rosas en sus manos entregandola a mi.

—Son para ti.-dijo sonriendo.

Una sonrisa se formó en mis labios mientras tomaba las rosas en mis manos llevandolas a mi nariz dejando que mis fosas nasales se llenaran con el suave olor de estas.

Tomamos asiento para comenzar a comer nuestros desayunos.

—Hoy es nuestra fiesta de compromiso.-dije.

—Si cariño, lo sé, estoy muy emocionado al anunciar nuestro compromiso.

Hablamos un poco referente a los regalos para nuestras familias, aún sin ponernos de acuerdo terminamos nuestros desayunos para ir a arreglarnos para empezar las compras de los obsequios.

Chris tomó las llaves del auto y nos dirigmos a una boutique para elegir las obsequios de nuestros padres.

—Me encargaré de elegir los obsequios de nuestras madre.-dije.

—Esta bien, yo me encargaré de elegir el de nuestros padres.

—Esta bien cariño, iré a la sección de mujeres.

Chris asintió con su cabeza, di la vuelta dirigiendome hacia unos hermosos abrigos.

Varios minutos después ya habíamos terminado de elegir los obsequios para nuestros padres.

—Bien hemos terminado, vayamos a cancelar.-dijo.

Tomé de la mano a Chris mientras sonreía dirigiendonos a cancelar.

Salimos de la tienda y nos dirigimos al auto.

—Estoy segura que ha nuestras madres les encantará nuestro obsequios.

—Lo sé, nuestras madres tienen gusto similares, les encantará.- respondió tomando mi mano mientras conducía.

Sujeté su mano entrelazando mis dedos con los de él.

—Hace un poco de frío.-dije

—¿Quieres que te abrace?

—Lo quiero, pero justo ahora estás manejando.

Chris comenzó a reír mientras conducía, los copos de nieve caían en el vidrio del auto mientras eran limpiados por el limpiaparabrisas.

Minutos después Chris detuvo el auto.

—¿Porqué te detienes?

—Vayamos a esa tienda.- dijo señalando una joyeria.

—¿A qué iremos allá?

—Tengo algo para nosotros.-dijo sonriendo.

Le devolví la sonrisa mientras Chris abría la puerta donde me encontraba.

Bajé del auto sujetando su mano para dirigirnos a aquella joyería que el había señalado anteriormente.

Entramos a aquel lugar siendo recibidos por un hombre.

—Bienvenidos.

—Hola señor Thompson, he venido por por el pedido.-dijo Chris.

—Su pedido ha estado esperando por usted, joven Chris. Por favor sígame.

Seguimos a aquel hombre el cual se detuvo en el mostrador mientras tomaba una caja de color rojo.

—Aqui está.-dijo el señor Thompson.

Chris tomó la caja en sus manos abriéndola. Dirigí mi mirada hacia el contenido de la caja. Unos hermosos collares de oro se encontraban en su interior. El dirigió su mirada hacia mi y dijo.

—Esto es para nosotros.

Colocó la caja en el mostrador tomando en sus manos la cadena de oro la cual tenía un dije de un pequeño candado con forma de corazón, se dirigió a mi espalda quitando mi cabello de mi cuello para segundo después colocarmela.

—Se te ve realmente bien.-dijo rodeandome con sus brazos por mi cintura.

—Es realmente hermoso.- dije colocando mis manos sobre las suyas.

—¿Me ayudas a colocarme el mío?.-preguntó.

—Por supuesto.

Tomé la cadena la cual tenía un dije de una pequeña llave de oro, me acerqué a Chris colocandome en puntas de pie.

—Espera, me agacharé.-dijo sonriendo.

El se inclinó un poco hacia mi para que pudiera colocarle la cadena, levanté mis brazos en dirección al cuello de Chris colocando así la cadena en el.

Chris me tomó por la cintura y dijo.

—Esto es como muestra de nuestro amor. Yo no podría estar sin ti.

Lo miré fijamente a sus verdes ojos los cuales brillaban con intensidad expresando muchos sentimientos.

—Y yo sin ti.-respondí.

Chris se acercó a mi rostro mientras me sujetaba por mi cintura, coloqué mi mano en su mejilla acercándolo a mis labios para luego darle un apasionado beso sellando así nuestro amor.

Detuve el apasionado beso entre Chris y yo para mirarlo a sus ojos.

—Tenemos que irnos cariño, tenemos que envolver los obsequios.

—Oh, es cierto, vamos.

Antes de salir agradecimos a el señor Thompson y nos dispusimos a ir a nuestro hogar.

El continuó conduciendo mientras sostenía mi mano.

—Tus manos están muy frías.

—Es porque hace mucho frío.-dije sonriendo.

Chris se dirigió a una cafetería, deteniendo el auto.

—Vayamos a tomar un café.

—Me parece bien.-respondí

Bajamos del auto dirigiendonos hacia la cafetería la cual tenía un letrero que decía "Think coffee". Un dulce olor invadió mis fosas nasales. Nos dirigimos a la caja y rápidamente Chris comenzó a ordenar.

—Por favor, dos café americano. ¿Quieres algo más?

—No, solo el café, recuerda que tenemos límite de tiempo.-dije.

—Esta bien cariño.-dijo.-Solo eso porfavor.

Esperamos en nuestras mesas por nuestro pedido, minutos después se acercó a nosotros una mujeres colocando nuestros cafés en la mesa.

—Que lo disfruten.-dijo sonriendo.

—Muchas gracias.-dijimos ambos al mismo tiempo.

Tomamos nuestros café para minutos después salir de la cafetería.

Llegamos a nuestro hogar e inmediatamente sacamos los obsequios del maletero dirigiendonos así hacia la puerta.

—Hemos llegado.-dijo abriendo la puerta.

Caminamos hacia la mesa dejando allí los obsequios mientras quitabamos nuestros abrigos.

—Bien, tenemos que apresurarnos.

—Lo sé cariño.-respondió

Tomamos asiento comenzando asi a envolver los obsequios de nuestros padres.

Minutos después habíamos terminado de envolverlos, miré el reloj abriendo mis ojos con sorpresa al ver que se nos habíamos tardado un poco más de lo esperado.

—Oh, nos hemos tardado mucho.-dije mientras comenzaba a tomar los obsequios.

—Hey, tranquila, aún hay tiempo.

—Es cierto.-dije relajando mis hombros.

—Vayamos al auto cariño.-dijo.

Asentí con mi cabeza mientras nos dirigiamos nuevamente al auto, entramos en el mientras chris comenzaba a conducir.

Varios minutos después nos encontrábamos en la carretera.

—¿Quieres escuchar algo de música?.-Preguntó.

—Por supuesto.-dije sonriendo.

Acerqué mi dedo al botón encendiendo la radio. Inmediatamente la música resonaba por todo el auto.

Terminó aquella melodía y comenzó a sonar falling de trevor daniel.

—Oh, esa es mi música favorita.-dijo chris sonriendo.

—Lo sé, es realmente hermosa.

El comenzó a cantar aquella canción acompañado por mi mientras sujetaba su mano.

—Esta canción siempre me hace recordarte.

Sonreí al escuchar las palabras que había dicho Chris.

—Siempre pienso en ti cuando la escucho.-dije mientras veía el anillo de compromiso que se encontraba en mi dedo, el cual es un hermoso anillo de plata con un pequeño diamante, en el dorso del anillo se encuentra nuestras iniciales "S & C".

Vi el rostro de Chris mientras el conducía y cantaba aquella canción, el apretó mi mano delicadamente para luego mirarme a los ojos mientras cantaba.

—Come closer, I'll give you all my love

(Acércate, te daré todo mi amor)

If you treat me right, baby, I'll give you everything

(Si me tratas bien, cariño, te lo daré todo)

Talk to me, I need to hear you need me like I need ya

(Háblame, necesito escuchar que me necesitas como yo te necesito)

Fall for me, I wanna know you feel how I feel for you, love

(Enamórate de mí, quiero saber que sientes lo que siento por ti, amor).

El es el hombre que quiero para mi vida, estoy enamorada completamente de Chris, es el hombre perfecto. Hoy anunciaremos nuestro compromiso, estoy feliz de poder estar con el, agradezco haber encontrado a un hombre como el en mi vida.

Un ciervo se cruzó delante del auto haciendo que Chris detuviera el auto bruscamente con un sonido ensordecedor. Haciendo que quedáramos en un cruce de calle.

Miré fijamente a Chris mientras mi respiración estaba agitada. El me miró a los ojos colocando su mano en mi mejilla.

—¡¿Estás bien?!.-preguntó.

—Estoy bien.-dije mientras veía al ciervo alejarse de nosotros.

—Maldito ciervo.-dijo pasando sus manos por su cabello.

—Estamos bien, que es lo importante cariño.

El sonrió en mi dirección mirándome a los ojos para luego tomar mi mano y retomar nuestro camino.

Pero, el fuerte sonido de una bocina nos hizo dirigir nuestras miradas hacia dónde provenía, Chris intentó inútilmente maniobrar con el volante intentando quitarse del camino de aquel camión de carga el cual parecía ir sin frenos. Pero fué inútil, nuestro auto se resbalaba a causa de la nieve.

Lo último que pude sentir fue un fuerte impacto acompañado de un fuerte estruendo antes de quedar inconsiente.

Abrí mis ojos para encontrarme con el rostro de Chris completamente lleno de sangre. Podía escuchar el sonido de las ambulancias mientras sentía dolor en mi cuerpo, Chris estiró su mano hacia mi la cual estaba llena de sangre. Lo miré fijamente a los ojos mientras estiraba mi mano en su dirección.

—Todo estará bien Sara, todo estará bien cariño.-dijo débilmente sujetando mi mano para luego cerrar sus ojos.

Intenté decir algunas palabras pero fui incapaz de hacerlo, segundos después quedé inconsiente.

Abrí mis ojos lentamente mientras sentía dolor por todo mi cuerpo, escuché los sollozos de varias personas en la habitación donde me encontraba. Dirigí mi mirada hacia todas las direcciones encontrándome con mis padres.

—¿Dónde estoy? ¿Dónde está Chris?.-pregunté.

Mis padres me miraron a los ojos, sus ojos reflejaban tristeza sufrimiento y angustia.

—Oh Sara, querida has despertado.-dijo mi madre acercándose a mi mientras comenzaba a llorar.

Intenté moverme pero fue inútil, mi cuerpo estaba muy adolorido.

—¿Dónde está Chris? ¿Cómo se encuentra el?.- pregunté.

Mis padres se miraron fijamente entre si con mirada angustiada.

—Hija… tenemos que hablar de eso, pero porfavor quiero que mantengas la calma, tienes tu pierna fracturada y una de tus costilla derecha.

Sentí angustia en mi pecho al escuchar a mis padres, mi corazón comenzó a latir rápidamente mientras mis mejillas se humedecian con mis lágrimas.

—Por favor madre... Dime qué Chris está bien.

Mi madre se acercó a mi dándome un abrazo mientras decía.

—Lo siento mucho hija, Chris murió en aquel accidente, cuando la ambulancia llegó a aquel lugar Chris ya había fallecido.

Al escuchar las palabras de mi madre me aferré a ella mientras comenzaba a llorar.

—Por favor dime qué Chris está bien mamá.-dije.

—Lo siento mucho sara.-respondió.

Sentí como mi mundo se derrumbaba en ese momento, sentí un fuerte dolor en mi pecho mientras lloraba ruidosamente aferrada a mi madre la cual también lloraba. Mi padre cubrió su rostro al verme llorar.

He perdido al amor de mi vida, al hombre con el cual me iba a casar, el cual iba a forma mi familia, todo mi mundo se ha derrumbado al perderlo, siento que no podré continuar sin el.

Han pasado 2 días desde aquel accidente en el que la vida me arrebató al hombre al que amaba. Hoy será su funeral, será el último momento en que pueda despedirme de el.

Bajé del auto con mi mirada seria, mientras que por dentro estaba destrozada, los padres de Chris lloraban mientras me veía acercarme.

Abracé a la madre de Chris mientras comenzaba a llorar nuevamente.

—Lo siento mucho Sara, de verdad lo siento mucho.

La abracé fuertemente para luego dirigirme hacia el ataúd de Chris.

Me acerqué a su ataúd recostandome en el colocando encima.

—¿Porqué tuviste que irte?.—dije mientras comenzaba a llorar.

Ahora, lo he perdido para siempre, nunca más volveré a ver esa hermosa sonrisa, ni sus hermoso ojos verdes, tampoco lo veré de nuevo cuando abra mis ojos por las mañanas.

Coloqué unas rosas de color blanco en su ataud, las cuales eran su color favorito.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Otros libros de Seraphim M

Ver más
Capítulo
Leer ahora
Descargar libro