back
Instalar App
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
La Princesa Perdida: El Renacimiento del Fénix

La Princesa Perdida: El Renacimiento del Fénix

Red

4.8
calificaciones
2.9M
Vistas
1419
Capítulo

¿Es posible que una niña de ocho años lleve el recuerdo de su vida anterior? Si un día, después de despertarte en la cama, te encuentras de nuevo con ocho años y te recuerdan todo el dolor y las humillaciones que has sufrido a manos de aquellos que una vez consideraste cercanos, ¿qué harás? En su vida anterior, la princesa real, Yun Shang, estaba traumatizada tanto mental como físicamente. Era una esposa traicionada por su esposo, una madre que había presenciado la trágica muerte de su único hijo y una hermana que había experimentado la tortura de su hermana mayor. Ahora, a la edad de ocho años, sabiendo los verdaderos colores de esas personas, ¿cómo se vengará? ¡Venga y vea por sí mismo!

Capítulo 1
Prólogo (El Renacimiento del Fénix)

En la mansión de la princesa, dentro de la Ciudad Imperial del Imperio de Ning, una mujer se arrodilló frente a la torreta más alta. No sintió ni el frío de la noche ni la fuerte lluvia que cayó sin piedad.

Era hermosa, tenía una tez pálida y su cabello era negro y sedoso, pero sus ojos parecían vacíos. En sus brazos sujetaba a un bebé, parecía preocupada por su rostro magullado y su respiración débil, cada aliento parecía ser el último.

"Por favor, princesa Yvonne, váyase. El yerno del emperador no la recibirá". Alina vigilaba la entrada de la torreta, quien fuera la criada más confiable de la princesa Yvonne desde su infancia.

El cielo se abrió cuando el corazón de Yvonne se rompió; empapándola y a todo a su alrededor. Apretó los dientes y tiró de la capa, quería proteger al bebé de mojarse. ¿Cuándo? Yvonne se quedó en trance, pensativa. ¿Cuándo fue que todos en los que confiaba comenzaron a traicionarme?

Su rostro permaneció serio, sin una sola lágrima cayendo de él. ¿Quizás sus lágrimas ya se habían secado? Incluso con el dolor más fuerte que podía sentir en su corazón, ya había llorado hasta su última lágrima en el pasado.

Yvonne se inclinó ante Alina tres veces y le dijo: "Alina, has estado conmigo por más de una década. Siempre te traté bien, ¡por favor! Solo quiero pedirle que llame a un médico para que vea a mi hijo. Es mi bebé, y también es su…", su voz era ronca.

"Su Alteza, no hay punto en suplicarme, el yerno del emperador me ordenó que no deje que nadie lo interrumpa…". Alina se paró debajo del alero y miró a la mujer arrodillada. Una sonrisa burlona se dibujó en su cara. Eso es lo que se merece, alteza.

Yvonne sostuvo la manito fría del bebé entre las suyas mientras pensaba. Toda su amargura e ira se convirtieron en un impulso, se puso de pie y ¡corrió hacia Alina!, que no se esperaba tal reacción. Se preparó, pero la princesa era fuerte. Al final cayó con un "ajá". Yvonne aprovechó la oportunidad para abrir la puerta de la torreta y subir corriendo las escaleras.

"Oh, no, no, no. No tiene permitido subir…". Alina frunció el ceño y tocó las partes de su cuerpo que le dolían, "¡Hum! ¿Qué cree que puede lograr yendo allí?", le gritó a la princesa. "¿De verdad piensa que el yerno del emperador y la princesa Joyce enviarán un médico para su hijo?".

Yvonne subió las escaleras corriendo. Tan pronto como puso su pie en el último tramo escuchó a Joyce, "Ahh… "no toques ahí, ¡ahh! "¡Henry!".

Al oír esto Yvonne de repente se sintió mareada, sintió sus manos tan débiles que pensó que dejaría caer al niño y tuvo que apoyarse en una barandilla de madera para sostenerse.

Eventualmente, juntó la fuerza para subir el último tramo de escaleras, abrió la puerta de un codazo y apretó los dientes para reprimir su dolor.

"¿Quién se atreve a entrar?", la voz jadeante de un hombre resonó en las paredes de piedra. Yvonne retrocedió al ver las dos figuras desnudas.

"¡Sal!", Henry gritó furioso al ver a Yvonne parada en la puerta.

Ella abrió la boca, pero las palabras no salían. Tomó un poco de aliento y logró susurrar: "Jackson está enfermo, por favor, llame a un médico, mi señor".

"¿Huh?". El hombre se tomó un segundo para considerar su pedido. Antes de que pudiera regañarla de nuevo, la mujer debajo de él frotó el pecho de éste juguetonamente, él captó su sonrisa maligna y le devolvió el gesto. Ésta le dijo: "Henry, si mi hermanita, la princesa, quiere vernos, déjala. ¿Por qué no la atamos a una silla para que pueda ver cómo nos amamos?".

Él sonrió fríamente, salió de la cama y encontró una cuerda. "Pon a Jackson sobre la mesa. Si miras hasta el final, llamaré un médico para que lo vea".

Yvonne dudó un momento, pero sabía que no había otra salida, así que asintió aturdida. Nadie en la Mansión la apoyaría ahora. Puso al bebé sobre la mesa y se sentó en la silla junto a la cama. Henry se acercó y le ató las manos con la cuerda.

Cuando regresó a la cama, su pareja extendió las piernas y las enganchó alrededor de su cintura. Los dedos de sus pies acariciaron su espalda suavemente y un fuego se encendió en sus ojos. Dio un fuerte empujón, y al entrar en ella la mujer gimió.

Ésta misma miró a Yvonne, le mostró su sonrisa más encantadora, "Mira, mi hermanita princesa, deja que tu hermana mayor te enseñe cómo se complace a un hombre".

Henry estalló de risa, antes de continuar con sus rápidos impulsos rítmicos.

En un instante, los jadeos y gemidos impregnaron toda la habitación.

Yvonne sintió como si le cortaran el corazón, un corte tras otro. En su trance, incluso podía escuchar el sonido de las heridas siendo azotadas.

Pensó: 'Entonces, este es el hombre que elegí para mí, y con él, se encuentra mi hermana mayor, a quien siempre he adorado y respetado'.

Había pasado mucho tiempo; suficiente para que una barra de incienso se queme en cenizas. Entonces, miró a su bebé en la mesa, su rostro parecía más pálido y sus ojos no tenían brillo. Comenzó a preocuparse más. Las lágrimas finalmente cayeron de sus ojos, "Por favor, se los pido, por favor, sálvenlo. ¡Se está muriendo!, por favor…".

"¡Qué molesta! ¿Por qué tienes que ser tan ruidosa?", Henry giró bruscamente la cabeza y le gritó. Se levantó de la cama una vez más y caminó hacia ella pero se detuvo para mirar al bebé en el escritorio, "Muriendo, ¿ah?, "si se está muriendo, ¿por qué lo trajiste aquí?".

Habiendo dicho esas palabras, lo tomó, abrió la ventana y lo lanzó.

"¡No !". Yvonne estaba tan sorprendida que se puso de pie, se había olvidado que había sido atada. Las cuerdas la jalaron hacia atrás y la arrojaron al suelo.

"Bebé... Mi bebé... ¡Mi bebé!". Más allá del dolor que sentía, gritó con todas sus fuerzas. Su grito fue tan desgarrador que cualquiera que lo escuchara podría sentirlo.

Al escuchar pasos acercándose, alzó la cabeza. Era su hermana, la princesa Joyce, que sostenía una espada en su mano. Yvonne respiró hondo cuando su hermana le apuntó con la espada a la cara. "¡Oh, cariño! No sé qué me pasa hoy. Esa cara tan bella y delicada como una flor. ¡Realmente quiero saber qué pasaría si le hiciera algunos cortes!".

Yvonne estaba molesta, pero a pesar de la humillación, suplicó: "Puedes hacerle lo que quieras a mi cara, hermana. Solo déjame vivir". Su voz era tan ronca como la de un cuervo.

Joyce parpadeó y alzó la espada, barriendo la cara de Yvonne; que sintió un dolor terrible. Sintió un odio abrumador en su corazón, pero pensó en su hijo y apretó los dientes para contener el silbido que amenazaba con escapar.

Joyce se cansó rápidamente de su juego y exclamó: "¿Ni siquiera un gemido? ¡Qué aburrido!". Cortó la cuerda que ataba las manos de Yvonne y regresó a la cama.

Tan rápido como pudo, Yvonne corrió hacia la puerta, sin embargo, se resbaló y cayó por las escaleras. Sin prestar atención a sus heridas, se levantó y salió corriendo por la puerta.

El niño yacía en el suelo, en silencio. Había sangre fluyendo de su cabeza. La lluvia lavó la sangre tan rápido como se acumulaba alrededor de su cabecita. Lo recogió suavemente y susurró: "Todo está bien, lo está. Mi pequeño Jackson está bien. Mami te llevará a ver al médico imperial. Ya lo verás, mami te llevará allí ahora mismo. Mi pequeño Jackson, vas a estar bien". Sosteniéndolo en sus brazos, salió corriendo del patio.

"¿De verdad va a ver al médico imperial?". Henry, que había estado de pie junto a la ventana mirando, parecía preocupado.

Un cuerpo suave y cálido se apoyó contra el suyo. "No temas, Henry, Ya tienes la Mansión de la Princesa bajo tu control, ¿no? No puede escapar. Incluso si logra ingresar al Palacio Imperial, su majestad no está en la corte. La única a quien puede pedirle ayuda es a la emperatriz, aun así, como la emperatriz es mi madre y no la suya…"

Él se dio la vuelta, alzó a la mujer en sus brazos y la llevó a la cama.

"¡Ah!". Joyce gritó: "Henry, eres tan malo…".

"Su majestad, la princesa Yvonne está aquí, toda cubierta de sangre…". Una sirvienta entró a toda prisa en la cámara interior e informó a la emperatriz, que estaba sentada frente a un espejo de bronce seleccionando horquillas.

La emperatriz frunció el ceño, "¿No dijo Joyce que Yvonne está bajo arresto domiciliario en la Mansión de la Princesa?

¿Cómo puede estar aquí en mi palacio?".

La emperatriz apenas terminó de hablar cuando los sollozos y por favor de Yvonne comenzaron a oírse. "Madre, madre, por favor salve a Jackson. ¡Por favor sálvelo".

La emperatriz se dio la vuelta para echar un vistazo a la mujer completamente húmeda que se apresura a entrar en su habitación. Tenía una cicatriz aterradora en su rostro, era tan profunda que podía ver hueso. La joven abrió su capa para revelar a un bebé que había exhalado su último aliento hace tiempo. Su sangre goteaba por todas partes.

La emperatriz miró a la chica con desaprobación. "¿Salvar qué? Definitivamente ya no se le puede salvar".

"No madre, Jackson está bien. Por favor sálvelo. Madre, llame a un médico real para que lo revise". Yvonne se arrodilló varias veces ante la emperatriz.

La emperatriz le guiñó un ojo a la criada que esperaba en la puerta de la cámara. "Jane, ve a buscar al médico real. En el camino, pídele a alguien que le envíe una copa de vino a la princesa Yvonne. Necesita calentarse".

La criada se fue a toda prisa y regresó rápidamente con una copa de vino. La emperatriz habló con la joven princesa en un tono suave: "Toma asiento, Yvonne. El médico real ya está en camino. Bebe un poco de vino para calentarte. Sería horrible si te enfermaras antes de que Jackson se recupere, debes cuidarlo".

Yvonne asintió y se sentó, luego murmuró para sí misma, "Es verdad, no puedo enfermarme. Nadie lo cuidaría si yo me enfermo. Nadie…", con esas palabras, ella alcanzó la taza con sus manos llenas de sangre. Levantó la cabeza y bebió el líquido sin dudarlo.

La emperatriz reveló su sonrisa más atroz y dijo: "Buena chica, lo que más odio es la gente que mancha mi Qiwu Palace. ¿Cómo te atreves a traer a un niño muerto aquí? Maldita suerte…".

Yvonne estaba asombrada. Completamente confundida por el cambio abrupto en el tono de la emperatriz. Antes de que pudiera entender lo que pasaba, un dolor repentino recorrió su vientre. Era tan agudo que ni siquiera podía mantenerse erguida.

"Su majestad, parece que la medicina está haciendo efecto". La suave voz a su lado parecía familiar. Yvonne se giró para mirar. ¡Alina! ¿Ella también estaba al servicio de la emperatriz?

"Madre...", Yvonne frunció el ceño, "Madre…".

"No soy tu madre, esa lleva muerta mucho tiempo". El tono frío de la emperatriz asustó a Yvonne. "Preferiría no matarte, ya que vivir es más doloroso, pero desgraciadamente manchaste mi palacio".

Yvonne no pudo evitar estallar en carcajadas después de escuchar eso. A pesar del dolor que recorría su vientre, habló: "De verdad que soy la mujer más estúpida del mundo. Confié en ti, en Joyce y en Henry. Nunca se me ocurrió que las personas en las que confiaba serían así. Qué malvados son…". Dejó escapar una risa amarga antes de continuar. "Yo, Yvonne, preferiría morir antes que perdonarte… Nunca lo haré".

Escupió sangre antes de caer al suelo, "Si hay una vida futura, juro que los encontraré a todos ustedes. Tendré mi venganza, venganza...". Fue solo después de que ella tomó su último respiro, que el bebé cayó de sus manos.

Una criada se agachó para comprobar su aliento. Cuando sintió que no se escapaba el aire, dijo: "Está muerta, su majestad".

La emperatriz se echó a reír y se dio la vuelta. Recogió una horquilla de fénix, la colocó en su cabello y giró para ver su reflejo en su espejo. "¿Muerta?, entonces arrastra su cuerpo hacia la arboleda en la periferia occidental. Que le sirva de comida a los perros...".

Descargar libro