Login to ManoBook
icon 0
icon Recargar
rightIcon
icon Historia
rightIcon
icon Salir
rightIcon
icon Instalar APP
rightIcon
Brilla Tu Sonrisa

Brilla Tu Sonrisa

Sara Balasco

4.9
calificaciones
20.2M
Vistas
1555
Capítulo

Ella cayó en la trampa de su hermana y tuvo una aventura de una noche, y, peor aún, se quedó embarazada. Cuatro años después, cuando regresó con su hijo, un caballero encantador apareció en su vida. Desde el momento en que ella lo vio, le pareció familiar, pero no encontró la razón hasta que vio a su hijo junto a él.

Capítulo 1 El octavo mes de su embarazo

El sonido de un golpe resonó en el lugar, cuando una palma abofeteó a Wendy Finch con mucha fuerza. La piel de su mejilla hormigueaba de dolor y su cabeza comenzó a palpitar con un zumbido.

Ella se tambaleó asustada unos pasos hacia atrás, con una mano cubriendo instintivamente su abultado vientre mientras que la otra sostenía su palpitante mejilla hinchada.

"¡Wendy, eres una perra desalmada! ¿Cómo te atreves a hacerle esto a Eris? Siempre has estado en nuestra contra desde que mi hija y yo nos convertimos en parte de esta familia. ¡Jamás pensé que herirías a Eris con un cuchillo! ¡Si algo malo le pasa a mi hija, nunca te lo perdonaré, Wendy! ¡Nunca!".

Luego de esta advertencia, Cacia Brown dio media vuelta y se fue a la sala, allí se agachó en el suelo y sostuvo a su hija ensangrentada.

Wendy, tirada en el suelo, finalmente reaccionó después de la bofetada y exclamó: "¡No es mi culpa! ¡Yo no hice nada!". Se aferraba a la camisa de Brian Oliver como si él fuera su último salvavidas.

"¡Brian, confía en mí, por favor! ¡Realmente no lo hice! ¡Créeme!".

"¿Ah sí? ¿Entones quién lo hizo?", preguntó el hombre alterado, sacudiéndola por los hombros y mirándola con ojos ardiendo de fuego.

"¡Además de ustedes dos, no había nadie más aquí! ¿Estás insinuando entonces que Eris se lastimó a sí misma a propósito?".

"¡Sí! ¡Lo hizo! ¡Se apuñaló a sí misma!", intentó explicar Wendy, pero era inútil.

"¡Perra! ¡Vete al infierno!". Brian estaba lívido de la indignación ante lo que la mujer dijo, no podía soportarlo más.

Con violencia, levantó una pierna y le dio una sólida patada en el vientre abultado de la mujer, empujándola hacia atrás con fuerza. Mientras ella caía, su vientre chocó contra la esquina de la mesa, enviando un dolor agudo por todo su cuerpo.

"¡Ah!". Con un grito espeluznante, Wendy cayó finalmente al suelo abrazando su vientre.

Podía sentir algo caliente y húmedo deslizarse por sus piernas que la asustó desesperadamente.

"Brian...", dijo con un hilo de voz.

"¡No puedo creer cómo fui tan ciego de rechazar a tu bondadosa hermana para estar con una mujer maligna como tú, Wendy! ¡Me avergüenzas!", el tono de voz del hombre era de verdadero asco.

La mujer sintió como si su corazón se fuera desprendiéndose de su pecho y hundiéndose en un pozo frío y oscuro, su mundo entero acababa de desmoronarse.

Hace solo una hora atrás, estaba esperando que Brian la llevara al hospital para su chequeo prenatal. Pero de repente, Eris se había interpuesto en su camino, la detuvo y le mostró una foto de ella y Brian teniendo sexo.

Eris le había gritado, burlándose:

"¡Brian y yo hemos estado enamorados durante mucho tiempo! ¡Ya no te ama! ¿Quieres saber por qué todavía no ha terminado contigo? ¿Acaso piensas que es porque estás embarazada de su bebé? ¡Jajaja! ¡Deja de soñar despierta, tonta! ¿De verdad pensaste que te dejaría tener un bebé de Brian? ¡El bebé que crece en tu vientre ni siquiera es suyo! No hay nadie en el mundo que lo ame como yo, ¡y estoy dispuesta a pagar cualquier precio para estar con él!". La voz de Eris había llegado a un punto de histeria demente.

Nada podría haber preparado a Wendy para lo que había sucedido a continuación, pero finalmente se enteró de lo que Eris había querido decir con "cualquier precio". En ese momento, cuando sonó el timbre de la puerta, Eris agarró un cuchillo de la cocina y se lo clavó en su abdomen con los ojos desorbitados.

Todo había sucedido muy rápido: Cacia entró corriendo en la escena gritando y Brian pateó la puerta del frente para poder entrar.

Y ahora estaban ahí.

Wendy, sosteniendo su vientre, se volteó para mirar a Eris, que yacía en los brazos de su madre, débil y ensangrentada. Entonces, sin que nadie más lo notara, le sonrió a Wendy con malicia.

El horror de su incredulidad se sumó a la tormenta emocional que estaba sintiendo en ese momento.

¿Cómo podría una persona ser capaz de hacerse daño de esa forma solo para conseguir lo que quería?

Otro ataque de dolor insoportable brotó del vientre de Wendy.

¡Estaba sangrando!

En ese punto, ya había perdido una cantidad considerable de sangre por la hemorragia y su rostro estaba pálido como un fantasma. Muy débil, extendió una mano temblorosa hacia Brian en una súplica desesperada:

"Brian, nuestro bebé, nuestro bebé...".

"¡No es nuestro! ¡Es solo tuyo! ¡Ese hijo no es mío!".

"¿Qué? ¿Qué dijiste?". Wendy no entendía nada.

"¡Debería aprovechar y decirte también la verdad en este momento!", exclamó el hombre. Luego se acercó a Eris y la sostuvo en sus brazos, con el rostro lleno de preocupación, mientras le gritaba:

"Hace ocho meses, en la noche de boda de tu prima, ¡no fui yo quien tuvo sexo contigo!".

Si Wendy estaba en un estado límite, esto la horrorizó aún más. Abrió los ojos aterrada:

"¿Qué? ¿Es eso cierto?".

"Sí, yo estaba con Eris esa noche. Ella aún era muy joven e impulsiva, por eso alteró tu bebida y encontró un hombre para que se acostara contigo. ¿No recuerdas que te fuiste a la villa de la montaña después de la boda? Bueno, yo llegué al día siguiente y Eris me contó todo lo que había pasado, y tuve miedo de que, si lo descubrías, la denunciarías a la policía. No podía permitir que ella tuviese antecedentes penales, entonces decidí dejarte creer que era conmigo con quien te habías acostado esa noche. ¡Pero todo es mentira!". La voz de Brian, en ese punto, sonaba casi divertida.

"¿Eris era joven... e impulsiva?". Wendy murmuró atónita con la voz temblorosa. Y luego, sin poder contenerse más, empezó a gritar:

"¿Y qué hay de mí entonces? ¡Yo soy la víctima en todo esto! ¡Merecía elegir con quién perder mi virginidad y de quién embarazarme! ¿Cómo pudieron engañarme de esta forma?".

Sosteniendo a Eris con más fuerza, Brian le lanzó a Wendy una mirada de desdén:

"¡Quería romper contigo después de esa noche! Pero solo lo dudé por los tres años que hemos estado juntos, siempre pensé que eras una chica inocente y amable, y no podía obligarme a hacerte daño en ese entonces. ¡Pero ahora sé que eres una hipócrita! ¡Una mujer falsa! ¡De verdad intentaste matar a Eris hoy! ¿Cómo pudiste? He sido tan tonto por no ver cómo verdaderamente eres, así que es momento de finalizar todo aquí. ¡De ahora en adelante, tú y yo no tenemos nada que ver!".

Dicho esto, el hombre se levantó con Eris en sus brazos, y salió de la casa sin mirar atrás.

El vientre de Wendy le dolía cada vez más, a medida que pasaba el tiempo.

No se detenía la hemorragia, que la debilitaba progresivamente.

Se recostó en el suelo frío y duro, pasándose la mano por el abultado estómago, mientras las lágrimas se deslizaban por su rostro.

El odio que sintió en ese momento fue abrumador.

¡Los odiaba tanto!

Se había sentido demasiado feliz cuando se enteró de que estaba embarazada, pensando que ese bebé sería el fruto de su amor con el hombre al que estaba destinada.

También había estado ansiosa por dar a luz, e incluso había imaginado cómo se vería el bebé en innumerables ocasiones. ¿Se parecería a ella o a Brian?

Pero ahora resultó que todo había sido un engaño, una vil mentira.

Esa gente... ¿Cómo pudieron engañarla así?

Sus pensamientos fueron interrumpidos por un estallido, la puerta se cerró de golpe después de que Brian saliera con Eris.

Wendy cerró los ojos con desesperación, pero una sombra se cernió sobre ella de inmediato.

Al abrirlos, se encontró con el rostro de Cacia burlándose de ella:

"¿Tienes mucho dolor? ¡Este es solo el comienzo!", la amenazó.

"¿Qué vas a hacer?", exclamó Wendy llena de pavor. "¡No! ¡No me toques!".

"¿Qué voy a hacer? ¡Me voy a deshacer de ti finalmente por el bien de mi hija!".

El instinto de supervivencia alteró a Wendy, que trató de huir y alejarse de la mujer mayor mientras gritaba: "¿Estás pensando en matarme? ¡Eso sería un asesinato!".

"¿Asesinato? ¡Jaja! Haré que todo parezca un accidente: te caíste y golpeaste la esquina de la mesa por tu cuenta, lo que provocó una hemorragia masiva y un aborto espontáneo. ¡Tu muerte no tendría nada que ver conmigo!", dicho esto, Cacia puso un pie sobre el vientre de Wendy y ejerció fuerza sobre ella.

"¡Ah! ¡Detente! ¡No lo hagas, por favor!", suplicó la chica.

"¡No me culpes, Wendy Finch! Después de todo, eres la hija de Cassie Smith. ¡Tanto tú como tu madre son unas perras que cometieron el error de ir en contra de Eris y de mí! Cassie se interpuso en mi camino, así que la maté. ¡Y ahora que te interpones en el camino de mi hija, también te mataré a ti!".

A pesar de su pánico, la conmoción se apoderó de Wendy al escuchar estas palabras y preguntó:

"¿Mataste a mi madre?".

"Sí, ¿y qué?". Cacia la pateó de nuevo en el estómago, sonriendo con satisfacción mientras Wendy gritaba y se retorcía.

"¡Lancé a tu patética madre al mar y los tiburones la rasgaron! ¿Ustedes dos no se amaban tan profundamente? ¡Te enviaré pronto para que la acompañes al infierno finalmente!". La señora pateaba una y otra vez, una y otra vez.

Wendy podía sentir cómo su cuerpo se helaba de repente, cuando una sensación gélida dominó cada parte de su piel y, lentamente, perdía el conocimiento. En ese punto, se había vuelto insensible al dolor.

El fuerte olor metálico de la sangre impregnaba el aire y su vestido blanco ahora estaba teñido de rojo oscuro.

Sus ojos relucieron un último instante por una llama desbordante de odio, antes de que su vista pronto fuera tragada por una densa oscuridad.

Seguir leyendo

Quizás también le guste

Capítulo
Leer ahora
Descargar libro